Conoce sobre los cantos eróticos nahuas

La tradición erótica de diversos grupos nahuas queda plasmada en esta compilación de cantares.

En los cantos eróticos, la motricidad lúbrica de los gestos, la voluptuosidad lasciva de la danza, la sensualidad de la voz, el sonido deleitoso de los instrumentos, así como la ambigüedad libidinosa o la refinada lujuria de las palabras, suscitaban placeres con matices distintos según el género.

Patrick Johanssen

Los estudiosos no se han puesto aún de acuerdo. Se desconoce por qué en los conocidos Cantares Mexicanos, los religiosos del siglo XVI permitieron que se transcribieran Cantos mexicas de índole erótica.

Las teorías apuntan a que, de hecho, ello sucedió pues no era muy directo el erotismo inmerso. Se trata de algún modo de lo que hoy conocemos como albur, y que de hecho en la cultura mexicana proviene de raíces prehispánicas.

Estos Cantos aún hoy persisten. Tenemos tradiciones orales en los Cantares Mexicanos que muestran la tradición erótica, que en algunas fiestas y bailes traviesos, esta se manifestaba abiertamente y con un toque lúdico y simpático en la cultura nahua.

Para el prestigiado investigador Patrick Johanssen, según el contexto, el erotismo nahua podías ser desde sutil hasta exagerado, o bien, disfrazado con el ingenioso albur. Al respecto de estos distintos cantos eróticos nos dice:

El xopancuícatl, ‘canto de primavera’, era el más discreto de los cantos eróticos. En el cuecuechcuícatl, ‘canto travie- so’, la libido se canalizaba ritualmente hacia los ámbitos religiosos para re-energetizar el cosmos. En el cihuacuícatl, ‘canto de mujeres’, Eros se volvía ofensivo, irónico, sarcástico, para derrotar al varón. El canto de ancianos, huehuecuícatl, esgrimía también el escarnio, un ingenio sarcástico y un erotismo lúdico, pero para distraer y recrear. El cococuícatl, ‘canto de tórtolas’, como su nombre lo sugiere, manifestaba una jocosa sensualidad relacionada con la intimidad matrimonial. Todos estos géneros eróticos tenían en común una lascividad gestual y dancística, así́ como un lenguaje ambiguo, preñado de sentidos potenciales que llegaban a constituir, a veces, lo que hoy se consideraría en México como un albur.

Fragmentos eróticos en distintos Cantos

Como mencionamos, los cantos abordan el erotismo desde diversos lugares. A continuación algunos ejemplos de estas perspectivas:   

Cuecuechcuícatl ‘canto travieso’

Respecto a este lúdico díálogo entre la sexualidad y el rito Johanssen nos dice:

Además del carácter lascivo de la danza, el cuecuechcuícatl escondía en palabras y frases con doble sentido un erotismo que contagiaba la sacralidad y la risa a los partici- pantes y espectadores del acto ritual, pero que buscaba también propi- ciar la fecundación y el crecimiento de las plantas. En un cuecuechcuícatl contenido en el manuscrito Cantares mexicanos, el crecimiento de la flor remite, mediante una metáfora, a la erección del pene:

Momamalina zan ic ya totoma ho ohuaya ca nicalle.

(CM, 1994: fol. 67r)


Crece (enredándose) luego se desfaja ho ohuaya:

soy el dueño de la casa.

Cihuacuícatl ‘canto de mujeres’

Se trata de un canto más directo respecto a lo sexual. No tan vinculado a lo ritual sino más bien a lo profano.

Tla noconahahuilti aylili aylilililili i
Iolotzin ololo oyyaye ayyo
Zan nictócuil ehuilia zan niquiquixhuia ho oo

(CM, 1994: fol. 72r)

Le doy placer aylili aylilililili i
a su olotito, ondula oyyaye ayyo.
Yo sólo le levanto nuestro gusano y lo hago estar recto ho oo.

Huehuecuícatl ‘canto de ancianos’

Es un canto baile en el que el anciano se representa con su vastón; uno que hace alusión con comicidad del juego del erotismo pasado en comparación al que puede aludir la figura del bastón; un hombre cercano a la muerte y de una historia erótica recorrida.

Cococuícatl ‘canto de tórtolas

Estaba hecho exclusivamente para los recién casados; canto erótico-amoroso que era puesto en escena en las bodas. Este baile se hacía enfrente de los esposos, uno de alegría. “A nivel expresivo, este género de cantos manifiesta un lirismo profundo, pero tiene matices cómicos y sexuales. Se cantaba al ritmo del tambor”.

Mayormente el erotismo nahua era indirecto, en forma de metáforas y albures, aunque también existen alusiones muy directas en los Cantos antes mecionados, como:

¿Tictzitzinequi in nochichihualtzin? (CM, 1994: fol. 72r).

¿Quieres agarrar mis pechos?

¿Normalizado o encubierto? Al parecer el erotismo nahua figuraba de las dos maneras. En ciertos contextos era aceptado, celebrado, incluso vuelto un lúdico placer; en otros más bien era una manera de amor íntimo únicamente; también llegó a ser un hermoso ritual de fecundidad.

Lo cierto es que el erotismo estuvo presente de manera importante y frecuente en esta cultura donde prevaleció entre la metáfora, el albur, los eufemismos y la cotidianidad.

 

*Fuente:

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

Más de 100 albures mexicanos: un largo y profundo compendio

¿Qué son los albures mexicanos y por qué nos gustan tanto? Esgrima mental de la semántica cotidiana.

 

 “El albur debe ser fino (…) El albur es un ajedrez mental”

             Lourdes Ruiz (Campeona Internacional del Albur)

 

Se cree que el ingenioso juego de palabras del albur mexicano nació en la época colonial como una juerga entre mineros de la zona de Pachuca, Hidalgo, Sin embargo, los mexicas, en su cuecuechcuícatl (canto travieso), hacían alusiones eróticas, en ocasiones encubiertas (un tipo de doble sentido).

También, generalmente se le asocia a una código entre entendidos de estratos sociales con pocos recursos económicos, sin embargo, este juego, trasciende barreras socioeconómicas y es común, sobre todo entre los hombres (aunque también muchas mujeres lo usan ya) de manera lúdica, entre el erotismo, la sutil intimidación y el ingenio.

Su popularidad ha ido en aumento en los últimos años, sobre todo desde que en 1958 se publicó el libro de Picardía Mexicana, de Armando Jiménez, donde este desglosa el lenguaje de las calles de la Ciudad de México, entre él, los albures.

Esta curiosa pelea verbal requiere de destreza mental. Un albur es un juego en el que se intercambian frases con contenido (no directo) sexual con el fin de que la otra persona no pueda responder; las expresiones deben evitar toda connotación grosera o peyorativa. Generalmente si la persona no responde a los pocos segundos, ha perdido. Hoy incluso existe un Concurso Nacional del Albur y un diplomado dirigido por la “tepiteña” Lourdes Ruiz (Campeona Internacional del Albur). El albur se ha academizado, y en palabras de Ruiz:

Estoy convencida de que si en las escuelas dieran una hora de taller de albur, seríamos una potencia en matemáticas y ciencias exactas. Todo es agilidad mental.

Te compartimos 100 albures, que pueden ser desde nombres de personas, pueblos, animales, frases, el juego del lenguaje con connotación sexual quizá más popular del mundo. Antes de ello, te presentamos también las reglas del Concurso Nacional del Albur:

  • No se puede insultar directamente al contrincante.
  • No se pueden utilizar palabras soeces, lo que es causa de descalificación inmediata.
  • Se debe contestar el albur en menos de cinco segundos o se pierde.
  • No se puede repetir un verso.

 

 

Frases

1.  Donde pongo el ojo, pongo la vara

 

2.  No sacudan tanto el chile, que se riega la semilla

 

3.  No importa lo grueso, sino lo travieso

 

4.  Más vale prevenir que la mentársela

 

5.  No sacudas la cuna, que despiertas al niño

 

6.   Atrás se pide pero por delante se despacha

 

7.   Te cabe toda la razón. Tienes toda la razón adentro

 

8.  Ahí les van estos fierros hoy que es día de su bautizo

 

9.  En mejores tepalcates he frito mi longaniza

 

10.  No soy de Alvarado sino de Jalapa, o sea jalaspito

 

11.  No se apene, pásele joven

 

12.  Al chile pelón con suelas de hule vulcanizado

 

13.  Aquí huele a azucena

 

14.  Te molesto con el chile es que me agarra lejos

 

15.  Tú me la Pérez Prado con canciones de Agustín Lara

 

16.  Si sientes feo cuando me voy ¿Qué sientes cuando me vengo?

 

 17.  No me agarren el chiquito por que empieza a chillar

 

18.  No es lo mismo los huevos de la araña negra que aráñame los huevos negra

 

19.  Huele a obo… ¿Qué es obo? 

 

20.  Vamos a meterle el muñequito a la rosca

 

21.  Ya se descongeló el bisteck

 

22.  ¿En las taquerías, comes parado?

 

23.  El chico temido del vecindario 

 

24.  Tela Comex

 

25. No se hablan pero sí juegan

 

26.  No salgas, yo te chiflo

 

27.  Pobre pero pa los frijoles sí saco

 

28.  Yo no soy su pariente, pero vengo atrás de usted

30.  Recuerdo que la experiencia la agarraste de grande

 

31.  A la larga te acostumbras

 

Preguntas

32.  ¿Cual es el pájaro que lleva tenis?

R:EL pájaro con suelas.

 

33.  ¿Cuál es el pájaro mas caballeroso?

R: El que se para pa’ que te sientes.

 

34.  ¿Con queso bas o con queso Plas?

 

Nombres Propios

35.  Melo, Rosa

 

36.  Paty la Cabezona

 

37.  Tecla Varela Vergara

 

38.  Ailejo De Mivara

 

39.  Bertha Nates

 

40.  Aquiles Castro

 

41.  Aquiles Pico

 

42 . Aquiles Poncho Delano

 

43.  Salomé Tomás Rico

 

44. Virginia del Hoyo

 

45.  Elma Canon Lamas

 

46.  Benito Camelo

 

47.  Ana Bustos de la Vaca

 

48.  Jorge Nitales

 

49.  José Boquitas

 

50.  La Sra. Tecla Varela Bara

 

51.   Jose “Boquitas” Veloz

 

52.  Antonio T. En Sancho

 

53.  Agapito Lopez Casteh

 

54. Consuelo Yote

 

55. Paco Gerte

 

56.Dora Melcacho

 

57. Elber Gonzales

 

58. Elber Gudo Tomas

 

59 .Susana Horia

 

60 .Salomé Teerán Tiezo

 

61. Aniceto Medallas

 

62. Agapito Veles Ovando

 

63. El Coyote cojo de Laredo, Texas.

 

Pueblos famosos de Mexico

64. Tejeringo el Chico

65. San Jasmeo

66. San Casteabro

67. Tepiscoeloyo

68. Sumosoltlan el Grande

 

De otras lenguas

Japonés

69. Teyeno Tuoyo

 

70. Teruge Tumono

 

71.  Yokero Tuchico

 

72.  Tuchico Atako

 

73.  Yositoko Tukoshita

 

74.  Taroto Tuaro

 

75.  Tetoko Tuchico

 

Árabe

76.  Ben Jalam Elami

 

77.  Mohammed Labara

 

De comparativos

78.  No es lo mismo dormirse al instante, que dormirse en el acto.

 

79.  No es lo mismo palos en el monte, que montes en el palo

 

80.  No es lo mismo lino pásame el remo, que pásame el remo lino

 

81.  No es lo mismo apalear un techo, que techar un palo

 

82. No es lo mismo Huele a trastes que atrás te huele.

 

83. No es lo mismo la papaya tapatía, que tápate la papaya Tia

 

84. No es lo mismo calzones a bajo precio que aprecio tus calzones abajo

 

85. No es lo mismo el Consulado General de Chile, que el General con su chile de lado

 

86. No es lo papas en chile, que chile en papas

 

87. No es lo mismo La verdura, que verla dura

 

88. No es lo mismo Tener un hambre atroz, que tener un hombre atrás

 

89. No es lo mismo la cómoda de tu hermana, que acomodarme a tu hermana.

 

90. No es lo mismo chiles en el monte que móntese en el chile

 

91. No es lo mismo el Consulado General de Chile, que el General con su chile de lado

 

92. No es lo mismo, los montes de Tapachula, que tápate los montes chula

 

93. No es lo mismo los huevos de la araña negra, que aráñame los huevos negra

 

94. No es lo mismo Anita siéntate en la amaca, que siéntate en la amaca Anita

 

95. No es lo mismo enchílame esta gorda, que engórdame este chile

 

De piropos

96.  ¡Con esos pelotones se pone firmes mi general!

 

97.  ¡Quisiera ser mecánico para meterle mano a esa máquina!

 

98.  Quisiera ser ardilla para comerte, bellota

 

99.  Mamacita vamos a estacionar el trailer

 

100. Tú con tan buena herramienta y yo haciendo chambas a mano

 

101. Quién fuera noche para caerte encima 

 

Esta es La Pirekua, la hermosa música de los Purépecha (Grabación)

La palabra pirekua en su lengua p’urhépecha quiere decir "canción". Se trata de un medio muy expresivo para comunicar.

P’urhépecha o purepécha, es una de las etnias indígenas que todavía perviven en el mosaico de culturas mexicanas contemporáneas. Su lengua pertenece a las llamadas lenguas aisladas, ya que hasta hoy no se sabe con certeza la raíz de su lingüística.

Por esta razón es que sus cantos fulguran de entre muchos otros con especial relevancia. Se llaman Pirekua.

Foto: Dionysio Pulido junto al Volcan Parecutin / Derechos Indigenas Michoacan
Foto: Dionysio Pulido junto al Volcan Parecutin

La palabra pirekua en su lengua p’urhépecha quiere decir “canción”. A su vez, se trata de un medio muy expresivo para comunicar la nostalgia, pues gran parte de los cantos purepechas se desarrollan bajo temas como el amor y el desamor, las historias del pueblo –o las memorias vividas y sus sentires–, de la tierra pero también de las vivencias del día a día que a la par se convierten en una afectiva nostalgia cuando uno se acuerda de ellas mediante un sonido. 

Los cantos p’urhépecha son verdaderamente hermosos. Las melodías, en su mayoría, se desenvuelven bajo un perfil sosegado, que se disfrutan tanto como, quizás, un atardecer en las lejanías montañosas de Michoacán, su territorio oriundo.

Lo que hace a una pirekua, una composición diferente de otras es su ritmo. El llamado “son abajeño de 6/8” –aunque  también puede ser un “son valseado de 3/4″– orquesta cientos de melodías. Las pirekuas también se componen en su idioma, en español o mezclado. Las personas las interpretan en guitarra, violín, contrabajo y arpa. Uno o todos estos instrumentos. Puede ser en solitario, dueto o grupos sinfónicos, aunque también se les ha visto con una fuerte influencia de otros géneros musicales no tan ancestrales, como es el caso de la banda. 

A continuación te presentamos una bella melodía p’urhépecha muy tradicional interpretada por Tatá David Cohenete O., originario de Arantepacua; su nombre es “Flor de Canela”:

 

           

Aquí puedes escuchar poco más de este bellísimo sonido.

*Imágenes: 1) purepecha.mx; 2) Derechos Indigenas Michoacan

Sin categoría

Conoce a la diosa de la lujuria y de los amores ilícitos: Tlazoltéotl

De ella nacían las pasiones eróticas más profundas, y también podía limpiar las suciedades que inspiraba.

Desde tiempos inmemoriales las pasiones humanas han impregnado al hombre. Y aunque cada época ha tenido sus reglas morales, lo cierto es que las pasiones, de algún modo, han estado siempre vinculadas a la traición… La línea delgada entre hacer o no daño a alguien está relacionada quizá más con un sentido ético que moral, como si esa delicadísima frontera no dependiera de los valores en boga sino de los más universales.

Ello siempre ha sido un problema en el terreno de la sexualidad porque el desenfreno como resultado del deseo o las pasiones transgrede cualquier regla existente cuando uno se entrega a esas debilidades. En el México prehispánico había una diosa asociada, precisamente, a las “debilidades de la carne”: Tlazoltéotl.

tlazolteotl

Esta curiosa deidad representaba las contrariedades existentes en el amor y la pasión como tales. Eliminaba el pecado del mundo, aunque asimismo de algún modo lo inducía. De origen Huasteco era representada defecando (los pecados de la lujuria eran representados con excremento), en alusión a que de esta manera pueden limpiarse los efectos resultado de un desenfreno.

En algunas otras representaciones aparece con “la raíz del diablo” empleada para intensificar los efectos del pulque. Tlazoltéotl era la diosa de la suciedad, la lujuria y de los amores ilícitos, patrona de la incontinencia, del adulterio, del sexo, de las pasiones, de la carnalidad y de las transgresiones morales…

Tlazoltéotl es de alguna manera la diosa del amor y de la fertilidad, pero lo más profundo en su significación es la pasión, que rebasa cualquier criterio moral cuando el que lo siente es sumamente débil. Y de alguna manera todos lo somos, quizá la única diferencia es a los niveles en que permitimos que Tlazoltéotl actúe en nosotros.

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )