¿Por qué las moras del bosque son una gran opción sustentable en México?

Es preciso conocer las potencialidades que México tiene respecto a cultivos más sustentables y redituables, es posible salvar al campo y las frutillas del bosque son una opción excelente.

En la agricultura los fenómenos de la globalización de los mercados nos han llevado a pensar que la solución se encuentra en establecer grandes áreas de cultivos para mantener la competitividad. Sin embargo, existen opciones de pequeña escala que pueden ser rentables en operaciones de 1 a 3 hectáreas. Este es el caso de las frutillas (o berries como se identifican en los mercados internacionales), que incluyen arándano, cereza, frambuesa, fresa, zarzamora y zarzaparrilla, cultivos que se han convertido rápidamente en uno de los mejores ejemplos de la agricultura asociada al aprovechamiento sustentable de los recursos y la responsabilidad social.

Resulta curioso que el explosivo crecimiento de estos cultivos – asociado principalmente a temas de la salud y de movimientos ecologistas y orgánicos- utilicen en gran medida sistemas masivos de comunicación y mercadotecnia para llegar a la mente de los consumidores que son atendidos por las grandes cadenas de distribución. Otro dato curioso es que el 80% de las frutillas se distribuye en empaque de ostra (clamshell) y más de un 10% se está introduciendo como producto congelado o procesado. Ciertamente la ganancia está en la bolsa que domina los impulsos de compra en todos los sentidos.

Los unicornios

En cierta forma, lo pequeño es hermoso, pero también se vuelve grande a la vez. ¿No es así el mundo moderno? Es decir que las ideas o pensamientos que nacen en pequeñas empresas se convierten en los unicornios del mercado. Digamos que las frutillas, siendo tan pequeñas y frágiles pueden ahora viajar grandes distancias incluso de un hemisferio a otro, para estar presentes en la mesa de los consumidores de todo el mundo. Pero ¿gracias a quién?

Gracias a las adaptaciones tecnológicas, la investigación genética y la construcción de una cadena de valor asociada a la comercialización masiva, un selecto grupo de empresas en seis países (Estados Unidos, Canadá, México, Chile, Argentina y España) han logrado construir y desarrollar un mercado de exportaciones valuado en más de 10,000 millones de dólares en un lapso de 25 años, es decir que una sola generación ya está dando sus frutos.

cultivo frutillas bosque mexico sustentabilidad

El pronóstico es que los cultivos de frutillas podrán llegar a ser tan populares como la manzana, el aguacate, o el jitomate, que por ahora tienen las mayores preferencias de los consumidores que van desde un 55 al 83%. Otro grupo interesante lo forman las crucíferas por sus propiedades antioxidantes, con el brócoli, coliflor, col y col de Bruselas, cuyas presentaciones en fresco, desplazaron hace años a los productos congelados y actualmente presentan preferencias entre 25% y 57% entre los consumidores.

Las frutillas también con propiedades antioxidantes, con elevadas concentraciones de vitaminas y minerales, se ubican a la mitad de la tabla con preferencias del 25% al 45%, aunque apenas están en su etapa juvenil.

Factores asociados a la producción exitosa de frutillas Factores productivos

Investigación genética

Diversificación geográfica

Gestión de manejo

Sistemas de control de heladas

Inocuidad

Control de costos

Factores de comercialización

Cadena de distribución

Control de trazabilidad

Diversificación de productos

Reconocimiento de marca

Potencial de crecimiento

Expansión internacional

Las ventajas de México como productor de frutillas del bosque

En un entorno altamente tecnificado y competitivo, la participación de los productores mexicanos se ha incrementado rápidamente, al pasar de $618 millones de dólares en el 2010, hasta llegar a $1,500 millones de dólares en el último ciclo de otoño-invierno, con un incremento anualizado de más del 15% en los últimos cinco años. Las cifras reportadas por la Secretaría de Economía y avaladas por la Promoción de Exportaciones de Promexico, indican que del total exportado en 2014 que alcanzó $1,236 millones de dólares, el 40% es de fresas (frescas y congeladas), 37 % corresponden a frambuesa, el 18 % a zarzamora; complementadas con un 6 % que corresponden a los nuevos cultivos de arándano. Mientras que en 2015, las cifras del valor de las exportaciones de frutillas subieron a $1, 501 millones de dólares.

cultivo frutillas bosque mexico sustentabilidad

Por su parte, el Servicio de Información Agroalimentaria (SIAP-SAGARPA) ha reportado en el reciente Foro de expectativas agroalimentarias realizado el pasado 15 de abril en Mérida, Yucatán, que la superficie de frutillas en este país -que desde hace más de 20 años forma parte del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, ha pasado de 10,500 hectáreas sembradas en el 2010, a una superficie cercana a las 25,000 hectáreas en el 2015, que representan un incremento anualizado del 27%.

Al parecer -el éxito de este nuevo sector productivo -esta soportado de manera ejemplar por las exportaciones mexicanas de aguacate, jitomate, uva y espárrago- que representan importantes cuotas del mercado mundial. De tal forma, se estima que las más de 600 mil toneladas de frutillas registradas en el reciente ciclo de otoño-invierno 2015-2016, se cosecharon principalmente en los estados de Michoacán, Jalisco y Baja California.

En esta región del Occidente y del Pacífico Norte, destaca la participación de la Asociación Nacional de exportadores de berries (ANEBERRIES) integrada en el año 2010 por empresas de producción y comercialización entre las que destacan Agrana Fruit, Alpasa, Berrymex, Berrie´s Paradaise, BQ Fruit, Corporativo Altex, Driscoll´s, Export Berry, Exifrut,, Grupo Berries, Guimarra, Hortifruit, SB Berrys, Splendor, Sunnyridge, Universal Berries y otras más que desde su integración han logrado conjuntar los intereses de los productores, con las empresas exportadoras y buscan el apoyo del gobierno para establecer mecanismos de promoción y protección del mercado.

Cabe mencionar que mediante los análisis realizados por la ANEBERRIES se puede pronosticar que el volumen de producción podría duplicarse hacia el 2020 con las producciones de otras regiones entre las que sobresalen Sonora, Sinaloa, Chihuahua, Coahuila, Colima, Guanajuato, México, Puebla y Veracruz, donde actualmente ya se están realizando pruebas de adaptación de variedades de zarzamora, frambuesa y arándanos en ese orden de importancia. Inclusive se están realizando pruebas con sustratos orgánicos en regiones cálidas en los estados de Oaxaca y Sinaloa para producir arándanos en los meses de julio a septiembre.

El análisis de los miembros de la ANEBERRIES, revela que los cultivos de frutillas presentan un elevado potencial de crecimiento, que sin embargo deberá estar apoyado en la correcta evaluación de los recursos disponibles, para seleccionar la tecnología más adecuada que permita garantizar una producción eficiente y rentable. Los esfuerzos de la ANEBERRIES se están enfocando en los registros de control integrado y la certificación de calidad para obtener un mayor reconocimiento del mercado internacional.

Una de las grandes ventajas de los productores mexicanos, es que a diferencia de otros países, la producción se puede realizar prácticamente todo el año, dejando exenta la temporada de lluvias de julio y agosto. Cabe mencionar que actualmente existe una diferenciación en los sistemas productivos, en los cuales las explotaciones con mayor tecnificación que suman aproximadamente 15,000 hectáreas, se concentran en un 90% en las exportaciones, siendo el 75% para EUA y Canadá, el 10% a la UE y el 5% a Asia; mientras que el resto de las explotaciones a campo abierto, se canaliza al consumo del mercado nacional. Casi el total de la exportación se maneja en fresco, aunque el mercado de procesado y congelado va en aumento.

cultivo frutillas bosque mexico sustentabilidad

Considerando que la producción de frutillas genera una ocupación de 6 personas por hectárea, este sector da empleo aproximadamente a 150,000 trabajadores de las zonas rurales, representando una importante derrama económica sustentada en el ingreso de divisas por las exportaciones y un creciente mercado interno. En ese sentido, la Alianza hortofrutícola internacional para el fomento de la responsabilidad social (AHIFORES), está gestionando una serie de medidas para reforzar las inversiones que realizan las empresas exportadoras en beneficio de los trabajadores del campo, como jornadas médicas, dentales y atención escolar para los hijos de los trabajadores.

Finalmente, uno de los puntos de mayor interés que se han detectado mediante las entrevistas, es que para reforzar las actividades de exportación, el Gobierno de Michoacán con el apoyo de SAGARPA y la Secretaría de Economía, están elaborando un proyecto de modernización para el Puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, el cual permitirá alcanzar un mayor número de exportaciones a todos los continentes. Lo anterior se basa en el hecho de que en esta región se encuentra consolidado el 85% de las exportaciones de aguacate, el 45% de la guayaba, el 29% del limón y el 93% de las frutillas, específicamente de zarzamora y frambuesa. Con ello, se estaría consolidando un sector altamente competitivo, cuyas perspectivas son realmente positivas.

*Fuentes:

ANEBERRIES www.aneberiies.mx; SIAP www.siap.gob.mx; Secretaria de Desarrollo Económico de Michoacán www.sedeco.michoacan.gob.mx

Luis Bringas Guedea
Autor: Luis Bringas Guedea
Consultor técnico y editor asociado de publicaciones especializadas en agricultura y desarrollo rural con 20 años de experiencia en la transferencia de tecnologías. Especialista en comercio agrícola y agroindustrias. Coofundador de Siac, Agrored y Productores de Hortalizas.

Cómo crear tu propia chinampa casera en 5 pasos

Cultiva tus conocimientos sobre este gran sistema de agricultura sustentable.

Las chinampas son míticas. Se cree que son un método de cultivo mucho más antiguo que los aztecas; que probablemente su creación data desde los toltecas. Es  un sistema agrohidrológico muy sustentable y una alternativa única para continuar perviviendo tradiciones ancestrales que todavía son muy vigentes. Incluso la FAO ha reconocido este sistema como parte del Patrimonio Agrícola Mundial.

Durante el pasado, los tamaños de las chinampas podían ser bastante variados. Habían desde 8 metros de largo por 3 de ancho, hasta los que podían rebasar los cien metros de largo por veinte de extensión. Existen dos tipos diferentes: la chinampa de laguna, la cual se construye totalmente sobre el agua, y la de tierra adentro, que se construye a orillas de la tierra y se riega a partir de pequeños canales. 

Actualmente, el uso de las chinampas es un método que tiene vida entre los campesinos de Xochimilco y Tláhuac, en la Ciudad de México. Aunque, debido a cuestiones de espacio y logística, la amplitud de las chinampas ya no puede ser tan extensa e incluso se consideran en peligro de extinción. No obstante, el respeto y la larga tradición que los cultivadores y el mundo le tienen a este increíble proceso no advierte límites.

La falta de espacios para realizar chinampas y su posible desaparición es algo preocupante. De allí que, en un emotivo intento por fortalecer la conciencia sobre su uso, te presentamos una serie de pasos para que puedas realizar tu propia chinampa casera. De esta manera, el espacio ya no será un límite, y podrás disfrutar de los beneficios de este sistema agrohidrológico. 

Crea tu propio humedal

El primer paso para realizar una chinampa es encontrar una zona humedal que no esté contaminada. Pero, debido a que esto es muy difícil hoy en día, existen otras opciones improvisadas. Puedes construir tu propio humedal a base de grandes recipientes que emulen cuerpos de agua. Generalmente, quienes venden instrumentos para hacer hidroponía en casa. 

Dale fortaleza a tu chinampa

Lo segundo por hacer, sería delimitar las varas que le darán fortaleza a nuestra chinampa. Sustituiremos las tradicionales estacas de ahuejote que se usan en las chinampas originales por cualquier tipo de vara con punta que le de estabilidad en el suelo. Además, en las chinampas de gran tamaño se utiliza carrizo (o chinamil), para tejer una especie de balsa. Tú puedes usar una esterilla de bambú para completar este paso. Esta será la base de nuestra chinampa. 

Rellena con nutrientes

Al ya tener el chinamil, que es la esterilla de bambú, es necesario recubrir su superficie con material orgánico. Para esto, los chinamperos utilizan el lirio acuático, mezclado con otras plantas flotantes que abundan en las ciénegas y humedales y le dan riqueza a la chinampa. Luego, lo dejan reposar por unas semanas. En el caso de nuestra chinampa casera, se recomienda usar abono y el período de espera no es necesario.

Agrega una capa de tierra 

En ambos métodos es necesario cubrir con lodo la capa que se hizo con las plantas flotantes. En el caso de ser una chinampa tradicional, el lodo se extrae de los mismos humedales, debido a sus nutrientes. Luego, se inserta más material orgánico. Esto provocará que la tierra ya sea fértil y lista para cultivar. Para la adaptación casera, se puede usar tierra mojada, cubrir con abono y luego poner las semillas en la tierra. En las chinampas generalmente se siembran todo tipo de hortalizas.

¡Al agua!

chinampa-historia-casera-pasos-7

Para tu chinampa casera, el único paso que falta es colocar la estelirilla de bambú en el agua y esperar la cosecha. Para conseguir una mejor cantidad de nutrientes en los alimentos cosechados, puedes dar abono continuamente a tu chinampa, con una composta preparada.

Este método no sólo te ayudará a conocer más sobre las propiedades de los alimentos, y las bondades de generar huertos en casa, también te permitirá continuar una tradición literalmente milenaria.

 

Inicia tlaxotlali: la exposición de los ciclos agrícolas prehispánicos

Tlaxotlali, término náhuatl que significa barbechar: dar tiempo a la tierra para que se regenere, entre una siembra y otra.

Tlaxotlali, término náhuatl que significa barbechar: dar tiempo a la tierra para que se regenere, entre una siembra y otra.

En cada vez más centros de deliberación (los museos y espacios culturales son uno de ellos) se está gestando una nueva atención a uno de los puntos más imprescindibles de la actualidad: volver a mirar la alimentación como origen de nuestra salud psicológica y física.

Para conseguir alimentos sanos, desde luego, debemos dejar de lado la terrible concepción de la industrialización que tanto daño nos ha hecho, para volver a una agricultura sostenible, sana, nutritiva, y que además promueva lazos comunitarios en la cadena de producción.

En esta necesidad que salta urgente, volver los ojos a las prácticas ancestrales de cultivo parece lo más lógico. Y en México, por su puesto, tenemos una tradición a la qué hacer honor, y que aún no desaparece, por fortuna.

Para volver la mirada a estas técnicas, y para reflexionar sobre el cambio de era a la que podríamos verdaderamente aludir ahora con el daño ecológico que hemos causado, la Casa del Lago presenta una exposición que indaga en estos temas hasta el próximo 2 de Julio.

En esta muestra exhiben colectivamente artistas asociados al arte, la sonoridad y la tecnología, entre más disciplinas. Participan: Marcos Castro, Dulce Chacón, Ariel Guzik, María José de la Macorra y Oswaldo Ruiz.

También, como parte de la exposición, el miércoles 19 de abril, a las 19:30 hrs, se impartirá la interesante charla Productores de alimentos que implementan técnicas prehispánicas de cultivo y que resisten a las prácticas agroindustriales, en la que participan:  Evangelina Robles de la Red en Defensa del Maíz, Angélica Palma de la AC Calpulli Tecalco e integrantes del colectivo Yolcan: Cultivo en chinampas.

Para mayor información, da click en este enlace.

 

Este proyecto gastronómico cuida la selva maya conectando a chefs y productores: Cosechando Sabores

Productores de la selva maya venden sus productos orgánicos y sustentables a 5 chefs reconocidos gracias a este proyecto de The Nature Conservancy.

En los últimos años actores importantes como el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible han demostrado numerosos casos de éxito en los cuales el papel de las comunidades es imprescindible en el cuidado de los ecosistemas en México.

Hoy hasta el 70% de los bosques y selvas en México pertenecen a indígenas y campesinos, y como la evidencia lo ha demostrado, la mejor manera de que estos ecosistemas sean cuidados es cuando ellos consiguen vivir de manera digna de sus tierras, y ello puede y debe hacerse de manera sustentable.

Por ello son tan importantes las iniciativas que promueven oportunidades comerciales para estos grupos, y que además, lo hacen consiguiendo el compromiso de sustentabilidad. Uno de estos proyectos se llama Cosechando Sabores, una iniciativa de The Nature Conservancy que conecta a 5 chefs reconocidos de México con iniciativas de producción sustentable en la selva maya. Así, estos chefs usan en sus restaurantes insumos de calidad, que promueven la salud y también el desarrollo económico de estos grupos, y al mismo tiempo la conservación de la selva.

Estas cadenas de producción van desde apicultura sostenible, ganadería, milpa, hortaliza, y en los siguientes videos podrás conocerlas. Se trata de un proyecto que involucra numerosos actores de la cadena, sin intermediarios, con un fin ecológico, pero también de integración social y desarrollo económico.

Puedes encontrar aquí su canal de videos.