El desconocido tarot mexicano del siglo XVI (o la inesperada influencia de Hermes en la adivinación prehispánica)

Como todo arte sagrado, la procedencia de este tarot es incierta. Se encubre bajo la acción lúdica del entretenimiento, aunque su espíritu de oráculo se remonta a las artes adivinatorias del México prehispánico.

Por: Jaen Madrid
noviembre 24, 2016

En la historia de la magia se han transmutado muchos objetos en libros. Se utilizan para encriptar relatos,  oráculos, analogías entre el mundo tangible y la intuición humana, y más de una vez la sabiduría de la humanidad entre miles de detalles. Los naipes, especialmente, despliegan esta labor, y como un lienzo abarrotado de signos y formas ancestrales, a veces mitológicas, mantienen una secreta relación entre sus imágenes y un significado encubierto. Una de sus tantas presentaciones mágicas, y de las más complicadas de traducir, es la figura del Tarot, que supone una de las correspondencias más bellas ideadas por el hombre: Como es arriba es abajo, y como es abajo es arriba.

El origen del tarot ha pasado de ser anónimo e incierto a especularse que fue el mismo Thot (el dios egipcio de la escritura, los hechizos y la música, también asociado a Hermes), quien diseñó la primera baraja, un juego de 78 cartas con arcanos menores y mayores. Con los años, y en cada cultura, han aparecido diversos tipos y diseños, aunque al parecer influenciado de los mismos planos arquitectónicos con los que fue diseñado el universo.

Algunas de estas barajas han sido elaboradas quirúrgicamente bajo la consulta de enciclopedias ocultistas, e inclusive de corte científico, como es el caso del Tarot de Thot de Alesiter Crowley. Los naipes del tarot recogen enseñanzas desde el ojo universal, aunque también del particular; de nuestro universo escatológico personal y las fuerzas que aureolan nuestro presente. 

tarotLos naipes de la Nueva España

El juego de cartas (la baraja española ya conocida) llegó a América por medio de la conquista. Los indígenas aprenden rápidamente el juego a través de los soldados españoles que gustan con afición tomarse varios momentos del día para demostrar su destreza. Se traían desde España o se elaboraban con prácticamente cualquier material: pieles de animales, corteza de árboles, hojas o papeles de algodón. Y aunque su práctica cargaba con un halo culposo de moralidad –pues la Corona prohibía este tipo de juegos por su carácter vicioso–, inclusive frailes de la Nueva España llegaron a practicarlo como  un grandioso arte. 

Como podría esperarse, ninguno de estos juegos se consideró “sagrado” en esta etapa; los símbolos de las cartas eran los ya conocidos y no se interpretaba asiduamente bajo otros parámetros. Sin embargó, existió alguna vez una colección de naipes elaborados en México que sobrepasó la iconografía habitual de la baraja española. 

Se trata de un pliego de 18 cartas halladas en México y hoy resguardadas en el Archivo General de Indias de Sevilla. El juego presenta las figuras tradicionales del mazo español, y al reverso a seres humanos y cuasi-humanos de la mitología prehispánica mexicana. 

Aunque recientes fuentes concluyen que se trata de un mazo elaborado en España y exportado a distintos puntos del mundo en aquella época, otros estudios afirman que fueron fabricadas en el taller del segundo ad­ministrador del estanco de naipes en México, en el siglo XVI.

Artes adivinatorias del México prehispánico

Si bien su principal enfoque fue la acción lúdica, no se trata de un sencillo mazo para el entretenimiento, éste es más bien su disfraz. Las cartas bien podrían confundirse con una herramienta para la profusión de oráculos; las artes adivinatorias que ya eran comunes en el México prehispánico.

Quien haya escarbado con audacia en la filosofía prehispánica, habrá encontrado seguramente la estrecha relación que mantiene el Tonalamatl, el libro azteca de los destinos, con la baraja del tarot. A través de estos manuales del tiempo, los antiguos prehispánicos elaboraban diagnósticos y pronósticos sobre el orden cósmico y el rumbo del planeta. Para leer el Tonalamatl, por ejemplo, se sabe que los antiguos acudían a ciertos elementos como la imagen, la posición u orientación, el tamaño, el color y el texto que venía acompañado de un glifo simbolizando a un numen, igual que el Tarot de Oriente y Occidente. 

La correspondencia con los actos que ocurren universalmente parece ser la misma en ambos casos, como si se tratara de obedecer a una ley de todas las cosas, de todos los orígenes y de todos los porvenires. Las artes adivinatorias se habían concentrado en el México antiguo desde hacía mucho tiempo, por lo que a la obviedad, la baraja de tarot diseñada aquí tendría que fusionar el misticismo de cultura con los arcanos herméticos del lado opuesto del planeta.

Composición del Tarot Mexicano

El mazo de 18 cartas novohispanas ha sido considerado tarot por diversos estudiosos, de entrada, por  las posiciones de los personajes y su relación con la baraja hermética. Por ejemplo, los naipes europeos contienen sus propios reyes. En la baraja mexicana se alcanzan a percibir los últimos dos tlatoanis: Moc­tezuma II y Cuauhtémoc.

Las cartas alusivas a estos emperadores aztecas evocan algunos otros símbolos. En el caso del naipe de Moctezuma, la parte superior izquierda presenta un glifo de una casa sobre la que se muestra el escudo de Tenochtitlán y símbolo del origen de la ciudad: un nopal y sobre éste el águila devorando una serpiente. En la carta de Cuauhtémoc vemos del lado superior derecho un glifo correspondiente a Chapultepec, el cerro del chapulín, uno de los sitios que bien pudo considerarse hermético para la civilización azteca y donde los reyes pasaban la mayor parte de su tiempo recreativo. 

monstruo-de-tulancingo

Carta del monstruo de Tulancingo

Otra de las cartas más destacables es el monstruo de Tulancingo, o Tolantzincal. Éste fue un personaje deforme, ferocísimo, que causaba espanto al pasar por las calles de aquél lugar. En la carta lleva el hombre los genitales atados por su propio cordón umbilical, mismo que da dos vueltas alrededor de su cintura y arrastra un grillete en una de sus piernas. Se especula que éste puede ser un signo diabólico, un naipe de la naturaleza perversa de las personas que bien puede simbolizarse con defectos. Esta es probablemente la carta que en el tarot de occidente muestra al Diablo. Advierte que “la carta de Tolantzincal representa el esfuerzo de la materia, de la que el hombre es esclavo, por conseguir un éxito gracias a los con­sejos de la razón, o bien, “los fines egoístas lo llevarán a la fatalidad”.

Otras cartas que adquieren relevancia son las alegóricas a juegos ritos y danzas prehispánicas, como es el caso de los “Voladores” y los músicos.

tarot-mexicano-2

tarot-mexicano-1

El indígena en estado de trance

Tanto la indumentaria como la flexión de las piernas y la caña de la que parece estar fumando una especie de humo secreto, confiere a la carta del indígena en trance un carácter ritualista. La cactácea entre sus pies sugiere la posibilidad de que el danzante esté bajo los efectos del peyote, aunque ésta solo ha sido una especulación de los investigadores. 

tarot-mexicano

Carta del indígena en estado de trance

En realidad, su vestimenta recuerda mucho a las ceremonias que hasta el día de hoy siguen manteniendo los danzantes “concheros” en sitios como la Plancha del Zócalo de la Ciudad de México. Sin embargo, su arcano se ha relacionado con el Cero del ta­rot tradicional; el loco, una persona que lleva sus pasos errados, sin dan definida, aunque más acertadamente el indígena en trance y el loco podrían estar vinculados por su calidad de peregrino, errantes a través del mundo pero en busca de la verdad.

El músico asociado a Quetzalcoatl, el indígena malabarista, el macehual y los voladores con los toros son solo algunas otras de las cartas que se encuentran en este enigmático tarot que apunta por la fascinación del mestizaje de creencias. El autor de estas imágenes conservó los nombres en su lengua original, permitiendo al jugador de cartas aventurarse a reconocer su correspondencia con el tarot de occidente. 

Cabe destacar que las imágenes prehispánicas de estas cartas son en realidad el reverso de una baraja española común del siglo XVI. Sin embargo, es posible que, debido a que se trataba de una práctica ilícita en aquellos tiempos, las imágenes místicas pudieron haber sido encubiertas a manera de “reversos”, en esta singular baraja.  

Los naipes del posible tarot novohispano que se conoce hasta hoy, proyectan los vicios y las virtudes del hombre, dentro de un lenguaje ideológico y pictórico poco accesible. El significado de cada una de estas imágenes se logra entender, al igual que cualquier otro tarot, consultando códices y otras obras literarias sobre el origen de estos símbolos prehispánicos, un aliciente fascinante sobre el esoterismo que imperó en la Nueva España, todavía en busca de su identidad mestiza.

 

*Bibliografía de consulta:

Grazné Porrúa María Isabel, “Hermes y Moctezuma, un tarot mexicano del siglo VXI”, Instituto de Investigaciones Históricas UNAM.

The world of playing cards.co.uk

The book of Thoth

*Imágenes: 2) Alchemical Rebis, de Heinrich Khunrath; 5, 6, 7 y 8) María Isabel Grañén Porrúa; 9) www.wopc.co.uk

Autor: Jaen Madrid
Asuntos editoriales y musicales. / Laboratorio de Conciencia Digital
Cargar Más