Los manifiestos en náhuatl de Emiliano Zapata

De la astronómica historia de Zapata, poco se sabe de la relación que mantuvo con los indígenas durante la conspiración de la revolución mexicana, o de los manifiestos que escribió dirigidos a este sector de la comunidad.

Por: Jaen Madrid
octubre 12, 2016
11192SHARES

Existió, una vez, un hombre que recordó a México la importancia cosmogónica de mantener la relación hombre-tierra, que antiguamente a su territorio obligaba a la reciprocidad con la naturaleza. Ese fue Emiliano Zapata

Con el espíritu de la rebeldía, la sensibilidad portentosa del campesino morelense y viviendo en un territorio y realidad atestados de despojos, el “caudillo del sur” se encomendó la épica hazaña de devolver al pueblo los terrenos usurpados por el latifundismo porfiriano: “La tierra es de quien la trabaja”, pronunció. 

De la astronómica historia de Zapata, poco se sabe de la relación que mantuvo con los indígenas en aquél periodo, y de los peculiares manifiestos que escribió dirigidos a este sector de la comunidad que, a la obviedad, representaban una buena mayoría dentro de los pueblos mexicanos. 

A sabiendas del historiador Miguel León-Portilla, gran promotor de la cultura mexicana, Emiliano Zapata escribió, a tinta, dos manifiestos en náhuatl con su respectiva versión mecanografiada en castellano, el 17 de abril de 1918. Ambos fueron dirigidos a la gente de la División Arenas –que entonces operaba en Tlaxcala y Puebla–, un ejercito liderado por el militar tlaxcalteca Domingo Arenas.

La relación que Zapata tenía con Arenas fue muy clara durante un par de años, luego de que el segundo rompiera toda relación con el carrancismo en la legendaria Convención de Aguascalientes. Desde ese momento Arenas brindó todo su apoyo al ejercito zapatista: la División del Norte y el Ejército Libertador del Sur.

La cuestión era simple: las causas de ambos líderes eran las mismas, pero la percepción para llegar a ellas distinta. Con el empoderamiento temible de Carranza y sus constitucionalistas –quien por cierto, llegó a ganarse a una buena parte de la población mexicana, volcando a su favor a un puñado de iniciados zapatistas con la promesa de promulgar una constitución que esclareciera las lagunas agrarias– la División de Arenas iba y venía entre ambos bandos. Por ello es que Zapata, a través de estos manifiestos, hace una invitación tácita a la División para luchar juntos por la demanda agraria; combatir al malvado era “el gran trabajo que haremos ante nuestra madrecita tierra”, expresaría.

En aquellos tiempos, la revolución de los agraristas se debatía entre el derrocamiento de los tiranos hacendados, la supuesta traición de Madero que no compartía los intereses comunes del pueblo –meros derechos básicos– y las expropiaciones y repartos de tierras que lograron las divisiones al respaldo del Plan de Ayala.

A manera de pieza ilustrativa, transcribimos un  fragmento en español enunciado en uno de los manifiestos y puestos al alcance de la modernidad por León-Portilla en su libro Los manifiestos en náhuatl de Emiliano Zapata:

La rebelión contra el tirano, honra a ustedes y borra el recuerdo de los pasados errores.

Nosotros, que sólo deseamos el triunfo de los principios y la unión de todos los revolucionarios bajo la misma bandera, a fin de formar un núcleo invencible contra la reacción y sus hipócritas imitadores, los personalizas del carrancismo, nosotros, que de corazón sabemos olvidar las antiguas diferencias, invitamos a todos y a cada uno de ustedes para que se alisten bajo nuestras banderas que son las del pueblo, y con nosotros trabajen la obra de la unificación revolucionaria, que es hoy por hoy el más grande de los deberes ante la patria. […]

Cumplamos nuestro trabajo de revolucionarios decididos y nuestros deberes de revolucionarios honrados y conscientes; a eso, que es grande y que es patriótico, invita a ustedes, el Cuartel General del Ejército Libertador.

manifiestos-en-nahuatl-de-emiliano-zapata

Se reservan ellos en el “Archivo Zapata”, custodiado por la Universidad Nacional Autónoma de México. Gracias al poco reconocido análisis que hace el doctor León-Portilla en su libro al respecto, hoy sabemos de estas proclamaciones en la lengua del pueblo, el náhuatl, que a la postre evidencia dos épicos de Zapata: por un lado, la incluyente invitación a los indígenas para unirse al movimiento y, por otro, la sensibilidad de reconocer hoy y siempre, el lenguaje madre de la tierras mexicanas que ya peleaban.

A manera de clausura, ambos textos expresan la siguiente nota:

Nosotros rogamos a aquel a cuya mano se acerque este manifiesto que lo haga pasar a todos los hombres de esos pueblos. 

Aunque los manifiestos en náhuatl de Emiliano Zapata hoy sean un mero objeto de curiosidad –a fin de cuentas, los mexicanos estamos cruzando por un crepúsculo donde el protagonismo político obnubila la verdad de una situación siempre compleja de entender por las mayorías–, se trata de un grandioso emblema que nos recuerda porqué los guerreros, cual Zapata, deben pronunciarse ante todo como individuos generosos; tlatoanis en lucha por la vida, pero que también están dispuestos, a sabiendas o no de los resultados, a enseñar y fabricar cada vez más discípulos a favor de la reforma, la libertad, la justicia y la ley.  

Rebeldia psíquica pura.

 

*Imágenes: 1 ) Con edición de quien escribe: Dominio Público; 2) Dominio Público; 3) Archivo Más de México

Autor: Jaen Madrid
Escritora y autora del proyecto Surrealist in Death. Colabora para medios digitales como MXCity, Faena Aleph y Pijama Surf.
Cargar Más