Descubren en Tlatelolco un templo dedicado a Quetzalcóatl como dios del viento (FOTOS)

La base circular pero también cuadrada alude a Ehécatl, advocación de Quetzalcóatl encontrada en Tlatelolco.

Como sabemos, Tlatelolco estuvo habitada desde antes de la llegada de los aztecas. Y de hecho, al arribo de estos últimos, se convirtió en un centro de acogimiento de los deplazados. Ahí, también existió el mercado más grande de Latinaomérica; se erigió una hermosa ciudad, destruida por los conquistadores, y aquí se dio la batalla decisiva en la que los mexicas perdieron ante los invasores.

Talelolco emana resistencia desde hace cientos de años, recordemos que ahí mismo se dio la opresión a los estudiantes que exigían más democracia. En estos días, el INAH anunció que fue descubierto un templo dedicado a Ehécatll, una de las advocaciones de Quetzalcóatl, el dios bueno, dios del viento. Esto ocurrió luego de dos años de trabajo, cuando en el 2014 cuando iba a ser construido un centro comercial, se encontraron con piezas arqueológicas. En estos dos años han sido encontrados hasta 43 mil objetos, mil de ellos enteros, que se encuentran bajo estudio.

Ahora, este mega descubrimiento del Templo da luz de la manera en que los tlateloltecas honraban a sus dioses desde la simbología de sus adoratorios, pero también desde la posición en que los disponían.

Este Templo es una plataforma de más de 650 años de antigüedad, mide 11 metros de diámetro por 1,20 metros de altura y se encontró a tres metros de profundidad del nivel de la calle con cerámicas y 20 entierros de niños, adultos y animales. Fue encontrada en un terreno sobre avenida Ricardo Flores Magón, entre las calles de Lerdo y General Régules, en la zona de Nonoalco Tlatelolco. Según apunta Pedro Francisco Sánchez Nava, coordinador de arqueología del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH):

Se encontró una estructura circular, dedicada seguramente a Ehécatl, una advocación de Quetzalcóatl, el dios del viento”. (…) La estructura es muy importante porque formó parte del recinto sagrado de Tlatelolco(…)Da cuenta de qué manera una de las deidades del panteón Mexica-Tlatelolca estaba representado en este espacio.

Otras pirámides dedicadas a Ehécatl, también ostentan una parte circular y otra cuadrada, como la que se encuentra en Calixtlahuaca.

 

*Imágenes: Notimex

Rutas secretas de Chichén Itzá podrían confirmar su construcción basada en una “geografía sagrada” (VIDEO)

Estos pasajes secretos en Chichén Itzá podrían ser la prueba de que los mayas fundaron una relación mística entre su arquitectura, las cuevas y los cenotes.

Desde hace mucho años, nos hemos acostumbrado al misterio de nuestras ruinas. Atravesamos sus escondrijos y pasillos como quien ignora su secreto, y fingimos compartirlo. La sombra y los espectros de estos vestigios son las deidades del pasado y de los nuevos días. Y aunque parezca que su tiempo ha terminado, todavía permanecen ahí, ocultos en la naturaleza de las cosas. 

Chichén Itzá es un ejemplo vivo de estos vestigios que siguen evocando al misterio. Recientemente, el proyecto Gran Acuífero Maya (GAM) y el INAH iniciaron un mapeo subterráneo por el gran complejo maya, que recorre sus cuevas y cenotes, y atraviesa el esqueleto de las pirámides. El objetivo es claro y francamente loable: rastrear y documentar la fascinante geografía sagrada del lugar.

Mediante el uso de un radar de penetración terrestre, así como el empleo de señales electromagnéticas, estos investigadores planean demostrar la teoría de que en Chichén Itzá, existe un patrón “arquitectura-cueva o arquitectura-cenote”, dentro lo que podría ser un conjunto de túneles nunca antes descubiertos. Si bien existe la posibilidad de que sólo sean vacíos, ofrendas o depósitos mortuorios, la existencia de estos “huecos”, y su probable construcción bajo una geografia divina, es por demás intrigante.

Estos pasajes secretos en Chichén Itzá podrían ser la prueba de que los mayas fundaron una relación mística entre su arquitectura, las cuevas y los cenotes, aunque la razón todavía es desconocida. El especialista de la GAM, James Brady, relata que “A diferencia de la cosmovisión europea, donde las deidades estaban en el cielo, en el mundo maya, lo más sagrado y vivo era la tierra, por ello es que  formaciones como cuevas y cenotes eran tan sagrados, pues eran una vía de acceso al interior de la tierra, es decir, a la presencia de los dioses”.

Encuentran las joyas más finas de la cultura mexica hasta ahora (FOTOS)

Las piezas de oro encontradas en el Centro Histórico de la Ciudad de México enmarcan los restos de un lobo que simboliza al dios de la guerra.

En los últimos meses el Centro Histórico de la Ciudad de México ha arrojado numerosos vestigios de la cultura mexica gracias a diversas excavaciones. Se encontró, por ejemplo, el altar de cráneos (tzompantli) más grande hasta ahora; también un templo dedicado a Ehécatl, dios del viento, y un enorme juego de pelota. También una antiguo zócalo de 1843.

Ahora, como parte de excavaciones que llevan más de 40 años, se ubicó otra de las 205 ofrendas que se han hallado hasta ahora, solo que esta es muy espectacular. Esta ofrenda fue dirigida a Huitzilopochtli, dios del Sol y la guerra, y que se representaba con un lobo. La ofrenda, precisamente, consta de los restos de un lobo de unos 8 meses que fue ataviado con hermosísimas piezas de oro y conchas del Atlántico, las joyas más finas encontradas hasta ahora, según investigadores.

Para el arqueólogo Leonardo López Luján:

Estas son, sin lugar a dudas, las piezas más grandes y más refinadas descubiertas hasta ahora. (…)La calidad y cantidad de los ornamentos es muy poco común e incluye 22 piezas completas, entre ellas pendientes, una argolla nasal y un pectoral en forma de disco, todos fabricados con delgadas láminas del metal dorado.

La magnífica ofrenda fue descubierta en abril cerca de la escalinata del Templo Mayor (el cual medía lo que un edificio de 15 pisos actual). Según las investigaciones fue dispuesta durante el reinado de Ahuitzotl (1486-1502), el rey más brutal y temido, su reinado llegó hasta el sur de Guatemala.

Una demolición de 2 edificios hizo posible este descubrimiento, y según los estudios, en 1900 la instalación de una tubería dañó la bóveda, pero los trabajadores nunca repararon en lo que podría hallarse ahí dentro.

Para los mexicas, este tipo de ofrendas tenían la encomienda de hacer tributo a Huitzilopochtli, y eran fundamentales, ya que era él quien ayudaba a los guerreros caídos a cruzar el peligroso río en el camino al inframundo.

encuentran tesosros joyas lobo centro historico df

encuentran tesosros joyas lobo centro historico df

encuentran tesosros joyas lobo centro historico df

 

*Imágenes: Reuters

 

 

Sin categoría

Hace apenas 100 años había canales en la Ciudad de México ¿y si los recuperamos?

Así es, el actual Centro Histórico de la Ciudad de México tenía canales y acequias que incluso conectaban hasta el Sur con Xochimilco y Chalco.

“Guadalajara en un llano, México en una laguna”, dicta un fragmento entre las canciones populares más reconocidas de la música charra de nuestro país. Definitivamente, es ampliamente sabido por los mexicanos que la Ciudad de México está fundada sobre un lago: el lago de Texcoco, el cual era parte de la cuenca lacustre del Valle de México. Cuesta trabajo imaginar que los lagos de esta cuenca llegaban casi hasta el actual estado de Hidalgo. Y lo que es menos sabido por los mexicanos, es que la Ciudad de México aún funcionaba con sistemas prehispánicos de movilidad y comercio a través del agua hasta hace menos de cien años.

Así es, el actual Centro Histórico de la Ciudad de México tenía canales y acequias que incluso conectaban hasta el Sur con Xochimilco y Chalco, donde existía una importante producción agrícola. El canal que hacía esta conexión por agua se llamaba Canal de la Viga (actual Calzada de la Viga) el cual no solamente era una vía acuática de traslado de productos agrícolas sino también, en las últimas décadas de su existencia, fue un espacio recreativo. El Canal de la Viga servía también como paseo donde la gente podía subir a canoas, trajineras e incluso a barcos a vapor para pasearse por el canal, el cual pasaba al lado de grandes casonas, edificios públicos como la garita del canal y espacios sombreados por los árboles de sus orillas. 

antiguos canales ciudad de mexico

Celebración del Viernes de Dolores en el Canal de la Viga en 1920.

Los canales de la CDMX fueron vestigio de lo que alguna vez fue la gran Tenochtitlán y sus chinampas. En el centro histórico, los canales llegaban incluso hasta un costado del Zócalo, y donde estaba la Plaza del Volador, lugar que ahora ocupa la Suprema Corte de Justicia; ese canal se llamaba la Acequia Real y hoy es la calle Corregidora.

antiguos canales ciudad de mexico

Acequia Real, S. XIX 

antiguos canales ciudad de mexico

Fotografía de Charles B. White, captada en 1920. Pueblo de Iztacalco, pocos años antes de la desaparición del canal.

Durante un poco más de la primera mitad del siglo pasado las acciones a nombre del “desarrollo” irrumpieron con el entubamiento y desecación de los canales, algunos poco a poco y otros de un sablazo,

Así pues, las ciudades (tal como las personas) van marcando sus destinos con decisiones atinadas o desafortunadas, buenas o malas, eso depende de criterios y percepciones… Pero, ¿por qué no pensar, bajo un poco de espíritu idealista, que en un futuro esos canales puedan recuperarse y volver formar parte de un sistema ecológico ahora desaparecido? A pesar de que en los años ochenta hubo un intento pobre de recuperar la memoria de los canales con intervenciones urbanas, definitivamente sería interesante retomar -esta vez más en serio, a fondo y de manera sustentable- el tema. Seúl lo hizo hace más de diez años recuperando su río Cheonggyecheon, el cual estuvo entubado durante varias décadas y le pasaba una carretera encima, ¿por qué no en la CDMX?

 

*Conoce más del trabajo del autor en mexicopatrimonial.com

 
*Imágenes: 1)Hugo Brehme; 2) INAH-SINAFO; 3) Southern Methodist University
José María Macías
Autor: José María Macías
Arquitecto, posgraduado en Gestión Cultural y maestro en Patrimonio Mundial. Fue director de Patrimonio Cultural de Chiapas y ha trabajado como consultor en temas de patrimonio y turismo en diferentes ciudades del mundo. Actualmente está comenzando un proyecto profesional de turismo comunitario y creativo en la CDMX y también dirige el blog mexicopatrimonial.com.