Un físico describe así la muerte de su abuela (y no olvidarás sus palabras)

Rito y trascedencia, una manera única en la que un físico entiende a la vida, y a la muerte.

Así como en la ciencia, en la muerte, la materia no se destruye, sólo se transforma. Esta es la enseñanza que nos deja un físico mexicano, Ernesto Mata Plata, tras la muerte de su abuela materna. Aquí, lo sacro y etéreo se unen con la ciencia, algo inesperado para muchos, pero tal vez fortuito a la hora de la muerte.

muerte-mexico-rito-fisico-ciencia-reflexion-1

Acorde a las reflexiones de este hombre de ciencia, cuya voz sólo puede escucharse en el video, la progresión de la vida es un devenir que encuentra su punto álgido en la muerte, cuando todas las partículas del cuerpo implosionan y estallan como una luminiscencia en el cielo o como luces de bengala. Sólo es en este momento en el que la materia da un paso más allá y, en lugar de desaparecer, muta en transcendencia.  

8458001614_9a06007a21_z

Pronto, cada visión del fallecido se vuelve una, el principio de la conservación se rige con la vitalidad de quien parece haberse ido, pero no es así. Todos los fotones de cada cuerpo, los cientos de trillones de partículas, se disparan en el cielo y pueden ser recogidos en el detector de partículas que todos tienen: los ojos.

Y ese calor, que tanto se extraña en la ausencia de vida, será un acontecimiento que la Física muestra que no se ha ido; sino que se transmite entre los que sufren la perdida de un ser querido, para después proseguir con el ciclo de la muerte, la vida y su ritual. De esta manera, y con esta reflexión, la Física vuelve a dar razones para la creencia de la trascendencia del alma, como una energía que no se eclipsa, sólo se transforma.

Referencias de imágenes: 1) Irene Neno Díaz  y 2)J@M€S

Observa la lluvia de estrellas Perseidas y honra la práctica ancestral de ver el cielo

Los antiguos pueblos mexicanos podían leer en los cielos la estructura divina que hacía posible la vida mundana. ¿Tú qué ves cuando miras hacia arriba?

Es claro que las antiguas culturas de México tenían una relación estrecha con los cielos y sus misterios. No solamente le rendían culto a deidades inspiradas en los fenómenos celestes; muchas de sus construcciones estaban orientadas para reaccionar a los ciclos de algunos astros y también edificaron espacios específicamente para observar los cuerpos del cielo. 

A su manera y en un lenguaje muy especial, las culturas prehispánicas podían leer en los cielos la estructura divina y fundamental que hacía posible la vida mundana. Así, los antiguos mexicanos nos heredaron los increíbles edificios motivados por este culto; además de calendarios y complejos panteones de dioses del cielo (cuyos ciclos aún nos afectan). Sin embargo, ver el cielo es una práctica que, a los contemporáneos, se nos escapa.

estrellas-perseidas-mexico-fechas-hora-donde-astronomia

Las respuestas sobre el origen de nuestro mundo, sobre los fenómenos que nos afectan, solemos delegarlas a un grupo de sacerdotes contemporáneos —los científicos— y hemos olvidado el arte de hacer constelaciones con las verdades que el cielo nos susurra. 

También en Más de México: Los observatorios del México prehispánico: armonía entre Ciencia y espiritualidad

Los fenómenos extraordinarios del cielo son un buen punto de partida, si quieres encontrar esa conexión con los misterios que están sobre tu cabeza. Y, durante agosto, puedes apreciar la increíble lluvia de estrellas Perseidas (o lágrimas de San Lorenzo). Este increíble fenómeno sucede anualmente y es visible en México entre el 17 de julio y el 24 de agosto. 

estrellas-perseidas-mexico-fechas-hora-donde-astronomia

En 2019, las noches donde la lluvia de estrellas será más intensa son las del 12 y 13 de agosto, donde se podrán observar hasta 200 meteoros por hora en algunos momentos. Como se explica en este artículo de National Geographic las Perseidas provienen del cometa 109P/Swift-Tuttle, que tarda 133 años en completar un viaje alrededor del sistema solar. 

A su paso, el cometa deja “pequeñas partículas” y nosotros podemos apreciarlas, antes de que, al ponerse en contacto con la atmósfera terrestre, por la ficción, se vaporicen. No son peligrosas, pero sí pueden hacer vibrar tu panorama.

También en Más de México: San Pedro Mártir, donde las estrellas hablan

Descubren en México entierro prehispánico en forma de espiral

La disposición espiral de un entierro múltiple es algo inédito entre las culturas prehispánicas; el descubrimiento ocurrió en Tlalpan.

La historia de México es tan rica que por más investigaciones y excavaciones que se hagan, las sorpresas siempre continuarán apareciendo. Por ejemplo, recién se descubrió un entierro múltiple con osamentas acomodadas en forma espiral –algo hasta ahora inédito–. El hallazgo se registró en la llamada “Aldea Preclásica de Tlalpan”, un sitio ocupado por los primeros habitantes de la Cuenca de México, y hasta ahora tiene bastante intrigados a los arqueólogos. 

El entierro podría haberse originado en una especie de ritual para evocar el ciclo de la vida: los esqueletos, entrelazados de manera concéntrica, corresponden a personas de distintas edades, y formando una figura geométrica, el espiral, que probablemente evoca nuestro transitar cíclico por la existencia.

entierro-espiral-tumba-tlalpan-mexico

Jimena Rivera, especialista de la Dirección de Salvamento Arqueológico del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), detalló en entrevista para una cadena televisiva:

Hay un bebé, un niño, un infante, unos adultos jóvenes, adultos y un adulto mayor. […] Estaba un individuo sobre el otro, por ejemplo: La cabeza del individuo sobre el pecho del otro, las manos de un individuo bajo la espalda del otro, el bebé sobre el cuerpo de otro. De manera que estaban relacionados”, detalló la arqueóloga.

De acuerdo con el INAH, el descubrimiento ocurrió al interior de la Universidad Pontificia de México, cerca del centro de Tlalpan. Y mientras los especialistas se disponen a tratar de explicar esta peculiar configuración de un entierro, nosotros nos deleitamos con los misterios estéticos que nuestros antepasados dejaron para el resto de los mexicanos –incluida la belleza ritual de la muerte–. 

entierro-espiral-esqueletos-tlalpan-mexico

entierro-espiral-esqueletos-tlalpan-mexico-

53 sabios refranes mexicanos sobre la muerte

La filosofía del mexicano respecto a la muerte se manifiesta en su cotidianidad desde sus frases y refranes.

No para siempre en la tierra… sólo un poco aquí

Nezahualcóyotl

La muerte es un lugar al que todos nos dirigimos, ese destino inexorablemente compartido. Como sabemos, en México la relación con la muerte es especial, en buena medida por la herencia de la cosmovisión prehispánica. Los antiguos mexicanos rendían culto a la muerte, convivían con ella de forma ritual y cotidiana, invocaban a sus muertos en distintos momentos y les les ofrecían alimentos que habían sido de su gusto en vida.

Hoy esta costumbre se conserva con el Día de Muertos. Pero más allá de esta celebración, muestra infalible de la relación del mexicano con la muerte, está también la sabiduría, y la picardía nihilista, condensada en frases y refranes sobre la muerte. En México a la muerte se le “normaliza”, y en ocasiones se encubre con algo de humor, acaso porque es tan normal como la vida misma.

La muerte es vida, al menos cuando se trata de refranes sobre la muerte que viven cotidianamente entre nosotros: 

¿Por qué temer la muerte? Si mientras existimos, ella no existe y cuando existe la muerte, entonces, no existimos nosotros.

Los muertos al cajón y los vivos al fiestón

Entre flores nos reciben y entre ellas nos despiden

Antes muerta que sencilla.

La muerte está tan segura de alcanzarnos que nos da toda una vida de ventaja

Cuando te toca, aunque te quites… y cuando no, aunque te pongas

El muerto al pozo y el vivo al gozo

De gordos y glotones están llenos los panteones

Buen amor y buena muerte, no hay mejor suerte

Cuando vivía el infeliz ¡Ya que se muera! Y hoy que está en el veliz ¡Ay, qué bueno era!

Si me han de matar mañana, que me maten de una vez

Mejor que digan que aquí corrio, que aquí murió

No andaba muerto, andaba de parranda

Matrimonio y mortaja, del cielo bajan.

El matrimonio es la vida o la muerte; no hay término medio

El que por su gusto muere hasta la muerte le sabe

Mujeres juntas solo difuntas

Poco veneno no mata

Vale más un cobarde en casa, que un valiente en el cementerio

Al vivo todo le falta y al muerto todo le sobra

De pendejo me muero este año

Se lo llevó la huesuda

El asno sólo en la muerte halla descanso: anónimo

Lo que mata no es la muerte, sino la mala suerte: anónimo

Ya se lo llevó la flaca

Ya colgó los tenis

Ya chupó faros

Ya estiró la pata

El que a hierro mata, a hierro muere

Uno propone, dios dispone, llega la muerte y todo lo descompone

A mí que ni me cuelguen ese muertito

El muerto y el arrimado a los tres días apestan

El miedo no anda en burro

Muerto el perro, se acabó la rabia

En este mundo matraca de morir nadie se escapa

Muerto el ahijado, se acabó el compadrazgo

Cayendo el muerto y soltando el llanto

El pez por la boca muere

Como dijo el payaso en su lecho de muerte… me voy, ¡no los entretengo más!

Los cobardes mueren muchas veces los valientes solo una

Caite cadaver

Al muerto y al consorte, a los tres días no hay quien los soporte

Todo hombre muere, no todo hombre vive

Más vale un minuto tarde que un minuto de silencio

Lo que no mata, te fortalece.

No puedo ser el muerto y echarme la tierra encima

Donde se queja el muerto, es que ahí está el oro

Nadie sale vivo de esta vida

*Si conoces más refranes o frases, compártelas con nosotros y los lectores en los comentarios. 

*Imagen: Grabado de José Guadalupe Posada