10 hierbas medicinales mayas que debes conocer

Tener indicios al menos generales de las hierbas mayas que te ayudarán con tu botiquín casero es, además de útil, una manera de honrar este conocimiento.

El conocimiento de la medicina maya es reconocido en todo el mundo, y su sabiduría viene de culturas milenarias anteriores como la olmeca. Los espacios principales en México donde se situó la cultura maya, boscosos y selváticos, la dotaron de un gran acervo de hierbas naturales para su medicina.

Antes de compartirles algunas hierbas de la medicina maya y sus aplicaciones, haremos una breve introducción a la filosofía que hay detrás para comprender mejor su cosmogonía, siempre apuntando hacia la unidad del todo, acaso muy similar a la de algunas tradiciones ayurvédicas y budistas.

Para los mayas existía una unión entre cuerpo, mente y espíritu; ello mantenía a su vez una relación estrecha con la naturaleza. En la naturaleza se dan fuerzas metafísicas, muchas de ellas no muy benéficas; generalmente causadas por malas intenciones de otros. De esta manera, existía la medicina para el cuerpo (Dzac Yah), pero también para el espíritu (su doctor era el Gabi Somma), y eran igualmente importantes. Para ambas, además, eran usadas las plantas.

En general para los mayas el origen de casi la totalidad de las enfermedades tenía raíces morales o religiosas; si bien los dioses pueden castigar (o purificar mediante ellas) también los humanos son capaces de causarlas a partir de males intencionados.

Mucho de su conocimiento hoy está siendo retomado por grandes farmacéuticas, confirmando con ello su efectividad.

Hoy presentamos algunas de las hierbas principales para su medicina:

Gordolobo: tos, irritación, garganta. Afecciones en la piel, problemas con el oído.

Azahar: Es un calmante para los nervios; también se usa para aliviar agruras, amibas, bilis, diarrea, disentería, vómito, tifoidea y dolor de estómago.

Alfilerillo: para aliviar  diarrea, cicatrización, humores, menstruaciones, toxinas.

Pomolché:combatir la diarrea y la disentería. Para limpiar encías, postemas, fogajes (V. fuegos), infecciones de la piel y heridas. La savia de esta planta sirve para el tratamiento de granos difíciles y la viruela.

Guayaba: Ayuda con la diarrea para afecciones en la encías, yagas o úlceras; también para hemorragias. Las hojas de esta planta sirven para el tratamiento de la escabiosis o sarna y para bajar de peso.

Ciruela: para la hipertensión, estreñimiento, úlceras. Las hojas de este árbol son usadas para eliminar el sarpullido.

Granos de maíz: perder peso, limpiar los riñones, disminuir la presión arterial. Era un medicina espiritual muy importante.

El Copal:  Curar resfriados, dolores de cabeza, pero sobre todo en un nivel espiritual.

Caléndula: antiinflamatoria, regula el ciclo menstrual, infecciones vaginales, conjuntivitis, herpes.

Anacahuite: jaquecas, bronquitis, incontinencia urinaria.

 

*Imagen:misremedios.com