Escucha el vibrante “jazzpango”: una mezcla insólita y encantadora de jazz y huapango

Música ingeniosa y divertida que demuestra nuestra infinita capacidad de reinventarnos.

La música tradicional mexicana es un mosaico que se construye infinitamente a partir de una multiplicidad, de pronto inabarcable, de expresiones culturales. Como tal, ningún género local está exento de la remezcla.

El mariachi, por ejemplo es una variación de las armonías típicas de los cocas (etnia jalisciense), pero que se toca con instrumentos europeos. Lo mismo el huapango o “son huasteco” un género originario de la región Huasteca (por lo que se toca en San Luis Potosí, Tamaulipas, Puebla, Hidalgo y Veracruz).

El huapango es una variación de los “fandangos”, cantos flamencos que, además de estar ligados a la tradición española, también tienen influencia de los gitanos (también migrantes).  Pero, además de esta herencia, el huapango goza de una riqueza musical enorme, pues también contiene elementos musicales de distintos grupos indígenas mexicanos y la influencia de los pueblos africanos en México.

Así, el huapango es indudablemente producto de un mestizaje desbocado e inmensamente creativo. Pero los mexicanos tenemos una capacidad imparable de reinventarnos y frenar en nuestros “géneros tradicionales” sería probablemente un error. Hay algo de nuestra compleja génesis identitaria y cultural que nos llama a seguir mezclando.

También en Más de México: Si México fuera un género musical, tal vez sería jazz

Así nació el jazzpango, cortesía del compositor mexicano Pedro Dabdoub una expresión brillante que lleva la situación un poco más lejos. Resultado de una preciosa experimentación con otros talentosos jazzistas locales, el jazzpango mezcla ingeniosamente jazz, huapango, rock, funk, pop y hasta un poco de “world music”.

“Encantamiento” es un jazzpango de Dabdoub que encarna perfectamente el espíritu flexible de nuestra música. Interpretado por el mismo Pedro, en el piano y voz, Pavel Cal en la guitarra, Marco Rentería en el contrabajo y Roger Nuncio en la batería, es una pieza memorable.

Te advertimos que escucharla cambiará la forma en que entiendes el panorama de lo tradicional y probablemente te den más ganas de seguir mezclando:

También Más de México: Ensamble Kafka: un entrañable homenaje a la música tradicional oaxaqueña

Ensamble Kafka: un entrañable homenaje a la música tradicional oaxaqueña

Estas increíbles piezas sonoras exploran y fragmentan los límites de una brillante tradición musical.

Oaxaca es uno de los más exquisitos territorios de México. Cada una de sus manifestaciones se desdobla múltiples veces develando la auténtica complejidad que la sostiene. Por eso su gastronomía es tan seductora y sus manifestaciones artísticas tan conmovedoras.

Como muestra está su extravagante tradición musical. Igual que su intrincada geografía, sus sonidos abarcan una inmensa gama de tonos y formas: desde las bandas de viento serranas; los sones y jarabes mixtecos; los huapangos de la cuenca de Papaloapan; la canción zapoteca; la música de marimba, y hasta las chilenas de la Costa, estas últimas, manifestación de los pueblos afromexicanos.

2019-ano-lenguas-indigenas-mexico-onu-eventos

La música oaxaqueña es inasible, pero es precisamente su sentido múltiple lo que invita a experimentar con ella, hacer lo posible por llevarla a sus límites y, al dar con ellos, hacerlos explotar. Y no se trata ni de cuestionarla o reivindicarla, sino de mantenerla activa a través de una exploración seria de la tradición.

Este es precisamente el ejercicio que realizó el Ensamble Kafka. Llevados por la inmensa curiosidad y atracción del músico y compositor Steven Brown, un genial grupo de músicos locales (Juanito Gutiérrez, tuba; Facundo Vargas, trombón; Onésimo García, trompeta; Julio García, guitarra) llevó a cabo una investigación de la música oaxaqueña, particularmente de las bandas de viento serranas.

A través de este ejercicio, Brown compuso una serie de espectaculares piezas que son, por un lado un entrañable homenaje a la tradición musical y por el otro, una cautivante revolución sonora con un acabado ciertamente contemporáneo.

Las 11 piezas que se suman en este singular proyecto resuenan con otro del compositor que tampoco te puedes perder; se trata de la banda sonora de “El informe Toledo” (2009), un documental sobre el brillante grabador mexicano. En ambos hay una rica influencia del jazz, algo de música tradicional de distintos sitios de Europa; pero el compás lo marca indudablemente Oaxaca.

Y el resultado es memorable. Las piezas del Ensamble Kafka invocan lo festivo y el inmenso colorido de este magnífico territorio; pero tampoco se escapan de un halo nostálgico, de la pesadez atmosférica (entre lluvias de bosque y calores costeños), del erotismo térreo; y, al fondo también, un ligero desgarre, eco, tal vez, del grito aguerrido de un pueblo siempre en pie de lucha.

Lo que acontece en uno mientras se experimenta este disco es denso; es embriagador: sabe profundamente a Oaxaca.

Rafael Mendez, el virtuoso mexicano de la trompeta (que pocos mexicanos conocen)

De la talla de Charles Parker o John Coltrane, este mexicano es conocido por su estimulante agudeza con la trompeta a la hora de tocar jazz y música clásica.

Muchos mexicanos, ya sea por malinchismo o ignorancia, creen que el encontrar un genio creativo del jazz en México es algo improbable. Nada podría estar más lejos de la verdad. Hubo y hay grandes artistas nacionales –por ejemplo, estas propuestas contemporáneas de jazz que recomendamos–. Pero por ahora queremos hablar del caso de Rafael Mendez (1906-1981), el trompetista cuya destreza y gracia podrían equipararse con músicos de la talla de Charles Parker o John Coltrane. 

rafael mendez mejores musicos mexicanos trompetista jazzEl virtuoso de la trompeta nació en el pueblo michoacano de Jiquilpan, y desde niño su madre observó que tenía la habilidad de soplar más fuerte que todos sus hermanos. El continuo estímulo de esta habilidad hizo que Rafael soñara a lo grande; hasta que un día, subió a la montaña más alta de su pueblo para tocar su corneta de juguete. El sonido, gracias a los inmensos pulmones del niño, recorrió toda la población de Jiquilpan e inclusive, algunos dicen, sus inmediaciones. Desde ese día, Rafael supo lo que quería ser de grande: músico. Los años siguientes prosiguió con su veta artística, por lo que  se unió a la orquesta familiar de su padre: un grupo de mariachis que tocaba en plazas de toros y fiestas del pueblo. 

El impulso de su carrera continuó cuando Lázaro Cárdenas, otro oriundo de Jiquilpan, se lo llevó a la División de Norte, como músico de la banda del Estado Mayor de Pancho Villa. Allí se ganó la admiración del centauro del norte, con quien compartiría amistad y gustos musicales. Al término de la Revolución, el artista participó en la orquesta de diferentes circos.

Su oportunidad de oro llegó cuando se trasladó a Estados Unidos, donde al principio tuvo que lavar platos para ganarse la vida. Tras debutar en el Teatro Fox de Detroit como trompetista, estudió con el cornetista Herbert L. Clarke. Luego recorrió ese país hasta consagrarse como un virtuoso de su instrumento y vender millones de vinilos.

Entre sus aportes más relevantes destacan sus versiones en trompeta de  música mexicana; las interpretaciones de Moto perpetuo de Niccolò Paganini y el arreglo que elaboró para la pieza Jesusita en Chihuahua en la película Holiday in Mexico (1964). Además, fue el primer intérprete en tocar durante todo un programa completo con solos de trompeta en el Carnegie Hall de Nueva York, y acompañó diversas películas de Disney con sus piezas. Sin embargo, el cariño con el que hablaba de México tras su éxito internacional y hasta su muerte, reveló que nunca dejó de ser ese niño que tocó la corneta en Jiquilpan. 

Miranda Guerrero
Autor: Miranda Guerrero
Estudió la carrera de Letras Hispánicas en la UAM Iztapalapa. Su carrera artística involucra tanto narrativa, poesía y elaboración de collages.

Mujeres se abren paso en el Son Jarocho: Caña Dulce y Caña Brava (VIDEO)

Desde 2008 Caña Dulce y Caña Brava ha dado un giro a las letras del alegre Son Jarocho; una nueva generación de mujeres incursiona en este género.

Como casi toda las artes en todo el mundo, la música mexicana conocida como Son Jarocho estuvo mayormente asociada a los hombres, por el sistema patriarcal que ha imperado. En el siglo XXI, luego de cientos de años de esfuerzos notables de mujeres por hacerse camino en el arte y la ciencia, cada vez más féminas incursionan con su talento en los distintos rubros.

El Son Jarocho nació como resultado de la simbiosis de la cultura mexicana con la influencia de afrodescendientes en la región conocida como Sotavento mexicano, que incluye a estados como Oaxaca, Tabasco y Veracruz). La alegría de esta música, característica por sus “versos” que son las estrofas cantadas por los dintintos músicos, es uno de los legados musicales de México más apreciados en el mundo.

Una de las expresiones del Son Jarocho donde las mujeres han incursionado con más fuerza es la del grupo Caña Dulce y Caña Brava, formado por tres mujeres y un hombre. Y más que como resultado de una ideología, se dio así como un proceso natural, pues cada vez más mujeres incursionan en este tipo de música.

Este grupo nació en el 2008, y aunque no es un grupo feminista, sí que han buscado dar un giro a las letras, donde ahora son las mujeres las que cantan a los hombres o a distintos temas. Caña Dulce y Caña Brava está formado por Adriana Cao Romero Alcalá, arpa y voz; Raquel Palacios Vega, jarana y voz; Violeta A. Romero Granados, jarana, voz y zapateado, y Alejandro Loredo. Al respecto del grupo Violeta Romero comenta:

Casi siempre en los fandangos hablamos de cosas de ellas… Ahí estamos cantándole a las mujeres, como para enamorarlas. Pues ahora nuestra propuesta es justo en ese sentido: en la versada. Tratamos de aportar versada para mujer. También en la sonoridad se nota una diferencia: tocamos un poco más suavecito, con otra intensidad.

Puedes conocer más de este grupo, acá.

*Imagen: imer.mx