“Tejiendo la Cultura Mixe” a través de la pintura

El diario vivir y los sucesos que suceden en su entorno, como la cosmovisión, la siembra del maíz, la muerte, etc, son temas abordados por el pintor mixe Ángel Vásquez Martínez.

La historia, la cultura y las tradiciones se viven día a día en la Sierra Mixe ubicada al norte del estado de Oaxaca. Esta vez tuvimos la oportunidad de asistir al festival cultural Näx Yoots, un evento coordinado por las autoridades municipales de Santa María Tlahuitoltepec y que se llevó a cabo en el mes de noviembre. En el lugar nos encontramos al joven Ángel Vásquez Martínez, uno de los muchos artistas que hay en la región. Ángel basa sus obras en las actividades del diario vivir y los sucesos que suceden en su entorno, como la cosmovisión, la siembra del maíz, la muerte etc. Es originario de la comunidad de las Flores que pertenece al municipio antes mencionado.

pintor mixe angel vasquez martinez

En palabras del artista:

Yo quiero demostrarle al mundo a través de mis obras la conexión que hay entre el humano-tierra, la fiesta, mi lengua, la comida, y la cosmovisión desde una cultura tan antigua, al igual como las muchas culturas que hay en nuestro país.

Uno de sus razones para pintar es para conocerse así mismo tomando en cuenta que cada generación de la humanidad re-inventa muchas cosas nuevas. Muchas de estas cosas se basan en aspectos materiales que anhelamos y que están muy distantes de las necesidades básicas que requiere cualquier ser humano del planeta para vivir. Actitudes como estas generan que nos vayamos olvidando de la esencia de la vida y desconectando de la madre naturaleza, empezamos a desconocer nuestras raíces, del origen de uno mismo, el origen de los alimentos, la profundidad de la lengua, el simbolismo de la vestimenta y todo esto genera que nos perdamos en el tiempo y que nunca nos imaginemos en el día que dejemos de respirar…….

pintor mixe angel vasquez martinez

pintor mixe angel vasquez martinez

pintor mixe angel vasquez martinez

Los Ayuujk, como nosotros nos nombramos, somos uno de los 16 grupos indígenas que se encuentran ubicados en el estado de Oaxaca y Tlahuitoltepec es uno de los 470 municipios que se rigen por usos y costumbres. Como la mayoría de las culturas de los pueblos originarios del mundo, enfrentan embates culturales que tratan de homogenizar todo lo que se encuentran el camino, tratan de imponer un pensamiento que muchas veces representa ir en sentido contrario a lo que nuestros antepasados nos enseñaron. Por esta razón escribo estas palabras que representan parte del esfuerzo para seguir siendo quienes somos y poder seguir diciendo que somos el pueblo de los “Jamás Conquistados”.

Dicho lo anterior en mixe:

Jate´n ja jujky´äjtën, yä ayuujk jää´y et jëëjty nyaxy ku ja wïnmää´ny   t´ats atsëky ja ëyjii´kxy, ja ëwyet ja ënyääm, ja jëën ja pujx, ja pëktä´äk miti ja ka tsojkëp, näxp ja tsënää´yën jats ja jotmay´o´jkën myiny ku ja u´unk ja unäjk jayääts ja kyukoj   t´ats jää´tyïkëy, paty këxp jan mïku´uk ja tyunk ja pyëk tnänkyixyë mëët ja ´ujkën ja pëjkën

yë´ matsyoop ku ja jujkyäjtën ntsënää´yën japom japom, mëët ja teety ja tääkj, mëët ja uu´nk ja unä´jk, mëët ja mëku´uk tejk miti mëët mnamyayë…

 

Agileo Vasquez Gutierrez
Autor: Agileo Vasquez Gutierrez
Originario de la Sierra Mixe de Oaxaca, de la localidad de Rancho Tejas municipio de Santa María Tlahuitoltepec. Durante los últimos años se ha interesado en que la población de la sierra re-valorice su cultura Mixe por medio de la cohesión comunitaria, los sistemas alimentarios, el intercambio de experiencias y la imagen por medio de fotografías.

Lecciones de visualidad, belleza y mestizaje, cortesía de una fotógrafa oaxaqueña

Estos preciosos retratos celebran el mestizaje y le dan una vuelta crítica a una noción de belleza que ya no nos hace falta…

La fotografía –especialmente el retrato fotográfico– es un espacio colectivo. En su presencia comulgan el ojo espectador, el que enfoca y el que se permite ser parte del encuadre. Lo que se encuentra ahí, tal vez sin quererlo, es un cruce de miradas; una convergencia de formas de ver. Así lo entiende Citlali Fabián, una fantástica fotógrafa oaxaqueña.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestizaSin embargo, no siempre se asume de esta manera. La fotografía puede transformarse en una herramienta peligrosa. Pensemos que al fotógrafo le corresponde un poder sobre el objeto que captura; precisamente, porque se lo guarda para sí mismo, porque lo utiliza para sus fines privados y porque, desde el principio, él decide cómo encuadrar la imagen.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestiza

Pensemos en todas esas imágenes que hacen posar a un sujeto indígena para representar “lo exótico”. El ojo que encuadra se concentra en rituales que le parecen espectaculares; en las diferencias con su propia cultura; en las “carencias” de la persona o comunidad a la que está fotografiando. En pocas palabras: se concentra o enfoca desde la extrañeza. Así, la foto genera una distancia, pues quien porta la cámara se elimina a sí mismo de la escena.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestiza

Pero Citlali Fabián busca otra cosa. Particularmente con su serie Mestiza, en donde se dedicó a retratar a mujeres de su familia y a amigas, algunas de ellas yalaltecas (descendientes de la cultura zapoteca). A través de estas piezas, intenta explicitar lo colectivo en la imagen, haciendo que sus modelos se apoderen de la representación. Estas fotos no son para otros, son para una misma.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestiza

Así, cada una posó como quiso; se adornó cabellos y rostro como mejor le parecía, incluso se presentaron desnudas, aludiendo a la franqueza y al cariño que le tienen a su propia figura y a la de sus hermanas. El resultado es exquisito, en gran medida porque Citlali decidió utilizar las técnicas análogas y –y prácticamente alquímicas– de la fotografía del siglo XIX, que permitieron un acabado muy peculiar en la imagen.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestizaPero la elección no es sólo técnica, también profundamente simbólica, pues fueron estas mismas cámaras y revelados los utilizados por las primeras generaciones de antropólogos, quienes desde una injustificable posición pusieron a quienes llamaban indios frente a las cámaras, para examinarlos, como si fueran de otro mundo. La frase supersticiosa de la que muchos se ríen “no nos gusta que nos tomen fotos, porque nos roban el alma”, adquiere otro carácter aquí: cuando nos fotografían, cuando se adueñan de nuestra imagen, nos roban la posibilidad de ser representados de otras maneras y con otras intenciones; incluso nos roban la posibilidad de representarnos a nosotros mismos.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestiza

Este tema es especialmente delicado para Citlali Fabián y lo ve encarnado no sólo en el hecho de ser indígena, o de ser mestiza, también en el ser mujer y encarnar belleza. En diferentes momentos de su obra ha explorado cuestiones de identidad. Cuenta que fue alejada de su cultura que fue “deslenguada por mis propios padres en un intento por protegerme del estigma que mi color de piel no puede negar.”

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestizaY así, antes que arrancarse la piel, antes que entender sus orígenes como un estigma en el sentido negativo, se regocija en su propio mestizaje, lo comprende como un terreno de posibilidad. Mestiza le permite a ella y a sus “cómplices” (a las modelos), reapropiarse de sus representaciones, de la creación de su propia imagen “levantar la frente ante nuestro propio reflejo, mostrándonos lo mismo divinas que frágiles.” Además de devolverle potencia a la voz de su comunidad, la encuadra de tal manera que el espectador puede permitirse comprender a cada mujer retratada no desde ese extrañamiento que genera distancias, sino con la intriga deliciosa que nos sugiere la belleza.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestizaCitlali misma reconoce que su ejercicio podría parecer idealista, pero cada fotografía, cada honesta mirada es un llamado a que estas chicas, su comunidad y a que cada sujeto pueda ser visto desde un enfoque horizontal, con empatía. Y, como bien concluye, en el desafortunado panorama que nos envuelve, hace mucha, mucha falta.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestiza

Ilustra tus oídos con esta increíble lista de músicos indígenas contemporáneos

Trascendiendo fronteras sonoras e imposiciones culturales, estos músicos ponen en alto sus lenguas y sus orígenes.

Tocar música es una práctica presente en todas las latitudes del planeta. Cada comunidad, no obstante, tiene sus propios ritmos, patrones y sonidos predilectos, mismos que suelen ser un reflejo de sus costumbres.

No obstante, la tradición ha tenido que sobrevivir a la modernidad utilizando otros estilos musicales, pero lo más importante es que no han perdido su esencia. Y así, inevitablemente, la música regional termina por convertirse en un interesante collage sonoro con multiplicidades de todo tipo, incluidas las étnicas. Por eso, actualmente muchos indígenas han fusionado sus lenguas y estilos musicales con aquellos estilos que les vienen de fuera, como el rap, el hip hop, y hasta el rock.

Interesantes experimentos surgen de este hilván de corrientes, y demuestran que no todo pasa por negar lo otro. Y justo eso han hecho los músicos indígenas en México, que hoy se pronuncian como una vanguardia de música popular alternativa.

Son estos músicos indígenas quienes dan vida al Festival Internacional de Músicas Indígenas Contemporáneas, un evento que presenta el Museo Universitario del Chopo, en la Ciudad de México. En esta cuarta edición, “Estruendo Multilingüe”, participarán tres grupos y cuatro solistas provenientes de Sonora, Oaxaca, Chiapas, Estado de México, e incluso de Guatemala y Canadá. Además de conciertos el museo del Chopo tiene preparadas algunas charlas y conversatorios, cuyos horarios puedes consultar aquí.

Por lo pronto, te compartimos una recopilación musical de los artistas que se han presentado y se presentarán en este festival, tu universo musical no será el mismo:

Akinisie Sivuarapik, Lisa-Louis Ittukallak y Sarah Surusillak

Zara Monrroy

Los cogelones

Tzutu Kan

Proceso colectivo Embera Bacata 2015

Y estos son algunos de los que han pasado por este festival:

 

Festival Internacional de Músicas Indígenas Contemporáneas

Museo Universitario del Chopo
24 de noviembre, 13:00 hrs.
Entrada libre

*Fotografía principal: Vayijel

Conoce la voz de la primera soprano mixe: María Reyna González López

Siempre lo supo, sería cantante, pero también sería una embajadora de su cultura mixe de la entrañable Sierra en Oaxaca.

Cuando en el 2012 María Reyna González López grabó un video de YouTube para su madre en su lengua original, mixe, jamás se imaginó que sería escuchado por más de 10 mil personas.

Se celebraba el día de las madres y González López se encontraba en Guadalajara, había ido allí para trabajar en el aseo de casas con el fin de estudiar español y seguir con su carrera de cantante, la cual había determinado cuando tenía solo 8 años y entró en el coro de su escuela.

Su historia

González López nació en Santa María Tlahuitoltepec, en la Sierra Mixe, de Oaxaca. La tradición musical no le viene de su casa, aunque los mixes son famosos por su mundo musical, y son además conocidos como El Pueblo Jamás Conquistado; en su lengua, mixe es ayuuk ja’ay y significa “la gente del idioma florido”.

En los montes y colinas, María cantaba, siempre lo hizo. Cuando entró en el coro de la escuela no paró. A los 12 años formó su primer grupo con su maestro de música, quien se ocupaba del teclado, y ella de la voz. 

Luego comenzaron a tocar en restaurantes, y así pudo pagarse la secundaria. Hoy tiene 26 años y el video que hizo para su madre ha sido visto por miles. Su carrera va en aumento, se ha presentado ya en sitios como el Palacio de Bellas Artes (en la Ciudad de México), Teatro Juárez en Oaxaca, y en Santiago de Chile.

 

Su carrera como soprano

Una vez en Guadalajara, mientras perfeccionaba su español, tomó también clases de canto con el profesor Joaquín Garzón, este se dio cuenta de que María tenía voz de soprano, entonces le enseñó óperas en italiano.

Ahora María estudia en la Escuela Superior Diocesana de Música Sacra, en Guadalajara, Jalisco. Siempre lo sintió, lo suyo era el canto, aunque también su cultura. Ahora está grabando su primer álbum en lengua mixe, pero también en zapoteca y en maya.

 

*Fuente: El Universal