5 pasos para que tus frijoles de olla te queden exquisitos

Pequeños detalles aparentes pueden hacer una gran diferencia en la consistencia tanto del frijol como del caldo, y con ello de la experiencia completa de comerlos.

Los frijoles de olla son siempre afables. Guardan una esencia como de matrona; nos recuerdan siempre a este carácter femenino de la Tierra o del propio seno materno; algo tienen los frijoles de olla que nos remiten a lo más protector de la cultura mexicana.

Pueden comerse como botana y hasta como sopa. Tener en casa unos buenos frijoles de olla refuerza la noción de hogar. Pero te has preguntado ¿por qué si son preparados con los mismos ingredientes, a algunas personas les quedan exquisitos y a otras, muchas, no?

Existen algunas recomendaciones que hacen que queden con un sabor mucho más hogareño, entrañable, ancestral, y eso se siente… Hoy, puedo jactarme, creo, de hacer unos buenos frijoles de olla y comparto los que creo que pueden ser unos secretos para que queden en esa media exquisita, donde el caldo es semi transparente pero consistente –donde queda algo espeso pero siempre voluble.

1. Calcula muy bien el agua: por cada kilo de frijoles debes vaciar a la olla dos litros de agua. Jamás debe quedar el agua al nivel de los frijoles porque pueden quemarse (por ello debes abrir la olla para revisar cada media hora).

2. Siempre añade a la olla media cebolla y dos dientes de ajo desde que comiences a hervirlos.

frijogde

3.  Pon 3 puñitos de sal de grano al agua desde el inicio (muchas personas lo hacen ya que están hervidos, pero esto hace que el caldo, los frijoles, el ajo y la cebolla no chupen el sabor como sí lo hacen si colocas la sal desde un inicio).

4. 10 minutos antes de que queden listos, abre la olla con cuidado y añade una rama de epazote (solo hasta ese momento); vuelve a cerrar y deja que terminen de hervir.

5. Cuando hayan terminado, si han quedado algo duros, ten paciencia y dales otros de 10 a 15 minutos de fuego; recuerda que la consistencia suave de su contenido es de lo más importante (hazlo cuidando que el agua los tape).

 

Imágenes: 1) YouTube, 2)sociales.zocalo.com.mx

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Editora en jefe de +DeMx. Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

Los beneficios inesperados de comer juntos frijol y maíz

Cuando se mezclan en la dieta el resultado proteínico es muy completo.

En México durante siglos muchas personas se han alimentado, y sobrevivido, solo a base de maíz y frijol. La mezcla de ambos genera una alimentación completa y saludable con los nutrimentos adecuados según un interesante análisis hecho por investigadores del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.

En el caso del maíz hoy día aún suministra el 50% de las calorías consumidas por la población mexicana. Aunque el maíz de grano es deficiente en niacina, lo que puede ser letal,  el proceso de nixtamalización hizo que este fuese más fácil de digerir; el remojo en agua alcalina también aumenta sus proteínas y el calcio se hace disponible en este. El frijol, por su parte, es considerado como una de las principales fuentes de proteína y también es una buena fuente de fibra y carbohidratos. Su consumo en dupla, del maíz y el frijol, es un excelente alimento nutricional.

Mientras el consumo solo de proteína de maíz no estimula la síntesis de proteínas probablemente debido a la deficiencia de lisina y triptófano, que inhiben la síntesis de proteínas, cuando se incorpora la proteína de frijol se observa un aumento en la síntesis de proteínas comparada con lo que ocurría sólo con el maíz, sin embargo al consumir la mezcla de proteína de frijol y maíz, la síntesis de proteínas mediada por mTORc, incrementa rápidamente y esto da como resultado una ganancia adecuada de peso semejante a la de consumir una proteína de origen animal.

Otro de los curiosos fenómenos de complementación entre el maíz y el frijol se da en el cultivo de ambos. El maíz solía cultivarse al lado del frijol por que este último, como leguminosa, puede fijar el nitrógeno biológicamente y depositarlo en el suelo como fertilizante, lo cual aumenta el rendimiento del maíz.

Cabe apuntarse que la alimentación en el México prehispánico era muy variada. A la triada por excelencia de maíz, frijol y calabaza eran también añadida una gran variedad de frutas y verduras. Con el tiempo el maíz y el frijol continúan siendo la base de la dieta mexicana, y es uno de los grandes motivos por los que muchos mexicanos han sobrevivido a las crisis históricas.

 

¿Por qué el aguacate debió extinguirse hace millones de años?

Es parte de los alimentos considerados como parte del anacronismo evolutivo (para fortuna nuestra).

El aguacate es uno de los alimentos mexicanos más arropados en el mundo por la globalización. Además de sus propiedades nutritivas increíbles, como el poseer prácticamente a toda la familia de vitaminas y de contener prácticamente la totalidad de los minerales que tu cuerpo necesita, tiene un delicioso sabor que pareciera inclasificable.

Sus curiosidades no paran ahí. Por crecer en un árbol habría de ser clasificado como un fruta, sin embargo lo es como una semilla; y en algunos casos es considerado dentro de las verduras. Y quizá su más grande extrañeza es que, por su “fisonomía”, este debió haberse extinto hace millones de años.

aguacate debió extinguirse hace millones de años

Primero era comido por los gonfotéridos, animales enormes parecidos a los elefantes actuales, entre los periodos conocidos como Mioceno y Plioceno. Estos, por sus grandes fauces, arrancaban el aguacate entero y masticaban la semilla. Todo en la historia de la evolución apuntaba a que su extinción estaría a la par de los dinosaurios y animales enormes. Sin embargo, hoy sigue aquí. Un fenómeno extraño pues esta semilla representa un verdadero peligro para los animales actuales.

En su libro The Ghosts of Evolution, Connie Barlow, explica este fascinante fenómeno denominado “anacronismo evolutivo”:

La estrategia de propagación del aguacate hacía mucho sentido a lo largo de la larga existencia de su linaje; hasta el momento presente. Incluso después de trece mil años, el aguacate no tiene idea de que los grandes mamíferos ya no existen. Para el aguacate, los gonfotéridos y los perezosos terrestres aún son posibilidades reales. Ladrones de pulpa como nosotros cosechamos los beneficios.

Aunque en inglés, en el siguiente video es explicado cómo tanto el aguacate como otros frutos de grandes dimensiones debieron extinguirse hace años. 

Hazte una deliciosa sopa prehispánica de quelites

Hecha con una hierba silvestre consumida desde hace milenios y que es bastante nutritiva.

El quelite eran tan valorado en la época prehispánica que Fray Bernardino de Sahagún en la “Historia general de las cosas de la Nueva España” lo coloca entre la categoría de árbol, hierba, planta medicinal, pasto y flor.

En náhuatl es llamado quintil (es una especie de espinaca mesoamericana) y era reconocido por las antiguas culturas por sus propiedades nutricionales y  por su generosidad pues es muy fácil crecerlo en una diversidad de ecosistemas. Era uno de los consentidos tanto como ingrediente como alimento en sí mismo.

En México existen 244, especies de 121 géneros, pertenecientes a 46 familias botánicas; los quelites en sopa o cocidos con especias son una de las recetas aztecas más arcaicas.

Hoy te presentamos una receta de sopa de quelite, muy parecida  a la más clásica receta azteca:

 

Ingredientes:

2 kg de jitomate

1 trozo de cebolla blanca

1 diente de ajo pelado

3 piezas de chile de árbol seco

1 kg de quelites

1 cucharadita de aceite de olivo

Sal y pimienta al gusto

 

Instrucciones:

1.Juntos, fríe la cebolla, el ajo y el chile.

2.Asa los tomates en otro comal

3.En otra olla fríe levemente los quelites con pimienta y sal al agusto.

4.Licúa los jitomates asados con  la cebolla, los ajos y los chiles fritos.

5.Ahora vierte en una olla los quelites y lo licuado y deja hervir por 20 minutos.

*Imagen:Joe´s dining