Los murales del Mercado Abelardo Rodríguez son una joya oculta de la CDMX

Este mercado capitalino se guarda un enorme acervo de murales hechos por alumnos de Diego Rivera.

La Ciudad de México es enorme, en todos los sentidos posibles. Atravesar una calle es, frecuentemente, equivalente a pasar de un mundo a otro. Todo está siempre en movimiento y las fachadas de una colonia son absolutamente distintas a las de sus vecinas. Se podría decir que nuestra capital contiene dentro de sí cientos de pequeños y magníficos mundos. 

murales-mercado-abelardo-rodriguez-cdmx-mexico-diego-rivera

No es tan sorprendente, en ese sentido, que la Ciudad se guarde hermosas joyas culturales en los rincones más inesperados. Un ejemplo muy representativo son los murales del Mercado Abelardo Rodríguez. 

murales-mercado-abelardo-rodriguez-cdmx-mexico-diego-rivera

Las magníficas piezas que decoran las paredes y techos de este sitio datan de los años 30 y todas fueron realizadas por grandes artistas mexicanos, muchos de ellos discípulos de Diego Rivera en la Academia de San Carlos. Ramón Alva, Pablo O’Higgins, Antonio Pujol, Ángel Bracho, Pedro Rendón, Raúl Gamboa, Miguel Tzab, Isamu Noguchi y las hermanas Marion y Grace Greenwood son algunos de los nombres más destacados.

murales-mercado-abelardo-rodriguez-cdmx-mexico-diego-rivera

Los murales no sólo son impresionantes y coloridos, retratan escenas entrañables que celebran la existencia de la comunidad del mercado; así, hablan del campo y los campesinos, los obreros, la producción y venta de alimentos locales y, por supuesto, de las luchas sociales revolucionarias, la discriminación racial y del pueblo como energía vital.

murales-mercado-abelardo-rodriguez-cdmx-mexico-diego-rivera

Por su lado, el mercado en sí mismo es un espacio muy interesante. Construido en 1934 y diseñado por el arquitecto Antonio Muñoz (quien también se encargó del Centro Escolar Revolución) encarna un tipo de política social muy particular donde es vital que el desarrollo cultural esté en manos de todos. Así, además de ser un recinto de intercambio comercial, este enorme espacio alberga un auditorio llamado “Teatro del Pueblo”. 

murales-mercado-abelardo-rodriguez-cdmx-mexico-diego-rivera

Sería magnífico poder repensar el mercado como un espacio cultural y de todos. En muchos pueblos de México, los mercados siguen siendo el centro de la vida social (un ejemplo increíble es el mercado de trueque en Zacualpan de Amilpas). Podemos empezar por visitar el Mercado Abelardo Rodríguez, sitio que es en igual medida galería de arte y un lugar para vender y comprar toda clase de delicias, utensilios y tiliches. Esta visión horizontal de “lo cultural” hoy nos hace mucha falta.

murales-mercado-abelardo-rodriguez-cdmx-mexico-diego-rivera

Visita el Mercado Abelardo Rodríguez y difunde su existencia para que, a pesar del tiempo y los daños que han sufrido las piezas y la arquitectura, se mantengan como parte del patrimonio local.

murales-mercado-abelardo-rodriguez-cdmx-mexico-diego-rivera

También en Más de México: Estas fotografías de peculiares edificios mexicanos te robarán el aliento (GALERÍA)

¿Quieres visitar el Mercado Abelardo Rodríguez?

Se encuentra en Callejón Girón, Centro Histórico de la CDMX, Colonia Centro, 06000, CDMX. Te recomendamos ir entre las 8 AM y las 6 PM.

5 imperdibles mercados de la CDMX

Piérdete en la riqueza simbólica de estos vibrantes mercados mexicanos.

Entrar a un mercado siempre implica vivir una experiencia única. Cada uno de nuestros sentidos se pone a prueba y es invitado a ser parte de la algarabía tan propia de estos sitios. Aquí los aromas, los colores y los sonidos nos absorben y nos permiten disfrutar de la tarea del abastecimiento.

Además, son, por excelencia, uno de los lugares más importantes de una comunidad. A través de ellos, conocemos la riqueza cultural de una sociedad. Iguales y diferentes a la vez, cada uno guarda una historia y cada uno posee un valor intangible. Los mercados son puntos de encuentro e intercambio, pero también son símbolos identitarios; aquí te presentamos 5 de ellos. 

Mercado Abelardo L. Rodríguez

Imagen de: Centro Histórico

El mercado Abelardo es uno de los mercados que guarda consigo una de las más extensas muestras del muralismo nacional del siglo XX. Construido en 1934 fue, sin lugar a duda, el mejor mercado de la ciudad durante varias décadas. Este fantástico lugar cuenta con una belleza sin igual, la cual es aportada no solo por el colorido característico de los mercados, sino también porque muchos de sus espacios cuentan con sorprendentes murales. José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros plasmaron en sus paredes la vida cotidiana del país. También se encuentran obras de artistas nacionales e internacionales como: Ramón Alva de la Canal, Ángel Bracho, Raúl Gamboa, Miguel Tzab, Antonio Pujol, Pedro Rendón, Pablo O’Higgins, Grace y Marion Greenwood e Isamu Noguchi.

Dónde: Centro Histórico, Cuauhtémoc.

Mercado 2 de abril

Imagen de: Twitter

A pocos metros del eje central, detrás del Teatro Blanquita, se encuentra este pequeño centro de abastecimiento. El mercado 2 de abril es considerado el más antiguo de la ciudad: creado en 1902 e inaugurado por Don Porfirio. Este maravilloso lugar cuenta con un gran valor histórico, ya que es de los pocos centros de abastecimiento que cuenta con una arquitectura porfirista: sus vigas de acero y cristales lo convierten en un reflejo de la época de la industrialización.  

Dónde: Mina # 5, col. Guerrero, Centro Histórico.

Mercado de La Paz

Imagen de: Ibero

El mercado de La Paz es una de las centrales más bellas de la CDMX. Ubicada en el centro de Tlalpan, este pintoresco mercado es otro de los pocos que sobreviven de la época porfiriana. Se rumora que La Paz se construyó entre 1898-1900, por lo que existe la posibilidad de que sea incluso más antiguo que el 2 de abril. La belleza de este mercado reside también en su estilo, enmarcado por una construcción de ladrillos rojos que le da un toque particular.

Dónde: calle Congreso, esquina con Guadalupe Victoria, Tlalpan.

Mercado de Sonora

Imagen de: mexicodestinos.com

Fundado en los años 50, el mercado de Sonora es uno de los centros de abastecimiento más curiosos. Su puesto en esta lista es dado gracias a la particularidad de los productos que se pueden encontrar. Desde que entras a este místico lugar puedes sentir una vibra fuerte; los pasillos largos dejan ver el contenido de cada local: velas, jabones, figuras de la santa muerte y hierbas son lo más común. El mercado de Sonora es conocido por ser el lugar donde encontrarás todo lo relacionado con el misticismo y la magia. Además, posee una gran variedad de animales exóticos y herbolaria esotérica.

Dónde: Fray Servando Teresa de Mier 419, col. Merced Balbuena.  

Mercado de Xochimilco

Imagen de: Bazaar

Sin lugar a dudas, el mercado de Xochimilco es el lugar ideal para comprar productos frescos. Fundado también en los años 50, está ubicado justo en el corazón del pueblo del mismo nombre. Este particular mercado cuenta con una amplia red de canales, por los cuales la UNESCO le dio el reconocimiento de Patrimonio Cultural de la Humanidad. Además, es uno de los mercados a favor de los productos locales: aquí puedes comprar directamente de los productores y apoyar el comercio local y justo.

Dónde: AV. Nuevo León s/n, col. Barrio Santa Crucita, Xochimilco.  

Si te interesa, aquí te dejamos 45 alimentos hechos de maíz

Revolución policromática: los espectaculares murales de Vlady en la Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada

Descubre los revolucionarios murales de Vlady: épicas piezas multicolor que decoran una biblioteca en el centro de la CDMX.

Del muralismo mexicano conocemos bien las propuestas de Siqueiros y Rivera. Una revolución eminente, ilustrada para la eternidad; pues aún es símbolo vital para las luchas del presente. Pero no hablamos suficiente sobre Vladimir Viktorovich, Vlady, la cara psicodélica del muralismo mexicano.

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Imagen: Wikimedia Commons.

Para aproximarse a él más nos vale visitar la Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada, ubicada en pleno centro de la CDMX. Este espacio que resguarda miles de documentos relacionados con temas de economía, finanzas e historia de México (86,350 títulos y 114,852 volúmenes), suele ser ocupado por investigadores y otros transeúntes-eruditos; pero vale la pena entrar para mirar —silenciosamente— a sus más de 2,000 metros cuadrados policromáticos, pintados durante la década de los 70s por el gran Vlady.

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Imagen: Santiago Savi

La pieza se llama “La Revolución y los Elementos” y comenzó narrando visualmente la “revolución sexual” ligada al pensamiento de Freud; pero, a continuación, el muralista ruso-mexicano decidió explorar otras revoluciones: la de la Bastilla, la de Lenin, la independencia de Estados Unidos, las ocurridas en América Latina, la de Jesús, la de John Lennon. Una capilla Sixtina dedicada a la Revolución; así lo describe la Casa Vlady. Incidentalmente —o tal vez no—, la obra se realizó en lo que fuera la iglesia de San Felipe Neri.

Este mural de Vlady es una revolución en sí mismo

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Crédito no especificado.

Sin duda el muralista llevó lejos el ejercicio. Colores explosivos, una propuesta visual desmesurada, casi indigerible, pero necesaria. En un género pictórico de referencias ultra-establecidas, “La Revolución y los Elementos” es una refrescada necesaria. En el trabajo Vlady se virtió completamente; se dejó revolucionar. Sobre su proceso declaró:

“Tenía muchas dudas. Me preguntaba: ¿tengo libertad? ¿La estoy usando? ¿No será que hago concesiones? Y además, ¿para quién pinta uno? Para los demás. ¿Cuáles demás? Al final, siempre es para una sola persona. ¿Acaso Leonardo pintó la Gioconda para los miles de turistas que la están viendo ahora? Entonces, ¿para quién voy a pintar yo? Sentía que mi verdadero cometido como pintor era intentar hacer algo que no se había hecho, que no se podía hacer.”

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Imagen: Javier García Moreno.

Para los intelectuales de la época, la pieza se volvió clave. Se dice que, al visitarla, en medio de la guerra fría, el escritor estadounidense Allen Ginsberg y el poeta Andrei Voznesensky convergieron en la profunda admiración: “¡Y pensar que cuando regrese a la URSS no podré escribir jamás una sola línea sobre lo que he visto aquí!”, dijo Voznesensky.

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Allen Ginsberg, Andrei Voznesensky y Vlady, mirando los murales/Imagen: Vlady.org

También en Más de México: Los murales del Mercado Abelardo Rodríguez son una joya oculta de la CDMX

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Imagen: Agencia F.

¿Quieres visitar el mural de Vlady?

murales-cdmx-vlady-biblioteca-muralismo-mexicano
Crédito no especificado.

La biblioteca Miguel Lerdo de Tejada está en República de El Salvador 49, Centro Histórico de la CDMX. Abre de lunes a viernes de 9:00 AM a 5.30 PM

*Fuentes:

Centro Vlady: Sobre los murales, sobre la opinión pública acerca de los murales.

Museo virtual de la Biblioteca Lerdo de Tejada, a cargo de la Secretaría de Hacienda

Atlas Obscura: Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada

El Bosque de Chapultepec acaba de ser reconocido como el Mejor Parque del Mundo

Además de esta gran noticia, te decimos por qué visitar el increíble recinto natural e histórico.

En plena ciudad —entre el caos y la efervescencia— se abre, interrumpiendo y reconectando todos los flujos posibles, un oasis de 678 hectáreas. Se trata del Bosque de Chapultepec que, recientemente, ha sido declarado el Mejor Parque del Mundo por la World Urban Parks Association. 

Sí, el pulmón de la Ciudad de México quedó en primer lugar, sobre parques como el  Shakespeare Regional Park en Auckland, Nueva Zelanda y el Penang City Park, en George Town, Malasia. Como se explica en este artículo de Animal Político, el premio se otorga de acuerdo a 4 criterios centrales: el diseño y distribución del parque; las facilidades; la protección de la comunidad y el involucramiento de la misma, y la gestión y mantenimiento del espacio. 

bosque-chapultepec-parque-mexicano-mejor-mundo-que-hacer

El reconocimiento es realmente increíble, no solo por lo que significa este espacio para los mexicanos. También porque implica que este sitio enorme y ultra diverso sí está siendo protegido y bien usado por la comunidad que tiene derecho a habitarlo. Es una noticia fantástica. 

Chapultepec es símbolo de muchísimas cosas. No solo es hogar de algunos de los museos más importantes del país (como el de Antropología e Historia o el Tamayo), transformándolo en, tal vez, el circuito cultural más vibrante y concurrido. El Bosque de Chapultepec ha acumulado siglos de historia.

bosque-chapultepec-parque-mexicano-mejor-mundo-que-hacer

El mismísimo Moctezuma lo habitó y recubrió una sección con un místico jardín botánico y sus refrescantes baños. De esto aún se mantienen algunos restos arqueológicos que evocan inmediatamente la apacible vida que floreció entonces. Las batallas contra Estados Unidos en 1847 también se libraron ahí, incluida la épica que incluyó a los famosos “Niños Héroes”. 

El castillo que fue edificado durante el Segundo Imperio Mexicano es una de las figuras más relevantes en el horizonte de la capital. Y el florecimiento de este increíble parque no ha parado. Siempre está en restauración, reconstrucción o viendo brotar propuestas frescas, cortesía, por cierto del Fideicomiso del Bosque.

Sin duda Chapultepec es un sitio mágico que los mexicanos deberíamos transitar más y ahora con más ganas.

¿Qué hacer en Chapultepec?

bosque-chapultepec-parque-mexicano-mejor-mundo-que-hacer

Por supuesto, tienes que visitar los sitios más icónicos, incluidos los museos y espacios como la Fuente de Nezahualcóyotl (que es preciosa), pero hay cientos (literalmente) de opciones imperdibles. Algunas de nuestras favoritas son: 

  1.  El jardín botánico, especialmente el orquidiario al interior, uno de los rincones más encantadores del Bosque.
  2. La Casa del Lago, donde siempre puedes encontrar frescas alternativas de arte, música y teatro.
  3. Los Pinos: sí, porque poder entrar a ese recinto es, en muchos sentidos un evento histórico, pero, además porque es un oasis dentro del oasis, donde reina el silencio y el verde de los suntuosos jardines. 
  4. La Caverna de Cincalco, que se encuentra dentro del Audiorama. Desde hace siglos se piensa que este sitio es una entrada al inframundo y un punto sagrado relacionado con Tláloc. Aún la gente se acerca a la caverna a dejar ofrendas para ese dios.
  5. El Cárcamo de Dolores, una obra hidráulica en la Segunda Sección destaca por una curiosa arquitectura, la misteriosa Fuente de Tláloc y el mural WEl agua: el origen de la vida en la tierra”, ambas de Diego Rivera.
  6. El Jardín de la Tercera Edad en el Pabellón Coreano. Un espacio donde solo pueden entrar personas de más de 65 años. Es un sitio seguro, tranquilo y donde se ofrecen actividades culturales y recreativas a esta comunidad. La joya de la zona es justamente el Pabellón al que, a veces, se permite entrar.

También en Más de México: Conoce el Museo de sitio del Bosque de Chapultepec, una brújula para orientarte en el enorme oasis urbano

*Imágenes: 1 y 4) Creative Commons; 2) local.mx; 3) México Desconocido.