Mira estos grabados antiguos de México liberados por el Museo Británico (FOTOS)

El grabado fue una herramienta básica que nos muestra la diversidad mexicana durante siglos hasta la llegada de la ¿modernidad?.

Luego de la llegada de los españoles la documentación de la basta cultura que encontraron y de las hermosas y diversas tierras fue haciéndose por medio de textos y códices, aunque hay una arista poco conocida que fue fundamental (y artística) en la propagación de estas nuevas tierras: los grabados.

El Museo Británico cuenta con un extraordinario acervo de dibujos y grabados antiguos del México colonial, diversos como lo es país, y ahora los ha liberado digitalmente para que el público pueda descargarlos.

Estas muestras pictográficas muestran escenas de la vida cotidiana, tato rural como urbana, la estética primaria de las primeras ciudades del país como Monterrey, la ciudad de México o Querétaro. Sitios naturales como los Prismas Basálticos de Santa María Regla, o el gran Lago de Texcoco, los volcanes de México… hasta los primeros puentes de México que prometían traer la modernidad a los habitantes.

Petra Herrera: la heroína mexicana que no debes olvidar

Insatisfecha con su rol en la historia, Petra Herrera hizo todo lo posible por revolucionarla.

A propósito de los logos presentados por las nuevas administraciones de gobierno, muchos se están preguntando por qué figuran tan pocas mujeres en la historia oficial de México. La pregunta es buena y pone sobre la mesa una serie de biografías fantásticas que, en otro momento de nuestras vidas, ni siquiera podríamos haber sospechado.

La verdad es que la historia (y no solo en México) ha sido extremadamente injusta con distintos grupos sociales, particularmente las mujeres y en algunos casos se ha mostrado intensamente descarada. Por ejemplo: ¿sabías que Vicente Guerrero y que José María Morelos son afrodescendientes? ¿Y que, a pesar de la inmensa fama de las Adelitas, muy pocas mujeres pelearon lado a lado con Pancho Villa? Resulta que a Villa no le gustaba mucho la idea de compartir triunfos con las llamadas soldadas.

El asunto es que sí, en México hay un montón de heroínas, ocultas tal vez por una actitud machista, pero también por una relativa ignorancia que afortunadamente tenemos la oportunidad (y probablemente la obligación) de sacudirnos. Hablemos entonces de Petra Herrera, una heroína mexicana que no debes olvidar.

Petra Herrera, la historia de muchas heroínas mexicanas

Sí, todos conocemos a las Adelitas, gracias al precioso corrido de Samuel M. Lozano, mujeres que seguían a los revolucionarios, pues, igual que ellos, estaban hartas de las injusticias y el esquema que Porfirio Díaz le había impuesto a la gente de las zonas rurales. La tierra debería ser de quien la trabaja, pensaron y se lanzaron a realizar toda clase de hazañas. Sí, claro, fueron cocineras, enfermeras y nanas, pero muchas de ellas también tenían derecho a luchar, si demostraban las aptitudes necesarias.

Algunas eran plenamente soldadas, espías y estrategas, aunque para entrar a las grandes ligas, luchar en las grandes batallas, tenían que recurrir a un recurso casi novelesco: vestirse de hombres. Eso hizo Petra Herrera, quien se hizo llamar Pedro para entrar en las tropas de Villa en 1913. Y ese Pedro era bien querido por sus compañeros, tanto que consiguió subir de rango rápidamente y develar su identidad sin graves consecuencias; excepto claro, no figurar en los libros de historia.

Posteriormente, igual que muchas, Petra fue eventualmente expulsada de las fuerzas de Villa. Pero ella no quiso quedarse fuera de la Revolución mexicana y junto a otras ensambló un ejército de casi 400 mujeres, que jugaron un papel vital en la batalla de la Toma de Torreón en 1914, donde los villistas tomaron una base militar de Porfirio Díaz. A pesar de eso, a Herrera no le permitieron volver a las tropas de Villa, pero encontró la manera de convertirse en espía durante 1917.

¿Por qué no hay que olvidarlas?

Es poco decir que Petra Herrera estaba insatisfecha con su rol en la historia y por eso hizo todo lo posible por revolucionarla. Pero, a pesar de sus inmensos esfuerzos y aunque evidentemente tuvo un papel importante en la Revolución, esta mujer no figura entre nuestros íconos. Hay quienes afirman que el olvido histórico de Petra es responsabilidad del mismísimo Villa, que decidió simplemente ocultar su participación, por ser mujer.

Claro que hasta demostrar esa afirmación es complicado, porque de la historia, lo único que tenemos seguro son sus efectos en nuestro presente, esos sin duda, son profunda y plásticamente verdaderos; en otras palabras, se manifiestan materialmente, en discriminación contemporánea, en el desconocimiento de comunidades completas, en el maltrato a ciertos grupos.

Por eso no podemos olvidar a Petra, por eso pedimos que a ella y a otras mujeres se les represente de manera oficial. Es una demanda justa. Pero empezar por comentar estas biografías entre nosotros es un buen comienzo.

También en Más de México: ¡Ya llegó el terror apache!: la historia del sanguinario jefe Victorio

Sobre el cráneo supuestamente atribuido a Moctezuma

En el Departamento de Antropología del Museo del Hombre de París se atribuye un cráneo al de Moctezuma II ¿probable o no?

Juan Comas Camps fue un antropólogo español exiliado en México luego de la Guerra Civil Española. Fue uno de los fundadores del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM y estuvo abocado al estudio del mundo indígena en el país.

Este autor publicó en 1967 un interesante artículo en la ya legendaria revista de la UNAM Estudios de Cultura Náhuatl. Este texto refiere un particular dato que encontró en el inventario cronológico de piezas existentes del Departamento de Antropología del Museo del Hombre de París.

En dicho inventario, un apartado documenta la presencia del Cráne de I’Empereur Moctezuma, envoyé de Mexico par Mr. Ghiesbrecht (Cráneo del Emperador Moctezuma, enviado de México por el Sr. Ghiesbrecht el 28 de abril de 1854.) Además, se menciona incluso el sitio exacto de acomodo de esta pieza ósea: armario IV, puerta 4, estante 3.

No resulta extraño que al rededor del mundo, existan vestigios prehispánicos de tal índole como el supuesto cráneo de Moctezuma, lo anterior dado el contrabando de piezas y el saqueo al que fue expuesta toda América (recordemos, por ejemplo, que el penacho de Moctezuma se encuentra en Austria ).

Sin embargo, ¿Es verdad que este penacho de es Moctezuma?. Comas revela que el belga Augustin Ghiesbrecht fue médico, viajero y explorador botánico y que vivió en Chiapas; este conocía la versión de la historia que apunta a que Moctezuma II murió de un traumatismo en la cabeza (causado por una pedrada arrojada por el propio pueblo mexica cuando este les pidió no pelear contra los españoles desde una azotea). Sin embargo, con el análisis del cráneo, se sabe que la contusión que presenta, muestra signos de curación.

(…)La herida, tal como la hemos descrito, curada después de una lenta cicatrización, no parece causada por el fuerte golpe de una piedra con el consiguiente hundimiento y fragmentación del frontal. Más bien pudiera atribuirse -como hace Hamy- a una incisión oblicua.

Dando por supuesto -aunque no haya certeza ni unanimidad de opiniones al respecto– que la muerte de Moctezuma fue debida a una herida contundente en la región frontal, nunca podría atribuírsele el cráneo en discusión, ya que éste presenta una cicatrización que implica prolongada supervivencia del sujeto; y en cambio sabemos que Moctezuma murió a los tres días de haber sido herido.

Según la conclusión de Comas Camps resulta este resto óseo, así,  inatribuible al cráneo de Moctezuma; cuestiona en su texto sobre la persistencia de dichos datos en el acervo histórico de París. Nosotros nos preguntamos si aún sigue ahí ese supuesto cráneo del penúltimo tlatoani mexica.

*Imagen: www.mexico-france.com/prehispanico_esp.html

8 tesoros mexicanos que están en el extranjero

La conquista hizo que algunas reliquias valiosísimas estén en otros países, resguardadas, aunque lejos de su origen.

Las vastas y sofisticadas civilizaciones que vivieron en México legaron documentos, piezas hermosas, arte y conocimiento a través de miles de objetos que son un tesoro invaluable de la historia.

Sin embargo luego de la conquista, Europa (con una visión expansionista y dominadora) fue haciéndose de tesoros mesoamericanos que, aunque repobablemente en otros países, afortunadamente continúan conservados.

Un investigador mexicano, Miguel Gleason, en particular ha estado investigando y rastreando piezas mexicanas de importancia histórica que se encuentren en el extranjero. Durante 12 años hizo una férrea indagación y encontró que existen más de 9 mil piezas únicas y originarias de México en el extranjero.

Existen algunos ejemplos de casos donde sí han sido devueltas algunas piezas como cuando el museo Metropolitano de Nueva York devolvió una gran fachada de estuco de origen maya o cuando el Museo Peabody que en la mitad del siglo XX devolvió parte de las piezas del Cenote Sagrado de Chichén-Itzá.

Por su antigüedad muchos de estos tesoros no pueden volver a México y están resguardados sobre todo en los museos de etnología más importantes del mundo.

Acá 8 emblemáticos ejemplos:

400 códices mexicanos

Gleason encontró que en la Biblioteca Nacional de Francia están resguardados hasta 400 códices prehispánicos y en Inglaterra un número similar. En la época precolombina los códices eran el único tipo de escritura (se carecía de un alfabeto), por ello son una fuente invaluable de conocimiento e historia. Entre otros que están también en Italia destacan el códice borgia, florentino, magliabecchiano y el cospi.

códice borgia

El códice borbonicus

El códice borbonicus es un manuscrito hecho por sacerdotes aztecas poco antes de la conquista española y está resguardado en la Biblioteca de la Asamblea Nacional en París. Tiene 14,2 metros de largo y es el  manuscrito pictográfico por excelencia del grupo de códices aztecas; es considerado como el que más información guarda respecto a la cosmogonía de esta cultura.

códice borbónico

La Serpiente de Dos Cabezas

Hecho con madera de cedrela, turquesa, resina de pino, concha de ostra, hematita y copal. Es una de las piezas prehispánicas más hermosas y está exhibida en el British Museum en Inglaterra. Se cree que este icono del arte mexica fue usado en algunas ceremonias como pectoral.

serpiente de dos cabezas

Penacho de Moctezuma

Aunque algunas investigaciones apuntan a que nada tiene qué ver con Moctezuma, esta es una de las piezas conocidas más hermosas de todos los tiempos de la época prehispánica. Es quizá la pieza mexicana más popular en el extranjero. Está exhibida en el Museo de Etnología de Viena y aunque existe un acuerdo entre ambos países para regresar el penacho a su país de origen, su antigüedad no ha permitido este traslado pues su deterioro sería inminente.

penacho moctezuma

La Máscara de Tezcatlipoca

Es una figura representativa hecha en turquesa del siglo XV, se exhibe en el Museo Británico de Londres. En la cultura preshipánica Tezcat es el señor del cielo y de la tierra, fuente de vida, tutela y amparo del hombre, origen del poder y la felicidad, dueño de las batallas, omnipresente, fuerte.

máscara tezcatlipoca

La Máscara de Quetzalcóatl

Con artesanales y magníficas incrustaciones de turquesa y obsidiana, fue creada entre el siglo  XV o XVI. Es también hecha como un mosaico en alusión a Quetzalcóatl, la deidad más legendaria del México prehispánico. También resguardada en el Museo Británico.

mascara quetzalcoatl

Mural Huichol

Esta magnánima pieza del artista huichol Santos de la Torre es contemporánea y se llama “Pensamiento y Alma Huichol”. Está exhibida en la estación parisina Palais Royal-Muséedu Louvre desde 1997. Este increíble trabajo de más de 2 millones de piezas de chaquira y cera de Campeche fue un obsequio por parte del gobierno mexicano a Francia, gesto que los galos respondieron obsequiando a México la entrada de metro de la Estación Bellas Artes con el clásico estilo art nouveau parisino.

mural huichol  Palais Royal-Muséedu Louvre

Nican Mopohua

Su traducción del náhuatl puede referirse a: “aquí se narra”. Se trata del relato original en náhuatl de la serie de apariciones de la virgen de Guadalupe. Una copia muy antigua, de 1556, está resguardada en la Biblioteca Pública de Nueva York.

300px-Huei-tlamahuicoltica-1

*Imágenes: 1) Efe, 4, 6 y 7)© British Museum, 5) Efe, 6)revistatoma.wordpress.com