Maris Bustamante, la artista conceptual que “patentó el Taco”

Su "Manifiesto de reconocimiento al taco", es una obra mexicana visual y literaria, cuyo objetivo principal fue el defender al Taco de su expropiación como patente, pero también de la distorsión de su significado mexicano original, que data a más de dos mil años.

La década de los sesentas arrojó varios movimientos de arte cuya premisa distinguida era la conceptualización (o re-conceptualización) de un objeto, a manera de Arte Conceptual. Éste, tomó varías formas a partir de Marcel Duchamp, con movimientos como Fluxus, Happening, grupos feministas, de performance, video arte y más. México también dio sus pinceladas de arte-objeto –en los años 70’s–, a través de colectivos como Proceso Pentágono, Taller de Arte e Ideología, Polvo de gallina negra y No-grupo, este último liderado por los Montajes de Momentos Plásticos, de Maris Bustamante, una de las primeras muestras de performance en México. 

maris bustamante-A Maris Bustamante le debemos mucho sobre la relación entre feminismo y arte conceptual, dos pensamientos que si bien ya hacían ruido en el mundo, México no tenía aún sus precursores. En No-grupo, Bustamante era la única mujer, y en su papel de tal, fabricó una figura muy inusual con un discurso crítico frente a los dogmas de género de la época. Además, en aquél entonces el esquema del arte en el país era únicamente académico, las artes no convencionales eran, si al caso, un intento exiguo de deconstruir arte. Y es justamente a partir de ese monopolio artístico que Bustamante decontruyó la escena creativa mexicana, adjudicándose el nombre de “la aplastadora de academias”. 

Uno de sus proyectos más distinguidos es, plausiblemente, el que relaciona al taco –su imagen, simbología y origen histórico–, con el performance social, pero también con el sentido de apropiación de un objeto (en este caso el taco). Diversas erratas sobre la malinterpretación de que Bustamante tiene la patente del taco hacen eco en internet, sin embargo, el propósito es todavía más profundo.

Su Manifiesto de reconocimiento al taco, es una obra mexicana visual y literaria, cuyo objetivo principal fue el defender al Taco, símbolo cultural mexicano, de una completa expropiación por cadenas como Taco Bell –que existe desde los años 40’s y que en ese entonces era una empresa exitosa que había patentado bajo su autoría a la palabra taco al menos en su nombre–, así como de la distorsión de su significado mexicano original, cuya historia data a más de dos mil años.

Esta fue la obra que realmente patentó Maris Bustamante (de donde se desprende, también, su obra performática de corte social La patente del taco); un manifiesto que contiene: un enunciado plástico (fotografía en blanco y negro de un taco realizada por Alfredo Núñez), un enunciado literario (con un poético y un tanto erótico juego de palabras: “el taco es un acto que toca”) y tres cápsulas más donde se concentra la simbología del taco como “elemento de penetración cultural”, su secuestro y su patente.

la patente del taco maris bustamante

Su proyecto, como advierte Bustamante, “fue definitivamente registrado en la Dirección General del derecho del autor de la SEP el 15 de mayo de 1979”, fecha en la que gracias a Bustamante México goza de una patente mexicana que rinde homenaje al taco. Aquí puedes leer más información sobre su obra directamente de las palabras de la autora (y realmente vale la pena hacerlo).

Jaen Madrid
Autor: Jaen Madrid
Editora, música y ser humano. Le gustan los volcanes, los caballos y los sintetizadores.

6 personajes ilustres que llegaron a México y se enamoraron del país

A lo largo de la historia, muchas personas han llegado a México y han quedado prendidas de sus encantos; estos 6 personajes ilustres no son la excepción.

¿Qué tiene México que le encanta a los extranjeros? Si uno lo piensa con detenimiento, no es de extrañar. Paisajes majestuosos, delicias culinarias y una población históricamente hospitalaria y cálida son solo algunos de los alicientes que este hermoso país presenta. No son pocas las personas que llegan a México de visita o por circunstancias extraordinarias y acaban haciendo de él su residencia permanente.

Hay algo para todos: artistas, exploradores, científicos y catedráticos se han enamorado de la tierra de los aztecas y los mayas. Los siglos de tradición y resiliencia de los mexicanos descubren un nuevo mundo ante los ojos y corazones de los que vienen de fuera. Les sorprende lo aguerrido de sus hombres y mujeres, su amor feroz a la familia, los amigos y los cerros que los vieron nacer.

De hecho, varios personajes ilustres han dejado su marca en México, después de que México dejara la suya en ellos. Muchos de ellos adoptaron la nacionalidad mexicana, e hicieron de este país su hogar. Sin más, te presentamos 6 de ellos:

1: Luis Buñuel

personajes-ilustres
Imagen de: FICM

El afamado director cinematográfico español, nacido en Calanda en los albores del siglo XX, se trasladó a México durante la Guerra Civil Española. El conflicto bélico más cruento y cruel de España orilló a muchos artistas, intelectuales y políticos españoles a huir de la dictadura. Tras su exilio, se naturalizó mexicano, y fue aquí donde adquirió la fama de uno de los directores de cine más importantes e influyentes en la historia. Debido a la censura franquista, realizó la mayoría de sus largometrajes en México: obras maestras como Los Olvidados, Viridiana o El ángel exterminador.

2: Leonora Carrington

personajes-ilustres
Imagen de: The Independent

Después de una adolescencia y juventud turbulentas, Carrington recaló en México, después de escapar de su familia, que la quería internar en un hospital psiquiátrico. El poeta y escritor Renato Leduc se casó con ella en Lisboa, para que pudiera huir de Europa. Fue en nuestro país donde dio rienda suelta a su genio creativo, maravillando al mundo del arte con sus creaciones surrealistas. Convivió con Remedios Varo, Frida Kahlo, Diego Rivera, Carlos Fuentes y Octavio Paz, entre otras personalidades de la época. Pasó el resto de su vida en México, junto al fotógrafo húngaro “Chiki” Weisz, con quien formó una familia.

3: Alexander von Humboldt

personajes-ilustres
Imagen de: Fine Art America

El padre de la geología moderna llegó a México en calidad de explorador, interesado por las características geográficas del país. En 1803 pisó tierras mexicanas por primera vez, y aprovechó su visita al máximo. Quedó maravillado por sus volcanes, sus zonas arqueológicas y sus maravillas geológicas. Además, llegó a interceder por los obreros mexicanos, quienes vivían en condiciones muy precarias. Llevó sus dibujos, como el de los prismas basálticos en Huasca de Ocampo, a Europa, y fue aclamado de manera unánime. Cautivó a la sociedad europea con sus anécdotas de la Nueva España y sorprendió a sus colegas con el conocimiento que adquirió.

4: Remedios Varo

personajes-ilustres
Imagen de: Gallery Wendi Norris

La segunda española de nuestra lista llegó a México bajo las mismas circunstancias que Buñuel: huyendo del terror de la dictadura y de la Segunda Guerra Mundial. El gobierno de Lázaro Cárdenas la acogió, y nunca miró atrás. La pintora surrealista más reconocida de la historia se naturalizó mexicana y se dedicó enteramente a su arte. Forjó una amistad inquebrantable con Leonora Carrington, con quien mantuvo contacto hasta el día de su muerte. Fue en México donde encontró una gran inspiración para sus maravillosos cuadros, y alcanzó el reconocimiento de los círculos artísticos más importantes en el país y en el resto del mundo.

5: Edward James

personajes-ilustres
Imagen de: Once Upon a Journey

El amor y la fascinación por las orquídeas fue lo que llevó al poeta, escultor y arquitecto escocés a México. Llegó en 1944, atraído por la propuesta de su amigo y colega Geoffrey Gilmore de “situar un jardín del edén” en el país. La localización elegida fue la Huasteca Potosina, y James encontró un terreno ideal para sus ambiciones en Xilitla. Su prolífica mente y sus hábiles manos dieron luz a un jardín maravilloso y surrealista. Sus arcos, columnas enormes, escaleras enrevesadas y ángulos imposibles convirtieron a Xilitla en un lugar legendario.

6: Chavela Vargas

personajes-ilustres
Imagen de: Periódico Correo

No podríamos terminar nuestra lista de personajes ilustres sin mencionar a Chavela Vargas. La imponente figura de la música ranchera mexicana es, probablemente, el mejor ejemplo del amor incondicional que alguien puede profesar por una tierra. Chavela nació en Costa Rica en 1919, pero se trasladó a México cuando tenía 17 años. Se enamoró inmediatamente de su gente, de su música y de sus pueblos. Fue acogida por José Alfredo Jiménez, y al poco tiempo adquirió fama como una de las mejores voces de su época. Su inconfundible voz, grave, potente y cargada de sentimiento, se convirtió en un legado indeleble para nuestro país. No es por nada que Chavela acuñó la famosa frase: “¡Los mexicanos nacemos donde nos da la rechingada gana!”.

Más personajes ilustres que admiran el arte mexicano: se encuentra guion cinematográfico de Juan Rulfo, escrito por García Márquez.

*Imagen destacada: Cineteca Nacional

Retratos de chamanismo mexicano: entre sueños, realidades, espiritualidad y medicina

Las “fotografías para sanar” de Alicia Ahumada retratan a algunos de los sujetos mágicos de México y documentan sus místicos rituales.

Pocos se permitieron escuchar el rumor del pasado. 

Pocos pudieron anticipar que, en el futuro, el camino eventualmente daría la vuelta por atrás. Fueron los brujos, las curanderas, los nahuales —y otros sujetos habitando simultáneamente los sueños y las vigilias— quienes sospecharon que la contemporaneidad comenzaría a enfermarnos, poco a poco, robando nuestro tiempo vital, guiando nuestras convicciones. 

Alicia Ahumada, la esencial fotógrafa mexicana, estaba entre estos sujetos. 

Alicia Ahumada, fotógrafa bruja

mexico-chamanes-chamanismo-fotos-rituales

Originaria de la Sierra Tarahumara, con una identidad que floreció en la vida campesina, se mudó a la Ciudad de México de joven, buscando trabajo con sus habilidades de mecanógrafa. Allá habitó una casa en Tacubaya (una colonia con un oscuro encanto que sin duda trasciende esta dimensión). Ahí se hizo fotógrafa, cuando enlazó su vida a otros hacedores de imagen como Pedro Hiriart y los hermanos Jorge y Guillermo Acevedo.

Con su Yashica retrató las calles de México y los rostros simultáneamente ocultos y omnipresentes de los pobladores indígenas de nuestro país. Ahumada imprimía en su casa, en un clóset que usaba como cuarto oscuro. La llamaron “la mejor impresora de México”. 

Luego, relata en entrevista para Planisferio, la “era digital” le ocasionó una auténtica “crisis existencial y tecnológica” que solo se curó cuando se permitió encontrar las bondades de esta nueva gama de posibilidades técnicas, que, al fin y al cabo, son mágicas también en sus propios términos. La bruja mezclaba la impresión en plata gelatina con las ricas corrupciones permitidas por los softwares de nuestro tiempo.

También en Más de México: “Tierra de Brujas” fotografías que capturan el misticismo mexicano por Maya Goded (FOTOS)

Retratos de chamanismo

mexico-chamanes-chamanismo-fotos-rituales

Pero lo verdaderamente mágico eran sus temáticas. Las “fotografías para sanar” comenzaron en 2005, cuando Alicia Ahumada viajó a México y algunos sitios en Centroamérica, para documentar el mundo del chamanismo en el continente. El ejercicio duró muchos años.

La magia de los sujetos con los que Alicia se encontró en el camino se saborea en las imágenes; sin embargo, es fácil apreciar que lo que retrata es su propia inmersión a este mundo de medicina tradicional y pensamiento mágico. Además de fotografiarlos, Alicia escuchó a los sabios, se permitió experimentar sus prácticas y lo hizo bajo los términos dictados por la mística local:

“experimenté con cada uno de ellos sus técnicas de sanación. Recibí limpias, visité santuarios llevando ofrendas, estuve en velaciones, realicé peregrinaciones, escuché misas, tomé infusiones, usé emplastos, fui consagrada a Hunab-Ku, usé por periodos prolongados bebedizos hechos con base en frutas, tuve una operación espiritual, ingerí plantas de poder y con algunos de ellos colecté yerbas de su farmacopea que, disecadas, ahora reposan en mis cuadernos de trabajo.”

Sobre todo, quedó prendada de la relación que estos sujetos tienen con cada ser que les rodea:

“La síntesis fotográfica que comparto con ustedes es el rescoldo generado por esta búsqueda personal de salud, que ha modificado mis hábitos y actitudes, creando lazos con la Tierra y el Universo entero, conduciéndome al buen vivir, cultivando una vida humana noble, sin olvidar que todas las demás especies de la Tierra son sagradas, que son una fuente de sabiduría y juegan un papel vital para la sobrevivencia del planeta”. 

El mundo multidimensional

Chamanes vivos que supieron escuchar el rumor del pasado son retratados por esta sensible mujer, mientras abren la puerta a otras formas de estar presentes. 

Las imágenes son poderosas, no solo porque nos provocan extrañeza; sino porque señalan lo extraña y cruel que puede ser nuestra relación con nosotros mismos en este tiempo de silencios ensordecedores, de mensajes inagotables, de luces cegadoras que nos rehusamos a apagar.

La historia del taco (dónde y cómo nació este ícono mexicano)

Se dice inclusive que Moctezuma utilizaba la tortilla como una "cuchara" para sostener la comida, las cuales eran preparadas sobre piedras calientes y decoradas con cochinilla, frijol y chile.

Delicioso e histórico, el taco forma parte de la diversidad cultural y gastronómica de México.Ya sea de al pastor, carnitas, de longaniza, cochinita, barbacoa, birria, carne asada, pollo, chile, nopal con queso, chapulines, aguacate, entre otros más; el taco posee una increíble variedad que es para gustos de todos los amantes del maíz. Si bien se desconoce a ciencia cierta su origen, se cree que el taco nació como la base de una dieta olmeca gracias a los primeros vestigios del maíz nixtamalizado. 

En una interesante entrevista a Jeffrey M. Pilcher, investigador y profesor de la Universidad de Minnesota, este hace un recuento de los hallazgos que ha recabado sobre la historia del taco. En los últimos veinte años ha estado abocado a la investigación de la comida mexicana y está próximo a publicar el libro Historia Global de la Comida Mexicana (editado por la Universidad de Oxford). Algunos de los resultados de sus investigaciones que apuntan a interesantes capítulos como algunos que enunciamos a continuación.

Se dice que Moctezuma utilizaba la tortilla como una “cuchara” para sostener la comida, las cuales eran preparadas sobre piedras calientes y decoradas con cochinilla, frijol y chile. Mientras que las mujeres solían enviar la comida, en tortillas, a los hombres que trabajaban largas horas en el campo y así pudieran calentarla y comerla a la media jornada. 

Y para la llegada de las carabelas españolas y sus cerdos, según Bernal Díaz del Castillo, los banquetes organizados por Hernán Cortés para sus soldados se basaban en platillos de carne de cerdo con tortillas. De hecho, en Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España, Coyoacán fue testigo de la primera taquiza en la historia. Desde ese entonces, el taco se convirtió en el platillo base que se consumía en todas zonas de la Conquista. 

No fue sino hasta 1908, en Morelos, que la época revolucionaria trajo el surgimiento de los tacos acorazados: tortilla, una cama de arroz y finalmente un guisado de chicharrón en salsa verde, milanesa de cerdo, mole verde, longaniza, papa con chorizo y otros más con placer inexplicable al paladar. Se dice que nacieron en Cuautla, Morelos, llegando eventualmente a Cuernavaca

Eventualmente, en 1950, durante una crisis y escasez de empleos, los pobladores de San Vicente Xiloxochita, en Tlaxcala, comenzaron a vender los famosos tacos de canasta. De hecho, este sitio se convirtió en la capital del taco de canasta; en donde se ven cada mañana decenas de taqueros con sus bicicletas para llegar a sus puntos de venta en los municipios más cercanos. Salen cargados de una canasta, con casi 400 tacos, cubierta de hule azul y con algunos frascos de salsas rojas y verdes para vender a los obreros, estudiantes y empleados que los encuentran en su camino y aprovechan para desayunar. Inclusive hay quienes se llevan camionetas, cargando bicicleta, canasta, frascos y hule azul, para alcanzar zonas más retiradas como Distrito Federal, Puebla e Hidalgo, quedarse la semana y regresar los fines de semana. 

Finalmente, en la Ciudad de México, nacen los tacos al pastor –la indiscutible adaptación del shawarma árabe al paladar mexicano–. En la década de los 60, durante una gran migración libanesa a México, se intentó recrear el platillo extranjero, sin embargo tuvieron que recurrir a marinar y cambiar el tipo de carne según los ingredientes disponibles en la ciudad. Los tacos al pastor vienen, de hecho, de los gyros de Grecia, los döner kebab de Turquía y el shawarma del Líbano. ¿Quién podría decir que uno de los platillos más predominantes en la cultura mexicana tuviera un origen común de la cocina del Imperio Otomano? 

El taco, en su totalidad, forma parte de la cultura mexicana que brinda, además de comida a un costo viable, una serie de nutrientes básicos para el organismo. Así que, después de leer esta nota, en caso que la saliva haya inundado los interiores de la boca, qué mejor manera de pasar un día degustando este delicioso platillo prehispánico. 

*Imagen: Travelreport