Este exquisito escudo ritual de Moctezuma será expuesto por poco tiempo en el Castillo de Chapultepec

El “Chimalli” fue confeccionado hace casi 500 años, pero este escudo mexica sigue emocionando por su belleza

Cuentan que el “Chimalli” —un exquisito escudo mexica— fue confeccionado en Tenochtitlán; pero que abandonó nuestras tierras después de la Conquista, pues el emperador Moctezuma lo obsequió a la Corona Española.

Tres siglos después, por encargo de Maximiliano de Habsburgo, la codiciada pieza volvió a México; pero pocos han podido poner sus ojos sobre ella, pues su delicada naturaleza la vuelve extremadamente frágil, susceptible al ambiente y, simultáneamente, extremadamente valiosa.

Sin embargo, después de 20 años de estar perfectamente almacenada, con un poco de suerte podrías apreciar el “Chimalli” en el Castillo de Chapultepec, pues será exhibida al público en el marco de la conmemoración de los 500 años de la llegada de Hernán Cortés a México.

chimalli-moctezuma-pieza-antigua-escudo-piezas-arqueologicas-mexicanas-aztecas-mexicas

La historia de esta pieza es elusiva y sorprendente, pues se sabe que es la única que ha cruzado dos veces el Atlántico (la primera vez cuando se la llevaron a Europa y, después, cuando la devolvieron). Poco se sabe sobre su origen, se sabe más sobre su composición y su significado.

En náhuatl “chimalli” significa escudo, pero se sospecha que este es para usarse como símbolo y no como una herramienta de guerra, porque está fabricado con pieles de conejo, venado y ocelote y decorado con plumas de quetzal, colibrí, loro y pato; estas decoraciones estaban montadas en un entramado de de hilos de agave y algodón y la base es de bambú. Además tiene regiones teñidas con grana cochinilla.

Es de una riqueza inmensa, en ese sentido. Particularmente hoy, momento en que casi todas estas extravagantes especies (algunas enteramente endémicas) que prestaron piel o plumaje para dar vida al escudo, están en peligro de extinción.  

“Por ser de piel de ocelote, nos hace pensar que era para alguien en especial. Tuvo que ser para alguien en las clases sociales elevadas, cercano al palacio real, o incluso para el emperador. No es un objeto común”, dijo la arqueóloga Laura Filloy Nadal a El País.

Los investigadores del INAH suponen también que antaño la pieza estaba decorada con láminas de oro y piedras preciosas, pero que estas se pudieron haber perdido entre la ida y la vuelta. No es extraño que el “Chimalli” seduzca así la mirada contemporánea y provoque tanta admiración: se sabe también que como esta pieza solo quedan otras 3 en el mundo y solo la mencionada se halla en tierras mexicanas.

chimalli-moctezuma-pieza-antigua-escudo-piezas-arqueologicas-mexicanas-aztecas-mexicas

También en Más de México: Entre reflejo y reflejo: la elusiva historia de Teotihuacán como un espejo

Pero ¿serán su unicidad y exquisitez lo que nos vuelve cómplices de esta fiebre que busca saber más sobre el pasado a través de los restos orgánicos de un escudo ritual? Tal vez se trata de otra cosa.

Tal vez lo que buscamos en el “Chimalli” es un origen rastreable, una pista sobre nuestra propia historia, una excusa para identificarnos con un pasado concreto, un signo brillante del lugar de dónde podríamos provenir. Y esa fuerza, aunque sea reflejo de una necesidad contemporánea y no del poder divino del escudo de Moctezuma, definitivamente es sagrada.

El “Chimalli” estará presente por un breve tiempo (hasta el mes de mayo) en el museo del Castillo de Chapultepec en la primera sección del bosque.

*Fuentes:

“Develan el esplendor de ‘Chimalli’, escudo mexica de arte plumario”, Alondra Flores Soto para La Jornada.

“Chimalli, el escudo azteca que volvió de Austria”, Sonia Corona para El País.

Si no conoces estos 10 sitios arqueológicos, no conoces México

El legado de las culturas mesoamericanas de México es uno de los más importantes del mundo; estos imperdibles sitios arqueológicos lo constatan.

Los sitios arqueológicos de un país son uno de los mejores conductos para conocer su historia. Los edificios y construcciones erigidos hace siglos por civilizaciones milenarias son la huella del pasado, y nos ayudan a explicar nuestro presente. Piedra sobre piedra, las manos de nuestros ancestros construyeron un México que ya no es el mismo, pero que sentó las bases para dar forma a nuestra cultura y nuestras tradiciones.

sitios-arqueologicos
Imagen de: México Destinos

Estas tradiciones están permeadas por la sabiduría e ingenio de los pueblos mesoamericanos, quienes plasmaron en sus obras un conocimiento que nos define. México es uno de los países con más sitios arqueológicos en el mundo: decenas de culturas se sucedieron a través del tiempo y convivieron en su territorio. Los vestigios de sus ciudades y sus templos aún permanecen, y tenemos la fortuna de tener acceso a ellos y admirar la capacidad de sus prolíficos artífices.

Hacer una lista de los sitios arqueológicos más significativos no es fácil; sin embargo, para esta selección se priorizó la variedad de culturas y estilos, más allá de su atractivo turístico. A pesar de que los mayas son los más representados (difícil que no lo fueran), se intenta abarcar más pueblos y más localizaciones. Sin más, los 10 sitios arqueológicos en México que debes conocer:

1: Teotihuacán, Estado de México

sitios-arqueologicos
Imagen de: xataka.com.mx

El “lugar donde los hombres se convierten en dioses” es, probablemente, uno de los sitios arqueológicos con que más se identifica a nuestro país. Sus monumentales construcciones, como la Pirámide del Sol y la Pirámide de la Luna, dan cuenta del esplendor de esta civilización. Los teotihuacanos fueron una de las principales fuerzas de la región, hasta que la inestabilidad política, los conflictos internos y los cambios climatológicos la llevaron al colapso. Su apogeo fue durante el Periodo Clásico, entre los siglos III y VII d.C.

 2: Palenque, Chiapas

sitios-arqueologicos
Imagen de: CNN

Las grandes edificaciones de Palenque, como el Gran Palacio, el Templo de las Inscripciones o el Gran Juego de Pelota, fueron nombradas Patrimonio Cultural de la Humanidad. Es uno de los mejores ejemplos de la importancia de la cultura maya. Uno de sus principales atractivos es que se encuentra rodeado de selva, por lo que llegar hasta allí es toda una aventura. Los primeros asentamientos de la región datan del Periodo Formativo, alrededor del 100 a.C., pero se cree que alcanzó su apogeo durante el Periodo Clásico.

 3: Monte Albán, Oaxaca

sitios-arqueologicos
Imagen de: Wikimedia Commons

Monte Albán es uno de los principales vestigios de las culturas zapoteca y mixteca. Fue fundada en el Preclásico Tardío, alrededor del año 500 a.C., y se cree que tuvo contacto con la civilización teotihuacana. Localizada a 10 km de la ciudad de Oaxaca, domina sus alrededores desde la cima de un cerro. Llegó a tener alrededor de 35,000 habitantes, y era un importante lugar de intercambio, ya que había una gran confluencia de culturas.

4: Chichén Itzá, Yucatán

sitios-arqueologicos
Imagen de: xataka.com.mx

Otro de los sitios arqueológicos más icónicos de México. Sus preciosas construcciones, como El Castillo, El Caracol y el Templo de las Mil Columnas, le granjearon el título de una de las siete maravillas del mundo moderno. Este importante asentamiento maya fue construido cuando ya comenzaba el declive de esta legendaria civilización. Sus habitantes la fundaron hacia el 300 d.C., y se consolidó como el principal centro de poder la península entre los periodos Clásico y Posclásico.

5: Yaxchilán, Chiapas

sitios-arqueologicos
Imagen de: xataka.com.mx

Esta antigua ciudad maya, originada en el Periodo Preclásico, se localiza a las orillas del río Usumacinta. De hecho, ese necesario abordar una lancha para llegar al sitio. Sus edificios se conservan en buen estado, pero denotan el paso del tiempo: la naturaleza ha reclamado parte de ellos, y se da una muy pintoresca simbiosis entre el medio natural y las construcciones. Como está localizada en medio de la selva, uno puede escuchar los aullidos de los monos y los trinos de los pájaros: es como entrar a un lugar por donde el tiempo no ha pasado de igual manera.

6: El Tajín, Veracruz

sitios-arqueologicos
Imagen de: México Desconocido

La edificación más emblemática de este sitio arqueológico es la Pirámide de los Nichos. La cultura totonaca es la responsable de esta maravilla arquitectónica, y dejó su legado plasmado en sus relieves y en su pintura mural. Cuenta con 17 juegos de pelota, lo cual lleva a creer que también hubo una gran confluencia de culturas, y que estuvo habitada durante varios siglos. Su apogeo fue entre los periodos Posclásico y Epiclásico, entre los años 800 y 1150.

7: Xochicalco, Morelos

sitios-arqueologicos
Imagen de: xataka.com.mx

El “lugar de la casa de las flores” es uno de los sitios arqueológicos más importantes del centro-sur del país. Su Templo de la Serpiente Emplumada y sus magníficas estelas son suficiente excusa para visitar este maravilloso lugar. Se cree que su esplendor estuvo directamente relacionado con la caída de Teotihuacán; algunos investigadores sugieren que la ciudad fue fundada por los emigrantes de dicha ciudad. Su periodo de apogeo fue en el Periodo Epiclásico, entre los años 650 y 900. Además, se considera cuna del culto y adoración a Quetzalcóatl.

8: Mitla, Oaxaca

sitios-arqueologicos
Imagen de: gob.mx

La segunda ciudad perteneciente a las culturas zapoteca y mixteca de la lista fue un importante centro religioso de la región. Alcanzó su cenit en el Periodo Epiclásico, al tiempo que Monte Albán decaía, y se convirtió en un centro de poder político para los zapotecas del valle. Su abundante decoración, columnas monolíticas y restos de pintura mural son lo más notable del sitio. Además, su nombre es una castellanización de Mictlán, el “lugar de los muertos”, mejor conocido como el inframundo prehispánico. La fuerte carga religiosa de Mitla llevó a los evangelizadores a construir una iglesia sobre uno de sus edificios principales.

9: Tula, Hidalgo

sitios-arqueologicos
Imagen de: xataka.com.mx

Tollan-Xicocotitlán fue la capital del estado tolteca, el cual se desarrolló durante el Periodo Posclásico Temprano. Su importancia e influencia fueron tan vastas, que el poderío y carga cultural de los toltecas definió al imperio mexica, además de llegar a lugares tan lejanos como Yucatán y Centroamérica. En Tula estaba asentado el principal poder político y comercial de los valles de México y de Puebla-Tlaxcala. Sus esculturas antropomorfas gigantes, conocidas como los atlantes, son el elemento más emblemático del sitio. Estas estatuas representan guerreros, lo cual da a entender que el ejercicio bélico era vital en la concepción del universo de los pueblos mesoamericanos.

10: Bonampak, Chiapas

sitios-arqueologicos
Imagen de: Flickr

Por último, nos acercamos de nuevo a la civilización maya. Bonampak, lo cual significa “muros pintados”, tuvo su apogeo en el Periodo Clásico Tardío, entre los años 580 y 800 d.C. El legado más importante de este asentamiento son sus pinturas murales, las cuales cubren varias paredes de los templos. Son de las más representativas del mundo maya y, además, se conservan en muy buen estado. Las pinturas cuentan una historia, posiblemente de una gran batalla, y nos ayudan a desentrañar los enigmas de la cultura maya. Tal es el impacto de estas representaciones pictóricas, que la muralista guatemalteca Rina Lazo realizó una reproducción fidedigna de ellos, la cual se exhibe en el Museo Nacional de Antropología.

Así termina nuestra lista de los 10 sitios arqueológicos en México que debes conocer. Pero, en realidad, todos son importantes, y vale la pena hacer el esfuerzo para visitar la mayoría de ellos para conocer mejor a nuestro país y al legado de nuestros ancestros.

Otro tipo de legado mexicano: 5 mercados con valor cultural e histórico en la CDMX.

*Imagen destacada de: Getty Images

El hallazgo de un esqueleto humano de 10,000 años está por cambiar la historia

Los restos de “Ixchel”, una mujer que vivió hace 10,000 años en México, es un hallazgo que hace que nos replanteemos la historia de la población de América.

La teoría más ampliamente aceptada acerca del poblamiento de América es la de las oleadas de migrantes que llegaron a través del Estrecho de Bering. Partiendo del hecho de que los primeros seres humanos vivieron en África, se puede afirmar, con bastante seguridad, que de ahí se movieron hacia lo que hoy son Europa y Asia. Otro factor que catalizó las migraciones masivas fueron las eras de hielo, que hicieron inhabitables varios territorios.

Sin embargo, hallazgos recientes ponen esta teoría en tela de juicio. Antes se creía que había sido una oleada principal de gente que pasó por Bering y que se asentó en América. Ahora, se maneja la posibilidad de que hayan sido varias oleadas, y de que las poblaciones que emigraron provinieran de distintos lugares. Tanto es así, que los científicos consideran que el poblamiento de América se divide en dos: por un lado, el de América del Norte y, por otro, el de América del Sur.

hallazgo
Fotografía de: Jerónimo Avilés Olguín

El hallazgo más reciente que apoya esta teoría es el de los restos de una mujer que vivió hace 10,000 años en la península de Yucatán. Los exploradores que encontraron su esqueleto buceaban en una cueva que hoy está llena de agua. La bautizaron “Ixchel”, en honor a la diosa maya. Los análisis de los huesos nos dicen que vivió hacia el final de la más reciente era de hielo, en la región de Tulum.

Además, los modernos métodos de datación afirman que Ixchel tendría unos 30 años de edad, y que medía 1,64 metros. El cráneo se hallaba bastante deteriorado, ya que presentaba deformaciones causadas por infecciones bacterianas, además de un gran número de caries. No obstante el deterioro, la singular forma del cráneo de Ixchel sugiere que pudo existir una población aislada en Yucatán, la cual evolucionó por su cuenta y adquirió una forma redondeada en sus cráneos.

Imagen: Jerónimo Avilés Olguín

Estas características, aunadas al hallazgo de otros cuatro esqueletos en Quintana Roo, sugieren que la historia del poblamiento de América es más compleja de lo que se pensaba. El hecho de que hubiera dos grupos morfológicamente distintos viviendo en América al mismo tiempo es muy significativo. Se puede deducir que había gente de distinta procedencia, tanto espacial como temporal. Ambos, Ixchel y este grupo de esqueletos, presentan características morfológicas diferentes. Algunos están relacionados con poblaciones de Europa, mientras que otros se acercan más a grupos asiáticos, árticos y nativos americanos.

Las palabras de Mark Hubbe, antropólogo de la Universidad de Ohio, son muy contundentes: “Siempre hemos hablado de sobre el asentamiento de las Américas como si Norteamérica y Sudamérica fueran lo mismo”. “Debemos dejar de hablar de un asentamiento de las Américas. Debemos hablar del asentamiento de Norteamérica y el asentamiento de Sudamérica como cosas muy distintas“.

También en Más de México: retratos de chamanismo mexicano.

*Imagen destacada:  Eugenio Acévez.

5 imperdibles mercados de la CDMX

Piérdete en la riqueza simbólica de estos vibrantes mercados mexicanos.

Entrar a un mercado siempre implica vivir una experiencia única. Cada uno de nuestros sentidos se pone a prueba y es invitado a ser parte de la algarabía tan propia de estos sitios. Aquí los aromas, los colores y los sonidos nos absorben y nos permiten disfrutar de la tarea del abastecimiento.

Además, son, por excelencia, uno de los lugares más importantes de una comunidad. A través de ellos, conocemos la riqueza cultural de una sociedad. Iguales y diferentes a la vez, cada uno guarda una historia y cada uno posee un valor intangible. Los mercados son puntos de encuentro e intercambio, pero también son símbolos identitarios; aquí te presentamos 5 de ellos. 

Mercado Abelardo L. Rodríguez

Imagen de: Centro Histórico

El mercado Abelardo es uno de los mercados que guarda consigo una de las más extensas muestras del muralismo nacional del siglo XX. Construido en 1934 fue, sin lugar a duda, el mejor mercado de la ciudad durante varias décadas. Este fantástico lugar cuenta con una belleza sin igual, la cual es aportada no solo por el colorido característico de los mercados, sino también porque muchos de sus espacios cuentan con sorprendentes murales. José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros plasmaron en sus paredes la vida cotidiana del país. También se encuentran obras de artistas nacionales e internacionales como: Ramón Alva de la Canal, Ángel Bracho, Raúl Gamboa, Miguel Tzab, Antonio Pujol, Pedro Rendón, Pablo O’Higgins, Grace y Marion Greenwood e Isamu Noguchi.

Dónde: Centro Histórico, Cuauhtémoc.

Mercado 2 de abril

Imagen de: Twitter

A pocos metros del eje central, detrás del Teatro Blanquita, se encuentra este pequeño centro de abastecimiento. El mercado 2 de abril es considerado el más antiguo de la ciudad: creado en 1902 e inaugurado por Don Porfirio. Este maravilloso lugar cuenta con un gran valor histórico, ya que es de los pocos centros de abastecimiento que cuenta con una arquitectura porfirista: sus vigas de acero y cristales lo convierten en un reflejo de la época de la industrialización.  

Dónde: Mina # 5, col. Guerrero, Centro Histórico.

Mercado de La Paz

Imagen de: Ibero

El mercado de La Paz es una de las centrales más bellas de la CDMX. Ubicada en el centro de Tlalpan, este pintoresco mercado es otro de los pocos que sobreviven de la época porfiriana. Se rumora que La Paz se construyó entre 1898-1900, por lo que existe la posibilidad de que sea incluso más antiguo que el 2 de abril. La belleza de este mercado reside también en su estilo, enmarcado por una construcción de ladrillos rojos que le da un toque particular.

Dónde: calle Congreso, esquina con Guadalupe Victoria, Tlalpan.

Mercado de Sonora

Imagen de: mexicodestinos.com

Fundado en los años 50, el mercado de Sonora es uno de los centros de abastecimiento más curiosos. Su puesto en esta lista es dado gracias a la particularidad de los productos que se pueden encontrar. Desde que entras a este místico lugar puedes sentir una vibra fuerte; los pasillos largos dejan ver el contenido de cada local: velas, jabones, figuras de la santa muerte y hierbas son lo más común. El mercado de Sonora es conocido por ser el lugar donde encontrarás todo lo relacionado con el misticismo y la magia. Además, posee una gran variedad de animales exóticos y herbolaria esotérica.

Dónde: Fray Servando Teresa de Mier 419, col. Merced Balbuena.  

Mercado de Xochimilco

Imagen de: Bazaar

Sin lugar a dudas, el mercado de Xochimilco es el lugar ideal para comprar productos frescos. Fundado también en los años 50, está ubicado justo en el corazón del pueblo del mismo nombre. Este particular mercado cuenta con una amplia red de canales, por los cuales la UNESCO le dio el reconocimiento de Patrimonio Cultural de la Humanidad. Además, es uno de los mercados a favor de los productos locales: aquí puedes comprar directamente de los productores y apoyar el comercio local y justo.

Dónde: AV. Nuevo León s/n, col. Barrio Santa Crucita, Xochimilco.  

Si te interesa, aquí te dejamos 45 alimentos hechos de maíz