¿Orina empleada como biocombustible? es posible, gracias a un mexicano

El invento del doctor Gabriel Luna Sandoval abastece la energía eléctrica de una casa para tres personas, por una semana, a partir de sus desechos de orina.

septiembre 09, 2016
1922SHARES

Que no hayamos caído en cuenta que podemos obtener energía de muchas maneras posibles, más allá de los hidrocarburos, es un mal de nuestra época (en parte generado por los grandes capitales petroleros).

En la última década, sin embargo, inventos como motores de hidrógeno que funcionan a base de agua para sustituir la gasolina, la generación de bioetanol a partir de maíz, y otros sorprendentes inventos como el recién dado a conocer por el doctor Gabriel Luna Sandoval, investigador de la Universidad Estatal de Sonora (UES), han resultado en un impulso a un cambio de paradigma energético urgente.

Recientemente se ha dado a conocer que Luna Sandoval ha creado biocombustible a partir de orina. Su invento, que funciona con celdas solares, desprende dos moléculas de oxígeno y seis de hidrógeno; es capaz de generar biocombustible para abastecer estufas de uso doméstico y energía eléctrica.

Su invento ha sido ya patentado y ha generado interés a empresarios nacionales y extranjeros, es capaz de generar combustible para una semana con la orina producida por tres personas; una manera por demás práctica de aprovechar los diseños domésticos humanos.

Luna experimentó con una celda que usualmente produce hidrógeno a partir de agua, luego de varias adecuaciones consiguió este proceso pero a partir de orina. 

Cómo funciona

La celda mide 20 cm2, esta recibe la orina y mediante dos electrodos pasan 12 volts de energía proveniente del sol. Luego esta es almacenada en una batería. De la orina se obtiene una molécula, y una más de agua, de ambas son desprendidas dos moléculas de oxígeno y seis de hidrógeno; estas son servibles como combustible. 

Luna ha declarado:

Al principio no fue fácil porque en la electrólisis la orina no se comporta como el agua, ya que contiene sales y sólidos orgánicos que se adhieren a los electrodos de la celda y dificultan llevar a cabo el proceso. La orina es un electrolito natural, tiene compuestos orgánicos, y en ello radica la diferencia. (…)Entonces, lo que se hace es limpiar la orina antes de usarla a fin de quitar los sedimentos y aprovecharla de esta forma.

La generación de energía con insumos distintos a los hidrocarburos es urgente, si estos, además son renovables, se trata de un camino adecuado, y loable.

Cargar Más