“Libro Abierto”: corridos norteños inspirados en literatura clásica

Un loable ejemplo de cómo la literatura logra reivindicar los sonidos populares para gestar, en la nueva música, líricas más conscientes.

Vincular música y literatura, siempre nos hará recordar proyectos como el de The Black Poets y su excepcional experimento en el que música, poesía y protesta a manera de rimas, inundaban las calles del Nueva York de los años 60’s. Un ejemplo de muchos que prueban que la música y la literatura embonan perfectamente en cualquier clase de género musical. Inclusive en aquellos lírico-musicales que con el tiempo hemos logrado destruir, como es el caso de los corridos mexicanos, que ya se les empieza a ubicar como narcocorridos

Hoy en día es difícil no asimilar un corrido con el narcotráfico. Y aunque éste último forma parte, también, de las vivencias mexicanas actuales, generalizarle no deja de ser poco una injusticia para la antigüedad de los corridos tradicionales. Porque la letra de un corrido viejo tiene su profundidad, una que corresponde a los dolores, amores y nostalgias de la época –la pre y post revolucionaria– y no precisamente a cárteles, pistolas y dinero. Y aunque muchos afirmen que los corridos no son mexicanos, sino americanos (pues su origen data de los rincones de Texas) el tiempo, pero sobre todo la tradición, han permitido afirmar que en México nos hemos apropiado completamente de los corridos y su simbología popular, dotada de mexicanismos en cada uno de sus fragmentos. 

Como se sabe, un corrido nos cuenta los hechos reales del pueblo –siempre contados con la verdad– bajo versos meramente narrativos. Pero, ¿qué pasaría si éstos, contaran hechos de la vida diaria bajo un perfil literario; embonándolas en narrativas clásicas como Romeo y Julieta o el Conde Dracula? Ciertamente seguirían siendo corridos, pero ya no narcocorridos. Libro Abierto  (Hermosillo, Sonora) es el nombre del conjunto musical norteño que lo hace posible. 

libro abierto-0

La idea surgió desde David Norzagaray –letrista y compositor del proyecto–; un dirigente del colectivo circense La bola de Ruido, quien luego de varios intentos malogrados por introducir algunas de sus propuestas artísticas a festivales de lectura, se le ocurrió presentar ésta, una propuesta en donde la letra de un corrido figura como una pieza de literatura clásica puesta en el contexto de la vida y la música norteña. Así pues, se les escucha interpretar el “Corrido de Don Quijote”, “Caperucita Roja”, “Romeo y Julieta” y hasta un tema peculiar en honor a Kafka: la “Cumbia de la Metamorfosis”. 

libro abierto-A través de su último disco, Leyendo de corrido (2012), es como Libro Abierto se ha dado a conocer exitosamente en ferias del libro y demás eventos en donde fomentar la lectura es una prioridad. 

Formado por Malik Peña (bajo), Ringo García (guitarra), Carlos Valenzuela (acordeón), Juan Pablo Maldonado (voz) y David Norzagaray (letrista), sus corridos literarios no solamente fascinan por su labor de promover cultura a través de buenas canciones tradicionales. Cada uno de sus temas engloba, entre líneas, realidades de la vida mexicana. Un ejemplo es su tema “Corrido de Jack el Destripador”, donde nos cuenta la historia del fantasma del destripador que acecha mujeres en el Norte –una preciosa lírica muy rítmica y muy consciente–, acaso menos probable de pronunciar por cualquier otro conjunto norteño de la región, a pesar de ser realmente un “hecho real del pueblo”.   

Pero los narcocorridos siguen difundiéndose como los hechos reales del pueblo –y ciertamente tiene  su mérito. Al respecto Norzagaray advierte que “últimamente está de moda el narcocorrido, el corrido de la violencia, el corrido buchón, el tirado, arremangado, pero eso no quiere decir que no esté dentro de la esencia musical. Hay quienes piensan que está mal pero lo que está mal es nuestra realidad”.

Aquí puedes escuchar fragmentos de sus discos o mejor aún, comprarlo y apoyar el proyecto.

 

Jaen Madrid
Autor: Jaen Madrid
Editora de tiempo completo, música y ser humano. Ha escrito numerosos artículos en este medio, dando vida principalmente a los rubros de Arte, Cultura, Misticismo y Surrealismo. Escribe y edita Ecoosfera. Su tiempo libre lo dedica a leer literatura griega, tarot y ocultismo, además de crear música con sintetizadores.

Los Tucanes de Tijuana rompen Coachella con su legendaria La Chona

La presentación de los Tucanes de Tijuana en el Festival de Coachella hizo fluir deliciosamente la energía de los asistentes.

Los ritmos magnéticos de los Tucanes de Tijuana tomaron uno de los festivales de música más importantes del mundo. Miles de asistentes a Coachella pudieron sentir el tonalli de los hijos pródigos de Baja California, y después de eso quizá ya nada fue igual para ellos. 

“Por primera vez en la historia de este festival tenemos a un grupo norteño local que tocará en este festival” anunció emocionado Steven Hernandez, alcalde de la ciudad californiana que da nombre al evento, y quien por cierto antes del concierto honró a la banda mexicana con las “llaves de la ciudad”. 

tocanes-tijuana-coachella-festival-mexico

En tiempos en los que el discurso oficial de Estados Unidos arrecia contra los mexicanos (como parte de una estrategia política y pre-electoral de su Presidente), el poder musical de los Tucanes de Tijuana se hizo sentir como un mensaje de realidad y emociones: la presencia de México en su país vecino es incontenible. 

“¡La invasión ya comenzó!” se escuchó justo antes de que comenzarán a sonar los primeros acordes. Luego se vino la histórica presentación, que alcanzó su clímax con la divertida épica de los tucanes, “La Chona” –la cual por cierto tuvieron que tocar dos veces ante el clamor del público–.

 

Explosivo playlist: probadita de la nueva música mexicana

Refréscate con sonidos innovadores que, en lugar de reconstruir lo tradicional, quieren ponerlo en cuestión…

La música mexicana está viviendo un momento explosivo. Las nuevas plataformas de consumo permiten que toda clase de creadores se posicionen al alcance de un enorme abanico de escuchas. Esta conexión, inspira y propicia toda clase de remezclas, reinvenciones y colaboraciones fantásticas.

Así, lo que era tradicional (aunque se sigue produciendo y es bien apreciado) ahora es, en primer lugar, un punto de partida, no una meta y los músicos mexicanos de hoy están haciendo cosas muy frescas, que vale la pena descubrir, consumir y apoyar.

Por un lado, la escena se concentra mucho más en la experimentación y, en ese sentido, el lado conceptual de la música adquiere un lugar mucho más relevante que el comercial. En esta exploración, aunque se recuperan motivos de la música tradicional, no es tradición lo que quiere construir, sino cuestionamientos sobre la misma.

Por eso a los nuevos creadores no les da miedo hablar en otros idiomas; cantar en inglés o en francés, por ejemplo, pero también adoptar instrumentos, técnicas y géneros muy contemporáneos. Además, lo que están produciendo responde a un ritmo y estilo de vida especialmente complejos, enmarcados en el contexto de nuestro caótico y acelerado presente, por eso, hasta la propuesta más pop, le apuesta a un acabado más abstracto.

Otra cosa interesante de estos nuevos proyectos es que, al permitirse una buena dosis de innovación y reinvención de la tradición, juegan con la propia identidad, nacional, sexual, étnica y demás. Así, es posible que en esta música descubras algo completamente insospechado sobre ti mismo.

Te compartimos este explosivo playlist, una probadita de la nueva música mexicana.

También en Más de México: Cholula Dans Division, un proyecto musical que remixea en serio

Sonidos para perderte

Si te sientes reflexivo, meditativa, buscas una excusa para desconectarte del mundo que te rodea, déjate envolver por el trabajo de estos creadores experimentales. Gaspar Peralta construye catedrales sonoras; Cholula Dans Division hace sampleos ingeniosos; Tajak es un experimento con tintes de rock progresivo y Jadir Zárate produce seductores sonidos para sacudirte en lo más profundo.

Gaspar Peralta

Cholula Dans Division



Tajak

Jadir Zárate

Si te sientes alternativo…

Te dejamos una selección de indie pop y rock para una perfecta sesión creativa. The Plastics Revolution regala sonidos frescos y urbanos. Sailawway es una experiencia femenina y delicada. Young Tender recupera y reinventa lo mejor de la música ochentera. Wet Baes es un pop alternativo muy suave y agradable. La propuesta de Camila Fuchs es intensa y ácida.

The Plastics Revolution

Sailawway

Young Tender

Wet Baes

Camila Fuchs

Asuntos de identidad

Raperos de calidad, Third Root es uno de los pocos grupos de música contemporánea hablando de la ascendencia africana que permea a algunos pueblos de México (los afromexicanos), además, el trío habla también de su condición migrante. Por su parte, Manitas Nerviosas es artista de género no determinado y fluido, así, se permite también en la música, jugar con esa sensual cualidad de su identidad. El resultado sonoro es muy interesante.

Third Root

Manitas Nerviosas

Que suba la temperatura…

Claro que en México no podría faltar la música para bailar, y las propuestas contemporáneas logran remezclar los géneros tradicionales hasta llevarlos más allá de sus propios límites. Lo que te dejamos aquí son propuestas para que suba la temperatura, con danzas cadenciosas, intensas y sensuales. Al Mexican Institute of Sound, lo conoces: lleva en la escena un buen rato. Charles Ans es un hip-hop que la está rompiendo en popularidad. NurryDog tiene ganas de devolvernos al espíritu sonidero, a través de lo que se podría calificar de “dubstep”.

Mexican Institute of Sound

Charles Ans

NurryDog

¿Quieres jazz?

Un par de propuestas para los amantes del jazz. Troker, por supuesto, intenso, con tintes de rock, imperdible. Por otro lado, Ensamble Kafka, un proyecto precioso que analiza la música de la sierra oaxaqueña a través del complejo género musical.

Troker

Ensamble Kafka

¿O quieres hip-hop?

Speak es chicano y hace un hip-hop genial. The Guadaloops es un dedicado proyecto de hip-hop norteño, que cuida cada detalle y te lleva a disfrutar cada centímetro del tejido sonoro de sus complejas canciones.

Speak

The Guadaloops

También en Más de México: Gaspar Peralta: la música como manifestación de lo sagrado (ENTREVISTA)

Llévele, llévele: disco con lo mejor de la música mexicana, cortesía de un jazzista estadounidense

Nunca has escuchado así el "Cielito lindo"…

“En el jazz no se admiten barreras sociales, raciales o nacionales”, dice bien convencido el presentador del concierto de Dave Brubeck en México, 1967, que afortunadamente fue grabado y se transformó en Bravo! Brubeck! Una pequeña joya que pocos mexicanos conocen, pero que seguramente muchos van a disfrutar.

Como bien dice el mismo presentador, el concierto se trata de un “bellísimo gesto” en el que Brubeck, jazzista estadounidense nacido en 1920 y conocido por ser uno de los exponentes del “cool jazz” (llamado así por ser fresco y ligero) dedica una presentación entera a explorar las posibilidades musicales de algunas de las más icónicas canciones del repertorio mexicano.

Acompañado de Chamin Correa (reconocido guitarrista de nuestra tierra) y Salvador Agüeros, percusionista, Brubeck nos lleva de paseo por la propia identidad sonora, pero deteniéndose constantemente para abrirse paso por puertas completamente nuevas.

Como es común entre los jazzistas, Brubeck se dedicó en múltiples ocasiones a ofrecer su propia versión de muchas piezas icónicas de la cultura estadounidense y los resultados son siempre magníficos. Lo que hace es descomponer la melodía central y después, se dedica a reensamblarla, pero con deliciosos e inesperados tropiezos que la vuelven mucho, mucho más rica.

En ese sentido, el de Brubeck no es un ejercicio apto para conservadores; por otro lado, quien ama la música y siente una peculiar nostalgia cuando suenan las clásicas mexicana, va a apreciar profundamente esta exploración.

También en Más de México: Bésame mucho: la canción mexicana de las mil versiones (PLAYLIST)

Un ejemplo muy interesante es su versión de “Allá en el Rancho Grande”, inconfundible ranchera, cantada en la reconocida película por Tito Guízar con mariachis. Esta, que respeta bastante la pieza original, te va a poner a bailar.

El “Cielito lindo”, considerado el “segundo himno nacional” porque la cantamos para reconfortarnos y darnos ánimo entre paisanos (tanto en los partidos de fútbol, como cuando fue épicamente entonada por brigadistas que apoyaron durante el 19S) es una delicia en manos de Brubeck; quien enfatiza en las partes más lindas y desarrolla de maneras fantásticas el resto de la pieza.

No podría faltar “La Bamba”, pieza veracruzana, clave en el repertorio de la música mexicana y que Dave Brubeck llevó al extremo.

Escucha el disco completo:

 

Te podría interesar: 10 brillantes jazzistas mexicanos.