Mira el lugar exacto en Yucatán donde cayó el meteorito que extinguió a los dinosaurios (FOTO)

Este enorme cráter conocido como Chicxulub alberga grandes promesas que nos ayudarán a entender el surgimiento de la vida como la conocemos.

La historia del meteorito que causó una extinción masiva cuando los humanos aún no habitábamos el planeta es por todos conocida. Pocos saben, sin embargo, que este meteorito gigante (de 10 kilómetros de diámetro) se estrelló en la Península de Yucatán, México.

A una velocidad de 250 mil kilómetros por hora, el meteorito atravesó la atmósfera hace unos 66 millones de años. Su impacto desequilibró las condiciones de vida de la Tierra y ello provocó la extinción de hasta el 75% de las especies vivas en el planeta, incluyendo a los dinosaurios.

Como siguiendo la premisa popular de “no hay mal que por bien no venga”, este impacto propició las condiciones que permitieron la diversificación de especies, y el surgimiento de los mamíferos (entre ellos el humano).

Según los científicos, este meteorito, en solo de 10 a 15 segundos formó un enorme agujero de 200 kilómetros de diámetro y 25 kilómetros de profundidad. El nombre de la anterior formación es el cráter Chicxulub y está ubicado en la plataforma carbonatada de Yucatán, en el Golfo de México

El cráter está enterrado por un kilometro de rocas; por ello se encuentra muy bien conservado y está siendo investigado por científicos de la UNAM, perforándolo cuidadosamente por primera vezChicxulub es una promesa que ayudará a descubrir cómo es que se dio la vida actualmente.

Te presentamos su posición exacta con Google Maps; se trata de otro de los misterios y tesoros de México. Recordemos que en este país también tenemos La zona del silencio y su inexplicable magnetismo, así como el objeto celeste más antiguo de la Tierra.

(La segunda imagen es una representación de la forma del cráter).

 crater Chicxulub peninsula yucatan mexico

 crater chicxulub peninsula yucatan meteorito mexico

 

*Imágenes: 1) GoogleMaps; 2)Science

 

 

 

 

 

Descubren un nuevo tipo de dinosaurio en México y le nombran en náhuatl

El Yehuecauhceratops mude era desconocido hasta ahora en el mundo. Su nombre asignado por los investigadores es de origen náhuatl, de yeyecauh, que significa antiguo.

En el norte de México, donde hoy se despliegan vastos desiertos, hace 65 millones de años aún rondaban por estas tierras enormes dinosaurios. Esta zona, en nuestros días, continúa sin ser explorada cabalmente, y de hecho hace solo 10 años comenzó uno de los proyectos más ambiciosos con el fin de conocer la vida y presencia de los distintos dinosaurios en el área.

En el 2006, un grupo de investigadores del Museo del Desierto de Coahulia(Mude) inició con este plan de rastreo en la región desértica de este estado. Justo ese año, comenzó un descubrimiento que ha ido creciendo en esta década.

nuevo dinosaurio coahuila mexico Yehuecauhceratops 1

Todo comenzó con el proyecto de Dinosaurios de la región desierto de Coahuila en el 2006. Es un proyecto que iniciamos para poder ver cómo encontrar fósiles; más allá de lo cercano a Saltillo, esa región es muy alejada y pocos investigadores van para allá, empezamos en el municipio de Sierra Mojada”, explicó el maestro en ciencias Héctor Rivera Sylva, jefe e investigador del Departamento de Paleontología del Mude.

Ahora, en estos días, una noticia ha sorprendido al mundo, pues los investigadores encontraron los vestigios de un dinosaurio hasta hoy desconocido en el municipio de Ocampo, Coahuila. Según explicó el investigador Rivera Sylva:

En un punto en particular había unos huesos que estaban aflorando, que se veían como los demás, uno de los colaboradores los juntó, eran pocos fragmentos de hueso y no le dimos mucha importancia en ese momento, porque había habido otros más completos en ese y otros lugares. 

Se trata del Yehuecauhceratops mude (su primer nombre científico de raíces nahuas), una nueva especie e incluso género de dinosaurio. Este medía tan sólo tres metros de longitud y se le conoce popularmente como Triceratops. Sus descubridores encontraron restos óseos en muy buen estado, y en piezas grandes “ la escápula, el fémur, fragmentos craneales, de la mandíbula y fragmentos de la gola”.

Este hallazgo abre la puerta, primero para despertar el interés tanto de la comunidad científica como de las autoridades por explorar esta zona desértica del norte de México donde se cree yacen muchos más vestigios de dinosaurios. Y en el mundo académico, por su parte, se trata de una puerta a descubrir las diferencias de los dinosaurios en México respecto a la zona más al norte de América. Como una manera de honrar la importancia de este descubrimiento, y de remarcar que, al parecer este dinosaurio es endémico del norte de México, su nombre en náhuatl es yehuecau, que significa antiguo.

 

Si te interesa conocer más sobre el Museo del Desierto de Coahulia (Mude), visita su paseo virtual acá.

Dirección:

Prol. Pérez Treviño 3745

Parque Las Maravillas C.P. 25015

Saltillo, Coahuila.

Ver Mapa

 

*Fuente:

La Jornada

 *Imágenes: 1) Reuters; 2)Museo del Desierto de Coahulia (Mude)

 

Fascinante catálogo de meteoritos encontrados en México

La aleación de estos minerales estelares, ha permitido imaginar la existencia de seres creadores, de augurios y destinos mágicos, pero también especular la construcción interna de los planetas y otro posible origen de la vida.

¿Qué son los meteoritos sino meras representaciones estelares de nuestro origen alquímico? Paradójicamente, la composición de estos aerolitos ha permitido especular e imaginar de dónde provenimos, ya que una de las máximas en su estudio es la que aborda el origen de la vida a raíz del descubrimiento de moléculas orgánicas en su composición, incluyendo componentes propios de Ácido Desoxirribonucleico (ADN), el portador legítimo de la información hereditaria de todo ser vivo.  

Históricamente, las piedras de meteoro han sido objeto de fascinación y análisis en toda cultura. Encontramos ejemplos de armas de hierro fabricadas con meteorito en la tumba de Tutankamón, o los primeros cuencos cantores de los lamas tibetanos fabricados con aleaciones minerales de éste. En el mundo prehispánico, el hierro extraído de los meteoros resultaba de mayor valor que el oro, siendo las armas elaboradas con este material las más preciadas de todas.

El meteoroide en México no se utilizó solamente para fines artesanales. En la cultura azteca era tal su influencia que cuando se veían cruzar por el cielo, eran considerados signos de augurios cataclísmicos o presagios, creencia probablemente ligada a la destrucción del tercer Sol Nahui-Quiahuitl, o tercera era de los tiempos, según el Mito de los cinco soles. De ahí que el propio Moctezuma, al observar un largo cometa en el cielo, lo hubiese interpretado como la pronta caída de su imperio (y así fue).

Para entender estos nexos que tejían las civilizaciones antiguas de México con los astros, es preciso reconocer que la observación del cielo y el universo eran materias rigurosas delegadas a sabios filósofos, y que a partir de sus conjeturas se elaboraba la organización de los pueblos (como es el caso de sus calendarios) y se rendía culto a las fuerzas naturales celestiales, tales como el Sol, la Luna y las estrellas (todas ellas ligadas a un Dios). Esta es probablemente una de las cosmovisiones antiguas más simbólicas y de la que actualmente hemos perdido todo entendimiento. 

cometa-de-moctezuma
El “Cometa de Moctezuma”, códice Durán.

Con la llegada de una Nueva España, grandes ambiciones estelares evocaron la realización de un Real Seminario de Minería en territorio mexicano, en 1703. En este espacio se comenzaría una de las colecciones meteoríticas más preciosas jamás vistas en la antigüedad. No sería un proyecto notablemente impulsado sino hasta casi un siglo después, con la llegada a tierras americanas del geógrafo, naturalista y explorador Alexander Humboldt. De entre las innumerables disciplinas que interesaron a este, una de las que más llamó su pasión fue la relativa al estudio de los meteoritos caídos en zonas mexicanas. Humboldt estudio los meteoros de Zacatecas, Charcas y Toluca; el falso meteorito de Durango, el de Teposcolula y el de Cholula, sobre este último habría que señalar que hombres de Cortés presenciaron el choque.

 

Catálogo de meteoritos en México

catalogo-de-meteoritos-mx-2

El primer gran catálogo de meteoritos mexicanos, fue concebido por el ingeniero Antonio del Castillo, mismo que apoyó la idea de llevar a la Ciudad de Mexico algunos de los meteoritos más extraordinarios encontrados en el país, para que fuesen exhibidos en el Palacio de Minería. Actualmente se exhiben en el vestíbulo del museo cuatro meteoritos de gran tamaño que forman parte de una de las colecciones más preciadas del planeta. 

A continuación te mostramos éstos y otros de los meteoritos mexicanos más importantes:

 

Meteoritos de Chupaderos (I y II)

De  14 y 6.8 toneladas respectivamente. Estos meteoritos hoy ubicados en el Palacio de minería fueron hallados cerca del antiguo poblado de Huejuquilla, en Chihuahua. Están conformados principalmente de kamacita, taenita y fosfatos.

 

El Morito

También llamado San Gregorio. Un meteorito con peso de 10 toneladas encontrado en Hidalgo del Parral integrado por minerales como kamacita, taenita y troillita. Se trata de la meteorita orientada más grande del mundo. Lo que significa que conserva las líneas de vuelo y el sentido de su caída.

 

Meteotiro Zacatecas

El hallazgo de los ricos yacimientos de plata, explotados por los españoles después de la conquista, en la ciudad de Zacatecas, dio por resultado el descubrimiento de la meteorita “Zacatecas”, localizada al oeste de la ciudad del mismo nombre. Sus 780 kilogramos lo constituyen minerales como kamacita, taenita, silicatos y grafito.

 

El Bacubirito

meteorito-sinaloa-2

El Bacubirito o meteorito de Sinaloa es oficialmente el quinto más grande del planeta y el segundo en toda América. Se trata de una aerolito de 20 toneladas y se encuentra formado en su mayoría por hierro, seguido de níquel, cobalto y fósforo.

 

Meteorito Allende

Este es uno de los meteoritos más importantes encontrados en México, y es de hecho lo más antiguo que existe en la Tierra. El meteorito de Allende se impactó una noche de 1969 en Chihuahua. El choque fue tal que rompió varios ventanales. La presencia de carbono en las más de 40 toneladas que se reunieron de él, advirtieron que se trata de un aerolito de composición parecida a la terrestre y no como otras rocas lunares, lo que probablemente podría indicar que provenía de un planeta donde hubo vida. De igual forma, el meteorito Allende fue la prueba fehaciente de un astro todavía más antiguo que el Sol, con 4,600 millones años de vida.

El primer mapa de meteoritos de México fue elaborado, también, por Antonio del Castillo, en 1889. Después no se realizaron trabajos al respecto o que reunieran suficientes datos sino hasta 1990, cuando se expuso el que se muestra a continuación:

mapa-de-meteoritos-en-mexico
Todos los meteoritos encontrados en México

Si bien el estudio de los meteoritos ha ayudado a especular datos sobre la historia temprana de nuestro sistema solar, así como la fascinante constitución del interior de los planetas, también ha permitido fundir su estudio poético con la siempre presente realidad alquímica del universo que, a la postre, se trata de la composición de nuestro planeta y de cada uno de nosotros.

*Imágenes:  2) Códice Durán, Biblioteca nacional de España, Dominio Público; 3) Tanate Tan – Flickr / Creative Commons; 4)The big rank; 5) news.urban360.com.mx; 6) losmeteoritosdezacatecas.blogspot; 8) naturalhistory.si.edu

*Fuentes: Lara lIMA, Octavio Alonso, “Meteoritos a la mexicana”, Universidad nacional Autónoma de México.

El meteorito de Sinaloa, el quinto más grande del mundo

El meteorito de Bacubirito, expuesto en Sinaloa, es oficialmente el quinto más grande del mundo y el segundo también de América.

Pese a ser ignorada la fecha en que cayó a la tierra, el meteorito de Sinaloa –nombrado como el meteorito de Bacubirito–, se halló en 1863 y es hoy oficialmente el quinto más grande del mundo y el segundo más grande de América.

Campesinos de la localidad de “El Camichín” lo descubrieron en aquella época. Se trata de una fastuosa roca cuya textura caprichosa (algunas veces comparada con la de una oreja) había impedido por años calcular su peso exacto. 

Expuesta en  la explanada del Centro de Ciencias de Sinaloa, la piedra –que en su mayoría está formada por hierro, seguido de níquel, cobalto y fósforo–, tiene una longitud de 4.20 metros; 2 metros de ancho y 1.75 metros de alto. Su peso en masa se estimó en un inicio que sería de 50 toneladas pero en 2012 se especuló que pesaría unas 21. Recientemente investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de Sinaloa (UAS) y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desmintieron la estimación afirmando que se trata de un gran meteorito de 20 toneladas. 

meteorito Bacubirito

Por medio de un escáner  que habría de generar una especie de “malla de puntos”, se mapeó la estructura del meteorito y de esta manera determinar con precisión su volumen. Cabe destacar que el escaner que se usó para confirmar su peso fue el mismo instrumento que se utilizó para medir la  altura y el volumen de las ruinas arqueológicas de Machu Picchu y la Pirámide de Guiza, en Egipto. 

En geología, los meteoritos se contienen bajo tres clasificaciones: metálicos, rocosos o rocosos-metálicos, mismas que han de estimar su lugar de procedencia. El meteorito de Bacubirito es un ente metálico, por lo que según los expertos, indica que viene del núcleo de un planetoide.

[Aristegui Noticias]