Sin categoría

Muestrario de las especies de colibríes en México (Infográfico)

Un catálogo con las 57 especies de colibríes que viven en México, 13 de ellas endémicas.

El colibrí, el ave mitológica que condujo a los mexicas hasta Aztlán; nagual de la guerra conocido como huitzilin. En el caso de la mitología maya, el colibrí (x ts’unu’um) fue el encargado de comunicar los deseos de los dioses a los hombres. Estuvo siempre asociado a un talante noble; con su gracioso y elegantísimo porte el colibrí es único, ostenta como especie la exclusividad de volar hacia atrás y la asombrosa capacidad de aletear hasta 55 veces por segundo.

En México, pues, tomó esta ave un papel importantísimo en la cosmovisión prehispánica. Su hermosura hoy sigue causando asombro y es siempre un ave especial, ver un colibrí se siente como un feliz augurio.

El colibrí es de las aves más diversas del mundo con hasta 330 especies y todas ellas solo habitan en América. El siguiente infográfico elaborado por la Conabio desglosa los distintos colibríes que habitan solo México y Norteamérica. Si recorremos la ilustración meticulosamente encontraremos que la mayoría viste hermosos colores metálicos en verde, naranja, azul, lo que explica aún más la fascinación por esta ave y la gran apreciación por sus fulgurantes plumas.

*Da click en la imagen para hacerla más grande.

colibrí colibríes especies méxico

El emperador de todos los pájaros (Una leyenda del Occidente de México)

El cenzontle, por su asombrosa capacidad sonora, se ha impreso en el arte mexicano y en su cultura, incluso desde leyendas y mitos.

 

Quédate callado y solo:
casi todo sobra y huelga…
y lo que cantas dormido
es tu canción verdadera.

Alfonso Reyes -Quédate Callado.

 

Dedicado a mis alumnitos y a mis compañeros profesores de la Colonia Jalisco. Con muchísimo cariño y agradecimiento.

A la orilla de la Barranca de Huentitán, en la arbolada del patio que embellecía la escuela primaria Agustín Yáñez, las aves se arremolinaban todas las mañanas sobre las ramas, acompañando con sus cantos y trinos la entrada de los estudiantes entre las 7:45 y las 8:00 AM.

Estaban las calandrias: raras en sus visitas, engreídas, escandalosas y mitoteras, pero elegantes de plumaje. Bastante glotonas ante la gran variedad de frutos que abundaban en el jardín: capulines, granadas, huamúchiles, limones, naranjos, etc. Estaban los tordos: feos pero alegres, las conguitas con sus ojitos hermosos y diminutos, las primaveras con su canto hipnótico y bello, las palomas de alas pintas, provenientes de lo más profundo de la barranca. Había zanates y ticuces, llamados así desde antes de los españoles por su intenso color negro en el plumaje y su sinuoso canto. Estaban el cardenal y los gorriones, muy apreciados por su trinar, los agraristas, un poco menos agraciados que los anteriores pero simpáticos al fin y al cabo.

Por último se encontraba el cenzontle, llegado desde lo más recóndito de la barranca y de sus cañones. Conocido como el mil voces, quien era el emperador de todas las aves y ocasionalmente concedía el honor de visitar el jardín de la escuela. Amado y protegido por reyes indígenas desde épocas inmemoriales, adorado y codiciado. Deleitando a los niños, profesores, padres de familia y al resto de las aves con su concierto multisonoro que no era tan frecuente.

Varios años atrás, los pájaros hicieron un pacto con los niños de la escuela para que estos no volvieran a arrojarles piedras ni a trepar sus árboles para coger sus nidos ni sus polluelos. A cambio, los plumíferos tendrían a los árboles completamente libres de insectos dañinos y plagas que pudieran ponerlos en peligro.

Así vivieron varias décadas en armonía: las aves dedicadas a su canto y a alimentarse de los frutos e insectos que se daban en los árboles, y los alumnos a estudiar sin molestarles.Hasta que comenzó a aparecerse Juanito por los pasillos y los rincones de la primaria. A veces lo veían los niños en los bebederos, otras rondaba los baños de niñas al inicio de la jornada. Sus apariciones eran cada vez más frecuentes, vestidito con su uniforme azul y la camisa blanca, con cara de “yo no fui”, al igual que cualquier alumno.

Todo entró en severo caos cuando la señora que hacía el aseo por poco se infarta al encontrarlo de repente a la salida de la dirección. Y lanzó un chillido histérico que hizo salir a todos de sus salones. Juanito parecía gustar de sorprender y hacer entrar en pánico a niños y adultos.

Los pájaros notaron que los estudiantes y los maestros estaban cada vez más alterados y asustados, que cada día ponían menos atención a sus cantos y algarabías. Mucho menos a sus clases y tareas. Las maestras se encontraban nerviosas, susceptibles e irritables. Los emplumados dejaron de concurrir el jardín y partieron hacia otros sitios de la barranca en busca de comida y refugio.

Un buen día, un par de calandrias chismosas osaron posarse sobre una de las palmas que había en el jardín, nada más por satisfacer su morbo. Comentaban y cuchicheaban lo que había sucedido con aquella arbolada y con aquel jardín que otrora habían sido tan alegres y tan plenos de aves de diversos tipos.

En eso vino el cenzontle, quien las escuchó al vuelo y las calló con su poderoso y bellísimo canto de mil pájaros a la vez. El concierto que dio el emperador de la barranca fue de tal potencia y hermosura en aquella ocasión, que los niños dejaron de estar atemorizados y las maestras se relajaron. Un centenar de seres emplumados retornaron, atraídos por su monarca, eligiendo el jardín como su sitio predilecto. Y de Juanito no volvió a verse ni a comentarse nada jamás.

El cenzontle terminó su concierto ante el buen ánimo general de personas, aves y árboles. Se aclaró el buche y antes de retornar a los confines de la montaña, de donde había emergido, atinó a decirles a todos, pero sobre todo dirigiéndose a aquel par de calandrias entrometidas y alborotadoras:

-¡Alguna vez viví como niño… y estudié en esta escuela! ¡Pero ya me fui para siempre!

 

*Imagen: Ilustración de Ana Paula de la Torre Díaz

Adán de Abajo
Autor: Adán de Abajo
Escritor y músico, psicoterapeuta. Asiduo lector omnívoro y colaborador de Pijama Surf.

Nueva especie de serpiente es descubierta en México: biodiversidad desbordante

Su nombre es G. lorancai y fue hallada en la Sierra Zongolica y en la de Quimixtlán, en Puebla.

México, entre los cinco países más biodiversos del mundo, cuenta con más de 191 150 especies endémicas, es decir, que solo existen de manera natural en este país. En el caso de las serpientes, aunque no todas endémicas, México es hogar de 700 tipos, solo 4 de las cuales son venenosas: cascabeles, nauyacas, coralillos y cantiles.

Una de las especies de serpiente más comunes en México, es la conocida como Geophis Dubius. En general la serpiente Geophis es una de las más presentes en el hemisferio occidental, su área geográfica se extiende desde el suroeste de Chihuahua y el sur de Tamaulipas hasta Centroamérica. Podría decirse que es una de las especies más mexicanas.

Hasta hace poco se creía que de este género existían únicamente 11 tipos, pero un grupo de científicos recientemente ha descubierto uno nuevo en las místicas Sierra Zongolica en Veracruz y en la sierra de Quimixtlán en el este central de Puebla.

Según sus descubridores la nueva especie es muy similar a las  G. duellmani y G. turbidus que son endémicas del norte de Oaxaca en la Sierra Madre Oriental de Puebla e Hidalgo.

G. lorancai

 

Sus características

 

Tiene un dorso bicolor, cuenta con escamas postoculares y supraoculares. México continua dando sorpresas, desde su intrincada orografía y diversos paisajes ecosisémicos, que afortunadamente, aún persisten en su profunda serranía.

 

*Imágenes: 1 y 2) esist.tech

 

Sin categoría

Conoce las especies endémicas de México en este directorio interactivo

Mamíferos, anfibios, reptiles, aves y mamíferos que se originaron solo en México.

Una especie endémica es aquella que es originaria de un sitio en específico, y que, de manera natural, no se encontraba en otro lugar. Como sabemos, México figura entre los 5 países más biodiversos del mundo por su diversidad de climas. Por ello ha dado al mundo tantos insumos alimenticios imprescindibles como el maíz, el cacao, la vainilla…

De acuerdo a la Comisión Nacional para el Conocimiento y uso de la biodiversidad (Conabio), en México hay hasta 191 150 especies endémicas. De estas, las magnolias y margaritas son el primer lugar con el mayor número de tipos endémicos con 9, 239 , seguidas de los pastos y palmeras con 2,010 y finalmente los escarabajos con 2564

 

 

Para ver las especies haz click en los siguientes rubros que te llevarán al banco de datos de la Revista Naturalista:

Peces

Anfibios

Reptiles

Aves

Mamíferos 

*Imagen: 1) alef.mx