7 historietas que el imaginario mexicano jamás olvidará

Durante esta época de oro de la historieta mexicana, nuestros abuelos y padres, e inclusive algunos hermanos, crecieron con las historias de algunos cómic de autores oriundos del país.

Desde las tradiciones precolombinas, las historietas han ido adornando la cultura popular de México. De acuerdo con los registros históricos, algunas escrituras mixtecas y catecismos náhuatl del siglo XVI, conforman una especie de antecesor de la historieta que engloba la comunicación en masas de nuestros antepasados. Sin embargo, los que actualmente llamamos historieta mexicana surge en la edad dorada del país, en la década de los 40 y 50. 

Se dice que tan sólo una tirada podía vender a diario 350 000 ejemplares, mientras que un mismo ejemplar podía ser leído por una media de cinco personas. Esto produjo que alrededor de 10 millones de mexicanos fueran capaces de compartir “en sincronía los mismos deleites culturales”. El boom de las historietas mantuvieron una capacidad de lectura de un 61 por ciento de la población –alrededor del 80 por ciento de las publicaciones periódicas– en 1989. No obstante, en los años siguientes, el cómic mexicano entró en un periodo de crisis hasta casi su extinción.  

Durante esta época de oro de la historieta mexicana, nuestros abuelos y padres, e inclusive algunos hermanos, crecieron con las historias de algunos cómic de autores oriundos del país. Basta con preguntarles acerca de Memín Pingüín, Kalimán, La familia Burrón –inclusive en su momento, mi abuela me pidió de regalo de cumpleaños, un libro de esta historieta–, Chanoc, Fantomas, entre otros. Cada uno de ellos brindó un aprendizaje, una anécdota, un complejo mexicano que tan sólo nosotros, inmersos en nuestra cultura, podríamos entender. 

A continuación te compartimos un top 5 de las historietas que marcaron la vida de nuestros antepasados, y que probablemente, si nos atrevemos a adentrarnos en ellos, podremos comprender más el contexto de un México dorado: 

Memín Pingüín. Esta historieta tiene en común la mente creadora de Rubí, Pecado de Oyuki y Alondra, convirtiéndose en una experiencia melodramática de un niño afrodescendiente con espíritu de blanco. Dulché, su autora, creó 372 capítulos semanales que fueron reeditados en 1952, en 1961 y finalmente en 1988. En 2005, formó parte de la colección de timbres postales de la serie La caricatura en México, provocando una serie de polémicas con el gobierno de EE.UU., al considerar el dibujo como racista. Esto hizo que la Editorial Vid republicara la serie a un costo más alto…

 

maxresdefault

Kaliman. El séptimo hombre de la dinastía Kali, tuvo sus orígenes en el 1110 AM, radio Cadena Nacional. Sus autores, Rafael Cutberto Navarro y Modesto Vázquez González, se unieron con Luis Manuel Pelayo –voz de Kalimán– y Luis de Alba –voz de Solín– para darle vida a la historieta. Fue tal el éxito que en 1965 comenzó a realizarse la historieta, la cual se vendió semanalmente durante 26 años ininterrumpidos. Sus historias trataban acerca de cómo Kalimán, un superhéroe, se dedicaba a combatir las fuerzas del mal acompañado de un niño egipcio, Solín, y usando poderes mentales y una daga. 

int_kaliman

La familia Burrón. Esta es una de las historietas más importantes en México, la cual fue creada por Gabriel Vargas en 1948. Llegó a tirar 500 mil ejemplares, y no se dejó de publicar sino hasta el 26 de agosto de 2006 con el número de 1616. Vargas contó las desventuras de Doña Borola Tacuche de Burrón, Don Regino Burrón, El Tejocote, la Pecocha, Fóforo Cantarranas y el perro Wilson. La importancia de La familia Burrón era la fineza con que se reflejaba la vida de los habitantes del aquel entonces Distrito Federal a mitad del siglo XX. 

familia-burron

Fantomas. Durante la década de los 60, 70 y 80, esta historieta contaba las aventuras de un ladrón que cometió robos espectaculares sólo por satisfacción para ayudar a combatir la pobreza. Como una máscara blanca, Fantomas fue una “amenaza elegante”. Sus publicaciones estuvieron a cargo de la Editorial Vid, aunque sólo se publicaron 194 números antes de que la cancelaran. 

ejemplares-del-comic-fantomas-la-amenaza-elegante-de-novaro-13331-MLM3099515065_092012-F

Chanoc. Chanoc es un pescador aventurero y la historia se desarrolla en el pueblo de Ixtac, en el golfo de México. Fue creada en 1959 por el escritor Martín de Lucenay y el dibujante Ángel Mora, aunque luego de la muerte de Lucenay la historia fue continuada por Pedro Zapiain Fernández y posteriormente por diversos argumentistas, como Conrado de la Torre.

chanoc historieta mexicana

El Libro Vaquero. Comenzó a publicarse en 1978 en la Ciudad de México. Aunque la historia se desarrolla en el lejano Oeste de finales del siglo XIX, esta historieta como pocas se posicionó en el gusto del los mexicanos y a la fecha continúa imprimiéndose. El tiraje, según datos de Expansión ,continúa siendo de cuatrocientos mil a la semana. La edición se continúa haciendo a mano, solo los colores de las imágenes internas son rellenos digitalmente. Las mujeres voluptuosas y la aventura sigue cautivando a un gran público, también resalta por ser de los pocos westerns donde el elemento amoroso es muy importante: los fríos vaqueros son siempre sensibilizados por las mujeres que ocupan sus hazañas heroica.

el libro vaquero historieta mexicana

 

Los supermachos. Las historias de un pueblo, San Garabato de las Tunas, cuenta cómo la corrupción, el malinchismo, las tranzas caracterizan el día a día de la mexicanidad. El personaje principal, Juan Calzonzin, un indígena con conocimientos filosóficos y sociológicos, se convirtió en la quintaesencia del humor crítico mexicano. Rius y Colmenares decidieron darle vida a un gandallismo, pese a las demandas y molestias del gobierno de ese entonces. 

supermachos

Imágenes: 1) Pinterest ; 2) Pinterest;  3) cinepremiere.mx ; 4) ahoramismo.mx; 5) Pinterest;  6) wow.mx

 

 

 

Geniales ilustraciones que transforman iconos de la cultura popular en guerreros mexicas

Imitando el particular estilo de los antiguos códices mexicas, este ilustrador reinventó nuestra cultura popular contemporánea.

Los códices mexicas tienen una presencia tremenda en el imaginario colectivo. No es para menos, son la única auto-representación que nuestros antepasados prehispánicos nos dejaron para hacer contrapeso a todo lo que en el futuro se diría sobre ellos. 

Además, el estilo que utilizaban para pintarse, siempre en esa ingeniosa segunda dimensión; de perfil, e iluminados por los brillantes tonos de la época (como el “rojo cochinilla”) se ha vuelto inconfundible e icónico.

ilustrador-mexicano-cultura-pop-iconos-codices-mexicas-aztecas
Códice Borgia

También en Más de México: Materiales, formas y colores de los códices prehispánicos

Ya era hora de que encontráramos la forma de integrarlo a nuestra contemporaneidad. Y de eso va el simpático trabajo de Jorge Garza, un ilustrador originario de Indiana, en Estados Unidos, que experimentó con la particular estética propia de los códices para reinventar a algunos de los personajes más populares de nuestro tiempo.

ilustrador-mexicano-cultura-pop-iconos-codices-mexicas-aztecas

Sus figuras contestan una pregunta un poco ociosa, pero muy divertida: ¿cómo serían personajes como Selena, el Chapulín Colorado o los héroes de Marvel y DC si los hubieran inventado los mexicas? 

ilustrador-mexicano-cultura-pop-iconos-codices-mexicas-aztecas

Así, armados con escudos y macuahuitles (espadas), ataviados con plumas y pieles de jaguar, joyería prehispánica y acompañados por serpientes y otros símbolos antiguos, estos ídolos de nuestro tiempo, adoptan el papel de guerreros y deidades al estilo prehispánico.

También en Más de México: Los mayas inventaron los cómics según este investigador

Te compartimos, a continuación, algunos de nuestros favoritos:

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

“Aztec Selena” #selena #aztecapop #drawing #qetza #qetzaart #jorgegarzaaguilar

A post shared by Jorge Garza (@qetzaart) on

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

NEW Stickers plus a couple of restocks! – qetza.storenvy.com (link in profile) #aztecapop #mashup #drawing #qetza #qetzaart #jorgegarza

A post shared by Jorge Garza (@qetzaart) on

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Kodos & Kang sticker set – qetza.storenvy.com #kodosandkang #aztecapop #thesimpsons #popculture #mashup #drawing #qetza #qetzaart #jorgegarza

A post shared by Jorge Garza (@qetzaart) on

Este cómic cuenta la épica historia de Tepórame, héroe rarámuri durante la Conquista

La poco conocida historia de este rebelde que luchó por la libertad de su comunidad es representada en un cómic mexicano.

Entre los héroes mexicanos, Gabriel Tepórame es uno de los menos conocidos; pero sin duda uno de los más grandes. 

Durante la conquista, este rebelde de la comunidad rarámuri luchó por la libertad de los suyos. Pero en 1653 perdió la batalla: por haber organizado una revuelta contra los españoles que habían tomado el municipio de Tomochi en Chihuahua, lo condenaron a la horca

comic-historia-mexico-mexicana-teporame-heroe-raramuri-conquista

Así lo relata Enrique Servín del departamento de culturas étnicas y diversidad de la Secretaría de Cultura chihuahuense y uno de los creadores de “Tepórame”, el cómic en lengua rarámuri que relata las aventuras del imparable indígena, ilustrado por Jorge Luis Barraza, artista local. 

También en Más de México: ¡Ya llegó el terror apache!: la historia del sanguinario jefe Victorio

La vigencia de Gabriel Tepórame

comic-historia-mexico-mexicana-teporame-heroe-raramuri-conquista

Como explican los creadores para Verne (El País) el cómic que han diseñado llena los múltiples huecos que existen en la historia de Gabriel Tepórame con una buena dosis de ficción. En realidad, no hay suficiente documentación sobre este personaje excepto el registro del juicio que lo llevó a la muerte.

Pero, para los creadores, el objetivo no es generar una cronología precisa sobre la historia de Tepórame, sino reforzar la identidad indígena en Chihuahua. Por eso es tan importante que el cómic esté en rarámuri, promoviendo la escritura y literatura en este idioma. 

Además, Tepórame es un personaje accesible, “realista” —en palabras de sus creadores— que genera identificación. En realidad, no es una accidente que la causa central de este luchador fuera una que sigue siendo vigente para muchas comunidades indígenas del país: la defensa del territorio.

El líder rarámuri, explicaron los creadores a Verne, derrotó a los mineros de la zona y logró expulsarlos de Tomochi. La minería continúa siendo una de las prácticas más destructivas, contaminantes e injustas, la mayoría de las veces financiada por capitales extranjeros que no consideran el significado (sagrado, en muchos casos) de la tierra para las comunidades que la habitan.

comic-historia-mexico-mexicana-teporame-heroe-raramuri-conquista
Uno de los eventos más dramáticos retratados en el cómic es este y está registrado en un documento que fue extraído por los creadores del Archivo Histórico de Parral sobre la condena de Teporáme: “El sacerdote que lo estaba juzgando le dijo ‘tu alma se puede salvar si besas el crucifijo’. A lo que él contestó ‘yo beso el crucifijo si el sacerdote me demuestra que se va al cielo y regresa con los zapatos puestos’ y posteriormente lo escupe. Una escena muy fuerte y que seguro quedó grabada en los testigos.”

También en Más de México: Este detallado cómic cuenta la dramática caída del imperio azteca (y puedes leerlo aquí)

*Imagen destacada: Collage de Zatriel Madrid/Más de México.

“Pepines” es un enorme catálogo digital de historietas mexicanas que tienes que explorar

Este increíble repositorio se guarda cientos de registros sobre algunos de los cómics e historietas más populares de México (y puedes explorarlo gratis).

En el imaginario mexicano, los cómics, historietas, monos y caricaturas, tienen un papel vital, aún en nuestro tiempo. Y aunque su época dorada fueron los años 40 y 50 —con series como las inmortales Memín Pinguín, Chanoc, Kalimán, La Familia Burrón y las Aventuras de Viruta y Capulina— aún hay en nosotros un gusto fuerte por estos formatos gráficos.

Felizmente, la UNAM acaba de lanzar su portal “Pepines”, un enorme catálogo digital que contiene información e imágenes de las historietas mexicanas resguardadas por la Hemeroteca Nacional. Se trata de la versión en línea del acervo público más importante de este tipo. La base de datos se llama así para honrar a los lectores de la revista Pepín de 1950.

historieta-mexicana-digital-comics-mexicanos-catalogo

Hasta los años 80, la historieta mexicana era un tema clave de conversación cotidiana y una manera muy sencilla de conectar con cualquier clase de persona. Hoy son sobre todo un motivo de nostalgia y nuestra aproximación más clara a ellos es la caricatura política, que continúa siendo un medio importante para exponer posturas críticas (y también reactivas) sobre lo que está sucediendo en el país.

Pero hay algo del formato de la historieta mexicana que deberíamos rescatar en el presente. El investigador Armando Bartra lo puso así:

“Con pocos recursos y sin el peso de la academia ni el lastre de la tradición, la imaginería monera mexicana es culturalmente irresponsable. Pero también es ligera, desparpajada, libérrima. Frente a la mesurada armonía de la historieta europea y hasta del cómic norteamericano, nuestros monitos resultan excesivos, delirantes; producto de una creatividad desmecatada donde las convenciones del super-yo cultural, que encorsetan a los primermundistas, dejan paso a los desfajados impulsos del inconsciente tumultuario.”

historieta-mexicana-digital-comics-mexicanos-catalogo

Y es que entre tanta desmesura del lado “visual” del imaginario (entre los memes, parodias en video blogs y otros deleites gráficos contemporáneos) estamos perfectamente acostumbrados a la crítica social, cuestionamiento, la simple burla y hasta la descalificación y plena difamación. Y ese “estar acostumbrados” hace que la función crítica de lo visual pierda potencia. En plena década de los 60, había historietas eróticas que podrían seducir a cualquier contemporáneo. Esos gráficos eran un grito de guerra.

Las historietas tienen una genial ventaja: combinan cuidadosamente esta labor que corrompe lo “correcto” —a través de buenos chistes y buenas preguntas— con una creatividad e ingenio, a veces geniales. Hay memes así, pero no suficientes. Y es tiempo de inspirarnos de nuevo.

También en Más de México: 7 historietas que el imaginario mexicano jamás olvidará