La comunidad de Oaxaca que transformó su destino tras rescatar su bosque

En Capulálpam de Méndez, hace 25 años su comunidades decidieron aprovechar su bosque con un manejo forestal sustentable, y los resultados son bellísimos.

noviembre 15, 2016
4348SHARES

Los bosques son sitios fascinantes. Ya sea por que ofrecen experiencias sensoriales que se imprimen en la memoria de sus visitantes, por que son epítomes de vida y equilibrio, o incluso por que estimulan la imaginación, se trata de lugares que presumen una cierta devoción en el imaginario. Sin embargo, pocos consideramos que además de sus bondades poéticas o estéticas, los bosques tienen un papel fundamental en el desarrollo de una comunidad y que pueden ser aliados cruciales de la misma.

Enclavado en la Sierra Juárez (Norte) de Oaxaca, existe un poblado que hace 25 años decidió tomar el control de su bosque. Hoy Capulálpam de Méndez es un caso ejemplar en el manejo y conservación forestal. A continuación te compartimos su historia.

La recuperación de su bosque

Durante casi tres décadas el bosque, que por derecho ancestral y legal pertenecía a la comunidad, fue explotado por la empresa Fapatux. A cambio recibían un “derecho de monte”, que correspondía a una mínima porción del valor comercial de la madera extraída, y eran básicamente marginados de la operación y los grandes beneficios que se generaban.

A finales de los setentas, cuando la concesión fue renovada, Capulálpam, junto con otras 25 comunidades de la región, obligaron al gobierno a retirar la concesión. Fue entonces cuando comenzó una nueva era para esta comunidad, su desarrollo económico y su relación con el bosque.

El bosque, su mejor aliado

Una vez recuperado su bosque, la comunidad entabló con él una relación simbiótica basada en un simple binomio: cuidado y aprovechamiento. Hoy, Calpulálpam de Méndez es una comunidad que encontró en el bosque un motor económico, un eje de identidad colectiva y, en pocas palabras, a su mejor aliado.

¿Cómo lo logró?

– Se convirtieron en la primera comunidad mexicana en obtener la certificación internacional (FSC) por prácticas forestales sustentables.

– Los miembros de la comunidad se capacitaron para aprovechar comercialmente su bosque: adquirieron un aserradero, crearon un taller para fabricar muebles y se abocaron a generarle un mayor valor a la madera que extraen.

– Se establecieron lineamientos de cuidado para evitar la sobreexplotación del bosque y se dedicó una quinta parte del mismo exclusivamente a conservación.

– Los beneficios económicos del bosque, que incluyen la generación de empleos en la propia industria comunitaria, se han utilizado para beneficio de la comunidad: mejora de infraestructura y servicios públicos (hoy el 100% de los hogares cuenta con servicios básicos y se encuentran entre los municipios más desarrollados de Oaxaca).

– Aprovecharon el bosque como motor económico para generar otras actividades productivas, entre ellas una empresa de ecoturismo, una purificadora y embotelladora de agua y una pequeña fábrica de artesanías.

– Se incorporaron conceptos clave al universo de la comunidad, tales como capital social, desarrollo sustentable, desarrollo local, acción colectiva y gobernanza.

Actualmente en México existen alrededor de 2,400 comunidades manejando sus bosques, entre las cuales operan ya casi mil empresas comunitarias. Apoyados por diversas organizaciones, entre ellas el Consejo Civil mexicano de Sivicultura Sostenible, estas comunidades han implementado modelos muy exitosos, y gozan del reconocimiento internacional. Hoy son ellos los verdaderos guardianes de los bosques mexicanos, a quienes corresponde protegerlos y aprovecharlos de forma responsable y sostenible.

*Imagen: 1)visitmexico.com

Cargar Más