Estas son las mejores taquerías alrededor del mundo según Huffington Post

La fascinación por el taco trasciende fronteras, conoce las mejores taquerías en distintos países.

La disposición de la tortilla como delicioso y dinámico envoltorio de casi cualquier tipo de alimento ha hecho que en México existen más de 60 tipos de tacos. Y lo anterior no es exclusivo de este país, la magia de la tortilla traspasa fronteras y en muchos países existen exquisitas y concurridas taquerías.

Huffingtong Post ha hecho una investigación con sus editores en distintos países para agrupar las mejores taquerías del mundo y estos son los resultados (recuerda siempre preguntar si el maíz está nixtamalizado ya que solo así se trata de una verdadera tortilla):

 

Canadá

Tacofino

El mejor es el de carinitas. Taquería ubicada en Mainland Street, Yaletown neighbourhood, Vancouver, B.C.

 

El Rey del Taco 

En Jean-Talon East Street, Montreal, Quebec; el favorito es el de pastor.

 

Grand Electric

En Parkdale, Queen St. West, Toronto; el de cachete es el más famoso.

 

Estados Unidos

Los mejores dos primeros lugares se los lleva Nueva York.

Taquería Diana

East Village, 129 2nd Ave. El más pedido es el de Asada.

 

Los Tacos No. 1

Chelsea Market, 75 9th Ave. También el más concurrido es el de carne asada con tortilla de maíz.

 

España

Takos al Pastor 

Calle Abada 2, Madrid. Pídete el de pastor, naturalmente.

 

Francia

Candelaria Paris

52 rue de Saintonge, París. Esta es una calle que, literalmente, parece mexicana. El de mole es el preferido.

 

Brasil

Sí Señor!

Se trata de una cadena ubicada en ciudades como São Paulo, Brasilia, Rio de Janeiro, Goiás y Minas Gerais. El burrito grande es el preferido.

 

Indonesia

Sea Circus

En 22 Jalan Kayu Aya Oberoi Road, Seminyak, Indonesia. El de pescado.

 

Grecia

Taquería Maya

En10 Petraki (Plaka), Syntagma, Atenas.

 

*Imagen:instagram.com/tacofinovan/

 

 

Vainilla mexicana: otra deliciosa joya en peligro de extinción (que tenemos que cuidar)

Tal vez es el sabor más popular del planeta y podría desaparecer…

Los lazos que México ha tejido con el exterior tienen toda clase de orígenes. Historias de migración y conquista son en gran medida responsables de nuestro potente vínculo con otros países. Pero pocas cosas han reunido a México con prácticamente todo el mundo como dos ingredientes, dos sabores que están en todos lados: el chocolate y la vainilla.

Aunque lo realmente sorprendente no es esto, sino que ambos, el cacao y la vainilla mexicanos, están en peligro de extinción. Hay muchas razones detrás de este triste asunto y hay que tomar en cuenta toda clase de factores.

En el caso de la vainilla, lo compleja que es su producción; las políticas públicas que la protegen (y desprotegen) y la enorme popularidad del saborizante artificial sabor vainilla, son algunas cosas que debemos tomar en cuenta. Y, como con otros casos (como el del maíz), los consumidores tenemos un poder especial para ayudar.

La vainilla es una auténtica joya

vainilla-mexicana-peligro-extincion-papantla-denominacion-origen

La vainilla es especial en muchos sentidos. Primero, porque es la única orquídea de la que nace un fruto que, además, es comestible. Después porque su exuberante perfume tiene presencia en la gastronomía de muchísimos países y es básica en cocinas enormes, como la francesa.

Por otro lado, porque su producción es completamente artesanal e implica un contacto muy particular con la tierra. La vainilla es tan delicada que no se trata solo de sembrarla, cultivarla y después procesarla industrialmente.

vainilla-mexicana-peligro-extincion-papantla-denominacion-origen

Después de cosechar, hay que permitir que se seque al sol (por cierto, su aroma embriaga a quienes trabajan con ella y caracteriza a pueblos como Papantla, en Veracruz, donde la vainilla tiene denominación de origen); a continuación hay que separar las vainas. Las que están en mejor estado se venderán así, enteras y sin conservadores, mientras que las otras serán convertidas en extracto.

Por supuesto, como cualquier producto natural, la producción está sometida a temporadas, a los cambios en el clima, a la lluvia. Así, la vainilla, por más exquisita que sea, es un asunto al que debemos aprender a tenerle paciencia y también ser comprensivos con los precios que implica, pues es un producto complejísimo.

También en Más de México: Hacer chocolate en México: un acto de resistencia (VIDEO)

¿Por qué está desapareciendo?

vainilla-mexicana-peligro-extincion-papantla-denominacion-origen

Por un lado, tiene que ver con el temido y muy real cambio climático. Aunque la vainilla se da bien en sitios cálidos y húmedos, el exceso de calor hace que se pierda el fruto; así, cada vez es más difícil cultivarla.

Por otro lado, como se explica en este artículo de Proceso, hay una crisis de seguridad en torno a la vainilla, pues como explica el investigador Juan Carlos Guzmán Salas, el 80% de los productores mexicanos han sufrido robo violento de su producto. Esto es porque la vainilla, como los aguacates, es muy demandada en todo el mundo y son muchos los que desean comercializar con ella.

vainilla-mexicana-peligro-extincion-papantla-denominacion-origen

Además, a pesar de que se ha cultivado desde antes de la conquista (particularmente en la región Totonaca, al norte de Veracruz) y era utilizada como uno de los ingredientes del mítico chocolate, hoy en día México es el productor número 21 del mundo.

Todos estos factores, además de la complejidad naturalmente asociada a su producción, hacen que la vainilla sea muy cara y tristemente, México ha sido conquistado por un sustituto barato, pero de pésima calidad: el saborizante artificial de vainilla.

También en Más de México: La antigua leyenda de cómo nació la vainilla

¿Qué podemos hacer?

vainilla-mexicana-peligro-extincion-papantla-denominacion-origen

No todo es responsabilidad de los consumidores, pero sí podemos hacer pequeños cambios para rescatar a este, tal vez, el sabor más popular del planeta. Una cosa importante es exigirle a nuestros gobiernos de todos los niveles que apoyen y protejan la producción de la vainilla (y a quienes la realizan).

Por otro lado, aumentemos la demanda de buena vainilla. Si puedes, comprarla directamente; si no, evita el saborizante y consume productos que sepas que tienen vainilla natural y mexicana. ¿Cómo saber si es la buena? busca que el producto que compras se encuentre en la Norma Oficial Mexicana NOM-138-SCFI-2012, sobre Información comercial, etiquetado de extracto natural de Vainilla (Vanilla spp.) derivados y sustitutos.

Otras cosas a tomar en cuenta son: el extracto de vainilla natural es de color ámbar (ni negro, ni transparente) y los extractos puros utilizan alcohol en una concentración de 35% o más. Puedes encontrarla en mercados, tiendas naturistas, orgánicas o de repostería.

60 tipos de tacos que puedes encontrar en México

La tortilla es el perfecto compañero, la diversidad de tacos crece cada día y te decimos cuántos tipos de tacos existen en México.

Sobre la antigüedad y origen del taco apenas tenemos algunas pistas. Su consumo en México es, y ha sido, tan profundamente cotidiano, que sus rastros originales se pierden o confunden en un mar de salsas y sonrisas. Se tienen antecedentes como el hecho de que Moctezuma hacía uso de la tortilla como una especie de cuchara, o que las mujeres envolvían en tortillas la comida que enviaban a los hombres que trabajaban largas jornadas fuera de casa. También, que los banquetes organizados por Hernán Cortés en Coyoacán incluían carne de cerdo con tortillas.

La tortilla está intuitivamente está dispuesta para “envolver” los alimentos, y así ha sido desde hace cientos años. Sobre los tacos podría decirse que prácticamente cualquier alimento podría convertirse en uno, pero entre esta potencial omni-simbiosis de tortilla y otro alimento, existen algunas combinaciones que fueron perfilándose como las predilectas o más comunes y, por lo tanto, alcanzaron su condición irrebatible de ser llamadas tacos.    la costumbre de pedirlos como tales.

A continuación te presentamos 60 de los tacos más comunes de México. Aunque es una medida arbitraria, en un inicio los dividimos por el tipo de preparado de la tortilla, y posteriormente presentamos su variedad dependiendo lo que contienen. Vale aclarar que aunque la gran mayoría de los tacos se hacen con tortilla de maíz, en el norte del país también suele emplearse la de harina. Finalmente, y antes de proceder a este suculento listado, no sobra advertir que el épico ejercicio de enumerar las especies de tacos que se disfrutan en México está condenado a la insuficiencia: a fin de cuentas, hay buenas probabilidades de que mientras tu lees esta lista este naciendo un nuevo tipo de taco… por suerte para todos nosotros.

Por tortilla

Tacos de canasta o sudados: nacieron en 150 en San Vicente Xiloxochita, Tlaxcala ante una crisis de empleos, como una manera económica y deliciosa de comer. También son llamados tacos sudados, y aunque su contenido suele ser chicharrón, papa, frijoles, u otros., su particularidad reside en que son preparados al vapor y por lo tanto la tortilla queda muy suave.

Tacos dorados: la tortilla se fríe previamente, pueden ser prácticamente de cualquier contenido, pueden ir enrollados o simplemente doblados.

Tacos acorazados:  su tortilla de arriba lleva una cama de arroz y sobre ella algún guisado. Se sirve en doble tortilla y son oriundos de Cuautla, Morelos.

Tacos miniatura: tacos dorados muy pequeños, con pollo, papa o carne de res deshebrada, salsa, queso y crema.

Tacos blandos: de tortilla blanda, generalmente la mayoría de los tacos son blandos.

Por contenido

Taco mi Matamoros querido: tortilla frita, carne de bistec o fajitas y queso fresco, cilantro, aguacate, cebolla cruda frita, con salsa Mexicana.

Tacos gobernador: de camarón con queso.

Tacos ahogados: tacos dorados en salsa o caldillo de jitomate, con col cebolla y frijoles. De Guadalajara.

Tacos de carnitas: de distintas partes de cerdo, generalmente cocidas con manteca y especias.

Tacos al pastor: el preparado de la carne de puerco o de ternera (usualmente) se hace en un braseado de tradición libanesa. Nacieron en la década de los 60 luego de una importante migración de libaneses a la Ciudad de México.

Tacos placeros o botaneros: su nombre viene del hecho de que son vendidos en las plazas, tianguis, mercados, etc., Pueden ser de muchos tipos, pero en general, el término refiere que son tacos “corrientes”, de calle, pero muy sabrosos.

Tacos de barbacoa: son tacos de diversas carnes preparadas a la barbacoa, y esta última refiere el método de cocción en jugo de limón o al vapor. La carne puede ser de oveja, cabra, conejo, pollo, pescado, venado e iguana.

Tacos de suadero: de carne de res, la que se encuentra entre el costillar, el pecho, muslos y la piel.

Tacos de cabeza: se trata de partes de la cabeza de la vaca. Son tacos de una mezcla de ojo, labio, cachete, lengua y sesos.

Tacos de chanfaina: de un guisado espeso de origen español, a este se le agregan partes picadas de distintas carnes o bien, del mismo animal.

Tacos de tripas: hechos con tripas de res, generalmente.

Tacos surtidos: el término se refiere a la mezcla de distintas partes del cerdo, aunque también puede aplicar para carnes de distintos tipos en un mismo taco.

Tacos de cecina: a la cecina en el norte se le llama a la carne de res salada secada al sol, y en el centro del país, a una tira de carne de res delgada cocida; de ambas se hacen deliciosos “tacos de cecina”.

Tacos de sal: la tortilla con un poco de sal, el taco más común y “democrático”.

Tacos de aguacate: de aguacate con un poco de sal, probablemente uno de los más antiguos.

Tacos mixiote: con una o más hojas de mixiote (cocidas) y distintos tipos de carne.

Tacos de chilorio: originarios de Sinaloa, se tratan de tacos de carne de cerdo desmenuzada, condimentada con chile pasilla, ajo, comino, orégano y sal y cocida en manteca. En ocasiones se usa también carne de res o pavo.

Tacos de chilayo: de carne de cerdo deshebrada, nopales y verduras cocinados en una salsa con tomates y jitomates. Son de Colima.

[related-inline]

Tacos de charales: hechos con una especie de pez, muy pequeñito, que vive en los lagos de México. Suele secarse y marinarse antes con sal y limón. También se comen empanizados.

Tacos de coachala o guachala: pollo y carne de cerdo en chile pasilla.

Tacos de chicharrones de vieja: de carne de chivo frita en manteca de cerdo. De Durango.

Tacos de caldillo durangueño: de carne de res en adobo de ajo, cebolla, jitomate y chile ancho o mulato. De Durango.

Tacos de requesón: hechos con el derivado de la elaboración de quesos de pasta blanda.

Tacos de pepena: elaborados con tripas y corazón de res en salsa de tomate.

Tacos de aporreadillo: de cecina de res picada y frita con cebolla, chile verde, jitomate y huevos revueltos. De Michoacán.

Tacos de chicharrón de camarón: camarones rebozados y fritos acompañados de col, mayonesa y salsa roja. De Baja California y Baja California Sur.

Tacos de marlin ahumado: de este tipo de pez preparado ahumado.

Tacos de pescado zarandeado: de Nayarit.

Tacos de macha de langosta o de matarraya: la carne se cocina a la mexicana, con jitomate, cebolla y chile verde.

Tacos de cabrito a la leña o al pastor: carne asada al carbón, en tortillas de harina y salsa de chile piquín o de monte. De Coahuila.

Tacos Laguneros: es uno de los pocos tacos de tradición que podrían calificar como vegetarianos. Llevan rajas de chile poblano asado, jitomate, queso manchego, cebolla; son peculiares pues la tortilla va un poco frita y se calientan envueltos en papel aluminio al horno. (Algunas personas también los preparan con carnes de distintos tipos). De Coahuila.

Tacos de tuétano: se hacen con la médula de los huesos de distintos animales.

Tacos de arrachera: de carne de res que proviene del diafragma de la vaca, a su tipo de corte también se le llama así.

Tacos de chicharrón: son prácticamente tacos hechos con la piel del cerdo.

Tacos potosinos: de queso y tortillas rojas doradas con escabeche.

Tacos de chochas: tacos de yucca en salsa de jitomate, o con huevos revueltos.

Tacos envenenados: mezcla de frijol, papa, chorizo y queso fritos en manteca. De San Luis Potosí.

Tacos mineros: con pasta, papas, tocino y carne de cerdo.

Tacos de nopal asado: con nopal asado, suele agregársele cilantro y jitomate picados.

Tacos de escamoles: de deliciosa hueva de hormiga.

Tacos de chapulines: de chapulines secos. Se consumen en distintos estados, sobre todo del centro del país, como Oaxaca. Acompañados de guacamole, limón o salsa.

Tacos de chinicuitles: hechos con los deliciosos gusanos de maguey.

Tacos de jumiles: con chinches de monte.

Tacos de nata: nata, crema y rajas de chile poblano, bañados con caldillo de jitomate, al horno. De Guanajuato.

Tacos dorados de pejelagarto: tacos dorados de pejelagarto a la mexicana, con jitomate, cebolla y chile verde. De Tabasco.

Tacos de carne salada con chaya: de picadillo, cecina o machaca, plátano y hojas de chaya.

Tacis de cochibita pibil: esta deliciosa carne deshebrada, un platillo típico de Yucatán, se prepara con carne de cerdo adobada y achiote.

Papadzules: tacos de huevo duro en salsa de pepita de calabaza, con salsa roja de chile habanero.

Tacos de chochito: de lechón adosado al horno.

Tacos de pito: flores de colorín guisadas en tortillas capeadas servidas en tacos con caldillo de jitomate. De Chiapas.

Tacos de plátano frito con salsa chimole: con tiras de plátano frito en tortilla frita bañados con chimole (salsa espesa y negra hecha con chiles quemados).

Tacos de hormiga chicatana: con guacamole y hormigas asadas al comal. De Chiapas.

Tacos de pescado Tikin xic: pescado a las brazas con adobo de chile ancho y achiote. De Quintana Roo.

Tacos de Tzic de venado: de salpicón de carne de venado (o res) cocinada en hoja de plátano, con rábano, cebolla, ajo, chile jalapeño, naranja agria y aceite. De Yucatán.

Tacos de coetlas: hechos con gusanos criados en el árbol de chía. Se comen con salsa de chile. De Puebla.

tacografia tipos de tacos en mexico

*Imágenes: 1)chalemadame.com; 2) Tacografía

La historia del taco (dónde y cómo nació este ícono mexicano)

Se dice inclusive que Moctezuma utilizaba la tortilla como una "cuchara" para sostener la comida, las cuales eran preparadas sobre piedras calientes y decoradas con cochinilla, frijol y chile.

Delicioso e histórico, el taco forma parte de la diversidad cultural y gastronómica de México.Ya sea de al pastor, carnitas, de longaniza, cochinita, barbacoa, birria, carne asada, pollo, chile, nopal con queso, chapulines, aguacate, entre otros más; el taco posee una increíble variedad que es para gustos de todos los amantes del maíz. Si bien se desconoce a ciencia cierta su origen, se cree que el taco nació como la base de una dieta olmeca gracias a los primeros vestigios del maíz nixtamalizado. 

En una interesante entrevista a Jeffrey M. Pilcher, investigador y profesor de la Universidad de Minnesota, este hace un recuento de los hallazgos que ha recabado sobre la historia del taco. En los últimos veinte años ha estado abocado a la investigación de la comida mexicana y está próximo a publicar el libro Historia Global de la Comida Mexicana (editado por la Universidad de Oxford). Algunos de los resultados de sus investigaciones que apuntan a interesantes capítulos como algunos que enunciamos a continuación.

Se dice que Moctezuma utilizaba la tortilla como una “cuchara” para sostener la comida, las cuales eran preparadas sobre piedras calientes y decoradas con cochinilla, frijol y chile. Mientras que las mujeres solían enviar la comida, en tortillas, a los hombres que trabajaban largas horas en el campo y así pudieran calentarla y comerla a la media jornada. 

Y para la llegada de las carabelas españolas y sus cerdos, según Bernal Díaz del Castillo, los banquetes organizados por Hernán Cortés para sus soldados se basaban en platillos de carne de cerdo con tortillas. De hecho, en Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España, Coyoacán fue testigo de la primera taquiza en la historia. Desde ese entonces, el taco se convirtió en el platillo base que se consumía en todas zonas de la Conquista. 

No fue sino hasta 1908, en Morelos, que la época revolucionaria trajo el surgimiento de los tacos acorazados: tortilla, una cama de arroz y finalmente un guisado de chicharrón en salsa verde, milanesa de cerdo, mole verde, longaniza, papa con chorizo y otros más con placer inexplicable al paladar. Se dice que nacieron en Cuautla, Morelos, llegando eventualmente a Cuernavaca

Eventualmente, en 1950, durante una crisis y escasez de empleos, los pobladores de San Vicente Xiloxochita, en Tlaxcala, comenzaron a vender los famosos tacos de canasta. De hecho, este sitio se convirtió en la capital del taco de canasta; en donde se ven cada mañana decenas de taqueros con sus bicicletas para llegar a sus puntos de venta en los municipios más cercanos. Salen cargados de una canasta, con casi 400 tacos, cubierta de hule azul y con algunos frascos de salsas rojas y verdes para vender a los obreros, estudiantes y empleados que los encuentran en su camino y aprovechan para desayunar. Inclusive hay quienes se llevan camionetas, cargando bicicleta, canasta, frascos y hule azul, para alcanzar zonas más retiradas como Distrito Federal, Puebla e Hidalgo, quedarse la semana y regresar los fines de semana. 

Finalmente, en la Ciudad de México, nacen los tacos al pastor –la indiscutible adaptación del shawarma árabe al paladar mexicano–. En la década de los 60, durante una gran migración libanesa a México, se intentó recrear el platillo extranjero, sin embargo tuvieron que recurrir a marinar y cambiar el tipo de carne según los ingredientes disponibles en la ciudad. Los tacos al pastor vienen, de hecho, de los gyros de Grecia, los döner kebab de Turquía y el shawarma del Líbano. ¿Quién podría decir que uno de los platillos más predominantes en la cultura mexicana tuviera un origen común de la cocina del Imperio Otomano? 

El taco, en su totalidad, forma parte de la cultura mexicana que brinda, además de comida a un costo viable, una serie de nutrientes básicos para el organismo. Así que, después de leer esta nota, en caso que la saliva haya inundado los interiores de la boca, qué mejor manera de pasar un día degustando este delicioso platillo prehispánico. 

*Imagen: Travelreport