¿Cómo bailar música de banda?

El común baile de banda es más complejo, e interesante, de lo que se cree.

El nombre original de la música que hoy se conoce generalmente como de banda, o quebradita, es banda sinaloense o tambora sinaloense. Y es precisamente esta cualidad, la tambora, la que le imprimió su aura acústica que la hace tan reconocible; este instrumento, el tambor, es probablemente el más preponderante y el que marca el tiempo.

Surgió a finales del siglo XIX en las sierras de Sinaloa, aunque su uso comenzó a expandirse a mediados del siglo XX. Su son es espaciado, y su baile en general, es una especie de zapateado (como la evolución de este mítico baile colonial mexicano) aunque en pareja, con las piernas entrelazadas.

Hoy, a la banda o quebratida se le alude también en otros ritmos de la música regional mexicana. En este artículo te compartimos algunas pistas para que aprendas a bailar banda. Lo curioso, es que asemeja un poco al movimiento de los caballos (quizá por su influencia ranchera) y también parece ser una especie de neozapateado. 

  • En este baile el hombre suele llevar el ritmo, pero (dejémonos de sexismos) y que lo lleve el que mejor baile.
  • Generalmente el hombre abraza a la mujer por la cintura y ella le abraza del cuello, aunque también puede hacerse simplemente con dos manos tomadas y las otras dos, una en la cintura de uno y el hombro del otro.
  • Se comienza despacito (para entender el ritmo del otro). Se despegan los pies del suelo, primero uno y luego otro, en una especie de zapateado, aunque con un ligero brinco, y para arriba.

Para el movimiento

  • Céntrate en el movimiento de  las rodillas (semiflexionadas) y caderas.
  • El que no lleva el ritmo debe dejar las piernas muy suaves, para así seguir los movimientos del otro.
  • Debes hacer una especie de brinquito sutil con las rodillas semiflexionadas y hacer que tu cadera vaya de un lado a otro, haciendo un ángulo de 180 º. O sea, semi círculos, y solo cuando sientas que el que lleva el ritmo quiere dar toda la vuelta, seguirla.
  • A este baile se le llama la quebradita por un paso muy particular en el que, el que lleva el ritmo, hace una especie de inesperada flexión de las rodillas, aunque más abajo de lo habitual, por lo que los dos bajan al mismo tiempo.
  • Hasta aquí, se trata de lo más sencillo, y lo que la mayoría de las personas pueden hacer. Lo más difícil, destinado a personas con una formación profesional (ya sea por la vida o una academia) son una vueltas rapidísimas donde el hombre pasa las piernas de la mujer de un lado a otro, y en algunos casos, hasta le da una voltereta en el aire.

Te compartimos dos videos. En el primero se muestra a una persona con habilidades comunes explicando cómo bailar banda sencillamente. En el segundo, sobre todo a partir del minuto con cinco segundos, y hasta el minuto con cincuenta y uno, podrás observar los pasos de banda más avanzados, hechos por profesionales:

*Imagen: seccionamarilla.com.mx

7 magistrales piezas de arte huichol (FOTOS)

Desde los años 60 el mundo ha conocido mucho más de la cultura wixárika gracias a su arte reconocido en todo el planeta.

En 1960 el sacerdote franciscano Ernesto Loera Ochoa fundó el primer museo huichol del mundo en la Basílica de Zapopan, en Jalisco. Loera conoció al artista wixárika Ramón Medina Silva, compró parte de su trabajo y con ella fundó este acervo. A partir de entonces el arte huichol fue cada vez más reconocido en el mundo y Medina Silva se consagró como uno de los artistas wixárikas más conocidos.

Entre otros artistas destacados figuran José Benito Sánchez, Gabriel Parada Muñoz, Justo Benítez, Santos Hernández Ramírez, Miguel Carrillo Montoya, Juan Roberto Carrillo, Mariano Valadez, etc.,

El arte wixárika lleva una simbología milenaria que refiere a su mitología, creencias espirituales y mucho tiene qué ver también con las visiones que resultan de su experiencia con el peyote, mismas que forman parte de sus rituales; cada vision es única y por ello cada pieza también lo es.

En forma de laboriosos cuadros formados con estambre o manifestaciones hermosas de chaquira, en los últimos años sobre todo sus adecuaciones con este último material han sido incrustadas en objetos ajenos a su cultura, pero que fungen como una especie de lienzo donde es impresa su maestría y vision del mundo.

Presentamos algunas de las piezas más conocidas y hermosas de esta cultura en los últimos años.

 

Instrucciones para hacer un “Ojo de Dios” huichol

Te decimos cómo hacer un Ojo de Dios, amuleto ritual de los huicholes que representa al Universo.

La cultura wixárika (huichola) da un particular valor a la “capacidad de ver”. De algún modo el nierika (tsik+ri) es “el don de ver”, y representa una especie de portal a la vez que una suerte de escudo protector para que el peregrino se concentre en el ahora.

Por otro lado, el consumo ritual de hikuri (peyote) está asociado a la “capacidad de ver”, de entender el mundo desde las revelaciones divinas que facilita este regalo de la tierra. El arte y la cultura wixárika están marcados por esta facultad, que apunta a una manera de entender distinto el mundo más allá de lo evidente.

Otro de los elementos wixárikas que muestran esta fascinación y necesidad de trascendencia a través de la visión-entendimiento es el llamado Ojo de Dios (si’kuli). Este amuleto, artesanal y ritual, representa el universo; en él se encuentran los cinco rumbos del cosmos: sur, yuawime, color azul; norte: ta+lawime, morado; oeste, taxawime, amarillo; este: tsayule– “multicolor” o “pinto”. Este “mundo” da una especial importancia al oriente, de donde nace tatewari, el “abuelo fuego”, quizá el dios más importante en la cosmovisión wixárika.

ojo-de-dios-wirikuta-ofrenda

El Ojo de Dios es una pieza esencial en la espiritualidad wixárika y, por ejemplo, se emplea en la iniciación de los niños mediante el “rito del tambor”. Cada uno representa un año en la vida del niño, y su padre deberá hacer cinco de ellos hasta que su hijo cumpla el mismo número. Luego este amuleto sagrado que protegerá al niño toda su vida es arrojado al mar en un sitio sagrado, según apunta el historiador Juan José Velásquez.

Según la leyenda, mirando a través de un si’kuli, Kauyuma’li, una de las deidades creadoras, pudo ver todas las cosas del cosmos.

Aquí te compartimos un instructivo para hacer un Ojo de Dios, no como una manualidad cualquiera, sino como una manera de honrar la complejidad de una cosmovisión como la wixárika:

 

Materiales

Dos palos, que generalmente son de madera, para hacer una cruz.

Estambre de colores: los de la tradición wixárika son: azul ,morado, amarillo, multicolor o pinto.

 

Procedimiento

1. Coloca los dos palos en forma de cruz 

ojo de dios huichol

 

2. Une los dos palos con el estambre y haz un nudo.

ojo de dios huichol

 

3. Ahora pasa el estambre por cada uno de los cuatro ángulos que han quedado, siempre pasando por el centro de la cruz.

ojo de dios huichol

 

4. Continúa el paso 3 hasta haber formado un rombo con el estambre. Luego corta el estambre y ata a la punta un estambre de otro color. 

ojo de dios huichol

 

4. Repite los pasos 3 y 4 hasta cubrir casi toda la cruz, aunque recuerda dejar una porción, en la punta, descubierta.

ojo de dios huichol

*Imágenes: 1) soulfractal.com; 2-6) elquesiembracosecha.wordpress.com

*Fuente: Huicholes, Pueblos indígenas del México Contemporáneo

 

Músico convierte sonatas de Mozart en improbables canciones de banda sinaloense

Uno de los más extraños y complejos híbridos de música mexicana es quizás este, una serie de sonatas de música clásica compuestas al estilo de banda y cumbia norteña sinaloense.

Del ensamble musical de la Tambora Sinaloense al romanticismo tradicional de la Música Clásica; estos son dos de los ingredientes más improbables que a Alan Jovan Espinoza le ocurrió ensamblar para dar vida a un nuevo complejo musical: la música clásica estilo sinaloense. 

Como lo advierte Jovan, ambos géneros son muy distintos, aunque no incompatibles en su sonoridad pues al final “la música lo que busca es evocar una emoción”, afirma. La música, entre otros asuntos, nos ha brindado la posibilidad de exteriorizar una época, modo y estilo de vida de una locación en particular. Y existen tantas mezcolanzas musicales a manera de subgéneros que hoy, incluso, un híbrido de banda, cumbia norteña y música clásica es posible. 

mozart banda sinaloenseJovan –quien con 9 años aprendió a tocar guitarra y con 15 el chelo–, es un diletante de los subgéneros musicales con los que ha crecido en Tijuana hasta sus 20 años: rock, new wave, salsa, guajira, tango, flamenco, cumbia, banda y otros. Y fue gracias a esta diversidad musical heredada por sus padres que le ocurrió engendrar un proyecto cuyas raíces, notablemente en el estilo sinaloense, germinaron algunos ensamblajes de Mozart Vivaldi y Bach al estilo sinaloense

Las piezas fueron grabadas con software FL Studio, respetando las sonatas originales. Algunas de sus mejores interpretaciones son sin duda las de Mozart:  Serenata n.º 13 y Sonata No. 11 “Rondo Alla Turca”.

Si bien es cierto, las creaciones de Jovan son del tipo que desprenden tanto aclamaciones virales como comentarios bastante negativos, sin embargo, más allá de estos temas existe un fin meritorio que el autor de este excéntrico proyecto celebra: la posibilidad de iniciar a una buena parte de mexicanos a la música clásica:

La gente que no tiene acceso a esta música o que prefiere el género regional solamente, a través de esto, conoce nuevas melodías y una nueva cultura; se abre esa posibilidad.

¿Será que a través de temas como los de Jovan los fanáticos de la banda experimentarán los múltiples beneficios de escuchar música clásica?

 

[Verne]