¿El hombre es bueno o malo? La respuesta que Erich Fromm buscó en México

¿Libre o no? ¿Bueno o malo? El México Profundo dio pistas sobre este eterno dilema a uno de los pensadores más importantes de la historia.

Había algo al interior de Fromm, uno de los psicoanalistas más importantes de la historia, que le decía que el hombre merece la pena. 

Ello lo convirtió en un humanista, antes que piscólogo social, filósofo o psicoanalista. Su profunda esperanza en el hombre parecía llegarle de una intuición más que de otro lado.

La ascendencia de Hitler al poder le hizo buscar comprender los motivos por los que sus compatriotas alemanes le dieron el triunfo, y lo halló: la desesperanza. La Guerra Fría, lo mismo, le hizo buscar comprender si el hombre no puede sino autodestruirse; si, de plano, es maligno por naturaleza como dicta la premisa que hiciera popular Thomas Hobbes y que parecía reinar: “El hombre es el lobo del hombre”.

Fromm usó el psicoanálisis para aplicarlo a las decisiones en masa y entender las patologías que nos llevan a cometer actos sociales ‘malignoides’: el ascenso actual de Donald Trump sería un ejemplo pertinente. Y, más allá de las causas, lo que este pensador pareciera decirnos es: el hombre no es ni bueno ni malo, sino, hay hombres y mujeres más sanos que otros.

 

De este modo, lo malo, lo malicioso, viene siempre para Fromm de un problema más profundo, una situación que ha dañado al individuo. Este exiliado de su país halló en México un suelo fértil para el desarrollo de sus ideas, paso aquí la mayor parte de su vida sedentaria de adulto, de 1950 a 1973. 

Arribó a México al psicoanálisis y fundó la Sección Psicoanalítica de la escuela de medicina de la UNAM y el Instituto Mexicano de Psicoanálisis.

 

La inspiración que le dio el México Profundo

Aquí se inspiró para probar por primera vez su método, el sociopsicoanálisis. Su musa fue el campesinado mexicano el cual sufría grandes transformaciones por el uso, sobre todo, de aparatos como la TV, que sustituían lo comunitario como una manera de cultura colectiva e imponían el materialismo como un nefasto valor.

El resultado fue publicado en su libro ‘Sociopsicoanálisis del campesino mexicano: estudio de la economía y la psicología de una comunidad rural’. Sus conclusiones llegaron a ser similares: el hombre, como le sucedía a parte del campesinado mexicano, puede volverse violento si las condiciones que vive le hacen sentirse desesperanzado y en abandono.

México fue el hogar de uno de los pensadores más importantes de la historia. Que haya llevado a cabo en estas tierras su experimento empírico más importante no es casualidad. Fue aquí donde conoció a  Daisetsu Teitaro Suzuki, el filósofo que tradujo la sabiduría zen a Occidente. México fue un hogar silencioso de algunas de las mentes más convencidas del potencial del humano y lo que lo acerca a su naturaleza más sana: lo bueno.

 

Imágenes: 2) Mario Curis.

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

La historia de los primeros mariachis de mujeres (feminismo a la ranchera)

El nacimiento de los mariachis de mujeres se remonta apenas a los 50. Entrevistamos a una de sus principales exponentes.

El mariachi es un clásico de la oferta musico-cultural de México para el mundo, pero ¿Sabías que aunque el término como tal aparece  en referencias históricas desde la segunda mitad del Siglo XVIII, no es hasta 1950 que surgieron grupos femeninos de este género como ‘Mariachi Las Coronelas‘ o el ‘Mariachi Las Adelitas’?

coronelas mariachis mas antiguos mujeres mexico

Mariachi ‘Las Coronelas’

Pero su apertura en este mundo fue aún más lenta, pues aunque  emergieron en los 50 estas propuestas, hasta la década de los 80 alcanzaron relevancia a nivel mundial con el Mariachi ‘Las Perlitas,’ oriundo de Guadalajara.

Entrevistamos a Verónica Oviedo, una música que perteneció a este grupo por 7 años. Hoy, es directora de dos mariachis de mujeres: Mariachi Mujer Latina (que ya tiene 13 años) y Mariachi Mujer Mexicana.

primeros mariachis mujeres

‘Las Generalas’

 

mariachi coronelas primeros mariachis mujeres

Oviedo es una experta en este mundo en el que las mujeres aún tienen que lidiar con prejuicios sobre su talento por el hecho de ser mujeres. Y al respecto, me dice:

“A pesar de que estamos en la cuna del mariachi, todavía hay mucha gente que no había escuchado nunca un mariachi de mujeres. A veces la gente cree que se van a escuchar mas débiles los instrumentos”, se ríe de ciertas opiniones. “Si eres buena música, no se trata de género.”

mariachi mujer latina

Mariachi Mujer Latina

Su rol, aún sin proponérselo, se convirtió en una causa enormemente feminista, pero Oviedo opina que “todavía es, en cierta manera, una lucha constante. Como ejemplo, de 100 mariachis en Guadalajara, unos 5 son de puras mujeres. Entonces, aún hay un ambiente prejuicioso y masculino que prevalece”, cuenta.

 

 

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

Lo que realmente significaba el equinoccio de primavera para nuestros antepasados

Algunos mitos y realidades sobre la curiosa práctica de subirse a las pirámides cada 21 de marzo.

Sin duda los fenómenos astronómicos siempre han tenido cierta influencia en nuestra cosmogonía. No solamente porque nuestros mitos hacen esfuerzos por explicarlos, también porque a muchos de ellos atribuimos explicaciones sobre nuestras vidas (incluso sobre nuestras actitudes y personalidades).

Por otro lado, los mitos contemporáneos tienen la muy natural costumbre de remezclar entre distintos tipos de tradiciones y creencias y eso a veces se manifiesta en rituales relativamente superficiales que ya no se pueden ni justificar a sí mismos, ni dar cuenta de su origen.

Un ritual “New Age” que busca ligarse con el pasado prehispánico…

significado-rituales-equinoccio-primavera-piramides-mexico-mexicanas-mayas-mexicas

Eso pasa, en muchos sentidos, con los equinoccios, el momento en donde hay un cambio de estación (entran la primavera o el otoño, según el caso) y el día y la noche duran lo mismo. Particularmente es sonado el equinoccio de primavera, pues desde hace varias décadas se generó la costumbre de ir a “cargarse de energía” a los antiguos centros ceremoniales durante este acontecimiento natural (que se da el 20 o 21 de marzo).

Para muchos, este ritual contemporáneo ligado a las creencias “New Age” tiene origen en las costumbres de los pueblos prehispánicos, especialmente del centro del país. Así, desde la madrugada antes del equinoccio, cientos de personas se dirigen vestidas de blanco a zonas arqueológicas como Teotihuacán y Chichen Itzá a danzar, celebrar el “Fuego Nuevo”, hacerse limpias, rezar, cantar y, si pueden, subirse a las pirámides.

En muchos sentidos los circuitos de turismo (tanto privados, como públicos) fomentan estas prácticas y aprovechan esta creencia para procurar que los viajeros se acerquen a los sitios arqueológicos. Sin embargo, como explica Rosalba Delgadillo en su artículo “El equinoccio de primavera: mitos y realidades”, esta tradición daña más a los monumentos de lo que se piensa y, en realidad poco se relaciona con los rituales y creencias de nuestros antepasados.

Mitos y realidades

significado-rituales-equinoccio-primavera-piramides-mexico-mexicanas-mayas-mexicas

Sí: el equinoccio, igual que otros fenómenos naturales ha tenido importancia para diferentes culturas a lo largo de la historia; pero en realidad, mientras que a nuestros antepasados sí les interesaban mucho las estaciones y los movimientos del sol y la luna, el asunto tenía menos que ver con “recargar energía” y mucho más que ver con los periodos agrícolas y con la necesidad de determinar con precisión la temporada de lluvias.

Como afirma Rosario Delgadillo, en los antiguos recintos que sirvieron como observatorios (como el de Chichén Itzá en Yucatán y Monte Albán en Oaxaca) lo que se recaudaba era información que permitía generar calendarios muy exactos y estos servían para saber cuándo sembrar y cuándo cosechar.

De hecho, según el recuento de esta investigadora, los equinoccios no figuran realmente entre las fechas más relevantes para las culturas prehispánicas y la manera en que los entendemos hoy en día es francamente “desproporcionada”:

“Por ejemplo, el fenómeno que tiene lugar en el castillo de Chichén-Itzá, en el que se puede apreciar el desplazamiento de una serpiente a través de una escalinata debido al juego de luces y sombras, ocurre durante varios día, antes y después de los equinoccios. [no en la fecha exacta, lo que hace pensar a algunos investigadores que no necesariamente se trata de celebrar la posición del Sol]”

Por otro lado, marzo sí era un mes muy relevante. Se llamaba Tlacaxipehualixtli para las culturas del centro y la palabra significa “renovación de la tierra”, haciendo sí referencia al cambio de estación. Pero los rituales que se practicaban para rendir culto a los dioses no tenían nada que ver con la “Cumbre Tajín” de nuestros días.

significado-rituales-equinoccio-primavera-piramides-mexico-mexicanas-mayas-mexicas

La naturaleza renacía y comenzaba el ciclo agrícola, así, era vital ofrecer algo a los dioses a cambio de la protección de las cosechas (particularmente frente a los desastres naturales). ¿Y qué se les ofrecía? pues probablemente dependía de cada dios, pero a Xipe-Topec (Nuesto Señor el Desollado) durante la fiesta principal que duraba 20 días, se le entregaban corazones extraídos directamente de los guerreros que habían sido capturados en batalla.

¿Y con las sobras? Pues se hacía pozole (potzollli). A quienes habían atendido a la ceremonia se les lanzaban trozos de carne humana para que los cocinaran en un caldo con maíz. Lejos estamos de recargar así las energías y no sabemos si nuestros antepasados practicaban la antropofagía con ese fin específico.

significado-rituales-equinoccio-primavera-piramides-mexico-mexicanas-mayas-mexicas

Y claro que en distintas comunidades indígenas aún hay reminiscencias de estos rituales, aunque se expresen de formas muy distintas. Pero, si tú visitas las zonas arqueológicas para acercarte a esas tradiciones, el camino elegido probablemente no sea el adecuado. Además, hay que decirlo: las visitas masivas a las zonas arqueológicas son una manera de ponerlas en riesgo, especialmente si cientos de personas se suben a los edificios de manera simultánea.

Y aunque está increíble conectar con las culturas antiguas y contemporáneas y querer acercarse a estos sitios que no son ruinas, sino patrimonio relevante para distintos grupos, vale la pena repensar un poco la forma en la que lo estamos haciendo. Incluso sugiere Rosario Delgadillo que busquemos maneras alternativas de “recargar energía”, tal vez comiendo chocolate, una delicia con orígenes comprobables en el México del pasado.

También en Más de México: 6 dioses prehispánicos a los que no estaría de más prenderles una velita

*Imágenes: 1) Creative Commons; 2 y 5) Crédito no especificado; 3) Mike Fiechtner; 4) Gaby Rocha.

**Fuente: “El equinoccio de primavera: mitos y realidades” de Rosalba Delgadillo Torres, pueblicada en Revista Casa del Tiempo de la Universidad Autónoma Metropolitana.

Refresca tu visión de la historia mexicana con estas espectaculares fotos restauradas (GALERÍA)

Un joven mexicano le dio color a algunas emblemáticas fotografías históricas y el resultado es increíble.

La historia es elusiva. De ella no nos quedan más que recuerdos inconexos, testimonios personales, algunas evidencias medibles a través de la ciencia y, por supuesto, piezas y documentos. De estos últimos, tal vez los más atractivos son las fotografías, pues parecen ser el dispositivo más fidedigno. Así, nos encantan las imágenes históricas. Las consideramos igualmente curiosas y reveladoras.

Por otro lado, más que fidedignas, las fotografías (sin importar su temporalidad), son elocuentes. Nos dicen mucho, aunque no necesariamente la verdad. Los ángulos y las composiciones de estas imágenes hablan; pero, sobre todo, encuadran. Casi igual que un texto, las fotografías ensamblan un discurso, una narración que dice más sobre el fotógrafo y sobre uno mismo que sobre la escena retratada.

Y dicen cosas de uno mismo, porque lo que vemos es en gran medida reflejo de lo que somos y sabemos. Así, es muy valioso el ejercicio de traer al presente (de manera explícita) eso que es antiguo. Es una forma de refrescar la mirada sobre el pasado, buscar nuevos puntos de identificación. Y eso es lo que hizo un adolescente mexicano cuando restauró fotografías históricas de México y sus personajes.

Por gusto o por alarde de técnica, quién sabe porque las fotos quedaron impecables, el increíble Marco Zozaya de 14 años decidió darle color primero a algunas emblemáticas imágenes de la Revolución Mexicana para “intentar ver la guerra desde los ojos de sus combatientes y no únicamente de una cámara de hace más de 100 años.” El resultado se viralizó bastante y el experimento se repitió, ahora con icónicos retratos de mexicanos ilustres.

Te los presentamos a continuación. Sin duda la suya es una propuesta que te reconectará con la historia mexicana desde un lugar bien iluminado.

Si el nombre de este chico te suena, tal vez sea porque has visto sus videos de divulgación científica. Conoce más sobre Marco en su página de Facebook.