“Libro Abierto”: corridos norteños inspirados en literatura clásica

Un loable ejemplo de cómo la literatura logra reivindicar los sonidos populares para gestar, en la nueva música, líricas más conscientes.

Vincular música y literatura, siempre nos hará recordar proyectos como el de The Black Poets y su excepcional experimento en el que música, poesía y protesta a manera de rimas, inundaban las calles del Nueva York de los años 60’s. Un ejemplo de muchos que prueban que la música y la literatura embonan perfectamente en cualquier clase de género musical. Inclusive en aquellos lírico-musicales que con el tiempo hemos logrado destruir, como es el caso de los corridos mexicanos, que ya se les empieza a ubicar como narcocorridos

Hoy en día es difícil no asimilar un corrido con el narcotráfico. Y aunque éste último forma parte, también, de las vivencias mexicanas actuales, generalizarle no deja de ser poco una injusticia para la antigüedad de los corridos tradicionales. Porque la letra de un corrido viejo tiene su profundidad, una que corresponde a los dolores, amores y nostalgias de la época –la pre y post revolucionaria– y no precisamente a cárteles, pistolas y dinero. Y aunque muchos afirmen que los corridos no son mexicanos, sino americanos (pues su origen data de los rincones de Texas) el tiempo, pero sobre todo la tradición, han permitido afirmar que en México nos hemos apropiado completamente de los corridos y su simbología popular, dotada de mexicanismos en cada uno de sus fragmentos. 

Como se sabe, un corrido nos cuenta los hechos reales del pueblo –siempre contados con la verdad– bajo versos meramente narrativos. Pero, ¿qué pasaría si éstos, contaran hechos de la vida diaria bajo un perfil literario; embonándolas en narrativas clásicas como Romeo y Julieta o el Conde Dracula? Ciertamente seguirían siendo corridos, pero ya no narcocorridos. Libro Abierto  (Hermosillo, Sonora) es el nombre del conjunto musical norteño que lo hace posible. 

libro abierto-0

La idea surgió desde David Norzagaray –letrista y compositor del proyecto–; un dirigente del colectivo circense La bola de Ruido, quien luego de varios intentos malogrados por introducir algunas de sus propuestas artísticas a festivales de lectura, se le ocurrió presentar ésta, una propuesta en donde la letra de un corrido figura como una pieza de literatura clásica puesta en el contexto de la vida y la música norteña. Así pues, se les escucha interpretar el “Corrido de Don Quijote”, “Caperucita Roja”, “Romeo y Julieta” y hasta un tema peculiar en honor a Kafka: la “Cumbia de la Metamorfosis”. 

libro abierto-A través de su último disco, Leyendo de corrido (2012), es como Libro Abierto se ha dado a conocer exitosamente en ferias del libro y demás eventos en donde fomentar la lectura es una prioridad. 

Formado por Malik Peña (bajo), Ringo García (guitarra), Carlos Valenzuela (acordeón), Juan Pablo Maldonado (voz) y David Norzagaray (letrista), sus corridos literarios no solamente fascinan por su labor de promover cultura a través de buenas canciones tradicionales. Cada uno de sus temas engloba, entre líneas, realidades de la vida mexicana. Un ejemplo es su tema “Corrido de Jack el Destripador”, donde nos cuenta la historia del fantasma del destripador que acecha mujeres en el Norte –una preciosa lírica muy rítmica y muy consciente–, acaso menos probable de pronunciar por cualquier otro conjunto norteño de la región, a pesar de ser realmente un “hecho real del pueblo”.   

Pero los narcocorridos siguen difundiéndose como los hechos reales del pueblo –y ciertamente tiene  su mérito. Al respecto Norzagaray advierte que “últimamente está de moda el narcocorrido, el corrido de la violencia, el corrido buchón, el tirado, arremangado, pero eso no quiere decir que no esté dentro de la esencia musical. Hay quienes piensan que está mal pero lo que está mal es nuestra realidad”.

Aquí puedes escuchar fragmentos de sus discos o mejor aún, comprarlo y apoyar el proyecto.

 

Jaen Madrid
Autor: Jaen Madrid
Editora de tiempo completo, música y ser humano. Ha escrito numerosos artículos en este medio, dando vida principalmente a los rubros de Arte, Cultura, Misticismo y Surrealismo. Escribe y edita Ecoosfera. Su tiempo libre lo dedica a leer literatura griega, tarot y ocultismo, además de crear música con sintetizadores.

Valgur: vintage pop en zapoteco y una justa dosis de denuncia social (ESCUCHA)

Música efervescente, fresca, deliciosa y tejida por una mezcla infinita de influencias.

La ventaja que tiene cualquier creador mexicano sobre muchos otros, es el acceso a una mezcla infinita de influencias. Así, es natural que la contemporaneidad esté sonorizada por música efervescente y fresca. 

Y a pesar de eso, destacan propuestas como la de Valgur. El trío de jóvenes creadores oaxaqueños que en “Zapandú” —su último disco— integra con creatividad y elegancia sus influencias juchitecas; lo mejor del vintage pop (con un toque de vaporwave); algunos versos en zapoteco, y una justa dosis de denuncia social.

Su música es una auténtica delicia. La voz de Elizabeth Valdivieso es intensa y muy particular y las composiciones no podrían ser etiquetadas en un género específico, pero están tejidas con estructuras vibrantes y llenas de pequeñas sorpresas que desvían las sensaciones hacia sitios insospechados.

“Zapandú” es para escucharse con cuidado, aunque se puede bailar y en muchos contextos hace un buen fondo musical; pero tiene tanto que decir que simplemente vale la pena ponerle toda la atención.

La forma en que Valgur logra fusionar distintos aspectos de la cultura zapoteca con las influencias contemporáneas que evidentemente han extraído de internet es impresionante. Sin duda están abriendo las posibilidades para que los propios jóvenes oaxaqueños se aproximen a su cultura y la consuman.

Pero, además, ofrecen una serie de mensajes que son vitales para su generación y sin duda es satisfactorio que estén imbricados en estos sonidos tan ingeniosos, que pueden ser escuchados en cualquier momento. Es buena música y con causa.

Te presentamos, a continuación, algunas de nuestras canciones favoritas del disco:

Desnudx

“Desnudx” es un manifiesto. Es una oda a la multiplicidad de identidades sexuales y de género de nuestro tiempo. Al mismo tiempo es la exigencia de que la sexualidad, como rasgo de la subjetividad deje de ser, precisamente, motivo de sujeción. En nuestro tiempo cabe la posibilidad de imaginar un panorama donde la sexualidad deja de ser definitoria de nuestras conductas, de la forma en que somos representados por otros y nos representamos a nosotros mismos.

Rogelia

“Rogelia” es un regalo sonoro. Está cantada en zapoteco, pero tiene un tinte ultra vaporwave que la hace muy interesante.  La canción es muy personal, habla de la inminente muerte de la abuela de Elizabeth. Su pérdida representa mucho para ella. Es también, en muchos sentidos, una pérdida para la cultura que sostiene su identidad.

Al mismo tiempo “Rogelia” es evidencia de que la globalización se puede abrazar en la particularidad, diversificando el mundo, en lugar de homogeneizarlo y hacerlo estéril. Como declararon  en esta entrevista:

Es un diálogo entre la tradición y la globalización, ésta última que de manera latente atenta sobre la herencia cultural, condicionándonos así a habitar en esta irrevocable oposición; es la inquietante voz de una generación que adquiere dos personalidades: la de impotente espectador, pero también la de cómplice inconsciente.

El pozo

“El pozo” es una de las piezas más dolorosas y difíciles de consumir. Al mismo tiempo,es una de las mejor logradas. Es un viaje, en muchos sentidos. Sobre todo es un grito, que nos exige conectar con ese lado oscuro de la tradición y la cotidianidad: la enorme y compleja violencia social.

La indiferencia nos está matando, pues solo en esa actitud extrema uno se podría permitir herir tanto a otros. “El pozo” pone sobre la mesa la situación del país, pero, especialmente de Juchitán, un sitio que la está viviendo densa.

El video musical también está cuidadosamente construido: logra conmovernos, pero a partir de imágenes que funcionan como delicadas y precisas metonimias. No se trata de hacernos sentir mal o culpables, sino de hacernos sentir. Y Valgur lo logra; definitivamente.

También en Más de México: Explosivo playlist: probadita de la nueva música mexicana

Retratos de la efervescente escena de los sonideros mexicanos (GALERÍA)

Intensos, electrificantes y comunitarios: adéntrate en la escena de los sonideros capitalinos.

A pesar de todo, los sonideros resisten. Intensa, electrificante, comunitaria; esta enorme fiesta barrial nacida entre Tepito y la colonia Obrera —en el antiguo Distrito Federal—, sobrevive a pesar del tiempo y las fuertes dinámicas sociales que le sirven de contexto. 

Sin duda se trata de uno de los fenómenos culturales verdaderamente endémicos de la Ciudad. Su historia es relativamente elusiva. Se sabe que comenzó a popularizarse a finales de los cincuenta. Amantes de la salsa, cumbia y otros géneros latinoamericanos, comenzaron a hacerla de “radiodifusoras ambulantes”, en eventos cada vez más concurridos y con equipos cada fiesta más poderosos.

Para la década de los sesenta, el sonidero ya era un oficio hecho y derecho y un auténtico servicio a la comunidad. El sonidero aún representa el máximo medio de entretenimiento y vinculación de las comunidades originarias de las colonias donde nació. 

Pensemos que estas zonas de la Ciudad están marcadas por una dinámica económica particular: se trata de las personas que laboran en algunos de los trabajos más duros y físicamente demandantes, pero no tan bien pagados. 

El sonidero es el lugar perfecto para “liberar tensiones” y una alternativa accesible a los salones de baile y los clubs de música. Aunque el sonidero también llegó a los salones, pero en realidad es un asunto de calle y de barrio

sonideros-mexico-mexicanos-cumbia-cdmx-musica-barrio-imagenes-fotos

La noche cae en colonias como Peñón de los Baños, la gente está lista para empezar a moverse y ver bailar a los demás. La música nunca va sola: siempre acompañada de los “saludos” que literalmente es un reconocimiento y bienvenida a distintas personas del barrio que ya están puestas para bailar. 

Los saludos son una manera de personalizar las melodías, de animar a los presentes y de hacer propia la situación. Es un motivo que genera orgullo, pertenencia y también una forma de reconocer a los vecinos con cariño.

Todos estos detalles, conmovedores y brillantes, han sido capturados por Tonatiuh Cabello, un fotógrafo mexicano con un estilo muy especial. El originario de Ciudad Neza genera retratos en crudo, que dejan hablar a la situación y personajes por sí mismos. Pero su nitidez no se contrapone con ingeniosas composiciones visuales y una precisión impecable para agarrar la mejor escena. 

No importa quién sea o cómo baile, todos están invitados. Y los que ya se la saben, tienen que practicar un poco de humildad. El espacio es vital para mejorar las relaciones barriales. Aunque también es blanco de actos violentos y por eso cada vez se pone más difícil llevar a cabo un sonidero. Pero siguen sonando.

También en Más de México: 3 mexicanos en un importante festival de foto que celebra la visión latinoamericana (GALERÍA)

Los Tucanes de Tijuana rompen Coachella con su legendaria La Chona

La presentación de los Tucanes de Tijuana en el Festival de Coachella hizo fluir deliciosamente la energía de los asistentes.

Los ritmos magnéticos de los Tucanes de Tijuana tomaron uno de los festivales de música más importantes del mundo. Miles de asistentes a Coachella pudieron sentir el tonalli de los hijos pródigos de Baja California, y después de eso quizá ya nada fue igual para ellos. 

“Por primera vez en la historia de este festival tenemos a un grupo norteño local que tocará en este festival” anunció emocionado Steven Hernandez, alcalde de la ciudad californiana que da nombre al evento, y quien por cierto antes del concierto honró a la banda mexicana con las “llaves de la ciudad”. 

tocanes-tijuana-coachella-festival-mexico

En tiempos en los que el discurso oficial de Estados Unidos arrecia contra los mexicanos (como parte de una estrategia política y pre-electoral de su Presidente), el poder musical de los Tucanes de Tijuana se hizo sentir como un mensaje de realidad y emociones: la presencia de México en su país vecino es incontenible. 

“¡La invasión ya comenzó!” se escuchó justo antes de que comenzarán a sonar los primeros acordes. Luego se vino la histórica presentación, que alcanzó su clímax con la divertida épica de los tucanes, “La Chona” –la cual por cierto tuvieron que tocar dos veces ante el clamor del público–.