Los fugaces meses en que la marihuana fue despenalizada en México

Un genial médico, con aptitudes detectivescas, estuvo detrás de este desconocido suceso.

En alguna medida, la sociedad mexicana se ha distinguido históricamente por su espíritu revolucionario. No obstante, a principios del siglo XX, resultaba difícil romper con los prejuicios respecto a drogas como la marihuana y otras sustancias –fenómeno que lo mismo ocurría en casi cualquier otra geografía–.

Y es que la marihuana era vista ya desde el Santo Oficio de la Inquisición como una herejía, y a los criollos causaba espanto el efecto que esta planta tenía sobre los indígenas, quienes tuvieron contacto con el cáñamo cuando, en algún indeterminado momento, éste cruzó el Atlántico y llegó a América.

Esta planta era vista por los nativos tanto como una “hierba para tejer” (malli) como para “alterar la mente, el cuerpo o la percepción” (huana), palabras que forman la palabra marihuana, de origen náhuatl, y que define los usos que los indígenas le daban.

Y aunque en la primera década del siglo XX fue usada con fines medicinales, pronto su uso se vinculó con la clase baja, con indígenas, soldados, jóvenes y demás potenciales “viciosos y criminales”, siendo penalizado su consumo en 1920. No obstante, fue durante los fugaces días de febrero a julio de 1940 que algunos decidieron ir a contracorriente de esos prejuicios en México, abriendo con ello el debate sobre la necesidad de legalizar la marihuana y otras drogas.

marihuana-mexico-legalizada-despenalizada-toxicomanos-universal

La mente detrás de esto fue un genial médico duranguense nacido en 1898 de nombre Leopoldo Salazar Viniegra, quien fuera el Secretario de Salubridad durante el sexenio de Lázaro Cárdenas del Río y que por su actuación al frente de dicha secretaría es hoy considerado todo un gurú de la legalización en México.

El doctor Salazar Viniegra tenía ya experiencia antes de ocupar su puesto gubernamental, pues había dirigido el manicomio de la Castañeda, trabajando después en el anexo Hospital de Toxicómanos que estaba al lado del famoso manicomio. Este hombre instó desde entonces a sus compañeros para separar mitos y realidades en lo que concernía al uso de las drogas, viendo mucho de prejuicio en lo que se decía al respecto.

marihuana-mexico-legalizada-despenalizada-salazar-viniegra

Se dice que Viniegra incluso experimentó con sus colegas, haciéndoles fumar marihuana para comprobar que ésta no prvocaba las reacciones sicóticas que le atribuían ni generaba la adicción que se decía. Ello le sirvió para escribir y publicar su artículo, El mito de la marihuana, mismo que permitiría abrir el debate de manera científica en el país.

La despenalización y el uso médico

Así, impulsado por Salazar Viniegra, y poco antes de que terminara su periodo presidencial, Lázaro Cárdenas firmó el decreto que permitió el uso y distribución de drogas para tratamientos médicos. La medida incluía que la dependencia a las drogas se tomara como un problema de salud pública, y que se ayudara profesionalmente a los toxicómanos en lugar de criminalizarlos.

De esta forma, todos aquellos quienes habían entrado en contacto con las drogas a partir de la fuerte distribución que hacían los traficantes como Lola la Chata, podrían optar por usar los curiosos y raros dispensarios para toxicómanos que se pusieron en marcha, en los cuales podían obtener dosis de droga que era inyectada por un médico. Uno de estos dispensarios se encontraba en la calle Sevilla número 22, y ahí acudían por dosis de morfina, heroína y marihuana más de 500 personas al día.

marihuana-mexico-legalizada-despenalizada-toxicomanos

Otra medida fue la de usar drogas como el opio en la fabricación de medicinas. En las boticas se podían encontrar remedios para la depresión y anestésicos e incluso tónicos para la tos que incluían opio como ingrediente principal. Así, las drogas usadas bajo control médico marcarían el principio de un proceso en el cual se buscaba combatir, integralmente, el problema de salud que implicaba el uso irresponsable de las drogas y enervantes, así como la violencia que el tráfico ilegal estaba comenzando a representar, cuyo monopolio fue frenado por estas medidas que le echaron a perder su mercado.

El papel de la marihuana en el debate

marihuana-legalizacion-mexico-despenalizada-salazar-viniegras-lazaro-cardenas-drogas-1

La marihuana fue una de las sustancias despenalizadas durante este proceso, pero fue la injerencia norteamericana la que puso fin a esta radical política, misma que ya había comenzado a tener resultados  palpables en los efímeros seis meses que duró. Y es que Estados Unidos vio a tal grado amenazado su mercado de drogas (sobre todo de morfina), que dejó de exportar fármacos a México, y amenazó al gobierno del “Tata” con dejar de comprarle plata y otras materias primas. Así, por Decreto Oficial del día 3 de julio se pospuso la medida, la cual ningún otro presidente volvió a retomar.

De un día para otro cerraron los dispensarios para toxicómanos y los doctores volvieron a las funciones que tenían antes, mientras que los negocios de traficantes como Lola la Chata volvieron a bullir en éxito tras este lapso en la historia de México que, visto en retrospectiva, es difícil de creer.

marihuana-legalizacion-mexico-despenalizada-salazar-viniegras-lazaro-cardenas-drogas

Queda a la imaginación pensar qué sería de México hoy si se hubiera seguido con las medidas que aconsejó el doctor Salazar Viniegra quien, no obstante, creía que el mejor destino que el hermoso árbol cannabico podía tener era el de ser “una rica fuente de abastecimiento de fibras textiles”. Quizás porque le faltó tiempo para ver que se trata de una planta mágica con múltiples propiedades y cuyo consumo es incluso curativo, pero siendo el gran detective que era, curioso y crítico, seguramente hoy se dedicaría a develar las mentiras que odiaba más que a nada: aquellas que de tanto repetirse se han convertido en verdad.

 

*Referencias: Drogas fueron legales unos meses
Entrevista con el doctor Leopoldo Salazar Viniegra

*Bibliografía: Astorga, Luis, El Siglo de las Drogas, Debolsillo, 2016, México

Sandra Vanina Celis
Autor: Sandra Vanina Celis
Hija de tiempos posmodernos, pero aún así terca en la necesidad de construir el socialismo. Colaboradora del proyecto político Colectivo Ratio.

Danzas de la calle: resolviendo la violencia “a cumbiazos” (VIDEO)

Algunas “pandillas” de Saltillo se organizaron para cambiar los golpes por las cumbias y, así, sublimar la violencia con mucho estilo.

Está clarísimo: la situación de violencia en México nunca había sido tan complicada. Eso todos lo sabemos. Lo que pocos saben son las cosas que muchísimos mexicanos están haciendo para darle la vuelta a este terrible panorama. Y lo mejor de todo es que, estas acciones retoman lo más simple, cosas que nunca imaginamos que servirían para resolver un problema tan grave. Cosas como bailar.

saltillo-coahuila-danzas-calle-cumbia-pandillas-comunidad-violencia

Un ejemplo increíble es el colectivo “Danzas de la calle”, que ha sabido interpretar bien las dinámicas urbanas de Saltillo, Coahuila, y usarlas para construir una cultura de paz, en lugar de un entorno violento. Su intención es “representar las guerras de bandas o pandillas a través del baile”; así en lugar de “agarrarse a madrazos”, pandillas rivales hacen una reta de cumbia colombiana (cumbia tradicional mezclada con techno) y en ese movimiento subliman su enojo. 

saltillo-coahuila-danzas-calle-cumbia-pandillas-comunidad-violencia

“Danzas de la calle” ya es un grupo consolidado de danza, que se presenta en distintas colonias de Saltillo, incentivando formas completamente nuevas de comunicarse con los demás y también de encontrarse con uno mismo. Inspirados por el estilo, un ambiente familiar y muy agradable, el movimiento y, claro, una buena cumbia, muchos jóvenes de la ciudad buscan unirse a este grupo; y otros tantos han aprendido que bailar es la mejor manera de “enfrentarse”, expresándose con honestidad, pero sin salir lastimados. 

Pero ser parte de “Danzas” —como le dicen de cariño sus integrantes— es un compromiso fuerte, pues en el colectivo no se permite el uso de drogas, se evitan a toda costa las interacciones violentas y si uno quiere bailar, tiene que demostrar que le está yendo bien en la escuela. Así, esta actividad colectiva es una auténtica alternativa para los jóvenes que viven en las periferias de Saltillo y que, como referente, tienen un contexto bastante descompuesto, pero que sí se puede cambiar. 

saltillo-coahuila-danzas-calle-cumbia-pandillas-comunidad-violencia

También en Más de México: Juego de pelota en la CDMX: retas prehispánicas para sublimar la violencia

Lo mejor es que “Danzas de la calle” no descarta las ideas de “pandilla” y orgullo barrial, porque encuentran en ellas la encarnación de lo comunitario, la importancia de la familia y sin duda una herramienta para re-ensamblar el tejido social. 

Y claro que ser de barrio es motivo de orgullo. Los barrios suelen ser zonas rezagadas, donde las políticas públicas no aplican de las mismas formas y donde los servicios no llegan con la misma facilidad que en las colonias de mayores recursos. Ser de barrio implica resiliencia y mucha unión social. Y ese orgullo también es un escudo contra la discriminación. 

saltillo-coahuila-danzas-calle-cumbia-pandillas-comunidad-violencia

La cumbia colombiana está ligada a un estilo que remite a la vida barrial, a la cultura chicana, a la urbanidad y para algunos esto se relaciona inmediatamente con criminalidad y, claro, violencia. Pero los jóvenes que bailan en “Danzas” están fragmentando estos juicios superficiales. Con sus intrincados movimientos y a través de este cadencioso ritual, los bailarines de cumbia en Saltillo están generando una auténtica resistencia. 

También en Más de México: Breve introducción a los explosivos y legendarios sonideros de México

Y tú, ¿ya donas sangre? Te explicamos por qué hacerlo

La mayoría de los mexicanos no son donadores altruistas, pero esto debería cambiar ya.

Donar sangre es un hábito poco arraigado entre los mexicanos. Antes de negarlo, piensa si alguna vez has donado sangre para un desconocido, por iniciativa propia, sin que hayas acudido al banco de sangre como respuesta a la petición expresa de algún amigo o conocido.

Si la respuesta es no, no estás solo: eres parte de la mayoría de los mexicanos, quienes no hacen donaciones de sangre altruistas, sino solamente familiares (o destinadas a un individuo en particular). Este dato nos habla de la necesidad de adquirir un hábito que poco o nada se fomenta en el país.

Según el Banco Interamericano de Desarrollo, (BID), solamente en 74 países el 90% de las unidades de sangre se obtienen voluntariamente, y México no es uno de ellos. En nuestro país la donación de sangre remunerada está prohibida; la única posibilidad para cubrir la demanda son las donaciones altruistas. Sin embargo, solamente 3% de las donaciones totales son de este tipo. El 97% están dirigidas a un paciente específico.

El día 14 de junio se conmemora el Día Mundial del Donante de Sangre. Con este pretexto, te invitamos a que te acerques a cualquier institución de salud, pública o privada, y te atrevas a donar solo porque estás en posibilidad de hacerlo. También puedes descargar la app de Blooders para identificar pacientes a quienes podrías apoyar y consultar los requisitos.

Donar sangre es un acto desinteresado que no te afecta, y en cambio significa la diferencia entre la enfermedad y la salud de alguien. La cantidad que se extrae son 450 ml., equivalentes al 10% del volumen sanguíneo y pueden utilizarse en hasta tres pacientes. Además, es posible donar más de una vez al año.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) busca que para el año 2020 el 100% de las donaciones de sangre sean voluntarias. Esto ya es una realidad en algunos pocos países.  Entre todos, podemos cumplir este objetivo compartido, mientras contribuimos activamente al bienestar de otros.

Regina Garduño Niño
Autor: Regina Garduño Niño
Relaciones Internacionales, ITAM. Trabajo en sociedad civil. Siempre tengo más preguntas que respuestas.

Guardianes culturales: el hombre que preserva uno de los últimos talleres de juguetes hechos a mano en CDMX

En un local que sorprende por su originalidad pervive uno de los oficios más bellos de México.

De la pared sobresale un diablo rojo de cartón que carga con un letrero que dice: –Te estaba esperando-. Estamos en el 129 de la calle Chihuahua de CDMX. El muro es colorido y una frase sobre un espejo pregunta, irreverentemente: –¿Te peinaste?-

En mitad de una de las colonias más gentrificadas de CDMX: la Roma, vive este pequeño taller de juguetería hecha a mano, el último de la ciudad, según su dueño Álvaro Santillán. ¿Su nombre? gina: Taller Tlamaxcalli; abrió sus puertas hace 15 años.

Álvaro es una especie de rebelde, de algún modo, él reta al tiempo desde dos sentidos: preservando el oficio de la juguetería artesanal y enseñando que el tiempo también tiene distintos ritmos:

La prisa es un problema muy serio con la generación millennial, siempre tienen prisa. Aquí llegan a mi taller y preguntan –¿y en cuánto tiempo aprendo?- Pues en el tiempo necesario, les digo. O quieren hacer un alebrije sin aprender a preparar el engrudo: hay cosas que tienen un tiempo, quieren saltarse los procesos. Se desesperan porque ven que yo no tengo prisa”.

Aquí hay alebrijes, juguetes de madera; diseño de hace más de 100 años. Las curiosísimas Lupitas o mini piñatas de colores eléctricos. 

taller-juguetes-hechos-a-mano-mexico

 

Santillán hace cartonería aunque también trabaja madera y es un conocedor del arquetípico juguete. En CDMX, según su experiencia, solo quedan unos 16 cartoneros. Dice que a él no le gusta “intelectualizar”, cuando le pregunto sobre el valor de su oficio: “yo lo hago porque me gusta, así, simplemente. Porque cuando uno hace lo que le gusta nunca tienes trabajo, se vuelve una manera de jugar. Nunca debemos dejar de jugar, ni de adultos”.

Sus juguetes son una metáfora de su manera de pensar y de su oficio que reta a la época, ahí, en un local inesperado de la calle Chihuahua en la Delegación Cuahutémoc.

 

taller-juguetes-hechos-a-mano-mexico

 

 

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto huenasnoticias.com Y pintora con bordadora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )