Si quieres unos esquites maravillosos esta es la receta indicada

Para garantizar unos esquites Es indispensable que su punto de cocción sea el indicado y hacerlo con un par de ingredientes clave.

El esquite es una de las botanas más mexicanas y prácticamente se consume en todo el país. Su origen data de tiempos prehispánicos y su terminología proviene del náhuatl ízquitl, que viene del verbo icehqui (tostar). Su principal ingrediente, como sabrás, es el elote hervido.

Tal vez el principal secreto para lograr unos esquites memorables es, precisamente, el cómo cocer los elotes. El tiempo que tendrás que dejarlos para que queden al punto depende de si usas olla exprés o una normal –lo mismo con los ingredientes que añades al momento de hervirlo.

Según el lugar del país, se sirve con mayonesa, queso y limón, o bien, solo con limón y chile. Aún así, la preparación previa es la clave.

Receta para dos personas.

3 elotes de maíz tierno

1 ramita de epazote

2 cucharadas de mantequilla

sal de grano

 

Modo de preparación

  1. Desgrana el elote y colócalo en un recipiente
  2. En un sartén derrite la mantequilla
  3. Ahora agrega los granos de elote y déjalos mezclarse con la mantequilla durante 5 minutos

 

Si vas a hervirlos en una olla normal:

  1. Agrega agua al elote, solo hasta que esta los halla cubierto parcialmente, luego las hojas de epazote y dos puños de sal de grano.
  2. Hierve entre 20 y 30 minutos. Cuando llegues a los 20, checa continuamente que estén ya hervidos y apaga cuando estén lo suficientemente suaves.

 

Si vas a hervirlos en una olla exprés

1.Agrega agua al elote, solo hasta que esta los halla cubierto parcialmente, las hojas de epazote y dos puños de sal de grano.

2.Espera a que la válvula comience a sonar, y déjalos solo diez minutos más.

 

Preparación

Con mayonesa, limón y queso.

Introduce los granos a un vaso con algo de caldo y luego unta dos cucharadas de mayonesa y esparce un poco de queso rayado; luego exprímele una mitad de jugo de limón.

Con limón y chiles

Introduce los granos a un vaso con algo de caldo y luego exprímele un limón entero y agrega sal y chile en polvo al gusto.

Para garantizar unos esquites Es indispensable que su punto de cocción sea el indicado y hacerlo con un par de ingredientes clave.

¿Qué sí es la comida mexicana? la enorme confusión que nos está volviendo locos…

Un chef mexicano dice que “todo lo que saben en E.U. sobre comida mexicana es mentira”. ¿Tú qué crees?

Hay un problema con la identidad mexicana: nos morimos por ponerle límites, pero no se deja. ¿Y por qué limitarla? Tal vez porque necesitamos una explicación concreta sobre lo que somos. Por otro lado, nos aprovechamos, cuando es necesario, de esta confusión para inventarnos toda clase de remixes “a la mexicana”, sin tener claro lo que eso significa, tal vez que pique un poco, que suene a banda o que esté envuelto en tortilla. Es difícil ponernos de acuerdo.

Pero, hablando de tortillas, es curioso que precisamente en la comida mexicana hemos encontrado una especie de faro, que ilumina lo identitario, especialmente cuando esto se pierde entre las sombras de la globalización.

Taco-Bell prepara abstracciones de nuestra gastronomía

 

El principio básico es sencillo: maíz, frijol y chile, santísima trinidad que enmarca (como los tres colores primarios) las bases para un abanico inmenso y profundo de posibilidades culinarias. Sin embargo, a través de nuestra caótica historia de conquistas, esclavitud y migración, nos hemos permitido incorporar al panteón sagrado de nuestra gastronomía sabores icónicos de otros lados.

No hay, por ejemplo, quien diga que el “pan dulce” no es mexicanísimo, sin embargo, el trigo no es endémico y la madre de este tipo de cocina es Francia. ¡Ah pero allá no tienen puerquitos de piloncillo! Está claro: el pan es tan nuestro como los frijoles. Y también está claro, que cuando nos conviene, se nos quita lo conservadores. Por otro lado, si alguien se atreve a decir que Taco-Bell es comida mexicana o que los dorilocos son una forma de reapropiación cultural, algunos se vuelven locos.

Y puede que sea precisamente el tipo de “fusión” que se concibe en Taco-Bell, el que más nos… hace enojar, porque ciertamente (y como queda finamente explicado por el chef Saul Montiel) la cocina llamada Tex-Mex es una gastronomía consolidada a partir de la mezcla de muchas culturas culinarias diferentes, pero no es precisamente “mexicana”.

mexico-gastronomia-comida-tradicional-recetas-identidad

De alguna manera, lo que hace Taco-Bell y lo que hacen quien cocina Tex-Mex son una serie de abstracciones del abanico de sabores de la gastronomía nacional. Algunas de sus propuestas son deliciosas, claro, pero tal vez lo sean porque son inmensamente sabrosas (o sea, saben mucho) y son relativamente vulgares, pues abusan de la sal y la grasa. No hay manera de no disfrutarlas.

Al mismo tiempo, hay algo de esta “vulgaridad” muy presente en nuestros múltiples platillos fritos, obscenamente atascados de crema o en la necedad (muy ecológica, por cierto y también riquísima) de comerse a los animales completos y hacerles taquitos a todas sus fracciones. Pero hay otras comidas, inmensamente complejas, que no son nada más picantes, como el irreal mole, que puede llegar a tener más de 100 ingredientes.

Las abstracciones de este tipo de cocina que se presume mexicana tienen el propósito de universalizar, de presentar en su forma más evidente lo que en realidad implicaría muchísima atención y cuidado. Se van por los prejuicios y terminan inventando otra cosa.   

También en Más de México: Los dorilocos: su origen, recetas y curiosas metáforas

No tengas miedo, come mexicano

mexico-gastronomia-comida-tradicional-recetas-identidad

Sí, el chef Montiel tiene razón en decirlo: sobre la comida mexicana hay muy extraños prejuicios y, también muchísimo desconocimiento, sobre todo de parte de nuestros vecinos del norte. La comida mexicana es muy delicada y absurdamente variada. De los “platillos típicos” hay más de una versión por estado.

La verdad es que esta diversidad es inevitable y se la debemos, por supuesto a nuestra biodiversidad. ¿Cómo no hacer 100 variedades de tacos diferentes si solo de maíz tenemos a la mano más de 60 tipos? ¡Y chiles! Ni se diga. Los ingredientes convocan una enorme creatividad, para los creadores locales, pero también para quien quiera jugar con nuestros ingredientes en otros lados.

Así, nosotros decimos: amigo turista, no tenga miedo, coma mexicano. Y a los paisanos: no sea exagerado, compadre, atrévase a remixear lo propio. Variar es ensamblar posibilidades.  

¿Qué es lo mexicano, de todas formas?

mexico-gastronomia-comida-tradicional-recetas-identidad
¿Será que después de esto el presidente de E.U. se volvió adicto a los tacos de cabeza?

No nos preocupemos por resolverlo en este momento. Lo que sí es importante es mantener esta definición (y casi la de cualquier cosa) abierta. Compartamos esta información con nuestros amigos del otro lado de la frontera: México inspiró al Tex-Mex, pero es mucho, mucho más que eso. Y, de verdad, no dejemos que esta búsqueda por fijar la identidad nos vuelva locos. El historiador de comida mexicana Gustavo Arellano dice que le gusta Taco-Bell porque es como una “droga de entrada” a una de las comidas más fabulosas (y sí, ricamente adictivas) del planeta.

Por otro lado, se sabe de sujetos mexico-americanos que han sido deportados y francamente matarían por un auténtico burrito Tex-Mex. ¿Dejan de ser paisanos? Pues claro que no. Lo mínimo que podemos hacer es reapropiarnos del burrito, compeljizarlo, volverlo a mezclar, Hacerlo Grande Otra Vez.

No seamos ese sujeto, ese que quiere tener la nacionalidad clara. Sobre lo mexicano no se debería cerrar la conversación. En pocas palabras: come lo que quieras, pero come chingón. No está de más darte unos dorilocos o un “hard-shell taco”, pero trata de comer lo que te mereces. Puede que lo que la gastronomía mexicana ofrece (en toda su indefinición) sea exactamente lo que necesitas.

También en Más de México: ¿Serán las conchas y sus extravagantes variaciones un nuevo ícono de nuestra identidad?

El amaranto: tejiendo palabras y corazones del mundo

Del Primer Congreso Mundial del Amaranto resultaron preciosas conclusiones. Aquí te las presentamos.

El pasado 10, 11 y 12 de octubre se llevó a cabo el Primer Congreso Mundial del Amaranto en Cholula, Puebla, México. Donde alrededor de 700 personas de diferentes estados de la República Mexicana y de diversas latitudes del mundo compartieron un espacio de diálogo para promover el amaranto como un alimento estratégico, en consideración a los contextos históricos y culturales de los pueblos del mundo, con respeto a la madre tierra.

mexico-amaranto-beneficios-seguridad-alimentaria-congreso-inetrnacional

A continuación compartimos palabras que fueron parte de ese intercambio de saberes:

Perú, donde llaman kiwicha al amaranto, definió la suficiencia alimentaria como el acto de “sembrar para comer de todo y entre todos”, en el que la cocina se convierte en un espacio ritual de amparo  y afecto, y quizás el ambiente de mayor importancia para la familia campesina porque allí se encuentra el fogón, el hogar, la querencia, la trama de la vida. Cuando las familias se dejan querer, se cuidan unas a otras con cariño, con tranquilidad, entonces nunca faltan alimentos, a manos llenas nos ayudamos. La kiwicha se siembra en sierra y costa bajo diferentes sistemas de cultivo que van desde trasplante, siembras asociadas, con tecnología tradicional y totalmente mecanizada. (Grimaldo Rengifo Vásquez y Angel Mujica Sánchez)

Kenia resaltó que el amaranto es un grano estratégico para promover y producir en localidades de escasos recursos. El grano, con sus características de resistencia a la sequía, tiene el potencial de combatir la inseguridad alimentaria en áreas áridas y semiáridas, lo que puede aumentar la producción de alimentos y combatir la desnutrición infantil, como un alimento complementario. Además, la producción de grano de amaranto tiene el potencial de mejorar los ingresos de los pequeños agricultores para satisfacer sus necesidades diarias. Actualmente el amaranto se puede encontrar en países como Zimbabwe, Kenia, Uganda y Etiopía. (Elvis Leyian)

Bolivia puntualizó que el amaranto es una especie originaria de Centro y Sudamérica, la cual ha sido cultivada desde hace miles de años atrás en estas regiones, ricas en diversidad genética en cuanto a plantas se refiere. En Bolivia esta especie fue catalogada como una especie olvidada y/o subutilizada; en la última década ha crecido la tendencia a revalorizar su uso y por ende promover su cultivo, esto ha llevado a constituirse en un cultivo alternativo de importancia para el país, desde el punto de vista nutricional, social y económico. Es un cultivo que, durante sus distintas fases de su ciclo participan todos los miembros de la familia, y en particular la mujer. (Walter Fuentes Fernández)

Chile mencionó que en las escuelas se identifican como un escenario clave para las estrategias de salud pública que intentan reducir o prevenir la prevalencia de sobrepeso y obesidad, ya que ofrecen un contacto continuo e intensivo con los niños durante sus años de formación. El amaranto ha tenido una gran aceptabilidad en los niños y niñas, lo que contribuiría a posicionarlo como un alimento saludable y ancestral. Sin embargo, es necesario educar a la población infantil sobre las propiedades nutricionales de este alimento y su valor histórico para que se posicionen los alimentos del pasado, en nuestro presente y futuro alimentario. (Nelly Bustos,  Cecilia Baginsky, Barbara Leytón, Natalia Rossi  y Carla Cuevas.)

mexico-amaranto-beneficios-seguridad-alimentaria-congreso-inetrnacional

Cuba compartió su caminar ante los retos de la situación que han enfrentado ante el bloqueo comercial y la necesidad de fortalecer su Soberanía Alimentaria por medio de la producción de alimentos. Desde hace algunos años se vienen realizando acciones con el cultivo del amaranto en tres municipios de la Provincia Mayabeque, que consistieron en introducir una variedad y diseminarla, debido a su alto valor nutritivo y sus  características agronómicas que le permiten adaptarse a condiciones ambientales adversas. (Alexander Miranda Caballero)

Uganda señaló que las verduras que tienen relación con las comunidades indígenas africanas se encuentran entre los alimentos más consumidos en dicho país y en la región del este de África. El amaranto se encuentra dentro de este grupo de alimentos que son ricos en minerales, carbohidratos, proteínas y vitaminas; resistente o tolerante a plagas y enfermedades; bien adaptados a las condiciones climáticas locales, conocidos por las comunidades locales en términos de producción, preparación y valor agregado, por lo tanto es fácil promover en los mercados regionales. Estos vegetales pueden ser producidos orgánicamente sin la aplicación de químicos. (Otim Alfred Okiro, Idd Ramathani y Ogose Maureen)

Japón resaltó la importancia del análisis de los nutrientes que tiene la semilla del amaranto y cómo debe ser promovido en diferentes localidades de Asia. Los estudios demuestran que es un alimento importante que debe ser tomado en cuenta para mejorar las condiciones de salud de la población en zonas rurales y urbanas. (Kazuhiro Nemoto)

Ecuador mencionó que el amaranto está presente en el pueblo Kichwa Cañari ubicado en la región sur, el cual se caracteriza porque tiene su propio clima y medio ambiente diverso y variable, en este entorno existen cinco ecosistemas. En este espacio multidimensional para la cultura cañari la agricultura fue la base fundamental de su vida comunitaria a pesar de estar en  ambientes físicos complejos y heterogéneos, desarrollaron y domesticaron granos, raíces, tubérculos, frutas, plantas medicinales y animales. Para recuperar e impulsar la producción y el consumo de alimentos de alto valor nutritivo en este caso el amaranto se necesita liderazgo, la relación y la confianza entre los actores de la Educación, productores/as, instituciones de investigación y desarrollo y organismos de sociedad civil; sin embargo se necesita tiempo, paciencia e innovación, es decir una nueva forma de observar y sentir la realidad local de la niñez y juventud como nuevos actores y responsables de la economía local. (Lucinda Duy Quizhpilema,  Nicolás Pichazaca Mayancela y Aprosanami Mushuk Yuyay)

Dinamarca indicó que los sistemas de producción dual con amaranto son muy prometedores y deben ser promovidos en contextos agrícolas diversos. Estos sistemas tienen valor en México y otros lugares en el mundo en donde productores tienen inseguridad nutricional mientras que confían en sus rendimientos de grano como medios de subsistencia. Esto como resultado de una  series de trabajos que fueron realizados en Dinamarca y complementados por resultados de un experimento colaborativo de campo en México. (Natalie Hoidal, María Díaz Gallardo, Sven-Erik Jacobsen, y Gabriela Robles)

Tanzania intervino por medio de una alianza entre ECHO, World Vision y el Amaranth Institute quienes organizaron un foro en Arusha, centrado en las oportunidades, los desafíos y las soluciones agrícolas de las tierras secas pertinentes a África Oriental. Los objetivos destacados incluyeron la agricultura sostenible, la seguridad alimentaria, la salud de la población y el empoderamiento de las comunidades en general y de las mujeres en particular. Muchas presentaciones enfatizaron métodos prácticos para lograr objetivos conjuntos, y el amaranto se presentó como un cultivo estratégico dentro de este contexto. (Walton Summer)

mexico-amaranto-beneficios-seguridad-alimentaria-congreso-inetrnacional

Estados Unidos de América enfatizó la producción en los Estados Unidos está por debajo de lo que era a principios de la década de 1990, y es muy pequeña.  A pesar de esto se puede encontrar grano de amaranto de excelente calidad, por su gran cantidad de semillas y uniformidad. En el North Central Regional Plant Introduction Station ubicada en Ames, Iowa, se cuenta con una importante colección de semillas de Amaranto que fue recolectada en diversas expediciones, con la intención de no perder el material genético. Las semillas se distribuyen en todo el mundo de forma gratuita, para la investigación y siembra. La colección de amaranto incluye granos, vegetales, ornamentales y silvestres. (David Brenner)

India compartió por medio de un mensaje en video de Vandana Shiva que el Amaranto es un grano sagrado al igual que en México, ellas lo llaman Ramdana el “grano de Dios”, el cual se consume de distintas formas. Han querido destruir el amaranto de diversas formas en el mundo por negligencia, por la criminalización de lo sagrado de las culturas originarias y por las formas de producción por medio de fertilizantes y herbicidas, pero ha sido una semilla fuerte para resistir estos embates, al igual que México ha defendido su maíz nativo en contra de los transgénicos. Los seres humanos somos solo una de las diversas especies que habitan la tierra, los seres humanos no tienen el derecho de llevar a otra especie a la extinción. Algunas personas quieren desaparecer ciertas vidas lo cual nos ha llevado a la violencia que hoy en día vemos en la sociedad y en el planeta, la extinción es un crimen. Cualquier intento de ataque a nuestro sagrado amaranto y a la madre tierra nos debe unificar en este Congreso Mundial del Amaranto en contra de los alimentos que han sido o quieren ser genéticamente modificados o alterados.

Para finalizar México compartió que a la llegada de los españoles al “Nuevo Mundo”, les sorprendió la variedad gastronómica con alimentos como los tamales de elote, mezclados con amaranto y capulín. La apreciación del amaranto por su calidad era tal en la región, que iba más allá de la nutrición; estaba ligado a las ceremonias religiosas. Hoy en día la mejor manera de conservar una especie o su germoplasma es que la población en general utilice y consuma todos los productos que tanto de manera tradicional o moderna se deriven de este. Por lo que es necesario posicionar el amaranto con toda la población en general. La sociedad en general debe estar consciente de que el amaranto es un alimento emblemático del país y debe estar orgulloso del mismo, consumirlo cotidianamente dentro del patrón de alimentos que se consumen. El amaranto en definitiva es alimento estratégico de base para una canasta mexicana junto al frijol, maíz, chía, nopales, quelites, huevo, sardina, frutales, semillas y otros ingredientes en la lista. Las características deseadas en un alimento para considerar un cultivo estratégico son: ser de origen mexicano, de producción limpia y justa, culturalmente aceptado, altamente nutritivo, disponible y accesible todo el año, así como tener mínimo nivel de procesamiento. Este grano posee atributos nutricionales adecuados para responder a la situación epidemiológica actual por ser un alimento único, rico en proteínas para la protección del músculo y la superación de la desnutrición crónica infantil, además apoya en la prevención de anemia y para lograr un crecimiento adecuado. Es uno de los alimentos con posibilidad de ser utilizado en cualquier tipo de padecimiento sin necesidad de agregar aditivos químicos con un aporte calórico de alta calidad. (Julieta Ponce, Eduardo Espitia Rangel y Ana María Calderón de la Barca)

Diversas localidades de México están construyendo soberanía alimentaria desde abajo

mexico-amaranto-beneficios-seguridad-alimentaria-congreso-inetrnacional

Pequeños campesinos, principalmente mujeres, alimentan hoy al 70% de la población del planeta, a pesar de que el agronegocio posee o controla más de la mitad de los recursos alimentarios del mundo. El amaranto cumple ya una función central en esta tarea. Se está recuperando una antigua tradición para construir el mundo nuevo. Desde abajo, desde las propias comunidades, bajo la tormenta que hoy padecemos en todas partes con la devastación de la naturaleza y el desgarramiento del tejido social, las comunidades están tomando de nuevo control de su propia comida, para recuperar lo propio –cultivarlo y comerlo- y desechar lo que nos enferma y nos mata. Es urgente revalorizar la vida campesina y lo que representa la producción de alimentos en México, respetando la diversidad cultural de las regiones y valorando las relaciones humanas que nos permiten alimentarnos en todos los sentidos, poniendo en el centro mismo la buena vida alrededor de las comunidades. (Gustavo Esteva y Mauricio del Villar).

Durante los días del Congreso hubo diversos espacios de diálogo como las ponencias orales, la presentación de carteles, el intercambio de saberes, las vistas a campo y el espacio de Huautlicalco a los pies de la Pirámide de Cholula, dando marco para destacar su origen prehispánico como un importante alimento y un tributo para nuestros antepasados.

Les compartimos que la declaratoria del Congreso, los documentos de trabajo y videos los iremos publicando en las próximas semanas en nuestra página de Facebook.

Gracias a todos los que fueron parte de este importante evento en el que organizaciones nacionales e internacionales coincidieron en la importancia de generar un intercambio de experiencias, conocimientos técnicos y tradicionales entre los diversos actores ligados al amaranto para integrarlo a sistemas alimentarios con un enfoque de nutrición, salud, equidad y sostenibilidad.

También en Más de México: 15 de octubre, Día Nacional del Amaranto en México

Mauricio del Villar
Autor: Mauricio del Villar
Mauricio lleva más de una década compartiendo y construyendo la vida con comunidades indígenas y rurales de México.

Conoce a Cristina Martínez, la increíble chef migrante que ha conquistando E.U. con su barbacoa

La historia de la chef mexicana nos recuerda que este país, como su cocina, es complejo y agridulce, nostálgico, doloroso y picante.

Como pocas cosas, la comida reúne. Aunque se practique en solitario, el acto de alimentarse siempre implica comulgar. Si no es con los compañeros de mesa, es con la tradición que da lugar a un plato o con el campo donde florecen sus ingredientes. Tal vez esta cualidad intrínseca a los productos de la gastronomía es lo que los vuelve un poco mágicos, capaces de convocar el amor y lo comunitario, hasta en las más terribles circunstancias.

A esta cualidad Cristina Martínez, la increíble chef migrante que ha conquistado Estados Unidos con su deliciosa barbacoa, le llama propósito. La comida con propósito se hace con y por amor, se hace para alimentar y, en esa bondadosa expresión, convidar genuina energía; calorías, claro, pero también energía humana.

También en Más de México: Este programa de Netflix le escribió una carta de amor a México

¿Quién es Cristina Martínez?

cristina-martinez-chef-migrante-filadelfia-barbacoa-south-philly-netflix

Cristina Martínez es ya una celebridad en el mundo de los restaurantes y además, una vocera de los trabajadores migrantes “ilegales” que, como ella, están luchando por sus derechos en un país que aprovecha su fuerza laboral, pero que a penas la compensa, con la excusa de su falta de papeles.

Hoy Cristina es considerada una de las mejores chefs en E.U. y el restaurante que emprendió con su esposo Benjamin Miller, South Philly Barbacoa, en Filadelfia, ha sido llamado un imperdible por críticos y publicaciones gastronómicas prestigiadas. No en vano le dedicaron un capítulo completo en la nueva temporada de Chef’s Table, el programa de Netflix que se adentra en la vida de los mejores chefs del mundo (el otro paisano que se llevó ese honor es Enrique Olvera).

cristina-martinez-chef-migrante-filadelfia-barbacoa-south-philly-netflix

Sin duda el nombramiento es increíble, sobre todo considerando que la especialidad es la barbacoa: un platillo regional, muy específico, amado por los mexicanos, sin duda (porque combina deliciosamente los sabores que encantan a nuestro paladar) pero que encontró la forma de ampliar el horizonte gustativo de los estadounidenses.

Aunque se dice que la barbacoa de esta mujer es espectacular. Y no es sorprendente. Ella es originaria de Capulhuac, en el Estado de México, la “capital de la barbacoa”. Y aunque no ha podido volver a su pueblo, por su condición de migrante, su sazón y este amor tan mexicano por la comida y la familia, se impregnan en todo lo que hace.  

Su intensa vida está llena de lecciones

cristina-martinez-chef-migrante-filadelfia-barbacoa-south-philly-netflix

Migrar de forma ilegal es extremadamente riesgoso, en muchos sentidos posibles; además es una decisión definitiva, porque hacerlo siempre tiene un impacto enorme en la vida, en la identidad y, por supuesto, porque lo que se deja atrás es el lugar de origen y, en muchos casos, a la familia.

Así fue para Cristina, quien tuvo que huir de terribles condiciones, de una intensa violencia familiar y de la falta de oportunidades económicas a un país donde ha encontrado una vida completamente distinta. Atrás dejó su pueblo, a su familia y a sus queridos hijos.

cristina-martinez-chef-migrante-filadelfia-barbacoa-south-philly-netflix

Aunque fueron sus hijos, especialmente su hija Karla, el motivo central para buscar mejores condiciones. Toda su chamba se traduce en bienestar y educación para ella, quien, tristemente no ha podido visitarla, pues la visa le ha sido negada.

Por otro lado, sería un desperdicio no aprender de su vida, de sus increíbles experiencias y sobre todo de su inmensa fuerza, su carácter resiliente, y su delicada manera de narrar la propia vida. Cristina es una mexicana fantástica y lo único triste que nos queda de ella es no poder tenerla por acá cocinando su espectacular barbacoa.

Te compartimos lo que aprendimos nosotros, leyendo sus pronunciamientos y escuchando su historia de vida en producciones preciosas como el capítulo que le dedicó Netflix y este increíble podcast de Inger Díaz Barriga.

La barbacoa es un cruce de tradiciones

cristina-martinez-chef-migrante-filadelfia-barbacoa-south-philly-netflix

Derivada de recetas indígenas, pero inevitablemente adoptada por los mestizos, como cualquier otro plato tradicional mexicano, la barbacoa es signo de remezcla. Al comerla estamos apelando a un mundo donde caben toda clase de posibilidades. Al preparla a eso invita Cristina.

Dijo para Chef’s Table:

A los ojos de los hombres, tenemos que tener un papel para decir quiénes somos, pero a los ojos de Dios todos somos iguales.

Así su lectura de nuestras sociedades. Ella, de su lado, inició junto a su esposo el movimiento #Right2Work que busca proteger a los trabajadores indocumentados, para que tengan derechos y protección social.

Por haber sido fichada en uno de sus intentos de cruzar la frontera, Cristina no podría obtener la residencia, a pesar de estar casada; así no le queda más que luchar. Y su primer acto de rebeldía: servirle comida deliciosa a la gente que la está buscando, comida casera, comida nutritiva, hecha con amor y tradicionalmente sofisticada.

Los sabores son complejos, el acabado es un entramado de sabor

cristina-martinez-chef-migrante-filadelfia-barbacoa-south-philly-netflix

La barbacoa es extremadamente compleja. Su preparación es de un alto nivel técnico y hay que conocerla bien, para que quede perfecta. Por otro lado, su sabor delata una identidad gastronómica muy sofisticada. En la barbacoa hay dulzor, por la naranja, la complejidad del borrego y los humos del maguey, además. El acabado hace a este taco un entramado de sabores, con la salsa, la cebolla, el cilantro, todo envuelto en una perfecta tortilla nixtamalizada.

Es dulce y salada y amarga y ahumada y picante y suave y crujiente. Como la vida misma, sí. Y nos llena de nostalgia. En Cristina se manifiesta esta complejidad y sensibilidad enormes. La mujer que escapó de acoso sexual, violencia familiar y explotación laboral y que ahora vive lejos de sus hijos y tuvo que sufrir la muerte de uno, no deja de tener una sonrisa preciosa en la cara; tampoco deja de ver para adelante; moverse; luchar por sí misma y por los demás, y sobre todo, no deja de amar profundamente.

Esto nos deja otra pequeña lección, inmiscuida también en la receta de la barbacoa. Como el delicioso platillo, la vida solicita una inmensa paciencia. Hay que esperar 8 horas para sacar la maravillosa carne del horno. Y a veces hay que esperar mucho más para disfrutar las cosas por las que hemos luchado. La cosa es seguirle dando.

Es un asunto de alquimia y magia

cristina-martinez-chef-migrante-filadelfia-barbacoa-south-philly-netflix

En la barbacoa hay algo místico. Calor y tiempo se combinan para transformar la carne marinada en algo absolutamente distinto, que casi se deshace en la boca y cuyos vapores inundan el mundo. Sin duda, un acto de alquimia.

Pero además es mágica: a Cristina le queda clarísimo que en la comida hay “una esencia bien fuerte”, que tiene la capacidad de transferir al otro la emocionalidad con la que está hecha. Lo piensa mucho cuando habla del maíz, una planta que, en sus palabras: “nutre el corazón, el espíritu y nos hace más fuertes.” Y como el taco está hecho de maíz “hay que tenerle mucho respeto.”

cristina-martinez-chef-migrante-filadelfia-barbacoa-south-philly-netflix

Es así, como Cristina Martínez nos enseña a tenerle un amor inmenso a las cosas más simples de la vida, a eso que normalmente damos por sentado. Y también nos deja una lección interesante, sobre tener fe. Sobre encomendarse a un destino que no está en nuestras manos. Tal vez el de los dioses, tal vez el del camino que estamos cruzando. Al respecto, un fragmento del podcast “Mejor vete, Cristina”, donde cuenta el ritual que hizo para cruzar con bien el desierto, en su andar de migrante:

Mi hermana me dijo que cuando yo llegara al desierto tirara 1 galón de agua y dejara mis dulces, porque había muchos muertos entonces que pidiera yo permiso para entrar y que no me picara ni una serpiente, ni corriera yo frío, ni nada, nada, nada… Entonces, pues yo dije: “con permiso, por los difuntos que hay y los que faltan, yo pongo esta agua, y denme permiso. Yo solo quiero caminar, cuídenme y por la gente con la que venimos”.

La barbacoa alegra el corazón

cristina-martinez-chef-migrante-filadelfia-barbacoa-south-philly-netflix

De esto no hay duda. Nada como los domingos en la mañana, sentarse con la familia y los amigos a comer barbacoa, a dejarse reconfortar por su calidez y a repetir el conocido sabor que nos ha acompañado tantas otras veces. ¿Será la tortilla o la salsa o las manos mágicas que con el cuchillo pican la carne, lo que nos deja flotando, en esa rica nostalgia?

Cristina dice que en cada uno de los clientes a los que les sirve tacos y consomé, entre otras delicias, ve a su familia, especialmente a sus hijos:

Inger: ¿Ves a tus hijos en esas mesas?
Cristina: Sí. Claro que sí. Está Karla, está Isaías, está José… Los veo como José con su familia, veo a Karla como los estudiantes que llegan y a Jesús lo veo como un niño. Veo a Isaías como hombres trabajando en construcción, en trabajos muy rudos como lavando cocinas. O sea, en cada gente que llega ahí… veo a mis hijos.

cristina-martinez-chef-migrante-filadelfia-barbacoa-south-philly-netflix

Dice Cristina Martínez que cada persona tiene una historia que pesa y es su labor como cocinera, como mamá, como migrante, dar un cachito en la mesa para que cada uno pueda compartirla: “Todos somos una familia. La comida nos reúne.”

También en Más de México: Lecciones de Anthony Bourdain para mexicanos y estadounidenses

*Imágenes: Univisión; excepto destacada correspondiente a Netflix.