Y tú, ¿ya donas sangre? Te explicamos por qué hacerlo

La mayoría de los mexicanos no son donadores altruistas, pero esto debería cambiar ya.

Donar sangre es un hábito poco arraigado entre los mexicanos. Antes de negarlo, piensa si alguna vez has donado sangre para un desconocido, por iniciativa propia, sin que hayas acudido al banco de sangre como respuesta a la petición expresa de algún amigo o conocido.

Si la respuesta es no, no estás solo: eres parte de la mayoría de los mexicanos, quienes no hacen donaciones de sangre altruistas, sino solamente familiares (o destinadas a un individuo en particular). Este dato nos habla de la necesidad de adquirir un hábito que poco o nada se fomenta en el país.

Según el Banco Interamericano de Desarrollo, (BID), solamente en 74 países el 90% de las unidades de sangre se obtienen voluntariamente, y México no es uno de ellos. En nuestro país la donación de sangre remunerada está prohibida; la única posibilidad para cubrir la demanda son las donaciones altruistas. Sin embargo, solamente 3% de las donaciones totales son de este tipo. El 97% están dirigidas a un paciente específico.

El día 14 de junio se conmemora el Día Mundial del Donante de Sangre. Con este pretexto, te invitamos a que te acerques a cualquier institución de salud, pública o privada, y te atrevas a donar solo porque estás en posibilidad de hacerlo. También puedes descargar la app de Blooders para identificar pacientes a quienes podrías apoyar y consultar los requisitos.

Donar sangre es un acto desinteresado que no te afecta, y en cambio significa la diferencia entre la enfermedad y la salud de alguien. La cantidad que se extrae son 450 ml., equivalentes al 10% del volumen sanguíneo y pueden utilizarse en hasta tres pacientes. Además, es posible donar más de una vez al año.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) busca que para el año 2020 el 100% de las donaciones de sangre sean voluntarias. Esto ya es una realidad en algunos pocos países.  Entre todos, podemos cumplir este objetivo compartido, mientras contribuimos activamente al bienestar de otros.

Regina Garduño Niño
Autor: Regina Garduño Niño
Relaciones Internacionales, ITAM. Trabajo en sociedad civil. Siempre tengo más preguntas que respuestas.

Danzas de la calle: resolviendo la violencia “a cumbiazos” (VIDEO)

Algunas “pandillas” de Saltillo se organizaron para cambiar los golpes por las cumbias y, así, sublimar la violencia con mucho estilo.

Está clarísimo: la situación de violencia en México nunca había sido tan complicada. Eso todos lo sabemos. Lo que pocos saben son las cosas que muchísimos mexicanos están haciendo para darle la vuelta a este terrible panorama. Y lo mejor de todo es que, estas acciones retoman lo más simple, cosas que nunca imaginamos que servirían para resolver un problema tan grave. Cosas como bailar.

saltillo-coahuila-danzas-calle-cumbia-pandillas-comunidad-violencia

Un ejemplo increíble es el colectivo “Danzas de la calle”, que ha sabido interpretar bien las dinámicas urbanas de Saltillo, Coahuila, y usarlas para construir una cultura de paz, en lugar de un entorno violento. Su intención es “representar las guerras de bandas o pandillas a través del baile”; así en lugar de “agarrarse a madrazos”, pandillas rivales hacen una reta de cumbia colombiana (cumbia tradicional mezclada con techno) y en ese movimiento subliman su enojo. 

saltillo-coahuila-danzas-calle-cumbia-pandillas-comunidad-violencia

“Danzas de la calle” ya es un grupo consolidado de danza, que se presenta en distintas colonias de Saltillo, incentivando formas completamente nuevas de comunicarse con los demás y también de encontrarse con uno mismo. Inspirados por el estilo, un ambiente familiar y muy agradable, el movimiento y, claro, una buena cumbia, muchos jóvenes de la ciudad buscan unirse a este grupo; y otros tantos han aprendido que bailar es la mejor manera de “enfrentarse”, expresándose con honestidad, pero sin salir lastimados. 

Pero ser parte de “Danzas” —como le dicen de cariño sus integrantes— es un compromiso fuerte, pues en el colectivo no se permite el uso de drogas, se evitan a toda costa las interacciones violentas y si uno quiere bailar, tiene que demostrar que le está yendo bien en la escuela. Así, esta actividad colectiva es una auténtica alternativa para los jóvenes que viven en las periferias de Saltillo y que, como referente, tienen un contexto bastante descompuesto, pero que sí se puede cambiar. 

saltillo-coahuila-danzas-calle-cumbia-pandillas-comunidad-violencia

También en Más de México: Juego de pelota en la CDMX: retas prehispánicas para sublimar la violencia

Lo mejor es que “Danzas de la calle” no descarta las ideas de “pandilla” y orgullo barrial, porque encuentran en ellas la encarnación de lo comunitario, la importancia de la familia y sin duda una herramienta para re-ensamblar el tejido social. 

Y claro que ser de barrio es motivo de orgullo. Los barrios suelen ser zonas rezagadas, donde las políticas públicas no aplican de las mismas formas y donde los servicios no llegan con la misma facilidad que en las colonias de mayores recursos. Ser de barrio implica resiliencia y mucha unión social. Y ese orgullo también es un escudo contra la discriminación. 

saltillo-coahuila-danzas-calle-cumbia-pandillas-comunidad-violencia

La cumbia colombiana está ligada a un estilo que remite a la vida barrial, a la cultura chicana, a la urbanidad y para algunos esto se relaciona inmediatamente con criminalidad y, claro, violencia. Pero los jóvenes que bailan en “Danzas” están fragmentando estos juicios superficiales. Con sus intrincados movimientos y a través de este cadencioso ritual, los bailarines de cumbia en Saltillo están generando una auténtica resistencia. 

También en Más de México: Breve introducción a los explosivos y legendarios sonideros de México

Guardianes culturales: el hombre que preserva uno de los últimos talleres de juguetes hechos a mano en CDMX

En un local que sorprende por su originalidad pervive uno de los oficios más bellos de México.

De la pared sobresale un diablo rojo de cartón que carga con un letrero que dice: –Te estaba esperando-. Estamos en el 129 de la calle Chihuahua de CDMX. El muro es colorido y una frase sobre un espejo pregunta, irreverentemente: –¿Te peinaste?-

En mitad de una de las colonias más gentrificadas de CDMX: la Roma, vive este pequeño taller de juguetería hecha a mano, el último de la ciudad, según su dueño Álvaro Santillán. ¿Su nombre? gina: Taller Tlamaxcalli; abrió sus puertas hace 15 años.

Álvaro es una especie de rebelde, de algún modo, él reta al tiempo desde dos sentidos: preservando el oficio de la juguetería artesanal y enseñando que el tiempo también tiene distintos ritmos:

La prisa es un problema muy serio con la generación millennial, siempre tienen prisa. Aquí llegan a mi taller y preguntan –¿y en cuánto tiempo aprendo?- Pues en el tiempo necesario, les digo. O quieren hacer un alebrije sin aprender a preparar el engrudo: hay cosas que tienen un tiempo, quieren saltarse los procesos. Se desesperan porque ven que yo no tengo prisa”.

Aquí hay alebrijes, juguetes de madera; diseño de hace más de 100 años. Las curiosísimas Lupitas o mini piñatas de colores eléctricos. 

taller-juguetes-hechos-a-mano-mexico

 

Santillán hace cartonería aunque también trabaja madera y es un conocedor del arquetípico juguete. En CDMX, según su experiencia, solo quedan unos 16 cartoneros. Dice que a él no le gusta “intelectualizar”, cuando le pregunto sobre el valor de su oficio: “yo lo hago porque me gusta, así, simplemente. Porque cuando uno hace lo que le gusta nunca tienes trabajo, se vuelve una manera de jugar. Nunca debemos dejar de jugar, ni de adultos”.

Sus juguetes son una metáfora de su manera de pensar y de su oficio que reta a la época, ahí, en un local inesperado de la calle Chihuahua en la Delegación Cuahutémoc.

 

taller-juguetes-hechos-a-mano-mexico

 

 

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto huenasnoticias.com Y pintora con bordadora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

En casa con mis monstruos: un viaje al interior de la mente de Guillermo del Toro (GALERÍA)

La espectacular colección de monstruos del genial cineasta mexicano pisa finalmente tierras mexicanas. Aquí todo lo que tienes que saber (y un pequeño adelanto).

Guillermo del Toro es uno de los creadores mexicanos más relevantes de nuestro tiempo. No solo porque su inmensa generosidad (de la que tanto nos gusta hablar) lo ha convertido en uno de los principales agentes para revitalizar la creatividad nacional. Tampoco porque sus complejas películas han ganado múltiples premios internacionales. O porque está perfectamente orgulloso de ser mexicano y lo demuestra cada vez que puede.

Lo verdaderamente genial de este sujeto es la manera en que entreteje dimensiones igual en su obra que en su vida cotidiana. De lo monstruoso hasta lo más encantador; de lo metafórico a lo punzantemente literal; de lo fantasmagórico a lo concretamente material; de la más oscura maldad, hasta la más pura bondad: para Guillermo del Toro las dicotomías se desdoblan en cientos de posibilidades de ser.

guillermo-del-toro-en-casa-con-mis-monstruos-exposicion-guadalajara
Imagen: El Occidental

También en Más de México: Guillermo del Toro relata su experiencia con un ovni en los 80 (Video)

En ese sentido, es un auténtico privilegio poder adentrarse en sus procesos creativos y esto es exactamente lo que ofrece “En casa con mis monstruos” un viaje al interior de la mente de Guillermo del Toro. La exhibición, que estará presente en el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara (MUSA) hasta el 27 de octubre de 2019, mostrará 900 piezas, entre algunas que ha creado el cineasta y otras que le han servido de inspiración.

Libretas, dibujos, vestuarios, objetos personales, personajes de sus películas y piezas de otros creadores, se encuentran bajo la fina curaduría de Eugenio Caballero (director de arte de “Roma” y “El Laberinto del Fauno”).

guillermo-del-toro-en-casa-con-mis-monstruos-exposicion-guadalajara
Imagen: Zona Docs

El recorrido te propone una experiencia multisensorial de casi 3 horas, dividida en tres ejes temáticos (Inspiración, Guillermo del Toro como artista, Creadores mexicanos que dialogan con su universo) que se entrecruzan a lo largo de ocho salas con distintas colecciones. El recorrido, además, es acompañado por una ambientación sonora, cortesía de Gustavo Santaolalla (“Babel”, “Biutiful”, “Narcos: México”).

La propuesta es única, en todos los sentidos, pues Del Toro ha declarado que sus piezas —que normalmente residen en Bleak House, en California— solo serán exhibidas esta vez en México, así que es absolutamente imperdible.

¿Quieres ir?

Si quieres más información, puedes consultar todos los detalles en el sitio de web de “En casa con mis monstruos”. El boleto de entrada general tiene un costo de $180 pesos y puede ser adquirido vía el sitio web, en Ticketmaster o en la taquilla del MUSA. Hay descuento de estudiantes, solo en la taquilla del museo. La exposición estará abierta hasta el 27 de octubre en el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara ubicado en Av Juárez 975, Col Americana, Guadalajara, Jalisco. Consulta la disponibilidad de horarios en la compra de tu boleto.