Hermosa (y hechizante) geometría mexicana (FOTOS)

La práctica de reproducir lo visto en el cielo y en el mundo, no es sino la manera en que culturas acceden al lenguaje de la naturaleza: la geometría, o la matemática secreta de todas la cosas.

Atestado de símbolos y universos geométricos, México se desprende desde una vasta antología de bocetos, patrones y códigos matemáticos sugerentes. A diferencia de otros lugares del mundo, esta simetría proviene paradójicamente de su ingobernable caos. Porque quien ha vivido en territorios mexicanos sabrá que de entre el caos, el mexicano ha venido renaciendo incontables veces. 

A lo largo de la historia, culturas como la maya, egipcia, celta, griega, romana, india y china, nos han mostrado con bellos ejemplos, el concepto de geometría, como una ciencia universal que impera en todo lo aparente y conocido. Una matemática secreta en todos las cosas.

Hay geometría en la naturaleza, en el cuerpo humano y en cada cosa erigida por el hombre. La hay intangible: en la luz, la música y también en el cerebro. En los modos de actuar –que a veces se convierten en un patrón de conductas– en los rituales, o en las secuencias naturales como lo es el ritmo de una ola. Las ciudades mismas son geometría y muy probablemente tu vida también lo sea.

México vislumbra geometría esencialmente en su cultura eterna; en las formas de carácter sagrado o mágico reproducidas a mano desde el orden de la naturaleza. Meros trazos al ritmo que el tiempo ha escogido para cincelar sus mundos y desplegar el universo. “Los tarahumaras tienen como base de su pensamiento extrañas figuras y la sierra igualmente las lleva”, escribía Antonin Artaud, a propósito de esta matemática secreta.

La práctica de dibujar lo visto en el cielo y el mundo, no es sino la manera en que culturas ancestrales e indígenas actuales acceden al lenguaje de la naturaleza. Y si a este acto, ya de por sí sagrado por su carácter primitivo, se agrega la formidable apología del hombre por reproducirle infinitamente, entonces obtenemos, por consecuente, una hermosa colección de escenarios geométricos, ocultos u orgullosamente exhibidos, en la cotidianidad de nuestra geografía. 

Pero esta leyes geométricas –que entendiblemente definen prácticamente el todo de nuestras vidas– se dibujan a ritmos diferentes, según sea el lienzo y el ojo del creador. En el caso de los escenarios mexicanos, es difícil no encontrar la fructífera relación entre orden y caos que permea el paisaje natural, pero también lo construido por la voluntad mexicana.

Para atisbar esta geometría es necesario mirarla en su carácter de musa. Tal vez porque no se acostumbra mirar detalles, es que pocas veces nos referimos a los cuerpos geométricos como un lienzo perfecto para ejercer el acto de la contemplación. En seguida compartimos algunos para fascinarnos: 

Jaen Madrid
Autor: Jaen Madrid
Licenciada en Derecho por la UNAM. Editora por profesión. Música por convicción.

Llévele, llévele: disco con lo mejor de la música mexicana, cortesía de un jazzista estadounidense

Nunca has escuchado así el "Cielito lindo"…

“En el jazz no se admiten barreras sociales, raciales o nacionales”, dice bien convencido el presentador del concierto de Dave Brubeck en México, 1967, que afortunadamente fue grabado y se transformó en Bravo! Brubeck! Una pequeña joya que pocos mexicanos conocen, pero que seguramente muchos van a disfrutar.

Como bien dice el mismo presentador, el concierto se trata de un “bellísimo gesto” en el que Brubeck, jazzista estadounidense nacido en 1920 y conocido por ser uno de los exponentes del “cool jazz” (llamado así por ser fresco y ligero) dedica una presentación entera a explorar las posibilidades musicales de algunas de las más icónicas canciones del repertorio mexicano.

Acompañado de Chamin Correa (reconocido guitarrista de nuestra tierra) y Salvador Agüeros, percusionista, Brubeck nos lleva de paseo por la propia identidad sonora, pero deteniéndose constantemente para abrirse paso por puertas completamente nuevas.

Como es común entre los jazzistas, Brubeck se dedicó en múltiples ocasiones a ofrecer su propia versión de muchas piezas icónicas de la cultura estadounidense y los resultados son siempre magníficos. Lo que hace es descomponer la melodía central y después, se dedica a reensamblarla, pero con deliciosos e inesperados tropiezos que la vuelven mucho, mucho más rica.

En ese sentido, el de Brubeck no es un ejercicio apto para conservadores; por otro lado, quien ama la música y siente una peculiar nostalgia cuando suenan las clásicas mexicana, va a apreciar profundamente esta exploración.

También en Más de México: Bésame mucho: la canción mexicana de las mil versiones (PLAYLIST)

Un ejemplo muy interesante es su versión de “Allá en el Rancho Grande”, inconfundible ranchera, cantada en la reconocida película por Tito Guízar con mariachis. Esta, que respeta bastante la pieza original, te va a poner a bailar.

El “Cielito lindo”, considerado el “segundo himno nacional” porque la cantamos para reconfortarnos y darnos ánimo entre paisanos (tanto en los partidos de fútbol, como cuando fue épicamente entonada por brigadistas que apoyaron durante el 19S) es una delicia en manos de Brubeck; quien enfatiza en las partes más lindas y desarrolla de maneras fantásticas el resto de la pieza.

No podría faltar “La Bamba”, pieza veracruzana, clave en el repertorio de la música mexicana y que Dave Brubeck llevó al extremo.

Escucha el disco completo:

Memes finos y muy mexicanos para celebrar al Museo Dolores Olmedo (GALERÍA)

Para celebrar sus 24 años este museo organizó un concurso de memes inspirados en la obra de Diego, Frida y más. ¡Tienes que verlos!

 

El Dolores Olmedo, uno de los museos más icónicos de la Ciudad de México, acaba de celebrar su 24 aniversario y decidieron hacerlo de una forma bastante peculiar: organizando un concurso de finos y muy mexicanos memes.

Estos están inspirados en el acervo del museo: la antigua colección de Dolores Olmedo Patiño, que tiene más de 3000 obras, entre ellas 600 piezas prehispánicas, 139 de Diego Rivera y 25 de Frida Kahlo. Además, el jurado incluía a los creadores del Instituto Nacional de Bellos Memes, una página de Facebook dedicada a convertir obras de artistas mexicanos consagrados en pequeñas joyas virales para los amantes del humor contemporáneo.

El resultado es fantástico: una serie que, tal vez sin quererlo, modificó para siempre la lectura de algunas de las piezas más icónicas del acervo del museo; re-contextualizándola y dándole un sentido que probablemente sus autores no habrían sospechado.

Mientras que a algunos ese ejercicio podría suponer una “falta de respeto” (dicho de la manera más políticamente correcta) para otros tiene sentido regresar al imaginario colectivo no solo a los creadores de otras épocas, también a piezas que no les conocíamos.

Y lo mejor, es que los memes se permiten hacerlo de forma crítica; por un lado, porque hablan del pasado con la voz del presente, y por el otro, porque la “burla” es una manera de bajar lo consagrado a un plano más flexible, donde se vale jugar con ídolos y quemarlos de las maneras más ingeniosas posibles.

Es innegable que los memes tienen la cualidad de manifestar no solo los sentimientos o las anécdotas sociales de una generación, también de narrar en presente la historia de toda clase de disciplinas. Ahora le tocó al arte mexicano y a uno de sus grandes recintos que, sin duda, merece ser celebrado.

También en Más de México: El surrealismo marcado en la piel: tatuajes de Remedios Varo, Leonora Carrington y Frida Kahlo (FOTOS)

 

Un homenaje a Maria Sabina remixeado por Nicola Cruz

Un buen remix de Nicola Cruz y Rodrigo Gallardo a un homenaje compuesto para la curandera oaxaqueña Maria Sabina.

Maria Sabina, sus cantos, han encontrado forma de sortear el tiempo y labrarse en la memoria colectiva. El poder de esta mujer de Oaxaca, su maestría en el manejo de hongos alucinógenos, hicieron de ella una figura magnética. Hoy Maria Sabina es sin duda uno de los iconos de la exploración trascendental alrededor del mundo y de la tradición mística  de México.  

Por eso tal vez no debiera sorprendernos que de pronto la “mujer espíritu” aparezca en el álbum El origen (2017)  de Nicola Cruz y Rodrigo Gallardo. Este EP incluye dos remixes de “Maria Sabina”, una canción compuesta por la boliviana Luzmila Carpio en honor a la curandera mazateca. 

Cruz, aunque nacido en Francia, se ha dedicado a reconectar y promover con sus raíces sudamericanas, específicamente andinas. Y gracias a su popularidad en la escena mundial de la electrónica, funge hoy como una suerte de enlazador de mundos, un embajador de la cultura musical autóctona de esa región.  

A continuación te compartimos el álbum completo, las piezas 2 y 6 son las remezclas de la chamana oaxaqueña:

Y en este enlace puedes escuchar una recopilación de los cantos originales de Maria Sabina…