Estos son los errores ortográficos más comunes en México

La ortografía en México es una danza tan simpática como plagada de errores; aquí algunas muestras de lo que decimos.

Uno de los rezagos educativos históricamente en México tiene que ver con una herramienta tan básica como la escritura y la lectura. Hace apenas unas décadas se alcanzó el nivel de 90% de alfabetización en el país, un logro importantísimo, y también uno que debe pulirse.

Los errores ortográficos se hacen evidentes en la gráfica callejera de los negocios, sobre todo; muchos de ellos francamente simpáticos. El sitio Verne se dio a la tarea de descubrir, a partir de la consulta con expertos, cuáles son los errores más comunes en la ortografía mexicana.

Los resultados de sus entrevistas apuntan a que los mayores errores tienen qué ver con confusiones en palabras que suenan igual pero que significan algo distinto. Lo anterior muestra una persistente y sabida falta de lectura.

También, según un informe del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), los alumnos de educación básica en México cometen 31 errores de ortografía por cada 100 palabras. Sus resultados apuntan a que la mayoría se encuentran en:

Los verbos conjugados estar, haber, hacer e ir; los nexos y, que, ya; los adverbios ahí y así, la frase adverbial a veces, ya que son pocas las palabras de uso menos común incluidas en este grupo, como ojalá y valentía.

Los casos más comunes también en:

La b y v; la y y la ll; s y z : ambas suenan igual.

A ver y haber: su aplicación es muy disímil pero igualmente suenan bastante parecido.

Cuando una de las letras seguidas de una vocal suena distinto a su aplicación original: por ejemplo la palabra corregir (en este caso la g suena como j).

Los acentos en sus distintos usos en la misma palabra con diversos usos: como el caso de por qué, por que.

El uso de la h: como es muda, es muy común su omisión.

12099-850x450

errores ortográficos méxico

todo-virales-031

errores ortográficos méxico

Screen Shot 2016-04-24 at 7.46.34 PM

errores ortográficos méxico

Hollywood ha pintado a México de color sepia (y queremos saber por qué)

Los memes sobre el “color de México” según las películas estadounidenses han abierto una discusión que urge tener.

Representar México siempre es un ejercicio tremendamente ambicioso. No hay una textura, un paisaje o un color que pueda resumir al territorio con precisión, probablemente porque es impreciso y muy vasto. 

Sin embargo, recientemente —en la esteparia geografía de las redes sociales— han surgido memes que evidencian el absurdo tono sepia con el que las películas estadounidenses “tiñen” a México. Señalar este ejercicio de la visualidad hollywoodense es importante, pero sobre todo, tenemos que empezar a preguntarnos por qué se practica.

cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color

Probablemente en muchos niveles solo sea una resolución “simple” a un problema técnico. La conexión constante que tenemos con el vecino del norte lo ha obligado a incluirnos en más de una de sus narrativas fílmicas y, en muchos casos, es necesario dejarle claro a la audiencia que la trama está transcurriendo en México. 

cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color

Así se construyó un cliché: en la visión de Hollywood, México es un sitio caluroso, polvoso, sucio, tal vez, y de donde vienen personajes ultra apasionados o con una pinta criminal (como hacen también con otros países no-occidentales) y eso se deja saber tiñendo la imagen de sepia.

cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color

Pero el cine forma e informa a sus espectadores y el recurso narrativo se transforma en un injusto y peligroso esquema de representación que nunca ha tenido justificación, pero que hoy, en más de un sentido, está desactualizado, pues como explica el teórico de la cultura Edward Said:

Nadie hoy es puramente una cosa. Las etiquetas como indio, o mujer, o musulmán, o estadounidense no son más que puntos de partida, que si son seguidos por la experiencia real por un momento, quedan rápidamente atrás.

Así lo dijo en “Cultura e imperialismo”

Por otro lado —y a riesgo de ensamblar una contradicción— el sepia sí es un tono “muy mexicano”. Hay un momento, en temporada de lluvias (cuando en Morelos y en Oaxaca ya salieron las hormigas chicatanas y los cerros están verdes, verdes) que cuando atardece y el cielo está gris, pero aún hay sol, en el que todo se pone un poco sepia y el ocre del adobe y las arcillas domina absolutamente la paleta visual.

cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
007 Spectre (2015)

¿Cabe la posibilidad de que en un extraño ejercicio de abstraer al increíble México a través de un solo recurso, los no tan ingeniosos creadores en cuestión optaron por una abstracción que, ciertamente, apela a una de nuestras más hermosas facetas?

cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Casa de mi padre (2012)
cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Breaking Bad (2008-2013)
cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Nacho Libre (2006)
cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Once Upon A Time in Mexico (2003)
cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Casa de mi Padre (2012)
cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Frida (2002)

¿Por qué es importante apoyar la industria editorial independiente en México?

Este sector tiene una especial influencia que te compartimos.

Según cifras de la OCDE en México son leídos 2.8 libros al año por persona. La lectura suele ser considerada por el mexicano como una manera de entretenimiento aburrida, solitaria, lenta, sin embargo, no ha conseguido posicionarse como una vía para alargar las posibilidades del propio yo, de poetizar la existencia, generar nuevas conexiones neuronales, etc.

Como dice la escritora Mexicana Margo Glantz:

Leer amplía la conciencia, aunque actualmente no sea lo más importante para la gente porque los demás formatos de comunicación dan prioridad al espectáculo y la gente se ha acostumbrado a privilegiarlo. La lectura ofrece en cambio numerosas posibilidades de conocer otros mundos, de entenderlos hasta en sus más insignificantes detalles, es fascinante.

Ahora, si de por sí es urgente promover la lectura como una vía para ampliar la conciencia, existe también un rubro imprescindible que debe ser tomado con gusto por el mexicano: el consumo de lectura de editoriales independientes. Estas son fundamentales pues aquí se abre paso, primero, a temas que suelen ser marginales y que por tanto suelen ser excluidos por las editoriales más grandes, lo anterior es casi un garantía de la selección de tópicos que puedan abrir aún más la mentalidad, lo que, casi, necesariamente se traduce en inclusión y tolerancia social.

Segundo, las editoriales independientes además de arriesgarse con temas más marginales, otorgan también un espacio a escritores que generalmente no están tan posicionados. Son igualmente más arriesgadas en los estilos de escritura que publican, incluyendo lo experimental. Por ello, para una cultura en general, es importantísimo que existan vías de publicación tanto de autores como de temas que no empatan con los que publican las editoriales más comerciales. En este sentido, las editoriales independientes cumplen con un rol fundamental respecto a la libertad de expresión.

En estos días y hasta el 6 de junio de 2016 estará celebrándose la Feria del Libro Independiente más grande de México en su VII edición. Hasta 77 editoriales independientes expondrán más de 3 mil títulos en la ciudad de México. Es, francamente, uno de los eventos culturales más importantes de México por las implicaciones que lleva el acercar este tipo de industria a los lectores, una generalmente más arriesgada y libre…

Acá compartimos el directorio y programa de la feria.

 

 

La biblioteca que ha aparecido en las calles de la Ciudad de México (VIDEO)

Este experimento llamado #Bibliotecaurbana acopla en plena calle libros donados; los paseantes pueden hacer intercambios y lecturas en el sitio.

Uno de los motivos por el cual las personas en México no leen (sabemos que los índices de lectura son bajísimos con 2.8 libros al año por persona según cifras de la OCDE) es porque esta práctica no ha podido consolidarse como un gusto colectivo.

La lectura debe hacerse por placer, pues de otro modo son desaprovechados sus beneficios… La educación en este sentido en México ha fallado para conseguir sumar al gusto del mexicano la lectura. Quizá la estrategia no ha sido la correcta, aunque algunos proyectos ciudadanos podrían, con su ingenio, propulsar el gusto por esta práctica.

Una de ellos ha llamada lo atención. Ejecutada por la organización Mensajeros Urbanos se ha colocado una biblioteca gratuita de intercambio con libros acomodados, como fortuitamente, en una calle del centro histórico, frente a un edificio abandonado. Se llama #Bibliotecaurbana.

Está acoplada en Avenida Juárez 58 en el centro histórico de la Ciudad de México. Con los clásicos huacales (las cajas de madera usadas generalmente para transportar fruta) se han acoplado estantes con libros en una presumiblemente biblioteca callejera. Una que nadie cuida y ha sobrevivido y crecido…

 

¿Cómo funciona?

Según explica Gerardo Alcobendas, cofundador de Mensajeros Urbanos a Verne:

La idea es que las personas vengan, donen un libro y se lleven otro que les interese leer. Cuando lo terminan, lo regresan y se llevan otro. También buscamos fomentar la confianza y la honradez. En realidad, el local se queda solo la mayor parte del día y toda la noche. Hasta ahora no le ha pasado nada.

(…)La respuesta de la gente ha sido muy buena. Hay quienes no donan ningún libro, pero hay quienes donan muchos. Simplemente ayer (10 de abril) nos donaron 300 de golpe y eso nos ayuda a que siempre haya material y muy variado.

El experimento se hizo durante un mes pero, quizá, por su éxito, lo estarán ampliando y tal vez llevando a otros sitios del país. Un proyecto que podría hacerse prácticamente en cualquier centro urbano. ¿Has pensado en más ideas para sumar el gusto por la lectura en México? quizá la estrategia nazca de la misma sociedad.