Hermosa (y hechizante) geometría mexicana (FOTOS)

La práctica de reproducir lo visto en el cielo y en el mundo, no es sino la manera en que culturas acceden al lenguaje de la naturaleza: la geometría, o la matemática secreta de todas la cosas.

Atestado de símbolos y universos geométricos, México se desprende desde una vasta antología de bocetos, patrones y códigos matemáticos sugerentes. A diferencia de otros lugares del mundo, esta simetría proviene paradójicamente de su ingobernable caos. Porque quien ha vivido en territorios mexicanos sabrá que de entre el caos, el mexicano ha venido renaciendo incontables veces. 

A lo largo de la historia, culturas como la maya, egipcia, celta, griega, romana, india y china, nos han mostrado con bellos ejemplos, el concepto de geometría, como una ciencia universal que impera en todo lo aparente y conocido. Una matemática secreta en todos las cosas.

Hay geometría en la naturaleza, en el cuerpo humano y en cada cosa erigida por el hombre. La hay intangible: en la luz, la música y también en el cerebro. En los modos de actuar –que a veces se convierten en un patrón de conductas– en los rituales, o en las secuencias naturales como lo es el ritmo de una ola. Las ciudades mismas son geometría y muy probablemente tu vida también lo sea.

México vislumbra geometría esencialmente en su cultura eterna; en las formas de carácter sagrado o mágico reproducidas a mano desde el orden de la naturaleza. Meros trazos al ritmo que el tiempo ha escogido para cincelar sus mundos y desplegar el universo. “Los tarahumaras tienen como base de su pensamiento extrañas figuras y la sierra igualmente las lleva”, escribía Antonin Artaud, a propósito de esta matemática secreta.

La práctica de dibujar lo visto en el cielo y el mundo, no es sino la manera en que culturas ancestrales e indígenas actuales acceden al lenguaje de la naturaleza. Y si a este acto, ya de por sí sagrado por su carácter primitivo, se agrega la formidable apología del hombre por reproducirle infinitamente, entonces obtenemos, por consecuente, una hermosa colección de escenarios geométricos, ocultos u orgullosamente exhibidos, en la cotidianidad de nuestra geografía. 

Pero esta leyes geométricas –que entendiblemente definen prácticamente el todo de nuestras vidas– se dibujan a ritmos diferentes, según sea el lienzo y el ojo del creador. En el caso de los escenarios mexicanos, es difícil no encontrar la fructífera relación entre orden y caos que permea el paisaje natural, pero también lo construido por la voluntad mexicana.

Para atisbar esta geometría es necesario mirarla en su carácter de musa. Tal vez porque no se acostumbra mirar detalles, es que pocas veces nos referimos a los cuerpos geométricos como un lienzo perfecto para ejercer el acto de la contemplación. En seguida compartimos algunos para fascinarnos: 

Jaen Madrid
Autor: Jaen Madrid
Editora de tiempo completo, música y ser humano. Ha escrito numerosos artículos en este medio, dando vida principalmente a los rubros de Arte, Cultura, Misticismo y Surrealismo. Escribe y edita Ecoosfera. Su tiempo libre lo dedica a leer literatura griega, tarot y ocultismo, además de crear música con sintetizadores.

Guaguarongos: los geniales jorongos para quitarle el frío a tu perro

Los textiles mexas se están filtrando a todos los rincones del diseño, pero su más simpática versión son estos “guaguarongos”.

El gusto por nuestras artesanías tradicionales viene y va. Pero a nosotros nos encanta ver que se filtren a todos los rincones del arte y el diseño contemporáneo, porque significa que seguimos encontrando maneras de reinventar, cuestionar y replantear eso que ya consideramos bien nuestro.

mexico-artesanias-accesorios-perros-mascotas-jorongos-guaguarongos

Pero quizá la versión más simpática de estas reinvenciones de las artesanías tradicionales son los “guaguarongos”, geniales jorongos que sirven para quitarle el frío a las mascotas. Los jorongos son una pieza de ropa típica de distintas regiones del país que aún sigue produciéndose con antiguas y preciosas técnicas, aunque esta pequeña versión es la más insólita y enternecedora.

mexico-artesanias-accesorios-perros-mascotas-jorongos-guaguarongos

Los guaguarongos nacieron por iniciativa de Fernanda Valdés Ferrer, que, enamorada de los perros, se alió con artesanos de Contla de Juan Cuamatzi, Tlaxcala, para fabricar estas detalladas prendas y formar la marca Tamal In. ¿Por qué de Contla? porque ahí hay una fina y muy arraigada tradición en torno a los textiles artesanales, que además de construir inigualables diseños, son muy cómodos y calientitos.

mexico-artesanias-accesorios-perros-mascotas-jorongos-guaguarongos

Hay jorongos de todos los tamaños, pues se pueden encargar prácticamente a la medida de cada mascota. Dependiendo del tamaño, varia el precio, aunque un porcentaje de las ganancias de Tamal In se dona a refugios para perros.

mexico-artesanias-accesorios-perros-mascotas-jorongos-guaguarongos

Sin duda es una forma muy innovadora de consumir artesanías, que se celebra, porque implica devolver a nuestro imaginario cotidiano diseños que cuentan la historia de las comunidades que los tejen.

mexico-artesanias-accesorios-perros-mascotas-jorongos-guaguarongos

Si te enamoraste de los guaguarongos, no dudes en comprarle uno a tu mascota y apoyar las múltiples causas que se desenvuelven entre sus hilos.

También en Más de México: 4 deliciosas cervezas artesanales mexicanas (pero con causa)

Explora seductores microuniversos en los collages de Guillermo Flores (GALERÍA)

Piérdete por un rato en las complejas y preciosas construcciones de este diseñador mexicano.

El diseño mexicano, especialmente en su dimensión gráfica, es precioso. Sobre todo porque para inspirarlo hay una enorme gama de cosmogonías y mitologías locales que entretejen culturas y temporalidades. Así, parece que no nos es difícil imaginar complejas y preciosas construcciones que se escapan de las dimensiones que consideramos “reales”.

Guillermo Flores es uno de esos talentosos creadores que, inspirado por objetos, plantas y animales cotidianos, genera composiciones fantásticas. El creador de Orbeh Studio es uno de los diseñadores mexicanos más destacados y no solo gráficos. Su trabajo también lo ha llevado al terreno del arte contemporáneo, el diseño web, la fotografía y el branding.

De hecho ha colaborado con marcas enormes como el Cirque du Soleil y Nike; aunque lo que más nos conmueve son sus creaciones personales. Su estilo está inspirado en las antiguas ilustraciones de las viejas enciclopedias y almanaques, especialmente los de temas naturalistas. Así, en su obra se repiten motivos como aves, nopales y flores; pero también máquinas antiguas y elegantes sujetos que las utilizan, pero de formas extrañas.

La atención inmensa a cada uno de los detalles es lo que vuelve a sus figuraciones tan seductoras. Podrías pasarte horas observando la escena y saboreando todas las texturas, sonidos y situaciones que propone. Además, el ensamblaje saca a las cosas de su lugar esperado o reconocible y las reorganiza de maneras insospechadas, ampliando profundamente su significado y posibilidades.

Te compartimos una selección de los collages de Guillermo Flores, deliciosos microuniversos para perderse y encontrarse.

También en Más de México: Las plantas recuerdan y narran: íntimos retratos de la flora oaxaqueña (GALERÍA)

Piñatas perfectas para tu posada millennial (GALERÍA)

La tradición es preciosa y muy antigua, pero se presta para experimentar con los estilos y los íconos contemporáneos...

Entre las tradiciones más icónicas y entrañables, las piñatas son de esas que producen en los millennials mexicanos una peculiar nostalgia. Recordatorio de un pasado simple, cuando el (también tradicional) drama navideño se te pasaba desapercibido y lo único que te tocaba hacer era recibir regalos, comer muchísimo y, claro, romper la piñata.

Esto último es literal: hay un honor extraño que deviene de ser ese que la rompe. El niño o niña en cuestión adquiere estatus prácticamente de santo, que libera al resto de la espera eterna y una inmensa tensión y pone a disposición de una masa efervescente la aclamada recompensa: los dulces y otras delicias.

También en Más de México: Este artista reinventa la piñata y la convierte en punto de encuentro entre latinos y EU

Hay que remixear las piñatas

pinatas-raras-contemporaneas-millennials-extranas-actuales

Las piñatas, originalmente, no nacieron en estas tierras, sino que fueron traídas por los españoles, que las habían adoptado de los italianos, que se habían inspirado en los chinos en tiempos de Marco Polo. Sin embargo, las hemos hecho parte de nuestras tradiciones —especialmente las posadas— a tal grado que son símbolo (y cliché) de México.

De alguna manera, como prácticamente todas nuestras manifestaciones culturales, las piñatas son resultado de la mezcla, el intercambio y la modificación de los significados. En ese sentido, no hay punto en ponerse conservadores con ellas; al contrario: hay que remixear las piñatas, traerlas de vuelta a nuestras fiestas.

También en Más de México: La lotería millenial (porque tal vez sea hora de reimaginar nuestra cultura)

Las piñatas son profundamente simbólicas

pinatas-raras-contemporaneas-millennials-extranas-actuales

Además de la nostalgia que provocan las piñatas, vale la pena volver a ellas porque son profundamente simbólicas. Se rumora que, cuando las españoles las trajeron a México, solo existían las clásicas, hechas con ollas de barro y decoradas con 7 picos. Cada pico representaba a uno de los 7 pecados capitales y la venda que, tradicionalmente se le pone en los ojos a quien le toca pegarle en la piñata, representaba la fé ciega que nos lleva a quebrar los pecados.

Entre tanto remix, mucho de ese significado se ha perdido, pero las piñatas, por el acto contundente de quebrar son el ejercicio perfecto para sublimar toda clase de odios, violencias y negatividades. Así, no sobran las piñatas que representan presidentes no queridos o a otras figuras públicas que no está de más romper.

Por otro lado, la piñata, en su plasticidad, es un vehículo perfecto para ser creativos e ingeniosos y en un guiño a la muy presente nostalgia millennial, te presentamos piñatas perfectas para tu posada contemporánea.