Entérate de los consejos de belleza de las mujeres aztecas

Ya fuera con excremento de paloma o el uso de polvos de insecto, las aztecas sabían sacarle el mejor provecho a su físico, ¡y qué hermosas se han de haber visto!

Espejito, espejito, ¿quién es la más bella de este reino? Hemos escuchado esta frase miles de veces y nos revela algo: la necesidad de muchas por sentirnos hermosas. Y, es que este deseo no sólo puede rastrearse hasta en las películas infantiles sino en las culturas mesoamericanas. Pero en el caso de las aztecas, ellas no utilizaban espejos de vidrio, sino de obsidiana.

aztecas-tradicion-mexico-cultura-prehispanica-1

Además,  cuando se trata de llegar a ser la más hermosa, ellas iban más allá de lo convencional. Tanto así que eran capaces de cambiar el color de su piel y el tono de su cabello con el uso de inusuales ingredientes.

A continuación, te mostraremos algunos de los métodos de belleza que las aztecas utilizaban. Aunque te pedimos que no los recrees. Muchos de estos procedimientos son tóxicos y poco higiénicos

La llaveia axinus o de cómo agregar un toque de “vida” a la cara

aztecas-tradicion-mexico-cultura-prehispanica-1111

Entre las  aztecas, los tonos de piel rondaban entre el cobrizo o el tono canela, pero la última sensación de este pueblo era la piel amarilla. La fascinación que despertaba este color de tez era tan grande, que las aztecas tenían que frotar su piel contra tierra amarilla o, en otros casos, utilizar el axil —una sustancia pegajosa creada a partir de la pulverización de un insecto— para untárselo en la cara. La llaveia axinus también se usaba para mantener brillantes y largas las cabelleras de las jóvenes. Aunque, y en palabras de Sahagún, sólo las mujeres pecaminosas se atrevían a usar el cabello suelto.

La cochinilla, un increíble tono de larga duración

aztecas-tradicion-mexico-cultura-prehispanica-22

Las aztecas usaban la cochinilla para decorar su boca. Sin embargo, este tinte tan afamado no lo usaban en los labios, ¡sino en los dientes! De acuerdo a los antiguos, este era un método para llamar la atención de las miradas y la admiración de los hombres ¿Estarías dispuesto a besar a tu amada con el peligro de mancharte la boca con este  tinte de insecto? Si la respuesta es un no, no te preocupes: ya estás acostumbrado; los labiales de hoy en día continúan utilizando insectos o hasta pescado para su elaboración.

El tzictli para un aliento saludable

aztecas-tradicion-mexico-cultura-prehispanica-56

El tzictli era el chicle y las aztecas lo masticaban al combinarlo con el axin para combatir el mal aliento y limpiar los dientes. Otra de las bondades de este singular alimento consistía en ser un medicamento para la diarrea. Un dato curioso es que las mujeres aztecas eran las únicas que podían masticarlo en público, aunque debían ser discretas. 

Máscarilla hecha de hierbas y excremento de ave para la dama

aztecas-tradicion-mexico-cultura-prehispanica-233

Entre las mujeres aztecas era muy importante la conservación de una piel  joven y fresca, por lo que el uso de mascarillas estaba a la orden del día. Uno de los menjurjes favoritos de las mujeres de esta época consistía en una mascarilla hecha de las hierbas ecapatli, tlalquequetzal y, el ingrediente especial, excremento de paloma. Esta receta para el cutis prometía milagros a quienes se atrevían a probarla.

El xiuhamolli, una hierba milagrosa, calada y garantizada

aztecas-tradicion-mexico-cultura-prehispanica-34

En relación al cuidado del cuerpo y los aromas que éste desprendía, el uso de fragancias era altamente solicitado. Es por esta razón, que muchas de las mujeres aztecas tenían como perfume de cabecera el xiuhamolli, una mágica hierba que contiene químicos que disuelven la grasa y la mugre. Las aztecas también utilizaban esta planta como jabón, detergente y decolorante de cabello.

aztecas-tradicion-mexico-cultura-prehispanica-66

El uso de distintos procedimientos para alcanzar un ideal de belleza siempre despertará controversia. Aunque, independientemente de que hoy en día consideramos estos consejos como inusuales, tenemos que admitir que en la actualidad también existen métodos que podrían estimarse igual de radicales.

Ante este panorama, sólo nos queda reflexionar sobre cuáles usamos, si realmente causan efecto y, tal vez, si lo más importante es cultivar nuestra belleza interior. Después de todo, esta no necesita ningún tipo de maquillaje o excremento de pájaro.

*Referencia de imágenes: 1) Imagen de portada, 1), 3), 4) y 6): Miranda Guerrero

Miranda Guerrero
Autor: Miranda Guerrero
Estudió la carrera de Letras Hispánicas en la UAM Iztapalapa. Su carrera artística involucra tanto narrativa, poesía y elaboración de collages.

Zapata en la UNAM: un extenso archivo en línea para que te empapes del espíritu revolucionario

Explora este espectacular archivo de la UNAM con más de 400 fotografías y documentos sobre Emiliano Zapata y la Revolución Mexicana.

Emiliano Zapata murió hace 100 años. Sin embargo sus palabras, sus acciones y —particularmente— su lucha, continúan resonando (y fuerte) entre muchos mexicanos. Y, aunque sobre él se han construido cientos de mitos y su figura es constantemente utilizada para sostener movimientos ideológicos ultra diversos, hay algo verdaderamente valioso en la romantización del “Caudillo del Sur”.

emiliano-zapata-fotografias-historicas-revolucion-unam-archivo

Tal vez lo más destacado del personaje sea la enorme sensibilidad con la que se refirió al “pueblo”; un concepto cada vez más engañoso y, al mismo tiempo, más relevante que nunca. “Pueblo” no era una entidad abstracta, un estandarte o un grupo marginado. “Pueblo” fue para Zapata sinónimo de casa, familia, pertenencia y fuente de energía vital.

emiliano-zapata-fotografias-historicas-revolucion-unam-archivo

Y, estrechamente ligada, estaba la idea de “tierra”, como sustento del pueblo, como principio absoluto, origen de la vida, destino y causa. Ambas nociones y, sobre todo, la forma de tratarlas, hacen mucha falta en nuestro tiempo. ¿Pero cómo conectarnos con Zapata más allá de las mitologías y las especulaciones de líderes políticos o de maestros de historia que pronuncian el nombre sin evocar lo que verdaderamente implica el hombre?

emiliano-zapata-fotografias-historicas-revolucion-unam-archivo

También en Más de México: Los manifiestos en náhuatl de Emiliano Zapata

Un buen lugar para empezar es, sin duda, el precioso e inmenso repositorio en línea de la UNAM dedicado al General. Se trata de una sección del Archivo Histórico de la Universidad que comprende más de 400 fotografías y documentos históricos relacionados con la vida de Zapata, el zapatismo y la época revolucionaria.

emiliano-zapata-fotografias-historicas-revolucion-unam-archivo

Entre los documentos hay, sobre todo, decretos y manifiestos redactados o promulgados por este personaje histórico. Y entre las imágenes hay algunas muy particulares, que probablemente no habías visto.

emiliano-zapata-fotografias-historicas-revolucion-unam-archivo

Destacan retratos poco conocidos del General; escenas de la vida cotidiana; los rostros de otros revolucionarios y revolucionarias que no necesariamente se mencionan en la historia oficial, y las peculiares fotografías de Cruz Sánchez, presidente municipal de Yautepec, Morelos y que también peleó con los zapatistas.

emiliano-zapata-fotografias-historicas-revolucion-unam-archivo

El material en físico perteneció a los hermanos Gildardo y Octavio Magaña Cerda, zapatistas que militaron en tiempos de Emiliano. Cuando quedó como dirigente del Ejército Liberador del Sur tras la muerte de Zapata, Gildardo heredó el archivo.

emiliano-zapata-fotografias-historicas-revolucion-unam-archivo

Y entre las décadas de los 60 y 70, Octavio entregó todos los documentos que mantenía su hermano de la Revolución al Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM. Finalmente, han sido digitalizados y abiertos al público.

emiliano-zapata-fotografias-historicas-revolucion-unam-archivo

Sin duda la curiosidad sobre el pasado y las preguntas sobre nuestra propia historia nos seducen y convencen de contemplar y explorar el archivo. Pero este ejercicio podría genuinamente ayudarte a invocar el espíritu de la época y posiblemente empatizar con las causas que entonces movilizaron a miles de mexicanos y que hoy siguen reclamando nuestra lucha.

Consulta el repositorio aquí.

Te puede interesar: Frases de Zapata que no conocías, pero aún resuenan (y muy fuerte)

La historia de los primeros mariachis de mujeres (feminismo a la ranchera)

El nacimiento de los mariachis de mujeres se remonta apenas a los 50. Entrevistamos a una de sus principales exponentes.

El mariachi es un clásico de la oferta musico-cultural de México para el mundo, pero ¿Sabías que aunque el término como tal aparece  en referencias históricas desde la segunda mitad del Siglo XVIII, no es hasta 1950 que surgieron grupos femeninos de este género como ‘Mariachi Las Coronelas‘ o el ‘Mariachi Las Adelitas’?

coronelas mariachis mas antiguos mujeres mexico

Mariachi ‘Las Coronelas’

Pero su apertura en este mundo fue aún más lenta, pues aunque  emergieron en los 50 estas propuestas, hasta la década de los 80 alcanzaron relevancia a nivel mundial con el Mariachi ‘Las Perlitas,’ oriundo de Guadalajara.

Entrevistamos a Verónica Oviedo, una música que perteneció a este grupo por 7 años. Hoy, es directora de dos mariachis de mujeres: Mariachi Mujer Latina (que ya tiene 13 años) y Mariachi Mujer Mexicana.

primeros mariachis mujeres

‘Las Generalas’

 

mariachi coronelas primeros mariachis mujeres

Oviedo es una experta en este mundo en el que las mujeres aún tienen que lidiar con prejuicios sobre su talento por el hecho de ser mujeres. Y al respecto, me dice:

“A pesar de que estamos en la cuna del mariachi, todavía hay mucha gente que no había escuchado nunca un mariachi de mujeres. A veces la gente cree que se van a escuchar mas débiles los instrumentos”, se ríe de ciertas opiniones. “Si eres buena música, no se trata de género.”

mariachi mujer latina

Mariachi Mujer Latina

Su rol, aún sin proponérselo, se convirtió en una causa enormemente feminista, pero Oviedo opina que “todavía es, en cierta manera, una lucha constante. Como ejemplo, de 100 mariachis en Guadalajara, unos 5 son de puras mujeres. Entonces, aún hay un ambiente prejuicioso y masculino que prevalece”, cuenta.

 

 

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

Lo que realmente significaba el equinoccio de primavera para nuestros antepasados

Algunos mitos y realidades sobre la curiosa práctica de subirse a las pirámides cada 21 de marzo.

Sin duda los fenómenos astronómicos siempre han tenido cierta influencia en nuestra cosmogonía. No solamente porque nuestros mitos hacen esfuerzos por explicarlos, también porque a muchos de ellos atribuimos explicaciones sobre nuestras vidas (incluso sobre nuestras actitudes y personalidades).

Por otro lado, los mitos contemporáneos tienen la muy natural costumbre de remezclar entre distintos tipos de tradiciones y creencias y eso a veces se manifiesta en rituales relativamente superficiales que ya no se pueden ni justificar a sí mismos, ni dar cuenta de su origen.

Un ritual “New Age” que busca ligarse con el pasado prehispánico…

significado-rituales-equinoccio-primavera-piramides-mexico-mexicanas-mayas-mexicas

Eso pasa, en muchos sentidos, con los equinoccios, el momento en donde hay un cambio de estación (entran la primavera o el otoño, según el caso) y el día y la noche duran lo mismo. Particularmente es sonado el equinoccio de primavera, pues desde hace varias décadas se generó la costumbre de ir a “cargarse de energía” a los antiguos centros ceremoniales durante este acontecimiento natural (que se da el 20 o 21 de marzo).

Para muchos, este ritual contemporáneo ligado a las creencias “New Age” tiene origen en las costumbres de los pueblos prehispánicos, especialmente del centro del país. Así, desde la madrugada antes del equinoccio, cientos de personas se dirigen vestidas de blanco a zonas arqueológicas como Teotihuacán y Chichen Itzá a danzar, celebrar el “Fuego Nuevo”, hacerse limpias, rezar, cantar y, si pueden, subirse a las pirámides.

En muchos sentidos los circuitos de turismo (tanto privados, como públicos) fomentan estas prácticas y aprovechan esta creencia para procurar que los viajeros se acerquen a los sitios arqueológicos. Sin embargo, como explica Rosalba Delgadillo en su artículo “El equinoccio de primavera: mitos y realidades”, esta tradición daña más a los monumentos de lo que se piensa y, en realidad poco se relaciona con los rituales y creencias de nuestros antepasados.

Mitos y realidades

significado-rituales-equinoccio-primavera-piramides-mexico-mexicanas-mayas-mexicas

Sí: el equinoccio, igual que otros fenómenos naturales ha tenido importancia para diferentes culturas a lo largo de la historia; pero en realidad, mientras que a nuestros antepasados sí les interesaban mucho las estaciones y los movimientos del sol y la luna, el asunto tenía menos que ver con “recargar energía” y mucho más que ver con los periodos agrícolas y con la necesidad de determinar con precisión la temporada de lluvias.

Como afirma Rosario Delgadillo, en los antiguos recintos que sirvieron como observatorios (como el de Chichén Itzá en Yucatán y Monte Albán en Oaxaca) lo que se recaudaba era información que permitía generar calendarios muy exactos y estos servían para saber cuándo sembrar y cuándo cosechar.

De hecho, según el recuento de esta investigadora, los equinoccios no figuran realmente entre las fechas más relevantes para las culturas prehispánicas y la manera en que los entendemos hoy en día es francamente “desproporcionada”:

“Por ejemplo, el fenómeno que tiene lugar en el castillo de Chichén-Itzá, en el que se puede apreciar el desplazamiento de una serpiente a través de una escalinata debido al juego de luces y sombras, ocurre durante varios día, antes y después de los equinoccios. [no en la fecha exacta, lo que hace pensar a algunos investigadores que no necesariamente se trata de celebrar la posición del Sol]”

Por otro lado, marzo sí era un mes muy relevante. Se llamaba Tlacaxipehualixtli para las culturas del centro y la palabra significa “renovación de la tierra”, haciendo sí referencia al cambio de estación. Pero los rituales que se practicaban para rendir culto a los dioses no tenían nada que ver con la “Cumbre Tajín” de nuestros días.

significado-rituales-equinoccio-primavera-piramides-mexico-mexicanas-mayas-mexicas

La naturaleza renacía y comenzaba el ciclo agrícola, así, era vital ofrecer algo a los dioses a cambio de la protección de las cosechas (particularmente frente a los desastres naturales). ¿Y qué se les ofrecía? pues probablemente dependía de cada dios, pero a Xipe-Topec (Nuesto Señor el Desollado) durante la fiesta principal que duraba 20 días, se le entregaban corazones extraídos directamente de los guerreros que habían sido capturados en batalla.

¿Y con las sobras? Pues se hacía pozole (potzollli). A quienes habían atendido a la ceremonia se les lanzaban trozos de carne humana para que los cocinaran en un caldo con maíz. Lejos estamos de recargar así las energías y no sabemos si nuestros antepasados practicaban la antropofagía con ese fin específico.

significado-rituales-equinoccio-primavera-piramides-mexico-mexicanas-mayas-mexicas

Y claro que en distintas comunidades indígenas aún hay reminiscencias de estos rituales, aunque se expresen de formas muy distintas. Pero, si tú visitas las zonas arqueológicas para acercarte a esas tradiciones, el camino elegido probablemente no sea el adecuado. Además, hay que decirlo: las visitas masivas a las zonas arqueológicas son una manera de ponerlas en riesgo, especialmente si cientos de personas se suben a los edificios de manera simultánea.

Y aunque está increíble conectar con las culturas antiguas y contemporáneas y querer acercarse a estos sitios que no son ruinas, sino patrimonio relevante para distintos grupos, vale la pena repensar un poco la forma en la que lo estamos haciendo. Incluso sugiere Rosario Delgadillo que busquemos maneras alternativas de “recargar energía”, tal vez comiendo chocolate, una delicia con orígenes comprobables en el México del pasado.

También en Más de México: 6 dioses prehispánicos a los que no estaría de más prenderles una velita

*Imágenes: 1) Creative Commons; 2 y 5) Crédito no especificado; 3) Mike Fiechtner; 4) Gaby Rocha.

**Fuente: “El equinoccio de primavera: mitos y realidades” de Rosalba Delgadillo Torres, pueblicada en Revista Casa del Tiempo de la Universidad Autónoma Metropolitana.