Las hermosas tortillas ceremoniales: meticulosas pinturas sobre maíz (FOTOS)

Son ofrendadas, sagradas. Las tortillas pintadas con ilustraciones que aluden a la cultura otomí tienen una significación profunda.

 

Los otomíes tenían afición por el maíz tierno que consumían en tortillas o tamales, y fueron buenos y fuertes labradores.

Historia General de las cosas de la Nueva España, Bernardino de Sahagún

 

La cosmogonía de los otomíes está emparentada enormemente con la naturaleza, y en particular con el maíz. Esta relación es expresada profundamente en la usanza de las tortillas ceremoniales, practicada sobre todo por los otomíes de los municipios de Guanajuato de San Miguel de Allende y Comonfort.

Aunque los otomíes fueron evangelizados, se dice que el suyo, más que una apropiación del catolicismo, fue un reordenamiento de las creencias religiosas, y aunque el catolicismo está presente, en realidad las formas rituales son indígenas. Como ejemplo, las celebraciones de la Santa Cruz coinciden con el ciclo de producción agrícola.

En sus festividades, el ciclo inicia con ceremonias para pedir un buen temporal y termina con los agradecimientos de las cosechas, donde suelen aparecer las tortillas ceremoniales, como ofrenda. Los otomíes están desde niños altamente relacionados con el ciclo del cultivo del maíz (los bebés son llevados al campo para que vayan queriendo a la Tierra), sus relaciones comunitarias están también fuertemente vinculadas a este, las tortillas ceremoniales son una ofrenda, una sagrada, para estas celebraciones.

Adornadas por ilustraciones que dibujan animales, plantas, rituales, naturaleza en general, las tortillas ceremoniales, además de muy elegantes, son un símbolo de identidad.

 

Cómo se hacen

 

Las tortillas, a media cocción, son colocadas sobre un molde labrado sobre madera de mezquite con una imagen tallada. Previamente impregnan este sello con un pigmento natural hecho a base del muicle (planta conocida por sus propiedades medicinales y el colorido naranja de sus flores), cochinilla (insecto del cual es posible extraer un fulgurante y hermoso color rojo), entre otros pigmentos.

En la tortilla se imprime el dibujo del molde, y luego vuelve a integrarse al comal para terminar su cocción. La imagen es sagrada y entonces confieren un carácter ritual.

 

El simbolismo

 

La imagen que se dibuja a la tortilla, además de otorgale un simbolismo sagrado, es también un importantísimo vehículo de identidad entre la comunidad. Ello por que cada familia tiene sus propios sellos, que tallan en hermosas piezas artísticas. Así, en las celebraciones de todo tipo donde son ofrendadas las tortillas, cada familia está presente en un significado que los conecta como portadores de una tradición milenaria.

 

Naturaleza viva

 

Los otomíes conciben a la naturaleza como un ser animado, que siente. Por ello sobre todo los más viejos hablan con el maíz, animales, incluso con las rocas. El agradecimiento y la comunión con la naturaleza son imprescindibles para su identidad. Las tortillas ceremoniales, así, son asimismo un recordatorio de esta unión indisociable de sus propios valores.

 

 

*Fuente:

Tortillas Ceremoniales, Ediciones La rana

 

*Imágenes: 1)viaorganica.org; 4 y 14) Más de Mx; 2,3,5,6,7,8,9,10,11,12 y 13)Tortillas Ceremoniales, Ediciones La rana

 

 

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto huenasnoticias.com Y pintora con bordadora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

Este mapa te dice dónde encontrar las mejores tortillas en México (100% nixtamalizadas)

Las tortillas más ricas son las tortillas más nutritivas y más socialmente comprometidas. Aquí te decimos dónde encontrarlas.

Es identidad, nutrición y vida, la tortilla. Pero no cualquiera es auténtica. Y podría sonarle a algunos arriesgado, a otros casi grosero; pero es que el delicioso sabor que se guarda este alimento depende de la calidad del maíz que la conforma y del proceso que le dio vida. Por eso la tortilla nixtamalizada es, de verdad, mucho más rica. La nixtamalización es la práctica de suavizar el grano de maíz con agua caliente y cal; de tal forma que, al ser molido, resulte él mismo en una masa suave y flexible. La tortilla es así, maíz puro.

Para ayudarte a encontrar las mejores tortillas, se ha construido este mapa, que señala puntos de venta en México y Estados Unidos. No sólo puedes consultarlo, también, si sabes, te toca alimentarlo con información verificada que les muestre a los demás dónde comprar sus tortillas 100% nixtamalizadas.

Mapa colaborativo de la buena tortilla

Todo mexicano debe tener acceso a comer una buena y verdadera tortilla. Por eso celebramos esta iniciativa de ConsumidoresOrgánicos.org, para, entre todos, ubicar los lugares donde se pueden adquirir tortillas 100% nixtamalizadas. Participar es bastante simple, y todos lo vamos a agradecer…

Visita las tortillerías y puntos de venta de tu comunidad y sigue estos sencillos pasos:

1. Observa el establecimiento e identifica los 3 ingredientes esenciales de la Tortilla 100% Nixtamalizada: maíz, agua y cal.

2. De ser posible, dialoga con quien hace la tortilla sobre el proceso de elaboración para conocer si realizan el proceso de la nixtamalización.

3. Si cumple con estos criterios, comparte tu experiencia con el hashtag #puronixtamal en un video minuto, con una nota de voz y marca en el mapa (llena el formulario) ese lugar de Tortilla 100% Nixtamalizada.

La tortilla es deliciosa, nutritiva y versátil. No en vano sostiene gastronómicamente a los platillos mexicanos más icónicos. Se convierte así en signo fundamental de nuestra identidad, no sólo culinaria, también cultural. La tortilla también es muy saludable, ha quedado demostrado más de una vez, por investigadores de índoles diversas. Además, nos ha alimentado por miles de generaciones y no sería descabellado afirmar que no existe mexicano al cual no le deleite, como nada en este mundo, una rica tortilla, sola o acompañada.

La calidad del maíz, depende de su propia historia. Resulta que quien siembra maíz tradicionalmente se guarda los mejores granos de su cosecha para sembrarlos la próxima temporada y mejorar en cada generación el sabor de este mexicano fruto. Pero no sucede así con el maíz transgénico, sustituto del delicioso y colorido nativo. La variante modificada es estéril y su calidad cuestionable, encima se sabe que los pesticidas que se utilizan para protegerlo de plagas (porque no es resistente, como el nativo) están ligados a enfermedades como el cáncer. Y eso sin contar, aunque bien valdría hacerlo, que no sabemos con certeza las consecuencias negativas que podría traer su consumo en nosotros (mexicanos y no mexicanos); además del poco original sabor que deja en la boca.

La invitación es a comer tortilla “de la buena”; no nada más por todo lo que ya te dijimos. También porque la tortilla tradicional, nixtamalizada y de maíz nativo es el eje de una cadena de valor enorme, que alimenta en muchos sentidos. Detrás de ella se encuentra la milpa, la seguridad alimentaria, la vida en el campo, las tradiciones campesinas, la rica nutrición y una deliciosa identidad cultural.

¿Qué es el maíz nativo y por qué todos deberíamos estarlo consumiendo?

El maíz es resultado de miles de años de cuidadoso cultivo, si no lo consumimos, podríamos perderlo. ¿Te imaginas un México sin maíz?

Aunque el maíz forma parte de la dieta e identidad de muchas sociedades mesoamericanas, éste nació en tierras mexicanas. Está unido permanentemente a nuestra cultura e historia. Pero, lo más importante, es que es responsabilidad de los mexicanos protegerlo y conservarlo.

El maíz nativo es resultado de un cuidadoso proceso de cultivo, que surgió a partir de la selección de las mejores semillas del antiguo teocintle. Miles de años y mucha experimentación dieron como resultado las más de 60 variedades de maíz que conocemos hoy.

Es claro que este alimento es signo de identidad y prácticamente todos los mexicanos comemos tortillas y otros productos derivados. Por ello, es urgente hacer lo posible por mantenerlo entre nosotros. Y la verdad es que el maíz está en peligro.

Consumir maíz nativo es la mejor manera de protegerlo. Si su demanda aumenta, también lo hará su producción. Pero tienes que asegurarte de que sea nativo.

¿Por qué preferir maíz nativo?

maiz-nativo-mexicano-mejor-que-transgenico

El maíz nativo no es el único en el mercado. De hecho, un estudio reciente de la UNAM ha demostrado que más del 90% de las tortillas que consumimos son de maíz transgénico. Este último tiene muchas desventajas, pero la principal es que, a diferencia del nativo, no tiene variedades.

Sin variabilidad nos arriesgamos a que el maíz no sobreviva a nuevas plagas y contingencias ambientales; las especies nativas varían para adaptarse a los cambios en su entorno. Otra desventaja es que el maíz transgénico está contaminando al nativo y podría hacerlo desaparecer. Sin nativo, tampoco tenemos transgénico. Este último depende de la existencia del primero para seguirse produciendo pero, paradójicamente, también lo está haciendo desaparecer. Por otro lado, los pesticidas usados en las siembras transgénicas son muy cuestionables. Si de patrimonio biocultural se trata, es mejor consumir nativo que transgénico.

¿Por qué el maíz nativo significa alimento para todos?

El maíz nativo se cultiva en la milpa, sistema de siembra que, en pocas palabras, es una verdadera maravilla. En primer lugar, porque es perfectamente sustentable. Al alternar entre distintos cultivos, el campesino se asegura de no sobreexplotar la tierra; de cuidar sus cualidades fértiles.

Por otro lado, milpa no es motivo central de deforestación. El maíz transgénico, en cambio, se suele sembrar de forma extensiva, poniendo en riesgo a los ecosistemas mexicanos. Además la milpa —compuesta también de frijol, calabaza y chile— provee todo lo que uno necesita para vivir. En sentido, apoyar la milpa, también es contribuir a la seguridad alimentaria de muchas personas.

maiz-nativo-mexicano-mejor-que-transgenico

Finalmente, cuando consumes maíz nativo, lo que estás apoyando son las economías locales. Esto, simultáneamente, es una manera de reivindicar formas de vida ligadas al campo. El maíz es mucho más que un alimento, es una conexión directa con la tierra, de la que —aunque cada vez la pongamos más lejos en nuestro imaginario— dependemos para estar vivos. Por eso  sigue siendo tan sagrado.

Pero no es necesario irse tan lejos. Podrás decir que no le tienes tanto cariño al maíz nativo, pero ¿te imaginas una vida sin tortillas?

Aprende más sobre comunidades que están luchando para conservar el maíz nativo.

*Imágenes: 1) George Bosela; 2) Óscar Ramón Canul; 3) y 4) AM Querétaro

Exposición: La Milpa. Espacio y Tiempo Sagrado en el Museo Nacional de Culturas Populares

La exposición: La Milpa. Espacio y Tiempo Sagrado inició el pasado 24 de noviembre y estará presente hasta el 5 de noviembre del siguiente año, equivalente a la duración de un ciclo agrícola.

El Museo Nacional de Culturas Populares, por los festejos de su 35 aniversario, que cumplirá el próximo año, rinde homenaje a todos aquellos que trabajan la milpa a través de la exposición: La Milpa. Espacio y Tiempo Sagrado.

La exposición reúne una serie de reflexiones en torno a la milpa como una práctica comunitaria imprescindible para la conservación de la diversidad biológica, alimentaria y cultural de México. Invitando a la reflexión de estos temas, reforzando la visión, el conocimiento y el valor, para motivar el impulso de acciones para su salvaguarda.

Con la exposición: La Milpa. Espacio y Tiempo Sagrado se puede apreciar  el patrimonio biocultural de la milpa en México como un aporte a su conservación a través de representaciones culturales, simbólicas y de identidad, al presentarla como una materialización de interacciones entre el ser humano y la naturaleza.

La exposición: La Milpa. Espacio y Tiempo Sagrado ofrece una rica selección de 150 piezas de arte popular y prehispánico, así como imágenes, fotografías y videos procedentes de la colección del museo, y otros acervos particulares e institucionales como el INAH, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, la Comisión para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad; la Secretaría de Cultura de Guerrero, la Casa de las Artesanías de Yucatán, los museos del Barro Casa de Cultura del ayuntamiento de Metepec y el Estanquillo Colecciones Carlos Monsiváis.

Por si fuera poco, de forma simultánea a la exposición: La Milpa. Espacio y Tiempo Sagrado, durante todo el año se realizará un ciclo de cine en la Cineteca Nacional, que incluirá documentales y cintas de ficción relacionados con la milpa, que se proyectarán en museos y  pantallas de cines comunitarios de todo el país, así como el proyecto del colectivo de Cocina Tradicional de Costa Grande que construirá en el museo una cocina, para lo cual se contará con la participación de cocineras mostrando sus recetas.

Para más información consulta aquí o en la página de facebook.

Museo Nacional de Culturas Populares

Dirección: Av. Hidalgo No.289, esquina con Allende, Col. Del Carmen, Coyoacán.

Teléfono: 41550920

Horarios: De martes a jueves, 10:00 a 18:00 horas y de viernes a domingo, 10:00 a 20:00 horas.

Costo de entrada: $13 pesos.