Mexicanos descubren que la anandamida estimula la conducta sexual

La anandamida, del sánscrito que significa “beatitud interior, portador de paz y felicidad interna”, influye en el apetito sexual masculino

enero 02, 2016
22585SHARES

Un grupo de investigadores del Cinvestav (Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional), descubrió que la anandamida, del sánscrito que significa “beatitud interior, portador de paz y felicidad interna”, influye en el apetito sexual masculino, pues es capaz de inhibir o estimular la conducta sexual según la dosis administrada.

La anandamida, compuesto químico que se produce a partir de la grasa corporal, es considerada como un neurotransmisor que imita los efectos psicoactivos de la marihuana. Dado que se le clasifica como endocannabinoide, o cannabinoide interno, la anandamida mitiga la sensación de dolor, mejora la plasticidad neuronal y la memoria, relaja los músculos y mejora la coordinación motora.

De acuerdo con Gabriela Rodríguez Manzo, autora de la investigación y jefa del Departamento de Farmacobiología del Cinvestav, la anandamida influye en el eje cortico-cerebral-hipocampal, permitiendo que los receptores NMDA (N-metil-D-aspartato) actúen como principales productores de la plasticidad sináptica para los procesos del aprendizaje, memoria y apetito sexual.

Si bien la mayoría de la literatura biomédica señala que los cannabinoides y endocannabinoides poseen efectos inhibitorios sobre la conducta sexual, en el estudio del Cinvestav se encontró el efecto contrario. La autora inclusive sugiere que la relación entre la actividad sexual y la plasticidad neuronal generada por la anandamida, tiene un efecto considerado como un afrodisiaco en potencia: “Es un compuesto que promueve las respuestas sexuales de erección o eyaculación, lo cual que no tiene nada que ver con el deseo sexual en sí. Por ello, sólo debe utilizarse en dosis bajas y debe haber una definición muy precisa del término.”

La anandamida, más allá de ser considerada parte de la familia del cannabis, es un químico que en dosis bajas favorece la conducta sexual, mientras que en dosis altas, lo inhibe hasta provocar la disfunción sexual. Y el mejor lugar para conseguirlo es el chocolate –midiendo la dosis en que se consume–.

Cargar Más