La excéntrica fiesta de los martillos explosivos en San Juan de la Vega, Guanajuato

Con petardos artesanales y martillos, los habitantes del pueblo de San Juan de la Vega festejan a "San Juanito", el rebelde que robaba a los ricos para amparar a los pobres.

Con más de tres siglos de antigüedad, la surreal fiesta de martillos explosivos representa una arriesgada tradición que navega el peligro y la efervescente religiosidad del pueblo de San Juan de la Vega, en Celaya, Guanajuato. La leyenda local cuenta que el venerado “San Juanito”, fue un rebelde quien en el siglo XVII robaba a los españoles hacendados para auxiliar a los pobres. Algo así como un Robin Hood mexicano, quien murió en una enredada con las tropas virreinales al ser descubierto. Otra versión no menos oportuna nos dice que aquél San Juanito fue en realidad San Juan Bautista, quien en aquellos años protegió al pueblo de un hueste de ladrones.

fiesta martillos explosivos celayaCualquiera que haya sido la versión oficial, en San Juan de la Vega se celebra con fervor a este Santo por la fiesta de martillos y explosivos en el que se intenta encarnar la lucha de San Juanito al momento de su muerte, al mismo tiempo que se da la bienvenida al Miércoles de Ceniza.

La fiesta comienza a eso de las 10 de la mañana con dos grupos de personas representando al ejercito y a los ladrones. Los guerreros estrellan sus martillos o marros en el suelo, mismos que les son adheridos petardos artesanales creados en casa con clorato de potasio y azufre. Al martillar del suelo, comienzan a retumbar las explosiones y muchos de los intrincados terminan heridos (tal cual como si estuviesen en una especie de batalla revolucionaria).

A pesar de la brutalidad con que se mira este espectáculo ?y que ha sido considerada como una de las celebraciones más peligrosas del mundo?, las autoridades locales han hecho lo posible por controlar la enredada que no ha pasado a accidentes mayores.  

*Imágenes: 1) lat.wsj.com; 2) www.oem.com.mx

Jaen Madrid
Autor: Jaen Madrid
Editora, música y ser humano. Le gustan los volcanes, los caballos y los sintetizadores.