México: ¿por qué el ombligo de la luna?

Aunque "el ombligo de la luna" es un distintivo muy común para recordar México, sus orígenes mitológicos parecieran celebrar, más bien, a los más bellos astros.

México está lleno de nahuatlismos. Si se observa bien, se encuentran en todos lados; se nombran tantos de ellos en la cotidianidad y se les imprimen significados tan genuinos como los de las palabras madre. Durante varios siglos el náhuatl ha sido una lengua poderosa, persistente. Se sabe que tardó aproximadamente un siglo en dejar de ser el lenguaje primario después de la conquista. Y es que la forma de comunicación para quien lo habla y hablaba siempre ha sido distinta. De entrada porque las numerosas expresiones de esta lengua se concentran, esencialmente, en la cosmovisión prehispánica, que no es sino una forma profunda de mirar la realidad. Donde acaso todo es metáfora. 

El ejemplo más hermoso de nahuatlismo se imprime en nuestro más grande símbolo: el topónimo México, el ombligo de la luna. 

A sabiendas de autores rigurosos como Gutierre Tibón, la palabra México podría tener muchas aristas que nos ayuden a entender de dónde proviene el sello más distintivo de nuestro territorio, de dónde proviene el “mexicano”. Antes de entrar a detalle, es preciso recordar que el nombre de Tenochtitlán (la capital mexicana) era Mēxihco Tenōchtitlan, y que a raíz de esa palabra se decidió el nombre del territorio entero.

La palabra Mēxihco ha sido objeto de numerosas versiones acerca de su significado. La más aceptada es la que fracciona la palabra en los vocablos mētztli= luna, xictli= ombligo o centro (que para la antigüedad eran palabras sinónimo), y -co= sufijo de lugar. De manera que México podría significar lugar en el centro (u ombligo) de la luna, o en el centro del lago de la luna –si consideramos que Mēxihco también fue una referencia al Cem Ānáhuac, la “tierra rodeada de agua”, o más acertadamente: “[la] totalidad [de lo que está] junto a las aguas”–. De esta fascinante alegoría se destaca la visión de los mexicas de imaginar dicha tierra como centro y como un todo, así como su conciencia espacial, con la que percibían aquella tierra como un símbolo cósmico rodeado de agua. Cabe destacar que, esta bella metáfora no hubiese podido realizarse sin el tiempo que el mexica dedicaba a la observación de las cosas.

Existe otra versión sobre el origen de “México” que igualmente ha sido aceptada. Se le atribuye a Huitzilopochtli, o “Mexi”, como también solían llamarle. Huitzilopochtli fue probablemente la deidad más venerada por los aztecas, pues es éste, la deidad de la guerra asociada al Sol, el fundador de Tenochtitlán. Es hermano de Coyolxauhqui, la deidad de la Luna, y también de los Centeno Huitznáhuac, las estrellas. Como el Sol joven –la vida nueva–, Huitzilopochtli guió a los aztecas en forma de colibrí desde las tierras de Aztlán y hasta su nuevo destino. De manera que a la actual capital mexicana se le consideró su lugar de residencia

Si se comparan, ambas versiones tienen un vínculo fascinante que nos dejan una exquisita reflexión. Y es la de utilizar a la Luna y al Sol, –los más bellos astros– como referentes del nacimiento de una población entera.

Cuenta un dramático mito prehispánico que Coyolxauhqui, la Luna, fue desmembrada por Huitzilopochtli y su cabeza arrojada al cielo, luego de que ésta intentase matar, junto a sus hermanos, a su madre Coatlicue (también llamada Tonantzin) que acababa de dar a luz a Huitzilopochtli desde una especie de milagro. Las muchas partes que de ella quedaron fueron arrojadas montaña abajo. Fueron abandonadas en la tierra. El ombligo de la luna que es México, podría, quizás, haber encarnado esa otra parte de la Luna que quedó abandonada en la tierra, y que solo Huitzilopochtli sabía encontrar. De ahí que solo él –en forma de colibrí– supiera exactamente dónde fundar la nueva nación, Mēxihco Tenōchtitlan.

A pesar de la ingobernable belleza que empapa el nombre de nuestro territorio con estas historias, México no siempre se pensó así. Antes de consolidarse como tal, en el siglo XIX, hubieron muchos más apelativos: Nueva España, América mexicana e inclusive Anáhuac. Había gentes que en aquellos tiempos le llamaban  Nación mexicana (como oficialmente se llamó en la Constitución de 1824), pero finalmente se acordó que sería su distintivo México y su nombre oficial Estados Unidos Mexicanos.

 

 

*Imágenes: 1) Wikimedia Commons; 2) mexicomaxico.org; 3) college.holycross.edu

* Fuentes de consulta:

Gutierre Tibon, “Historia del nombre y de la fundación México”, Fondo de Cultura Económica, México, 1980.

 

Jaen Madrid
Autor: Jaen Madrid
Editora de tiempo completo, música y ser humano. Ha escrito numerosos artículos en este medio, dando vida principalmente a los rubros de Arte, Cultura, Misticismo y Surrealismo. Escribe y edita Ecoosfera. Su tiempo libre lo dedica a leer literatura griega, tarot y ocultismo, además de crear música con sintetizadores.

De Pancho Villa a Burroughs: presos legendarios de ‘El Palacio Negro de Lecumberri’

La diversidad de mentes que pisaron esta cárcel es una muestra de que el lugar también sirvió como un depósito de conciencia y libertad.

A veces lo que es ‘ilegal’, no tiene nada que ver con lo éticamente correcto. En este sentido, muchas épocas han tenido en sus cárceles a los verdaderos héroes,  los que tuvieron la entereza para ser los disidentes de las mentiras en boga. No estamos diciendo que todos los personajes que enlistamos a continuación lo sean, pero sí creemos que de 1900 a 1976 el ‘Palacio de Lecumberri’, también conocido el ‘Palacio Negro de Lecumberri’, se convirtió en un hoyo negro en el que convergieron personajes que siguiendo su conciencia o llamados, también fueron muy incómodos a la élite. 

Esta icónica  cárcel se convirtió en el hoyo oscuro de México, donde, se sabe, las atrocidades y promiscuidades más impensables sucedieron.

Algunos de los emblemáticos personajes que conocieron desde dentro aquellas rejas.

 

David Alfaro Siqueiros

 

El muralista fue encarcelado en 1960. Estuvo preso por 4 años, acusado de disolución social, pues era el presidente del ‘Comité de Presos Políticos y la Defensa de Libertades Democráticas’. Parte de su estilo estético lo desarrolló ahí, entre los muros. La fotografía que presentamos de él, una de las más icónicas, fue también tomada ahí.

 

Pancho Villa

 

El rebelde de la Revolución fue acusado de insubordinación, desobediencia y robo. Estuvo recluido en Lecumberri del 7 de junio al 7 de noviembre de 1912. A punto de ser fusilado, fue perdonado.

 

William Burroughs

 

Este escritor de la ‘Generación Beat’, uno de los más importantes de la historia, estuvo en Lecumberri por haber matado por accidente a su esposa cuando en una fiesta le disparó al vaso de ginebra que tenía en la cabeza tratando de imitar la hazaña de Guillermo Tell. Permaneció 14 días en la prisión.

 

José Revueltas

 

El icónico escritor estuvo recluido durante 2 años y medio. Fue detenido solo por ser parte del movimiento estudiantil del 68 en noviembre de ese mismo año.

 

Juan Gabriel (Alberto Aguilera Valadez)

El cantante estuvo preso durante año y medio, entre 1970 y 1971, acusado de robo. La cantante Enriqueta Jiménez, “La Prieta Linda”, consiguió el dinero para pagar su fianza.

 

¿Qué otro caso más conoces?

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto huenasnoticias.com Y pintora con bordadora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

Zapata en la UNAM: un extenso archivo en línea para que te empapes del espíritu revolucionario

Explora este espectacular archivo de la UNAM con más de 400 fotografías y documentos sobre Emiliano Zapata y la Revolución Mexicana.

Emiliano Zapata murió hace 100 años. Sin embargo sus palabras, sus acciones y —particularmente— su lucha, continúan resonando (y fuerte) entre muchos mexicanos. Y, aunque sobre él se han construido cientos de mitos y su figura es constantemente utilizada para sostener movimientos ideológicos ultra diversos, hay algo verdaderamente valioso en la romantización del “Caudillo del Sur”.

emiliano-zapata-fotografias-historicas-revolucion-unam-archivo

Tal vez lo más destacado del personaje sea la enorme sensibilidad con la que se refirió al “pueblo”; un concepto cada vez más engañoso y, al mismo tiempo, más relevante que nunca. “Pueblo” no era una entidad abstracta, un estandarte o un grupo marginado. “Pueblo” fue para Zapata sinónimo de casa, familia, pertenencia y fuente de energía vital.

emiliano-zapata-fotografias-historicas-revolucion-unam-archivo

Y, estrechamente ligada, estaba la idea de “tierra”, como sustento del pueblo, como principio absoluto, origen de la vida, destino y causa. Ambas nociones y, sobre todo, la forma de tratarlas, hacen mucha falta en nuestro tiempo. ¿Pero cómo conectarnos con Zapata más allá de las mitologías y las especulaciones de líderes políticos o de maestros de historia que pronuncian el nombre sin evocar lo que verdaderamente implica el hombre?

emiliano-zapata-fotografias-historicas-revolucion-unam-archivo

También en Más de México: Los manifiestos en náhuatl de Emiliano Zapata

Un buen lugar para empezar es, sin duda, el precioso e inmenso repositorio en línea de la UNAM dedicado al General. Se trata de una sección del Archivo Histórico de la Universidad que comprende más de 400 fotografías y documentos históricos relacionados con la vida de Zapata, el zapatismo y la época revolucionaria.

emiliano-zapata-fotografias-historicas-revolucion-unam-archivo

Entre los documentos hay, sobre todo, decretos y manifiestos redactados o promulgados por este personaje histórico. Y entre las imágenes hay algunas muy particulares, que probablemente no habías visto.

emiliano-zapata-fotografias-historicas-revolucion-unam-archivo

Destacan retratos poco conocidos del General; escenas de la vida cotidiana; los rostros de otros revolucionarios y revolucionarias que no necesariamente se mencionan en la historia oficial, y las peculiares fotografías de Cruz Sánchez, presidente municipal de Yautepec, Morelos y que también peleó con los zapatistas.

emiliano-zapata-fotografias-historicas-revolucion-unam-archivo

El material en físico perteneció a los hermanos Gildardo y Octavio Magaña Cerda, zapatistas que militaron en tiempos de Emiliano. Cuando quedó como dirigente del Ejército Liberador del Sur tras la muerte de Zapata, Gildardo heredó el archivo.

emiliano-zapata-fotografias-historicas-revolucion-unam-archivo

Y entre las décadas de los 60 y 70, Octavio entregó todos los documentos que mantenía su hermano de la Revolución al Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM. Finalmente, han sido digitalizados y abiertos al público.

emiliano-zapata-fotografias-historicas-revolucion-unam-archivo

Sin duda la curiosidad sobre el pasado y las preguntas sobre nuestra propia historia nos seducen y convencen de contemplar y explorar el archivo. Pero este ejercicio podría genuinamente ayudarte a invocar el espíritu de la época y posiblemente empatizar con las causas que entonces movilizaron a miles de mexicanos y que hoy siguen reclamando nuestra lucha.

Consulta el repositorio aquí.

Te puede interesar: Frases de Zapata que no conocías, pero aún resuenan (y muy fuerte)

La historia de los primeros mariachis de mujeres (feminismo a la ranchera)

El nacimiento de los mariachis de mujeres se remonta apenas a los 50. Entrevistamos a una de sus principales exponentes.

El mariachi es un clásico de la oferta musico-cultural de México para el mundo, pero ¿Sabías que aunque el término como tal aparece  en referencias históricas desde la segunda mitad del Siglo XVIII, no es hasta 1950 que surgieron grupos femeninos de este género como ‘Mariachi Las Coronelas‘ o el ‘Mariachi Las Adelitas’?

coronelas mariachis mas antiguos mujeres mexico

Mariachi ‘Las Coronelas’

Pero su apertura en este mundo fue aún más lenta, pues aunque  emergieron en los 50 estas propuestas, hasta la década de los 80 alcanzaron relevancia a nivel mundial con el Mariachi ‘Las Perlitas,’ oriundo de Guadalajara.

Entrevistamos a Verónica Oviedo, una música que perteneció a este grupo por 7 años. Hoy, es directora de dos mariachis de mujeres: Mariachi Mujer Latina (que ya tiene 13 años) y Mariachi Mujer Mexicana.

primeros mariachis mujeres

‘Las Generalas’

 

mariachi coronelas primeros mariachis mujeres

Oviedo es una experta en este mundo en el que las mujeres aún tienen que lidiar con prejuicios sobre su talento por el hecho de ser mujeres. Y al respecto, me dice:

“A pesar de que estamos en la cuna del mariachi, todavía hay mucha gente que no había escuchado nunca un mariachi de mujeres. A veces la gente cree que se van a escuchar mas débiles los instrumentos”, se ríe de ciertas opiniones. “Si eres buena música, no se trata de género.”

mariachi mujer latina

Mariachi Mujer Latina

Su rol, aún sin proponérselo, se convirtió en una causa enormemente feminista, pero Oviedo opina que “todavía es, en cierta manera, una lucha constante. Como ejemplo, de 100 mariachis en Guadalajara, unos 5 son de puras mujeres. Entonces, aún hay un ambiente prejuicioso y masculino que prevalece”, cuenta.

 

 

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto huenasnoticias.com Y pintora con bordadora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )