Broken Reality, el videojuego desarrollado por mexicanos que critica genialmente a Internet

Ingenio mexicano inmerso en un universo metareferencial da como resultado un videojuego que raya entre la ilusión y la distopía.

Los mexicanos destilamos un albur, un chiste, un dicho o una parodia de todo cuanto nos rodea. Pensando en Internet y lo que éste implica para las nuevas generaciones, los creadores mexicanos en Dynamic Media Triad desarrollaron el videojuego Broken Reality, al cual describen como una “parodia de internet”.

Es una burla curiosa, pues se inserta exactamente en aquello de lo cual se pretende burlar –como un movimiento de judo–. Según los creadores, uno de los objetivos es hacer una crítica a los excesos digitales, a sus contenidos constantemente irrisorios y a todo ese legado de posmodernidad internáutica que nos enajena tan terriblemente como, al parecer, nos enajenará Broken Reality.

Porque, al igual que la corriente del vaporwave —en la cual se inspira—, Broken Reality es una especie de sublimación de la posmodernidad, de lo ambiguo, de lo acelerado, de lo irónico, de lo infinito. El juego no estará basado en narrativa alguna, pues en la posmodernidad éstas ya no existen, y por eso la programación del juego fue hecha de manera colectiva para aumentar su diversidad —o su sinsentido—. Por eso será, más bien y según sus productores, una aventura llena de acertijos y que progresa conforme el jugador se enfrenta a espacios que generan sus propias reglas, que puede respetar, corromper o pervertir dependiendo lo que se necesite para avanzar.

broken-reality-videojuego

Una realidad rota, llena de los sonidos como los que rodean nuestro entorno digitalizado, de sus miles de luces, emojis y loops, que tiene como premisa e inspiración el arte digital y la estética de las galerías virtuales, pero que, al igual que en todo lo demás, se sale del contexto al que pareciera querer ser dirigido, orientándose a la comercialización. Es como en el vaporwave: una ironía, o una “post-ironía” posmoderna, de gráficas que parecieran compartir espacio con la memoria RAM, como en los videojuegos de los 80, excepto porque en Broken Reality hay colores hasta explotar.

Broken Reality es una apuesta de desarrolladores mexicanos que tiene la picardía y el humor que nos caracteriza. Es una apuesta de videojuego posmoderno nunca vista y que buscará encontrar significado en lo insignificante.

Mira aquí el trailer:

Broken Reality estará disponible en la primavera de 2018. Puedes seguir sus avances en Tumblr y Facebook.

Imáagenes: Broken Reality

 

¿Listos para PICNIC Arts Media 2018? Aquí todo lo que tienes que saber sobre este increíble evento

Arte, medios, diseño, industrias creativas y lo mejor de la cultura visual de México y el mundo en un solo lugar…

PICNIC es una revista que busca difundir propuestas creativas mexicanas, emergentes e increíbles. Por más de 14 años ha logrado mantenerse al tanto de los proyectos más vanguardistas en el mundo del diseño, el arte y las industrias creativas y, lo mejor de todo, son un medio que comparte de forma innovadora esta información.

En este sentido, desde 2014 presentan el Congreso PICNIC Arts Media, un espacio para reunir las miradas de expertos en diversas disciplinas ligadas a la cultura y artes visuales y generar un diálogo con su audiencia mexicana.  

El 27 de octubre celebran la quinta edición de este gran evento en el Lunario del Auditorio Nacional y es, sin duda, imperdible para cualquier creativo mexicano, especialmente si están interesados en diseño, cine, arte, ilustración, fotografía y branding, los temas centrales de este año.

La reunión es una experiencia muy peculiar, donde los invitados intercambian técnicas, conceptos e ideas que, con un poco de suerte, se transforman en nuevos proyectos. El ejercicio incluye conferencias y clases magistrales que tú podrás disfrutar. Sin duda esta es, como refiere PICNIC, la convivencia creativa más importante del país.

congreso-picnic-arts-media-2018-boletos-informacion-cartel
Además, si quieres disfrutar de un acercamiento más íntimo a los especialistas invitados, no te puedes perder la fiesta de clausura. Consigue tus boletos para el evento aquí. Encuentra más información aquí.  

Estos serán los fantásticos congresistas con los que podrás dialogar en PICNIC Arts Media 2018:

congreso-picnic-arts-media-2018-boletos-informacion-cartel

Pat Perry

Ilustrador y fotógrafo de Michinan E.U. Uno de los mejores del mundo.

Daniel Patlán

Uno de los mejores fotógrafos musicales de México. Ha capturado a grandes como Roger Waters, Marilyn Manson, Flaming Lips, Lana del Rey, Franz Ferdinand, Café Tacuba, Natalia Lafourcade y más.

Avelina Lésper

Una de las más relevantes (y duras) críticas de arte contemporáneo del país.

Amo Ato

Un estudio mexicano especializado en arquitectura en papel. Su trabajo creativo es fantástico.

Gustavo Prado

Una de las mentes más brillantes en México cuando se trata de diseño, moda y gestión cultural.

Metacube

Un estudio jalisciense de animación y efectos visuales. Han trabajado para marcas como McDonald’s, Sony Pictures, Nike, Cinépolis, Boing, entre otras.

Sego

Fantástico artista mexicano que proyecta las tradiciones, historia y cultura de México en sus monumentales piezas de arte urbano.

También en Más de México: Una de las grandes mentes de la actualidad tiene un consejo para los jóvenes creativos mexicanos

*La ilustración del cartel es de Javier Medellin, Jilipollo, ilustrador nacido en San Luis Potosí, reconocido en la escena internacional.

Una de las grandes mentes de la actualidad tiene un consejo para los jóvenes creativos mexicanos

México, sus jóvenes y su creatividad, tienen muchísimo que aportar en un mundo globalizado.

México desborda creatividad. Esto puede comprobarse en sus tradiciones, sus técnicas y colores, su historia. Pero por suerte en la actualidad existe, además, una generación de jóvenes mexicanos dispuestos a navegar este linaje creativo y aprovecharlo no solo para dar vida a una boyante industria local, también a llevarlo más allá de nuestras fronteras. 

En un mundo globalizado los discursos creativos que surgen de distintos países y culturas se topan inevitablemente en un mercado e imaginario internacionales. Aquí, además de competir, también interactúan y enriquecen mutuamente. Pero, si consideramos que las iniciativas creativas que nacen en México tendrán que medirse con las del resto del mundo, ¿cómo podemos generar diferenciadores que nos permitan sobresalir ?

douglas-rushkoff-mexico-creatividad

Douglas Rushkoff tiene una respuesta a lo anterior. Se trata de una de las mentes más agudas de la actualidad: es autor de algunos de los libros más influyentes en la formación de nuevos paradigmas dentro de los medios y las industrias creativas, y además de ser consultor de numerosas empresas e iniciativas, es sin duda una de las personas que entiende con mayor claridad de qué se trata el actual escenario mediático y creativo.  

Hace tiempo, cuando Rushkoff visitó México como ponente en un evento de innovación e industrias creativas, y ante la pregunta de un joven ¿Qué ventaja podemos explotar los mexicanos para competir internacionalmente en el campo de la creatividad?, el neoyorquino fue tajante: lo que los jóvenes mexicanos, y en general los creativos de este país, tienen que aprovechar, es el enorme, y único, bagaje cultural que tienen. Es decir, tienen que voltear a ver sus raíces y particularidades culturales, esas que ningún alemán, japonés o estadounidense tienen, y a partir de ahí, combinar esos insumos con innovación y compartirlos con el resto del mundo.

Aunque la respuesta pudiera parecer un tanto obvia, es importante recalcar este recordatorio y tratar de realmente imprimir en nuestros procesos creativos esa esencia cultural mexicana. A fin de cuentas tenemos sublimes técnicas artesanales, modelos milenarios de colaboración, hipnóticos usos y costumbres, y en general una inagotable fuente de inspiración que, por cierto, cientos de artistas extranjeros han aprovechado, y muchos de forma brillante, a lo largo de la historia –por ejemplo estos 10 escritores–.

La globalización es una danza fascinante, casi una orgía de estímulos e insumos. Y que mejor que todos los participantes se tomen la molestia de, antes de asistir a la fiesta, sumergirse en sus respectivas identidades y raíces culturales para así garantizar un intercambio verdaderamente excitante, que enriquezca a todos y que genere unidad a partir de la diversidad. En esta escenario, por cierto, México, sus jóvenes y su creatividad, tienen muchísimo que aportar.  

 

Javier Barros Del Villar
Autor: Javier Barros Del Villar
Editor digital con aspiraciones carpinteras. Mexicano.

El poder creativo de los mexicanos (un tesoro listo para deslumbrar)

La creatividad es parte de la esencia de lo mexicano y tenemos que explotar esta cualidad en beneficio del país.

La creatividad es una de las facetas más fascinantes del ser humano. No solo permite reafirmar nuestra condición de seres creadores, que construyen o enriquecen realidades, también tiene importantes consecuencias en la psique individual y colectiva, en la operatividad social e incluso, como está más que demostrado, en el desarrollo económico.

En el caso de México, es un país que históricamente ha destacado por su ingenio –ese folclore imaginativo que vence prácticamente cualquier obstáculo práctico–, por su genio artesanal, que se manifiesta en incontables técnicas llevadas a la excelencia por sus respectivos exponentes –de los alebrijes a los telares, pasando por la talavera o el uso magistral de pigmentos naturales, entre muchos otros– y por una radiante tradición plástica, que incluye a grandes muralistas, a maestros del color, a paisajistas excelsos o a canalizadores de otras realidades. Las cualidades anteriores se acompañan hoy por una inquieta generación de artistas mexicanos, festivales dedicados a la innovación creativa y múltiples plataformas diseñadas para incentivar esta estimulante inercia. 

La industria creativa de México

Pero, ¿qué hay de las industrias creativas? ¿Qué ocurre en el país con ese pulso creativo que imagina, innova y da empleos? La UNESCO define a las industrias creativas como “Aquellos sectores de actividad organizada que tienen como objeto principal la producción o la reproducción, la promoción, la difusión y/o la comercialización de bienes, servicios y actividades de contenido cultural, artístico o patrimonial”. Y si bien en muchos países este sector cumple un papel decisivo en la economía –y se le valora proporcionalmente–, en México esto no se termina de reconocer.

creatividad-hecho-en-mexico-industria

A pesar de que el escenario ha cambiado en la última década, y con él, lentamente, se va gestando una cultura distinta, es un hecho que en México aún no se valora por completo a la creatividad como lo que es: un motor económico y un valiosísimo capital. Hace unas semanas, Zacarías Ramírez publico un artículo en Forbes, que cuestionaba precisamente esto: “¿Por qué en México despreciamos el poder de las industrias creativas?”.  

El problema parece ser, como prácticamente todo problema, multifactorial. Es decir, se trata de una combinación de falta de cultura y de una carencia de políticas públicas, incluidas las fiscales, que incentiven esta industria. En cuanto al primer punto, resulta curioso como aún en muchas familias y círculos de México los profesiones creativas siguen considerándose como “de segunda”. El creativo, el artista o, no se diga, el artesano, son actividades que jamás se aprecian con la misma seriedad que la ingeniería, el derecho o la administración. Sobre lo segundo, existe un anécdota de Ernesto Piedras, presidente de The Competitive Intelligence Unit (CiU), y recogida por Ramírez en su artículo, que refleja con cruda precisión el problema de enfoque:

Cuando ocurrió la crisis del año 2008, yo estaba en Reino Unido y recibí una llamada de Conaculta diciéndome: “Ayúdanos, porque nos están cortando presupuesto por la crisis”. Al mismo tiempo, en [la edi­ción de] The Times de ese día, venía una nota del ministro del tesoro [que decía]: “Por segundo trimestre consecutivo, ha caído el PIB. Es oficial: estamos en recesión, tenemos que invertir en cultura”. 

Y si alguien duda aún del poder de la industria cultural en México, el mismo Piedras comparte un dato para muchos de nosotros sorprendente: el 7.4% del PIB de México se genera en actividades asociadas con esta, lo cual implica la generación de 2 millones de empleos directos e indirectos.

¿Entonces?

Podríamos entonces concluir, en pocas palabras, que para que la creatividad de México florezca, como podría y debería, es fundamental una renovación de políticas públicas, orientadas a incentivar estas prácticas y, en general, las llamadas industrias creativas; y en segundo lugar, que esto se acompañe de un cambio de paradigma en el que culturalmente entendamos el enorme valor, tanto humano como económico, que la creatividad conlleva. Entonces sí podremos capitalizar este pulso que, además, engrandece nuestra naturaleza como seres dotados con la posibilidad de imaginar nuevos ingredientes para nuestra cambiante realidad y, sobretodo, de materializarlos. Además, estaremos honrando un aspecto que forma parte importante de nuestra historia e identidad como mexicanos: el crear.