Botas tribaleras: símbolo de creatividad, contracultura y de una fiesta interminable

Más allá de un par de kilométricas puntas, las botas tribales enuncian un movimiento transgresor en el norte del país.

octubre 25, 2017

Nuestro país destaca por su infinita creatividad. Alrededor de ella orbitan cientos de personas que buscan, a partir de rasgos culturales particulares, pertenecer a un grupo que despliegue de alguna manera dicha creatividad.

Eso son, como ejemplo actual, los regios que se reúnen en torno a la música tribal y a las famosas y excéntricas botas puntiagudas, mismas cuyos diseños estallan en creatividad, que va desde una amplia gama de colores y texturas hasta los motivos festivos como el día de muertos. Estas botas nacieron en la ciudad de Matehuala, en San Luis Potosí, inspiradas por la música tribal que se puso de moda allá por el 2010, siendo ahora usadas en varios estados del norte de México como Monterrey.

botas-tribales-mexico-movimiento-san-luis-potosi-4

“No somos guapos pero estamos de moda”, reza una playera

Y es que este es un movimiento de moda, donde verse bien es importante. Lo fascinante reside en que en torno a la música tribal haya surgido una moda tan curiosa y transgresora, que parece adoptar ese rasgo del estilo punk, así como el “hazlo tú mismo”, pues muchos de los jóvenes que utilizan estas coloridas botas también las fabrican.

Incluso existen concursos, donde pueden verse botas cuya punta llega a más de los dos metros, así como otros modelos alucinantes, como las botas que portan luces LED:

Todo esto se enmarca en un festejo generalizado por la vida, que incluye a niños, jóvenes y adultos, tanto hombres como mujeres que, con esta excusa, pueden divertirse y alejarse de la violencia que en ocasiones ha azotado al norte de nuestro país. Por ello hay mucho que reivindicar de movimientos así, cuyos antecedentes indirectos son otros como el de los pachucos, en los cuales prima el baile como momento catártico.

Sin botas no hay baile

También están los concursos de baile, donde compiten grupos que arman sus propios atuendos y coreografías, mismas que implican complejos movimientos de saltos y movimientos de cadera propios de los ritmos norteños. El más grande se realiza en Matehuala, y resulta ser un evento masivo. Así resalta que esta moda es punto de encuentro creativo, pero también que, no obstante su indudable originalidad, rescata mucho de la cultura del norte de México, lo cual mantiene viva nuestra identidad. La música tribal recoge a su vez ritmos africanos y colombianos, convirtiéndose así en todo un mix de ricas y diversas tradiciones que se fusionan con la norteña.

botas-tribales-mexico-movimiento-san-luis-potosi-2

Por eso, mexicanos en Estados Unidos, desde Texas hasta Mississippi, han exportado este movimiento para evitar sentirse tan desarraigados en tierras ajenas, lo cual es ya una forma de resistencia ante la dura realidad que muchos migrantes afrontan. Por eso, en torno a la danza tribal y las botas puntiagudas ya se han conformado vendedores de botas en este país (que llegan a costar hasta 300 dólares), así como DJ’s, bailarines y asiduos de esta música que se reúnen en los diversos bares que se han instalado en ciudades como Houston o Dallas.

Los fotógrafos Alex Troesch y Aline Paley en su viaje a Matehuala supieron captar esta esencia en sus fotografías (mismas que usamos para ilustrar esta nota), y sin duda revelan, más que lo “chusco” de este movimiento, su lado fuerte, tenaz y retador, así como el momento de baile y diversión que motiva.

 

botas-tribales-mexico-movimiento-san-luis-potosi-6

 

botas-tribales-mexico-movimiento-san-luis-potosi-3

 

*Referencias: Mexican pointy boots

Cargar Más