16 datos curiosos de Pancho Villa

Entre la polémica y la admiración, la personalidad de Pancho Villa fue el eje de una vida llena de curiosidades.

Hablar del General Pancho Villa es hablar de un personaje polémico, envuelto entre la figura del héroe y el villano. Lo innegable es su astucia militar, como cuando usó un tren en Chihuahua como caballo de troya que le valió fama mundial. Su valentía, determinación e inteligencia, le dieron un lugar en la historia de México. Presentamos un listado sobre aspectos de su vida no tan conocidos, curiosidades que le otorgan aún más fascinación a este personaje.

 

  1. Su nombre real era José Doroteo Arango Arámbula.
  2. En la Revolución también fue conocido durante la Revolución como el Centauro del Norte.
  3. No le gustaba beber alcohol, pensaba que era la principal causa de los problemas, destruyó varias cantinas y amenazaba de muerte a todo aquel que dentro de su batallón intentare emborracharse.
  4. Su bebida favorita era la malteada de fresa que tomaba en el Paso, Texas.
  5. A su hermana la violó un terrateniente y el por defender su honor le disparó, convirtiéndose en fugitivo de la ley.
  6. Cuándo se convirtió en gobernador de Chihuahua mandó a construir 50 escuelas, a pesar de no haber podido estudiar, reconocía el valor de la educación.
  7. Su escolta personal estaba compuesta por soldados que el mismo elegía, debían tener antecedentes que probaran su valor, llamados comúnmente como los dorados.
  8. Fue apresado en Lecumberri, hoy Archivo General de la Nación.
  9. Fue el único que se atrevió a atacar a los Estados Unidos, Columbus fue la ciudad afectada debido a una que se negaron a darle armas ya pagadas por lo que saqueo, mato y quemo en forma de represalia.
  10. Algunos historiadores afirman que se casó más de 27 veces, ya fuese por el civil o por la iglesia.
  11. Tuvo 26 hijos y se hizo cargo de todos, mandándolos inclusive a estudiar a los Estados Unidos.
  12. El y su batallón usaban camuflaje, creaban grandes fogatas, ponían sombreros de sobra para aparentar ser más hombres y enviaban caballos amarrados con ramas para confundir a los enemigos.
  13. El 20 de julio de 1923 murió baleado en una emboscada supuestamente planeada por Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles.
  14. Se dice que fue buscado por el gobierno de Alemania para que atacara los Estados Unidos por medio de una carta y que la recompensa sería la devolución de las tierras perdidas, al final nunca se supo si este carta llego a manos de él.
  15. Actualmente hay una estatua en su honor en la ciudad de Arizona.
  16. En el metro de la Ciudad de México se encuentra la estación División del Norte, el símbolo de la estación representa la escultura en honor a Pancho Villa que se encontraba en el centro de una glorieta al cruce de las avenidas División del Norte, Universidad y Cuauhtémoc.
Carlos Cid
Autor: Carlos Cid
Trotamundos en busca de neutrinos, siempre en modo Random.

La increíble historia de los charros que desafiaron a los nazis (VIDEO)

La Legión de los Guerrilleros Mexicanos reunió hasta 100 mil hombres para combatir a los nazis y japoneses que buscaban atacar a Estados Unidos.

Cuando la Segunda Guerra Mundial, se sabe que México ocupó un lugar estratégico por su cercanía a Estados Unidos. Ha sido verificada, por ejemplo, la historia sobre el telegrama que Alemania envió a México en la Primera Guerra Mundial para que invadiera Estados Unidos, pero lo anterior fue descubierto por los servicios de inteligencia británica.

Alemania podría haber buscado aliarse con México para invadir Estados Unidos, aunque en caso de la negativa de este, bien podría haberlo invadido; la amenaza era latente, aunque muy pocos lo hacían consciente.

Hubo un personaje que lo hizo consciente, y también se preparó para combatir una posible invasión tanto de los nazis como de los japoneses, su nombre fue Antolin Jiménez quien organizó una legión de: ¡charros! para combatir a estos extranjeros llamada formalmente: La Legión de los Guerrilleros Mexicanos.

Este grupo no fue poca cosa, llegó a estar formado por cien mil hombres; en la época algunos diarios publicaron la noticia, sin embargo no fue una historia que trascendiera del todo al conocimiento popular. En 2006, Fernando Llanos, nieto de Jiménez, aún desconocía esta historia, preguntó a su abuela sobre los rumores de la relación de su abuelo con Pancho Villa, y desde entonces por consejo de ella comenzó a investigar.

Fue cuando descubrió la legión de charros y fue tal su sopresa que filmó un documental durante cuatro años y medio, el resultado es Matria, donde se documenta esta peculiar historia. Llanos relata:

Era curioso ver cómo pensaban pelear contra los panzer (tanques alemanes) a caballo.

Sobre la legión

Esta duró solo un año, sin embargo, como ya apuntamos, reunió hasta 100 mil hombres. La legión se apoyó en la Sedena y en el presidente Manuel Ávila Camacho. Los tenientes y generales dieron asesoría militar a estas personas. Después el gobierno desistió de aceptar este apoyo  oficialmente, y de hecho, aunque en se conservan algunas notas al respecto, como de El Universal, hoy la Sedena y otras instancias oficiales niegan tener información del apoyo oficial. En opinion de Llanos, lo anterior con el fin de desincenivar este tema, que quizá con las autodefensas actuales podría sumar mayor interés sobre este tipo de movimientos.

Finalmente ni Alemania o Japón invadieron el país pero la figura del charro como patriota comprometido en aquel entonces se reforzó con este fugaz y magnético movimiento civil.

En este pueblo, cada año, recrean el asesinato de Pancho Villa (FOTOS)

En la misma esquina donde fue asesinado Pancho Villa, en Parral, Chihuahua, cada 20 de julio es recreado este suceso.

Aunque México se trata de un país, en sus más de 2 400 municipios y miles de pueblos, ocurren manifestaciones tan disímiles que aplica la conocida premisa de: México son muchos Méxicos.

En Parral, Chihuahua, ocurre una celebración única que ha detonado con el tiempo el turismo en la región. Su nombre completo es Hidalgo Parral, y aquí, en una ciudad poblada por unos 105 mil habitantes al día de hoy, en el siglo XVI fueron encontradas minas y se convirtió en uno de los centros mineros más importantes de la Nueva España; en este tiempo tuvo también un gran auge agrícola y ganadero.

En el último siglo, sin embargo, Parral cobró fama nacional por el trágico suceso del asesinato de Pancho Villa que se dio en una cobarde emboscada. Aunque Villa estuvo inmerso siempre entre la figura del villano y el héroe, en este pueblo aún se le otorga un genuino interés. Más allá del aspecto turístico, cientos cada año son público de una obra de teatro, que, en el mismo lugar donde se dio el asesinato de Villa, se lleva a acabo.

Un reportaje de SinEmbargo ha documentado cómo sucede esta escenificación cada 20 de Julio, día en que asesinaron a Villa, específicamente en el año de 1923.

Esta obra se hace desde 1992 en una puesta de 90 minutos. La historia comienza con la escena de cuando un hacendado intenta violar a la hermana de Villa y este lo asesina para defenderla; cuando conoce a Abraham González, a Francisco I Madero, la conspiración para su asesinato y el asesinato mismo, en la misma esquina donde sucedió, donde hoy se erige el Museo Francisco Villa.

Se sabe que Villa tuvo muchas esposas legales, al menos unas 26, y muchos de sus descendientes viven en esta zona. Por ello al contemplar la obra de teatro se siente la presencia de Villa de algún modo, algunos de sus descendientes estarán presentes.

*Imágenes: Roberto Armocida/ Vanguardia

Este video muestra la entrada triunfal de Zapata y Villa a la Ciudad de México en 1914

Emiliano Zapata y Francisco Villa entraron con sus ejércitos a la Ciudad de México para sellar el triunfo de la Revolución mexicana; el evento fue documentado en video por los Hermanos Alva.

Tras casi cuatro años de lucha, el 6 de diciembre se registró un evento que oficializaba, o al menos legitimaba simbólicamente, el triunfo de las fuerzas revolucionarias de México. Nos referimos a la épica entrada de Emiliano Zapata y Francisco Villa, junto con sus respectivos ejércitos, a la Ciudad de México. Por fortuna el histórico suceso fue documentado por los Hermanos Alva en este video, propiedad de la Filmoteca de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Dos días antes Zapata y Villa se habían reunido a las afueras de la capital de México, en Xochimilco. Tanto “El Caudillo de Sur”  y como el “El Centauro de Norte” habían desconocido a Venustiano Carranza como presidente de México y, tras jugarse lúcidamente la vida por una causa común, ese 4 de diciembre sellaron oficialmente una alianza mediante el Pacto de Xochimilco. Durante el encuentro almorzaron mole con guajolote, tamales y frijoles, y se dice que Zapata, quien se dice que en caballerosidad superaba ampliamente a Villa, cedió la silla principal al chihuahuense. 

Emiliano Zapata y Francisco Villa en la silla presidencial en Palacio Nacional.

El 6 de diciembre de 1914 ambos ejercito ingresaron a la capital, zapatistas y villistas, unos con su tradicional vestimenta charra y los otros con su característico uniforme caqui. Juntos recorrieron las calles de la Ciudad de México, portando diversos estandartes, entre ellos el de la Virgen de Guadalupe, hasta llegar a Chapultepec. Ahí se congregaron unos cincuenta mil hombres para, encabezados por el par de líderes, desfilar por Paseo de la Reforma hasta llegar al Palacio Nacional. En el recinto los aguardaban Eulalio Gutiérrez (presidente interino que tomó el cargo luego de la huída de Carranza hacia Veracruz) y sus ministros.

Villa y Zapata fueron recibidos con un banquete, tras el cual ocurrió una simpática anécdota: ambos entran al salón principal y el primero se sentó en la silla presidencial, con Zapata a un lado y Tomás Urbina al otro. El momento fue inmortalizado por Agustín Víctor Casasola en una de las fotografías más famosas de los tiempos revolucionarios. Posteriormente Villa ofreció su lugar a Zapata pero este se negó a tomar la silla presidencial alegando que sentarse ahí transformaba a las personas en gente mala. Cabe señalar que durante su encuentro en Xochimilco ambos habían reafirmado que no tenían intención alguna de tomar las riendas institucionales del país.

La trascendencia de este documento fílmico en la historia e identidad mexicana es fundamental. A fin de cuentas se trata de un emotivo recordatorio de una de las vetas identitarias más significativas de la cultura de México: la revolucionaria.

* Imágenes: Secretaría de Cultura