Adolescente canadiense descubre importante ciudad maya hasta ahora perdida

Este joven de Canadá descubrió la ciudad perdida gracias a que detectó una correspondencia entre las constelaciones y los lugares donde los mayas edificaban sus centros.

William Gadoury tiene 15 años y una de sus grandes pasiones es la cultura maya. Radicado en Quebec, este adolescente ha dedicado un largo rato a estudiar esta cultura y descubrió que existía una notable correspondencia entre las constelaciones y los puntos que elegían para edificar sus ciudades.

Luego de determinar dicha correlación, William notó que en el caso de una de las constelaciones, conformada por tres puntos, solo estaban ubicadas dos ciudades correspondientes, es decir, que había un punto que aparentemente no había sido correspondido con una ciudad. De acuerdo al mapa estelar, en algún punto de la península de Yucatán tendría que haberse edificado una ciudad maya, aún no incluida en el actual listado de 117

Screen Shot 2016-05-09 at 3.51.34 PM

Vistas satelitales de esta región, que en 2005 fue devastada por un gran incendio revelando a detalle la superficie, permitieron comprobar que William estaba en lo correcto y que yacen los restos de una ciudad maya, hasta ahora desconocida, que se compone de un presunto templo (con una altura de 86 metros) y otras treinta estructuras visibles desde el espacio. Lo anterior confirma que el adolescente canadiense no solo descubrió una ciudad maya, sino que podría tratarse, por su tamaño, de una con particular relevancia. Por el momento William ha llamado a la ciudad perdida K’àak’ Chi (boca de fuego). 

Al parecer la “ciudad perdida” se ubica en territorio guatemalteco, muy cerca de otra ciudad maya, El Mirador, y el asentamiento ocupa un área de aproximadamente cien kilómetros cuadrados. 

92c3f37e0e01b700e62898ad811a0d8f

“No comprendía por qué los mayas habían construido sus ciudades lejos de los ríos, en terrenos poco fértiles y en las montañas. Tenía que haber otra razón, y como adoraban a las estrellas, se me ocurrió verificar mi hipótesis. Me vi sorprendido y entusiasmado al darme cuenta de que las estrellas más brillantes de las constelaciones correspondían a las mayores ciudades mayas”, declaró el joven al diario Le Journal.

El descubrimiento de este joven refuerza una noción, ya bastante documentada, sobre la importancia fundamental que los astros fungían en la vida social, religiosa y política de la cultura maya. El corroborar que determinaron la ubicación de sus ciudades de acuerdo a las constelaciones, por sobre otros criterios mucho más “obvios” o terrenales, es una muestra más de lo anterior. 

Ahora queda esperar a las labores de reconocimiento por parte de arqueólogos para comenzar a develar los secretos que esta ciudad ha guardado durante siglos. Por cierto, según Le Journal, por el tamaño que se presume tiene, este asentamiento estaría entre las cinco ciudades mayas más importantes. 

Inspirado en las pirámides mayas este arquitecto diseñó “la ciudad del futuro”

Wayaland será flotante y está curiosamente inspirada en las construcciones de una de las más grandes civilizaciones de la historia.

Vivir en conjunto siempre implica cruzar los intereses propios con los de los demás. Esto es una fuente potencial de conflicto, que solo se resuelve negociando. La ventaja de estas negociaciones sociales, es que nos obligan a innovar en la forma en la que administramos el espacio y los recursos. Tal vez así comenzaron todos los proyectos urbanos: como una búsqueda por simplificar y operativizar las relaciones sociales. Por lo menos este es el caso de Wayaland, un proyecto de ciudad autosustentable pensada para flotar en el mar y que inspira su diseño en la arquitectura maya.

arquitectura-maya-ciudad-flotante-autosustentable-piramides-wayaland

También en Más de México: Mira el precioso catálogo digital de memorias de la cultura maya publicado por Google

La ciudad del futuro flota en el mar

arquitectura-maya-ciudad-flotante-autosustentable-piramides-wayaland

Las ciudades y su trazo en la tierra cuentan la historia de las interacciones entre las personas que las han habitado. Esas historias se están complejizando cada vez más. El futuro que imaginamos, en términos colectivos, suena cada vez más intrincado. Los problemas sociales con los que estamos lidiando parecen, a ratos, inabarcables; y la administración de recursos (especialmente los naturales), en vista de su escasez y encarecimiento, se puede tornar mucho más complicada de lo que sospechamos.

Así, no es extraño que en nuestro tiempo comiencen a brotar por doquier diseños urbanos que pretenden aislarse y funcionar como circuitos cerrados e independientes. Así se planteó Wayaland, la ciudad ideada por el arquitecto Pierpaolo Lazzarini. Inspirado en las construcciones de los antiguos mayas y en la forma de algunos templos japoneses, su propuesta es construir una comunidad flotante conformada por módulos piramidales móviles con materiales resistentes como acero, carbono y fibra de vidrio.

arquitectura-maya-ciudad-flotante-autosustentable-piramides-wayaland

En estos módulos se producen y siembran alimentos y todos están equipados con desalinizadoras (para obtener agua limpia del mar) y con celdas solares para abastecer a la ciudad con electricidad. Las pirámides que pretende ensamblar Lazzarini no son modestas construcciones; al contrario: son gigantescas edificaciones que resguardan las típicas amenidades de una ciudad occidental, incluyendo hogares, hoteles, tiendas de ropa, spas, gimnasios, bares, cines. Todo, por supuesto, con el máximo lujo que el diseño contemporáneo y un apropiado financiamiento pueden ofrecer.

El financiamiento es, además, otro detalle curioso: solo para construir la primer suite de hotel en Wayaland se necesitan 306,908 euros. Para conseguir el dinero, Lazzarini ha comenzado un “crowdfounding” (en el que puedes colaborar), haciendo del suyo un proyecto completamente independiente, es decir, que no responde a los intereses de ningún país, ni organizaciones internacionales. Los inversionistas recibirán su pasaporte para Waya y tendrán derecho a votar para elegir la región del mar donde es más conveniente posicionar su nuevo hogar. Lazzarini, por su parte, piensa que el sitio ideal “obviamente” son los Emiratos Árabes Unidos.

Wayaland, inspirada en los mayas

arquitectura-maya-ciudad-flotante-autosustentable-piramides-wayaland

Mientras que la identificación con los mayas aparece principalmente en la fachada, los planteamientos que mantienen a flote al proyecto de Lazzarini, sí podrían ligarse a algunos principios de urbanidad la antigua cultura.

arquitectura-maya-ciudad-flotante-autosustentable-piramides-wayaland

A diferencia de otras grandes civilizaciones, los mayas no tenían un centro fijo, ni respondían a una gran ciudad capital. En realidad, la cultura estaba formada por múltiples agrupaciones a lo largo de una porción del sur de México y en Guatemala. Cada una de estas agrupaciones era autocontenida y se sostenía por sí sola, como Wayaland.

arquitectura-maya-ciudad-flotante-autosustentable-piramides-wayaland

También en Más de México: Sobre la influencia geométrica de la piel de serpiente en la arquitectura maya

Por otro lado, los mayas eran poseedores de una gran abundancia de recursos naturales. En ese sentido estaban cubiertos y tuvieron la oportunidad de cultivarse profundamente en asuntos como el diseño, la arquitectura, las matemáticas y la astronomía. Wayaland, preocupada por ofrecer una experiencia de lujo y tranquilidad a sus habitantes, se plantea también como esta suerte de utopía de una antigüedad menos conflictiva.

arquitectura-maya-ciudad-flotante-autosustentable-piramides-wayaland

Otra similitud, aunque tal vez se lee forzada, está en que los mayas habían consolidado a sus deidades en torno a elementos de la naturaleza, como el agua y el maíz; así, todas sus prácticas resonaban con los ciclos de siembra y con las pulsaciones de los elementos en la tierra. Sin duda Wayaland tendrá que acostumbrarse, dentro de su artificiosa estructura, a lidiar con las corrientes de su suelo fluctuante.    

Donde la interpretación de la antigua civilización falla…

arquitectura-maya-ciudad-flotante-autosustentable-piramides-wayaland

Sin embargo, tal vez inspirarse en los mayas sí fue simplemente la fachada. Los mayas construían y diseñaban resonando con su territorio. Los lugares son sagrados y su orientación tiene una justificación divina y astronómica. Cuando Lazzarini se decide a irse a los Emiratos Árabes Unidos, está confirmando una hipótesis que dice que las culturas occidentales están abandonado los territorios que ya destruyeron, para reiniciar su proyecto en oriente. Wayaland, el proyecto autónomo y autosustentable que admitirá sólo a quien pueda pagar por él, plantea una utopía, extrañamente perversa, que dejará muy atrás a la tierra que, supuestamente, la inspira.

arquitectura-maya-ciudad-flotante-autosustentable-piramides-wayaland

El territorio maya hoy sigue siendo habitado por los herederos de la magnífica civilización antigua. Sin embargo, muchos de ellos (como pasa con muchos otros pueblos indígenas en latinoamérica) no trabajan más en sus propias tierras: siembran para otros; son discriminados por sus orígenes, y no tienen ni tiempo para dedicarse a cultivar los “grandes saberes”. Ese placer está reservado para quien habita otros modelos de ciudad, modelos futuristas, que buscan abrir una nueva forma de experimentar el mundo, lejos del modelo (ya fracasado) que aún lucha por resolverse, en tierra.

También en Más de México: Estos niños mayas intercambiaron sus uniformes escolares por preciosas prendas tradicionales

El estanque de Nahualac: un adoratorio dedicado al origen del universo

Sumergido en el agua cristalina, este adoratorio tiene un cometido: representar el origen de los tiempos.

El origen del universo no vino del espacio, sino del agua, o al menos esto era lo que pensaban algunas culturas mesoamericanas. La existencia de un tetzacualco (adoratorio) en las faldas del volcán es, probablemente, una prueba de esto. Sobre todo si se observan los restos de este sitio, el cual está en medio de un estanque natural y, cuya ubicación subacuática, sugiere que es una representación de los tiempos primigenios, cuando la tierra  y el cielo nacían de Cipactli (el monstruo de la tierra).

adoratorio-estanque-nahualac-descubrimiento-arqueologia-mexico-1

El adoratorio, el cual se considera que tiene más de mil años, ha sido investigado desde el siglo XVI. Entre algunos de los arqueólogos que sucumbieron al misterio de este estanque estuvieron: el explorador Desiré Charnay, quien en el siglo XIX  recorrió el Iztaccíhuatl y el arqueólogo José Luis Lorenzo, hombre que en 1975 lo describió a detalle, situó su temporalidad en el período Tolteca y realizó un registro de diversos fragmentos que recolectó en su superficie. Por último, otro de los viajeros en conocer este lugar fue Stanislaw Iwanizewski, quien en 1986 recuperó una colección importante de objetos cerámicos.

adoratorio-estanque-nahualac-descubrimiento-arqueologia-mexico-2

No obstante, es hasta ahora, que con las nuevas excavaciones, lideradas por la arqueóloga Iris del Rocío Hernández Bautista, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se han hecho los análisis más exhaustivos.

Entre los hallazgos del equipo de Bautista se encontraron cerámica y artefactos de piedra que datan de hace mil años. También se descubrieron navajillas prismáticas de obsidiana, fragmentos de artefactos de pizarra y algunos objetos de esquisto gris y rosa, en los que se examinarán las huellas de uso y procedencia de materias primas.

adoratorio-estanque-nahualac-descubrimiento-arqueologia-mexico-4

Respecto a la naturaleza del sitio y los rituales que se llevaban a cabo en éste, Iris del Rocío explicó que probablemente había un control ritual del agua que provenía de manantiales cercanos para rociar el estanque y crear el efecto visual de una atmósfera del inicio de los tiempos, un microcosmos único en el que el tiempo pareciera haberse detenido.

adoratorio-estanque-nahualac-descubrimiento-arqueologia-mexico-6

Pero no sólo el recinto conserva un aura de misticismo y magia. Los alrededores de la zona, igualmente guardan un vínculo con los denominados rituales del espejo —el efecto provocado del estanque —lo cual lleva a pensar que toda esta zona podría ser una representación de los cuatro rumbos del universo y su centro, el encuentro de los planos cósmicos.

*Referencia de imágenes: INAH