Ahora hallan restos de un calpulli mexica en Pino Suárez (VIDEO)

Circundando el Templo a Ehécatl, subyacen aún muchos misterios y vestigios.

Si has entrado al metro Pino Suárez, seguro quedaste atónito al encontrar en su interior una orgullosa pirámide, de basamento rectangular, y con forma circular, que estuvo dedicada a Ehécatl; un adoratorio.

Este fue encontrado en los 60´s cuando se realizaban trabajos para la construcción de la línea 2 del metro y era parte del Calpulli o barrio de Cuezcontitlán, uno muy estratégico, ya que permitía la distribución eficiente de productos agrícolas.

Se cree que es parte de los edificios prehispánicos que rodeaban al Templo de Ehécatl, que, según el INAH, se trata de la zona arqueológica más pequeña de México. Ahora, como sabrás se están realizando trabajos de remodelación en el centro histórico de la Ciudad de México que han arrojado  increíbles hallazgos arqueológicos.

hallazgos arqueologicos pino suarez

Hace unos día, como parte de la obra de acceso al zócalo, que va desde San Antonio Abad (a la altura del metro con el mismo nombre) hasta Pino Suárez, fue hallado un basamento de  8 m en Plaza Pino Suárez.

Y aunque en la zona es muy probable encontrar vestigios prehispánicos (así como en prácticamente todo el centro histórico) los investigadores esperaban más bien encontrar restos coloniales.

El basamento fue construido con piedras de basalto y tezontle y conserva un piso en buen estado, la zona, naturalmente, tiene buenas probabilidades de guardar vestigios arqueológicos. Se hallaron también algunos amuletos modernos, un instrumento musical, huesos de venado. Según el comunicado del INAH:

Nos encontramos un sello prehispánico que tenía en medio una especie de pájaro en relieve, prehispánico. Lo están investigando ahorita, una vez que el INAH recupera esos vestigios, los lleva y los empieza a analizar.

Los nuevos descubrimientos lanzan el importantísimo mensaje de que el centro histórico guarda mucho en su interior, y podría convertiste en un museo viviente si se le otorga más importancia a estos vestigios, que, además, son un patrimonio mundial que podría generar aún más turismo y asombro por la Ciudad de México y su misión como guardiana de una civilización.

*Imágenes: 1 y 2)INAH

Maíz ajo: el eslabón perdido del maíz

Esta especie está suspendida en el tiempo; nadie entiende cómo es que se haya conservado junto a sus pares de maíces más modernos y útiles para la alimentación.

 “No sirve para tamales, atole o tortilla, es solo un recuerdo de que la semilla existe desde tiempos inmemoriales”.

 José Arnulfo Luis Arellano Téllez

Parece una artesanía, una que se hace sobre un maíz, como con trenzas orgánicas. Hablamos de uno de los maíces criollos más antiguos de los que se tiene registro, y se desconoce exactamente en qué momento surgió: el maíz ajo.

Uno de los misterios que más le rodean, es las pocas probabilidades de que aún se conserve. Y la historia detrás de este improbable fenómeno se desenvuelve en la comunidad de San Juan Ixtenco, en Tlaxcala, donde por generaciones, familias de agricultores de origen otomí han guardado su semilla. Según una investigación para la revista Ciencias de la UNAM, entre ellas está la de Vicente Hernández Alonso, quien durante los últimos cincuenta y cinco años lo ha replicado año con año, utilizando el esquema denominado conservación in situ.

Un caso extraño

Se trata de un maíz que, de algún modo, no tiene una utilidad práctica, pues no puede usarse de alimento, pero sí una muy simbólica.

“Es un lujo que nos podemos dar en Tlaxcala, pero sobre todo los de Ixtenco, pues lo sembramos como recuerdo de los maíces primitivos, pues primero fue el Teoloxtintle y hasta que llego el maíz tunicata”, cuenta José Arnulfo Luis Arellano Téllez, uno de los campesinos de este municipio para el sitio Info Rural.

Según Arellano Téllez, sus ancestros le indicaron que deberían rescatar y preservar aquella especie de maíz, pues gracias a ella pudieron entender y describir la existencia de muchas otras especies que están relacionadas genéticamente con ella.

Su origen

Como sabemos, el maíz tiene su origen en el teocintle, la especie silvestre que el hombre mesoamericano fue domesticando durante miles de años. El maíz ajo, se encuentra en algún lugar de esta cadena de evolución, pero luego se fue creando el maíz como lo conocemos ahora, y de manera extraordinaria, el maíz ajo se quedó entre nosotros.

Su simbolismo

Según la tradición oral, se reconoce que el maíz ajo se se cultiva desde hace milenios, y adicionalmente, para usos medicinales y ceremoniales.

En el Códice De la Cruz-Badiano se menciona en tres ocasiones el uso de este peculiar maíz. En lo correspondiente a su uso medicinal: este escrito del médico nahua del siglo XVI, Martín de la Cruz, lo menciona para la curación de disentería, de medicina lactógena (dificultad para flujo en lactancia) y la curación de quemaduras en niños.

En la parte de uso ceremonial se asocia a la bendición de las espigas de maíz para la siguiente siembra cada día 15 de mayo; a los rituales a Centeotl y los cantos ceremoniales relacionados con el ciclo maicero dedicados a “las siete espigas de maíz benditas en el Templo de Chicomecoatl.

Este maíz ajo es, de algún modo, un recordatorio del milenario trabajo que ha sido la domesticación de esta gramínea. Es un espejo cultural que recuerda el valor  del esfuerzo colectivo para la supervivencia, y a su vez, una reliquia que es un agradecimiento vivo a la naturaleza.

*Imágenes: 1)El Universal; 3) Tortilla de maíz mexicana

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto huenasnoticias.com Y pintora con bordadora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

Encuentran las joyas más finas de la cultura mexica hasta ahora (FOTOS)

Las piezas de oro encontradas en el Centro Histórico de la Ciudad de México enmarcan los restos de un lobo que simboliza al dios de la guerra.

El Centro Histórico de la Ciudad de México ha arrojado numerosos vestigios de la cultura mexica gracias a diversas excavaciones. Se encontró, por ejemplo, el altar de cráneos (tzompantli) más grande hasta ahora; también un templo dedicado a Ehécatl, dios del viento, y un enorme juego de pelota. También una antiguo zócalo de 1843.

Como parte de excavaciones que llevan más de 40 años, se ubicó otra de las 205 ofrendas que se han hallado hasta ahora, solo que esta es muy espectacular. Esta ofrenda fue dirigida a Huitzilopochtli, dios del Sol y la guerra, y que se representaba con un lobo. La ofrenda, precisamente, consta de los restos de un lobo de unos 8 meses que fue ataviado con hermosísimas piezas de oro y conchas del Atlántico, las joyas más finas encontradas hasta ahora, según investigadores.

Para el arqueólogo Leonardo López Luján:

Estas son, sin lugar a dudas, las piezas más grandes y más refinadas descubiertas hasta ahora. (…)La calidad y cantidad de los ornamentos es muy poco común e incluye 22 piezas completas, entre ellas pendientes, una argolla nasal y un pectoral en forma de disco, todos fabricados con delgadas láminas del metal dorado.

La magnífica ofrenda fue descubierta en abril cerca de la escalinata del Templo Mayor (el cual medía lo que un edificio de 15 pisos actual). Según las investigaciones fue dispuesta durante el reinado de Ahuitzotl (1486-1502), el rey más brutal y temido, su reinado llegó hasta el sur de Guatemala.

Una demolición de 2 edificios hizo posible este descubrimiento, y según los estudios, en 1900 la instalación de una tubería dañó la bóveda, pero los trabajadores nunca repararon en lo que podría hallarse ahí dentro.

Para los mexicas, este tipo de ofrendas tenían la encomienda de hacer tributo a Huitzilopochtli, y eran fundamentales, ya que era él quien ayudaba a los guerreros caídos a cruzar el peligroso río en el camino al inframundo.

encuentran tesosros joyas lobo centro historico df

encuentran tesosros joyas lobo centro historico df

encuentran tesosros joyas lobo centro historico df

 

*Imágenes: Reuters

 

 

Descubren un túnel al inframundo en Teotihuacán (VIDEO)

Esta ciudad no solo guarda una plaza lunar que dibuja literalmente cráteres, o una cueva de cuatro pétalos subterránea, también un túnel que emula el inframundo.

Hace menos de un año, un hallazgo arqueológico nos acercó a los grandes misterios en torno a Palenque. Un complejo sistema hidráulico debajo de la tumba de Pakal (uno de los gobernantes más queridos del mundo maya) fue descubierto. Su finalidad, según apuntan los estudios, fue el crear el camino para que K´nich Janaab´Pakal descendiera a las aguas del inframundo.

La misteriosa cultura teotihuacana, como muchas más de Mesoamérica, también abundó en la concepción del inframundo. La ciudad de Teotihuacán es aún todo un enigma (se sabe muy poco de esta cultura), y recién se descubrió que bajo el suelo de la Plaza de la Luna yace una especie de instalación que emula la superficie lunar. En el sitio han sido descubiertos cráteres, estelas lisas de piedra verde y conductos que simulaban al universo.

También sabemos que la Pirámide del Sol está construida en relación a una cueva con forma de flor de cuatro pétalos ubicada debajo de la misma.  La plaza lunar, por su parte guarda 3 altares en su interior. Se trata, así, de una ciudad magnífica, enormemente mística. Ahora, investigadores del INAH confirmaron el hallazgo de un túnel (hasta ahora se ha descubierto que tiene 10 metros de profundidad) y que se trata de una emulación a el inframundo.