El Son jarocho: idílicas historias destinadas a ser cantadas

Un breve recorrido por el Son Jarocho, para quien gusta de deleitarse con exquisita música del folclore mexicano.

diciembre 22, 2015

La historia más entrañable de un pueblo está sin duda en sus mitos, sus leyendas; y en muchos casos, por ejemplo el de México, también en la música. Las expresiones armónicas que de su tradición emanan, han sido producto de un mestizaje cultural que oscila entre lo mágico y lo impredecible. Porque de la pluralidad de ideas, de etnias e incluso de habitantes foráneos que han sido parte de la población mexicana en distintas épocas, se ha sabido moldear una identidad musical como ninguna otra. Es el caso del idílico Son Jarocho, la expresión veracruzana por excelencia. 

Adentrarnos al Son Jarocho es descubrir la nostalgia de una lírica que deambula en pena a través de alegres cantos lúdicos. A pesar de que muchas de sus interpretaciones abordan temas de mal de amores y tristezas, sus ejecutantes, los jaraneros, siempre buscarán la manera de volverlo un exquisito trago de beatitud. Y además resulta una expresión poética que se ha mantenido auténtica con el paso de los años, incorruptible, por eso es que siempre será uno de los emblemas más deleitantes de la cultura sureña de México.  

Oaxaca, Tabasco, y primordialmente Veracruz, vieron nacer a este género por primera vez en el siglo XVIII, de un híbrido entre la música tradicional española, especialmente de la zona de Andalucía, y los ritmos africanos de la cuenca del Caribe. Es por aquella época que empiezan a resonar los “sones” de africanos que interpretaban poesía colonial acompañados de instrumentos de cuerda (especialmente la jarana) y percusión, mientras que el público que escuchaba, danzaba simplemente al “son” del jarocho interprete. 

son jarocho 3Dentro del Son Jarocho existe una variedad de expresiones muy bellas: los hay llaneros, serranos y urbanos; de montón, de pareja, para niños y de madrugada; conjuntos, soneros, tríos y también fandangueros. En cuanto a su forma musical, se rige por figuras y pregones, que corresponde a lo instrumental y al canto, respectivamente. Cada son tiene su tema, y por tema una figura muy especial, por ejemplo: en una canción de nombre “El siquisirí”, se aborda al amor en dos sextillas, mientras que en otra que se hace llamar “Las Justicias” se cantan décimas a lo divino. Algunas ocasiones la ingeniosa improvisación de sus letras es la protagonista de la ejecución. Por eso es que siempre resulta tan fascinante escucharlo, sus temáticas son un emblemático acto de misterio y espontaneidad. Además, el Son Jarocho se canta en “versadas”, a través de estrofas hermosas, que pueden rimar o no, pueden repetirse o no, y pueden decirse al derecho y en seguida pronunciarse de forma regresiva… o no. 

Pero el Jarocho no sólo se conforma de música, poesía y canto, también es un incentivo de la danza, especialmente la del zapateo. Y con la danza vienen también sus bellos trajes típicos, folclore que formaliza y sella con broche de oro el convite. 

Se dice que el Son Jarocho es uno de los ejemplos más bellos de lo que ocurre cuando hay mestizaje; cuando hay simbiosis entre culturas, híbridos de penas y alegrías, de aceptar derrotas y resignarse a las victorias, de injusticias pero también de recompensas. El Son Jarocho es solo uno de tantos umbrales que nos proyectan el pasado vaporoso del majestuoso México antiguo, siempre mirando más allá del bien y el mal. 

* Imagen: 1) Eduardo Llerenas

Cargar Más