Los bosques de México tienen en las comunidades a sus mejores aliados: 3 historias

Las comunidades que habitan los bosques y selvas del país han demostrado ser los más genuinos guardianes de estas tierras.

En el imaginario mexicano la diversidad biológica y cultural representan el mayor patrimonio del país. El interés por conservarlo representa incontables retos, sobre todo en materia de legalidad y reconocimiento de derechos, ya que a pesar de pronunciarse a nivel constitucional, los derechos indígenas al cuidado y aprovechamiento de la tierra –como en la antigüedad naturalmente se proclamaban– presentan todavía muchas complicaciones. 

bosques mexicoEn este sentido, la historia del territorio mexicano –y en particular de sus bosques– incluye episodios inolvidables, tales como la Revolución Mexicana, con su demanda a favor de los pueblos y sus tierras, y el Cardenismo vía la reivindicación de la relación sociedad-naturaleza bajo un sugerente “manejo del paisaje social”. Estos eventos marcaron tan solo el inicio de un logro por demás admirable: más de la mitad de la superficie forestal total del país hoy en día es propiedad de las comunidades, reconociendo así su derecho ancestral al territorio y ofreciéndoles una fuente de riqueza para subsistir dignamente .

El Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible, organización dedicada a promover el aprovechamiento sustentable y comunitario de los bosques en México, advierte que a lo largo de 25 años el manejo forestal comunitario ha colocado al país en una posición destacada a nivel mundial. Esta práctica, a menudo relacionada con la conservación de los bosques y la mitigación del cambio climático, ha logrado que unas 2,400 comunidades aprovechen hoy de manera sostenible los recursos forestales, a la par que velan por la conservación de dichos territorios y de la biodiversidad que alojan.  

A continuación te compartimos tres casos que sustentan la afirmación de que “las comunidades son los mejores aliados de los bosques” (y viceversa). Se trata de ejemplos exitosos de planes de manejo forestal comunitario que han detonado notables beneficios económicos, ambientales y sociales:

 

Ixtlán de Juárez

bosques mexico

Esta comunidad zapoteca de la Sierra de Juárez, en Oaxaca, opera desde hace tres décadas un modelo de gestión comunitaria reconocido a nivel internacional. El aprovechamiento sustentable de los bosques es hoy la actividad más importante de la región –al menos el 70% del pueblo, y otro porcentaje de comunidades vecinas, obtuvo un empleo manejando el bosque. 

¿Pero qué hace de Ixtlán uno de los casos más exitosos de aprovechamiento y conservación? Aquí se ha implementado un modelo con resultados sorprendentes en cuanto a conservación del territorio, y sus especies, en combinación con la generación de ingresos vía actividades rentables y sostenibles. La comunidad cuenta con la certificación internacional FSC (Forest Stewardship Council) y posee su propia tienda de muebles comunitaria, además de sostener, paralelamente, una serie de proyectos ecoturísticos y artesanales que complementan el aprovechamiento del bosque. 

 

Nuevo Bécal

manejo forestal comunitario mexico

Hace no mucho que el ejido de Nuevo Bécal, en el municipio de Calakmul, Campeche, se convirtió en la primera comunidad del estado con certificación FSC. Este instrumento les permite tener una mayor presencia en los mercados y por ende incrementar su rentabilidad. Desde hace 5 años sus ejidatarios fueron asesorados por diversas organizaciones civiles, incluyendo el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible, además de la CONAFOR y el Proyecto Biodiversidad en Bosques de Producción y Mercados Certificados. 

Hoy Nuevo Bécal implementa planes de manejo del bosque que abarcan la extracción de madera, la regeneración y el control de incendios y plagas. Como otros ejidos dedicados al sector forestal, aquí los jóvenes comienzan a salir de su comunidad para estudiar carreras técnicas relacionadas al manejo del bosque para luego regresar y ayudar con labores de la empresa. Se trata de otro caso de éxito en donde, gracias al bosque y sus recursos, se ha evitado la desintegración de comunidades que prefieren emigrar en busca de oportunidades para subsistir.

 

Amanalco

bosques mexico amanalco

Con la ayuda del Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible, los habitantes de la cuenca Amanalco-Valle de Bravo, en el Estado de México, han logrado encauzar sus necesidades hacia el aprovechamiento sostenible de los bosques y los servicios ambientales derivados. Por su riqueza ambiental, el caso de Amanalco es especial, y básicamente destaca tres servicios importantes: provisión de agua de calidad, recursos forestales y captura de carbono.

El CCMSS auxilia a estos grupos ejidales mediante capacitaciones para mejorar productividad, conservación y gestión del bosque. Sin embargo, el proyecto al que realmente apuesta el Consejo hoy, es su notable Mecanismo Local de Pago por Servicios Ambientales para el Manejo Integrado del Territorio (PASMIT). Se trata de un proyecto alternativo que busca “recompensar” a los propietarios del territorio de Amanalco, de la parte alta de la cuenca, para “sí hacer” dentro del bosque. Dicho de otra forma, se espera que por medio de incentivos –auxiliados por un fondo–, la comunidad mejore cada día la conservación del ecosistema y la funcionalidad de su trabajo, mediante un buen manejo forestal de sus paisajes.

 

*Imágenes: 1)Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible; 2) Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible; 3) panoramio; 4) Creative Commons / Flickr – Damonjyeh; 5) Consejo de Cuenca del Valle de México

Mexicans of late capitalism: una oda al absurdo de nuestra era

Los mexicanos habitamos la era del capitalismo tardío con supremo ingenio y filtrando nuestra identidad en la “globalización” como se pueda.

Es un fenómeno natural en la historia humana: cada generación piensa que su tiempo es el peor de todos; que las cosas “estaban mejor antes”; que los jóvenes son cada vez menos atentos; que la música contemporánea es mala y que, probablemente, las cosas estén llegando a un punto de quiebre inminente.

Por otro lado, nuestro tiempo sí pinta sospechosamente peligroso, en medidas nunca antes vistas. La crisis climática —y sus consecuencias sobre nuestras vidas y las de otras especies— es tal vez la mayor evidencia. La otra gran prueba es el desarrollo exponencial y francamente abrumador de la tecnología y las redes de comunicación, especialmente de las plataformas de redes sociales. 

memes-mexicanos-mexicans-late-capitalism

Te interesa: Pionero de la realidad virtual ofrece 10 argumentos para borrar tus redes sociales hoy mismo

Y mientras todo cambia, extrañamente, nada cambia. Como México siempre ha sido un tejido cultural, geográfico, natural y político ultra diverso, cualquier “cambio global” debe asumir su paso por cientos de trincheras que lo distorsionan —a veces lo aminoran y a veces lo potencian. 

Es claro que los mexicanos habitamos esta era —la del llamado “capitalismo tardío”— con supremo ingenio y logramos filtrar nuestra identidad en la “globalización” como se pueda; sin importar, claro, que el resultado sea una deliciosa naturalización del absurdo que nos hace, cada vez, más surreales.

También en Más de México: Oxxos y Dr Simis como paisaje urbano: la obra de Carleti Lopes Traviesa

Pero, ¿qué es el capitalismo tardío?

memes-mexicanos-mexicans-late-capitalism

“Capitalismo tardío”, un término que lleva predicando el fin del mundo como lo conocemos desde la Segunda Guerra Mundial, cuando se pensó, que el sistema capitalista iba a expandirse y desarrollarse lo suficiente como para llegar a su pico máximo. 

La globalización post-guerra sería su clímax. Esto significaría que los ideales de “progreso” modernos finalmente podrían descansar en un intercambio de bienes sólido y consistente. Utopía occidental. 

Sin embargo, como explicó unas tres décadas después el teórico de la cultura Frederic Jameson, los ideales modernos comenzaron a colapsar a la par que sus principales aparatos sociales. Esto generó incertidumbre y maleabilidad en los sujetos modernos y “capitalismo tardío” se convirtió en sinónimo de postmodernidad (otro término elusivo). 

Ahora el concepto se usa con aún más soltura —como era de esperarse. “Capitalismo tardío” es ya el nombre oficial de este colapso y, particularmente es una etiqueta para señalar lo absurda que es la vida en este momento de la historia.

Mexicanos del capitalismo tardío

memes-mexicanos-mexicans-late-capitalism

Todo esto está detrás de la página de Facebook “Mexicans of Late Capitalism”, que inspirada en su antecesora “Humans of Late Capitalism” (creada en 2010), mantiene activa una antología creciente de imágenes que retratan cómo habitamos los mexicanos nuestro tiempo. 

También en Más de México: El Museo Mexicano de Internet: ironía de la cotidianidad en tu timeline

¿Por qué es tan terroríficamente gracioso?

memes-mexicanos-mexicans-late-capitalism

 

La globalización fue un sueño extrañísimo, que simplemente olvidó que en el mundo existen miles de culturas que harían del mercado, la tecnología y la cultura pop “un papalote”. México y los mexicanos, siempre ingeniosos, burlones y un poco cínicos, hemos descompuesto los ideales de Occidente de maneras terroríficamente graciosas. 

Usamos la tecnología como podemos; reciclamos los iconos populares como queremos; interpretamos las leyes —internas y externas— con un alto grado de ambigüedad, y, sobre todo, nos encanta recomponer y remezclar (o remexear) cada cosa con cientos más. Algunas de las mezclas que hacemos sí matan de risa. 

Otras, por otro lado, nos llevan a pensar en lo cruel que ha sido la globalización; especialmente con países como el nuestro, que tiene demasiadas caras y que sobrevive precisamente por su diversidad; que no debería estar forzado a adoptar un solo modo de vida y que, mucho menos debería tener la obligación de acomodarse a un proyecto socio-económico y político concreto que no genera más que desigualdad. 

Imperdible, muy chistosa, triste y cínica, esta colección virtual da para muchas, muchas conversaciones más:

Pequeña activista mexicana al rescate del jaguar y la selva potosina

Esta niña activista quiere que todos nos unamos para salvar al jaguar mexicano.

El jaguar, una de las especies más icónicas —y simbólicas— de México, está al borde de la desaparición. Menos de 4,000 ejemplares aún transitan nuestras selvas. Rescatarlo es vital: de su supervivencia depende el equilibrio del ecosistema que habita y —de paso— la existencia de otros seres vivos. 

También en Más de México: Animales mexicanos en peligro de extinción toman las paredes de la ciudad

Esta causa ha tocado e involucrado a muchos, pero pocos tan enfocados en ella como Sofía Molina, una pequeña activista mexicana al rescate del jaguar y la selva potosina, donde habita esta especie. Con tan solo 7 años, en 2016 Sofía —ayudada por sus papás, miembros de las comunidades de la Huasteca, especialistas y ecologistas— creó Cococu, una organización dedicada a cultivar la conciencia colectiva en torno a esta sensible causa.

Una pequeña activista mexicana al rescate del jaguar

nina-activista-mexicana-rescate-jaguar-huasteca

Hoy tiene 10 años y sus logros son para celebrar e inspirar. Destaca que recientemente fue nombrada “persona destacada” por la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de la ONU. Pero, lo más importante es lo que ha logrado construir con su labor en Cococu

Para Sofía, todo comenzó cuando, acompañando a sus papás —que trabajan en temas de desarrollo sostenible en la asociación Raisac— a visitar distintas comunidades en la Huasteca, notó tres cosas muy importantes. 

También en Más de México: Enciclopedia en línea (y gratuita) para conocer a todos los animales, plantas y hongos endémicos del país

Primero, que todas las decisiones para mejorar las condiciones del medio ambiente y la comunidad se tomaban entre adultos; además estos adultos representaban un grupo limitado, con una mayoría muy especializada que no traducía ni sus argumentos, ni sus estrategias para que los demás pudieran involucrarse y actuar. En consecuencia, nada cambiaba. 

¿Por qué no cuidamos al jaguar mexicano?

nina-activista-mexicana-rescate-jaguar-huasteca

Así, “hacer conciencia” era un ejercicio plenamente teórico y los miembros de la comunidad simplemente se quedaban al margen. Pero para salvar al jaguar —y a la selva entera— hay que generar cambios entre todos. El asunto se complica, si consideramos que la población de este majestuoso felino es tan reducida y un grupo aún más pequeño se esparce entre 8 municipios de la Huasteca potosina. 

nina-activista-mexicana-rescate-jaguar-huasteca

Si no lo ves y no lo conoces, es difícil convencerte de protegerlo. Pero la mayor amenaza del jaguar somos los humanos. Como explica Sofía: estamos destruyendo su hábitat; cazando sus alimentos (de forma ilegal), e incluso matándolo por miedo a que se coma al ganado.

¿Quieres ayudar a salvar al jaguar?

Tres acciones clave derivan de la iniciativa de Sofía Molina. Concientizar es la primera: se trata de dar talleres y pláticas para sensibilizar a otros niños mexicanos (y, consecuentemente a sus familias) sobre esta causa. Así se creó la Red de Niñez Embajadora de Cococu, a la que te puedes unir.

Conocer, es lo que sigue. Cococu ha inaugurado 2 “CUBILES”, sitios protegidos para los jaguares que pueden ser recorridos por viajeros en una experiencia sustentable e inolvidable. 

Tal vez no te toca avistar un jaguar, pero sí ver sus huellas, entender por qué es vital para su entorno y convivir con otros aventureros sensibles en un paisaje espectacular. Estos sitios también han sido designados para mantener activas prácticas de investigación y monitoreo de la especie.

nina-activista-mexicana-rescate-jaguar-huasteca

Te interesa: El potente discurso de Greta Thunberg, un llamado para todas las generaciones

Cuidar es la última acción. Cococu ha generado un programa permanente de conservación que es apoyado por especialistas voluntarios (a los que puedes unirte) entre fotógrafos, biólogos, ecologistas, geógrafos, fotógrafos, especialistas en turismo, especialistas en educación, etc.

Esta iniciativa vive de donaciones y voluntariado, si quieres apoyarlos con capital u ofrecer tus saberes puedes contactarlos. Entra aquí a su sitio web.

Te interesa: Xiuhtezcatl Martinez, el rapero indígena de 19 años en defensa del planeta

Sobre la importancia de las mujeres indígenas para los bosques mexicanos

El loable papel de las mujeres que habitan los bosques en México es tan relevante como poco reconocido.

Por siglos el cuidado del bosque se ha atribuido a la naturaleza y solo a ella. Se ha pensado que el ser humano solo destruye y no participa en la construcción y regeneración de los ecosistemas. Pero lo cierto es que muchos ignoramos que existen grupos cuyo estilo de vida se funde con las necesidades del bosque, y que además de convertirse en guardianes de estas áreas, su economía depende en buena medida de los recursos forestales.

Como está bien documentado, el bosque posee un papel fundamental en el desarrollo de muchas comunidades. En México, cerca de 8 mil comunidades habitan áreas forestales, de las cuales 2,400 aprovechan sus recursos mediante planes de manejo forestal. Pero a la par encontramos otro dato sorprendente: según el Banco Mundial, dentro de las comunidades forestales las mujeres  obtienen en promedio más de la mitad de sus ingresos procedentes de los bosques mientras que los hombres una tercera parte. Esto nos hace suponer que proporcionalmente existen más mujeres beneficiadas por los recursos forestales que hombres.

Una distinción importante en la manera en que se relacionan unos y otras con el bosque, es que mientras los hombres se dedican más a actividades como extracción de madera, las mujeres lo hacen desde prácticas tradicionales agroforestales, como son los huertos caseros, la recolección de leña, ya sea para venta o uso en el hogar, así como la extracción de plantas utilizadas como alimento o medicina. 

Mujeres indígenas y bosques, ¿por qué es necesaria esta relación?

En una de sus participaciones en el Foro de Consulta de la Estrategia Nacional para la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación Forestal (ENAREDD+), la directora del programa México REDD+, Rane Cortez, se percató de lo siguiente: “cuando a hombres y mujeres de comunidades forestales se les pregunta qué son los recursos forestales, la respuesta es muy distinta. Agua, oxígeno, biodiversidad, fauna y tierra contestan las mujeres, mientras que la mayoría de los hombres se refieren a madera”.

Las diferentes visiones entre géneros al momento de aprovechar los productos forestales, nos dice mucho de la relación que han pactado respectivamente con su entorno. Y la perspectiva que aportan las mujeres, a partir de su forma específica de relacionarse con el bosque es un ingrediente que enriquece significativamente los conocimientos que estas comunidades tienen sobre los bosques, mismos que son una valiosísima herramienta de conservación. En esta aportación radica la importancia de su participación en los planes de manejo forestal en México.  

Con las medidas que se adoptaron durante la reunión de la COP13 en Cancún, sobre conservación y cambio climático, organizaciones como el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible, de la mano de pueblos indígenas y por supuesto colectivos de mujeres, han enfatizado en la urgente necesidad de reconocer legalmente los derechos que grupos indígenas y comunidades tienen sobre sus tierras, y segundo, abogaron por la inclusión específica de la mujer en el manejo forestal y en las prácticas relacionadas al cuidado del bosque.

Para comprender esta lucha, basta reconocer que el género femenino puede ayudar en innumerables retos en torno a la conservación de la biodiversidad mexicana, al impulso del aprovechamiento comunitario y, entre otras cosas, a la elaboración de estrategias –bajo conocimientos ancestrales y cotidianos– para mitigar el cambio climático. 

Los bosques son un factor determinante para la supervivencia de muchas mujeres indígenas agricultoras y/o empresarias forestales. A México toca decretar leyes que aseguren su participación activa en esta lucha que nos involucra a todos: la conservación de los bosques y selvas, de sus recursos y su magia.

*Imágenes: 1) CIFOR; 2) If not us then who?