Sin categoría

Un santo especializado en misiones imposibles: San Judas Tadeo

Una figura fascinante la de este santo que terminó por fungir como patrono de la esperanza.

El fervor religioso en México se manifiesta de forma palpable, incluso punzante. Aquí las creencias exudan pasión –aunque lo hacen de manera distinguida pues rara vez caen en el fanatismo violento o formas similares. Y originadas muchas de estas expresiones en un efervescente sincretismo, entonces podemos apreciar como en este país a los santos se les abraza, literalmente, con la fe.

Cada barrio, cada pueblo, tiene un día indiscutiblemente especial en su calendario, el día de su santo. Así, estas figuras ejercen su calidad de verdaderos patronos de una comunidad. Pero también, más allá del santo que corona el nombre de una persona, tu nombre, o del que cobija a tu pueblo, hay unos cuantos que podríamos considerar como los preferidos. Y la devoción hacia ellos es, generalmente después de la que se profesa ante la virgencita, en verdad intensa.

Screen Shot 2015-12-21 at 5.31.26 PM

Al hablar de santos predilectos en México es casi imposible no mirar, casi instantáneamente, en dirección a San Judas Tadeo. Se trata de uno de los doce apóstoles de Jesús que, al menos en el contexto bíblico, destaca por ser tan discreto como respetado. Con el tiempo se le adjudicaría el título de patrono de las causas más difíciles, desesperadas o, incluso,  cuasi-imposibles. Quizá por eso, por las hazañas que miles de fieles le atribuyen a lo largo de la historia, es que “San Juditas” es tan querido.

Pero sabias como lo son a veces las creencias religiosas que profesamos los mexicanos, se dice que San Judas no canaliza deseos abruptos hacia el plano de los milagros. Para tomar en cuenta las peticiones se requiere de un combustible que detone su destellante generosidad: el buscar algo con el corazón. Sea la cura para una misteriosa y tal vez mortal enfermedad, el reencuentro con un ser querido que se extravió en el camino o la posibilidad de recuperar a ese gran amor que, ya sea por méritos propios o por cruel infortuna, perdiste, San Juditas puede ayudarte, siempre y cuando tu corazón esté por delante –y no como ofrenda, sino como pasaporte al mundo de lo portento–.

Así, todo aquel que sea capaz de purificar su deseo podrá encontrar en manos de este santo un vehículo para materializarlo en milagro. Es San Judas, el patrono de la esperanza, el que escucha tu llanto mientras sea genuino y entonces te cobija con lo imposible.     

Los Chakas, una subcultura inquietante

Este grupo, los chacas, generan una impresionantes serie de reacciones; desde la estupefacción hasta el rechazo.

Mucho se ha dicho sobre los chakas, si son una moda o una subcultura urbana en ciernes. Su manera de vestir, al utilizar ropa hechizo de colores vivos, peinados para algunos “raros” y su devoción a San Judas Tadeo es lo que salta a primera vista. La asociación de este grupo de personas con la vida criminal, el uso de drogas y el gusto por el reggaeton, resulta otra idea en común.

Sin embargo, muy pocas veces se ha hecho un esfuerzo por realmente comprender quiénes son. Un grupo social que, –debido a que posee características distintas a las de cultura dominante, es una subcultura y  bien podría compararse en su tiempo a los pachucos, tribu que también fue marginada en su época.

los-chacas-subcultura-mexicana-que-debemos-conocer-1

Al igual que la palabra pachuco, cuyo significado original era feo y mal visto, la palabra chaca tiene una connotación negativa. Acorde a muchos, ésta proviene del vocablo chacal, animal  carroñero y, que simbólicamente, alude a un indigente o persona non grata

No obstante, las características que los definen van más allá. El uso de ropa de colores chillantes, alhajas de fantasía y cortes que rememoran nuevos tipos de mohicanos son la prueba. La llamativa devoción por San Juditas, santo conocido por las causas perdidas, es otro de los máximos estandartes del grupo. 

los-chacas-subcultura-mexicana-que-debemos-conocer-2

Debido a esta devoción, muchos se reúnen el 28 de cada mes en la iglesia de San Hipólito. Este tipo de reuniones no pasan desapercibidas en el centro de la Ciudad de México, donde las líneas del metro se saturan y, dentro los vagones, se puede ver más de una persona con la figura miniatura del santo. La cantidad de aglomeración de dichos creyentes es impresionante y, sin duda alguna, constituye una rememoración a las procesiones de antaño. 

los-chacas-subcultura-mexicana-que-debemos-conocer-2.jpg

El sentido de comunidad que generan esta aglutinación de personas, debido a sus convicciones, resulta interesante. En un México donde las diferencias pueden ser polémicas, la unión y festejo pueden ganar.

Durante dichas reuniones, la atmósfera en torno a la iglesia de San Hipólito resulta festiva y, a pesar de que esta subcultura es identificado por el uso de drogas como la “mona” -inhalante de gas considerado adictivo -, prueba que tienen otras maneras de socializar, como el baile o la bebida. Además, el uso de drogas no es particular de una subcultura, por lo que pensar que esta es una característica única de los chacas es errado. 

los-chacas-subcultura-mexicana-que-debemos-conocer-4

Tal vez, más allá de observar las diferencias en torno a la gente que habita un país, al igual que sus creencias, lo importante es ver la pasión con la que las enaltecen y la manera en que las manifiestan. Después de todo, las subculturas urbanas como ésta, terminan por volverse un mito o recurrencia cultural. El caso de los chacas es un ejemplo.

Referencia de imágenes: 1), 2), 4) de Toni François y 3) de heriberto Rodriguez

 

 

Estos son los santos más raros de México

La fe colectiva y el imaginario mexicano depositan en estas singulares figuras sus esperanzas, sean o no santos oficiales.

Reconocidos o no por la Iglesia Católica, hay un vasto universo de la religión en México dedicado a santos por demás importantes para la cultura del país. Se trata de figuras ante las cuales cientos y miles de fieles se persignan y depositan su fe.

A los santos se les venera en ocasiones especiales, y desde la época prehispánica se vienen realizando diversas prácticas en torno a diversas deidades, lo cual se ha tejido actualmente en un sincretismo fascinante. El día de muertos (o día de Todos los Santos) es una fecha en la que dicho sincretismo se hace presente de manera aún más grandilocuente, lo que consta por ejemplo en los grandes festejos en la Ciudad de México durante el siglo XIX, donde tumbas y altares se adornaban con jarrones y flores de cempoalxóchitl, coronas de flores artificiales y cientos de veladoras. 

 

santos-raros-mexico-jesus-malverde-2

Pero además existen en México cientos de fiestas dedicadas a los santos patrones, y millares de altares permanentes para decenas de santos con quienes se acude en momentos difíciles, existiendo de por medio un profundo respeto a su imagen y a lo que hicieron en vida.

Y es que se trata de figuras históricas inmortalizadas por sus acciones, que se quedaron en la conciencia popular y emergieron más tarde como referentes religiosos. Existen, por supuesto, los santos canonizados por la Iglesia Católica —el papa Juan Pablo II realizó el mayor número de estas canonizaciones en México—, de los cuales hay algunos masivamente venerados, con los cuales se entreteje también esta historia de santos y santas “no oficiales”, también llamados piratas informales.

Esta multitud de figuras que pueblan la fe colectiva son también nexos de historias que se tejen de manera fascinante y que nos dicen mucho de la sociedad mexicana; de sus problemas, de sus miedos, de lo que aborrecen y, también, de sus esperanzas.

Estos son algunos de los más raros santos en esta trama, ¿los conocías?

Juan Soldado

santos-raros-mexico-juan-soldado

De nombre Juan Castillo Morales, este militar de Tijuana fue acusado del asesinato de una menor, aunque la madre de ésta aseguró que él no había sido y hasta le dejó flores en el lugar donde lo fusilaron. Su fama creció en la década del 40, y ahora se le conoce en Tijuana como “el santo violador”. Según el historiador Paul J. Vanderwood, todo surgió porque en su tumba ocurrían señales divinas; pero según los propios creyentes, la veneración surge porque se trataba de un hombre inocente que afrontó valientemente su condena y que ahora hace milagros.

Santo Toribio Romo

santos-raros-mexico-toribio
Toribio Ramos al centro

Se trata de uno de los 24 mártires de las Guerras Cristeras hechos santos en 1992. Toribio Romo es conocido como el santo de los migrantes porque algunas historias le aducen milagros en la frontera. Todo comenzó cuando Jesús Gaytán, un mexicano que intentó cruzar la frontera en los 70, se perdió en el camino, siendo salvado de morir de hambre en el desierto por un hombre que sólo le dijo: “cuando tengas trabajo y dinero, búscame en Santa Ana de Guadalupe. Pregunta por Toribio Romo”. Gaytán descubriría más tarde que se trataba de un santo. Desde entonces, las esposas de los migrantes le rezan a Toribio Romo por el bienestar de sus maridos en la frontera, para que los cuiden como cuidó a Jesús Gaytan.

El Niño Fidencio

santos-raros-mexico-nino-fidencio-3

José Fidencio Síntora Constantino nació en 1898 cerca de la villa de Yuriria en Guanajuato. De luchar en la Revolución a ser curandero, Fidencio se decantó por la segunda. Esto lo llevó a Nuevo León, donde ejercería su profesión y se consagraría su fama, misma que abarcó rápidamente a todo el país. Se le llama El Niño Fidencio porque, se dice, nunca se desarrolló sexualmente y tenía voz aguda, como de niño. Sus fieles actuales aseguran que, a partir de “encausadores” del poder del santo (llamados cajitas), el Niño Findencio sigue curando.

La Cabora

santos-raros-mexico-santa-cabora

Teresa Urrea, nacida el 15 de octubre de 1873 en Ocoroni, Sinaloa, fue una taumaturga —o  curandera— con visiones con las cuales podía predecir el futuro. Ella aprendió de curación y hierbas de Huila, una vieja curandera a la que frecuentaba; pero las visiones le vinieron de las convulsiones que sufría y que la dejaban en trance. Huila fue quien esparció más tarde el rumor de sus poderes, por lo cual el rincón de Sinaloa llamado Cabora  en el que vivía se comenzó a hacer punto de frecuentes romerías, y los yaquis y mayos adoptaron a la Santa de Cabora como una líder y médium espiritual. Murió exiliada, a la simbólica edad de 33 años.

Jesús Malverde

santos-raros-mexico-jesus-malverde

Jesús Juárez Mazo, el santo por excelencia de los narcotraficantes —pero también de las miles de personas a las que rodea este negocio— nació en 1870 en Sinaloa. No tuvo nada que ver con narcotráfico, pero según consta se trataba de un ladrón caritativo que daba a los pobres lo que robaba, y se dice que murió ejecutado por las autoridades en 1909. Su primera capilla fue instalada en 1969 en Culiacán, aunque ahora ya hay muchas más en estados como Chihuahua, Baja California y en la Ciudad de México.

La Santa Muerte

santos-raros-mexico-santa muerte-2

Cobró relevancia en 1920, época en la cual la muerte estaba presente en el imaginario colectivo tras los sucesos de la Revolución.  Vestida de negro —aunque a veces también de rojo o rosa—, con su simbólica guadaña y rodeada de oro y plata, esta figura se aparece entre las plantas medicinales de los mercados, como el Sonora de la Ciudad de México. Y también al otro lado de la frontera, donde cientos de migrantes la veneran en altares públicos de las comunidades latinas.

Pancho Villa

santos-raros-mexico-pancho-villa Milenio Especial

Ni más ni menos que el bandolero y revolucionario del norte, Panchito Villa, forma parte de las figuras a las cuales se les reza en México. En Coahuila su imagen puede encontrarse en los centros de abasto, en los cuales se venden estampas, veladoras, perfumes y otros objetos con su imagen para los altares y para pedirle protección mediante rezos y ofrendas, pues la gente tiene bien presente que Villa era persona obsequiosa y daba lo que podía a quienes le rodeaban.

 

*Referencias: 
Santos fronterizos: la Santa de Cabora
Saint Toribio Romo González 
Laguneros entregan su devoción a Pancho Villa

*Imágenes: 1) Jorge Carballo; 2) Millenio Especial

Sin categoría

México religioso: mira cómo se distribuyen las creencias místicas hoy, según esta encuesta

El alma mística de México sigue manifestándose, aún con la globalización, según estudios.

No hay duda de que México es tierra mística. La creencia en lo trascendental ha sobrevivido no solo a una traumática colonización, un mágico sincretismo, o el apabullante individualismo que pregona la cultura occidental de consumismo actual. Contrario a lo que muchos pensarían, una reciente encuesta demuestra que el pensamiento místico en México es aún fuertísimo, nos referimos a la Encuesta Nacional sobre Creencias y Prácticas Religiosas en México 2016 elaborada por el (CIESAS).

Los investigadores visitaron 155 municipios de 32 estados del país, aplicando 3 mil entrevistas a personas mayores de edad. Los resultados son sorprendentes, dado que en la mayoría de los países la gran tendencia ha sido hacia el ateísmo o el agnosticismo, en México aún el 95% de los mexicanos pertenece a alguna religión y el 96% cree en Dios.

El catolicismo a la baja

Naturalmente con la llegada de la globalización también llega el mundo de las nuevas ideas, y las nuevas religiones en México, desde luego, han irrumpido. La religiosidad en México casi no ha disminuido pero sí lo ha hecho el número de católicos.

En 1950, por ejemplo, el 98.2% de los encuestados se asumía como católico. Para el 2010, y según el Censo Población y Vivienda, solo el 83% se asumía como tal.

Ahora, de entre el universo católico y según la encuesta de CIESAS, solo el 28.3% de los católicos lo son por convicción, 41.8% afirmó que lo son por tradición y el 17.3% dijo que es católico a su manera. El investigador Renéé de la Torre Castellanos, en el marco de la presentación de la encuesta advirtió:

Existen actualmente muchos cambios, reacomodos, recomposiciones en el interior del catolicismo. Los católicos son, a su vez, más católicos a su manera, pero más distantes de la institución, cada vez más alejados de los dogmas, de los valores, de las normas, e incluso están, de alguna forma, rehabilitando otras formas de creer y de prácticas muy diferentes a lo que la jerarquía católica está planteando.

De los que mudaron de religión, el 57.1% eran católicos y el 11.2% Testigos de Jeová. Por su parte, las religiones que están sumando más adeptos son cristianas evangélicas, pentecostales o bíblicas, según el estudio, ya que “generan lazos comunitarios”, acaso uno de los déficit de esta época que nos orilla a ser individuos más aislados.

Conoce más sobre la Encuesta Nacional sobre Creencias y Prácticas Religiosas 2016, acá.

*Imagen: huffingtonpost.com