Los nahuales, seres que te embrujan mientras intentas definirlos

Protagonista del misticismo en México, el nahual es un ser esencialmente elusivo e inasible.

El nahual ocupa un lugar muy especial en la cultura mexicana, y adquiere aún mayor relevancia cuando se trata de temas asociados al misticismo y la metafísica. Algo fascinante que ocurre alrededor de esta figura es que su naturaleza misteriosa, elusiva en esencia, termina envolviendo todo lo que pueda decirse o pensarse  de ella.

Su origen

Ingenuamente este artículo comenzó con el intento de diseccionar a este personaje. Pero conforme uno avanza en la tarea entonces todo se torna más vago y ambiguo. Por ejemplo, tratemos de determinar el origen etimológico de la palabra. Una de las posibles raíces de la palabra es nahuali, verbo que en náhuatl alude al acto de engañar, ocultar o disimular. Por otro lado, el historiador José María Garibay sugirió como origen probable el término nahui, que se refiere al número 4, tal vez en alusión a la personalidad múltiple, o la capacidad de transmutar, que posee el nahual. Existen al menos tres o cuatro hipótesis más sobre el posible origen del término nahual, e incluso desde el siglo XVI ya existía una cierta discrepancia entre cronistas o historiadore al respecto.

Pero el embrujo semántico que el término irradia no termina ahí, ya que si buscas palabras asociadas a nahual, se destapa una miríada de acciones y cualidades que en suma terminan sepultando al aventurado investigador en un confuso trance de significados. Si haces este ejercicio en el Gran Diccionario Náhuatl, obtienes traducciones que van desde el simple “brujo o hechicero” (naual) hasta “entrar escondidamente” (nahualcalaqui), “tomar algo cautelosamente” (nahualchihua), “llevar a alguno por engaño” (nahualhuica), “confundir o ofuscar a los oyentes” (nahualitoa), “acechar escuchando” (nahuallacaqui)  o “mirar cautelosamente” (nahuallachia).

dibujo o imagen de un nagual o nahual

Las distintas caras del nahual

Según el contexto, el nahual puede responder a distintos significados o personajes. A continuación repasaremos brevemente las dos más comunes:

El uso más popular de esta palabra es como sinónimo de brujo o hechicero. Generalmente a este personaje se le adjudica un fin malvado, o por lo menos travieso, y ostenta una habilidad particular: transmutar a voluntad en un animal determinado o inclusive en un objeto inanimado (como un relámpago o una bola de fuego). Existen numerosos mitos y leyendas protagonizadas por nahuales bajo su papel de brujos.

Poco después de la conquista los españoles ya interpretaban así este término. En su Vocabulario en lengua castellana y mexicana, Alonso de Molina advertía en 1571 el significado como “brujo, hechicero o nigromante”. También Bernardino de Sahagún se refiere al nahual, a mediados del siglo XVI, en su Historia General de las Cosas de la Nueva España (Libro X, Capítulo IX):

El naualli propiamente se llama brujo, que de noche espanta a los hombres y chupa a los niños. El que es curioso de este oficio bien se le entiende cualquier cosa de hechizos, y para usar de ellos es agudo y astuto; aprovecha y no daña.



El que es maléfico y pestífero de este oficio hace daño a los cuerpos con los dichos hechizos, y saca de juicio y ahoga; es embaidor o encantador.
Screen-Shot-2016-03-16-at-9.59.00-PMDesde otro contexto la palabra nahual suele asociarse a una entidad totémica, a una especie de aliado o alterego inseparable que un ser humano tiene en el mundo animal. Aquí el nahual actúa como protector de su “otro yo” humano. La relación entre una persona y su aliado animal es tan entrañable que incluso se cuenta que cuando uno muere el otro cae también fulminado.

Un desdoblamiento interesante de esta noción tiene que ver con la proyección de una entidad anímica con la que se mantiene un lazo indisociable. Alfredo López Austin en su obra Cuerpo humano e ideología. Las concepciones de los antiguos nahuas, refiere a esto como parte del sistema de creencias llamado nagualismo.

¿Dónde encontrar un nahual?

Tal vez el nahual solo existe, y muy voluntariamente, entre líneas (gramaticales, conceptuales, históricas, etc). Y quizá en esto mismo radica su atrevimiento primario, su embrujo original, el acto mediante el cual honra su propia naturaleza: es esencialmente inasible, incluso a través de las palabras; cualquier intento por definir su figura con precisión, o de describirla puntualmente, está condenada a la confusión o por lo menos a la insuficiencia.

Es como si el nahual se eludiera a sí mismo y el hacerlo le permitiera mantenerse en la periferia de la comprensión. Como si radicase en un un reino distante del cual solo sale intermitentemente para visitar el nuestro, apareciéndose fugazmente y dejando una pincelada para que el aventurado investigador o el ingenuo curioso persiga su rastro, siempre un paso atrás, aspirando solo a la posibilidad de su eco.  

En este sentido el nahual nos remite a una figura arquetípica, la del trickster, aquel que domina las artes del embauco y que lo hace con una maestría que pareciera de otro mundo. Cauteloso, y astuto, acechante, ataviado con escurridiza discreción e impecablemente misterioso. Así son ellos, los nahuales.

 

Javier Barros Del Villar
Autor: Javier Barros Del Villar
Editor digital con aspiraciones carpinteras. Mexicano.