Sin categoría

Tropicamer, una desbordante galería de especies

Una de las colecciones más insólitas y caprichosas de plantas tropicales se encuentra semioculta en la costa del pacífico mexicano.

Dentro de los paraísos también existen las taxonomías, las largas listas de especies, las colecciones extrañas. Así, cualquier lugar que tenga algún encanto guarda dentro de sí un catálogo de maravillas que se expanden ante la mirada curiosa. Este es el caso de Tropicamer, en apariencia una selva sistematizada, pero que va develando, poco a poco, su carácter de galería y su disposición para hospedar especies de los lugares más remotos del mundo.

El rancho “Tropicamer” fue fundado en 1989 por el cardiólogo mexicano Félix Montes, quien, junto con su familia, adquirió un terreno de treinta hectáreas en la zona agrícola de San Vicente, en la Bahía de Banderas, Nayarit. En un principio, el terreno era solamente kilómetros y kilómetros de árboles de mangos y de lychees, hasta que en 1990, el Dr. Montes trajo de contrabando las primeras semillas de palma desde la Bienal de Venezuela, y, lo que comenzó como un mero pasatiempo, gracias a estas primeras semillas, se convirtió en una de las producciones de palmas y plantas tropicales más importantes de México.

Gracias al insuperable clima selvático de Nayarit y a la ayuda de su familia, el Dr. no solo logró reproducir desmedidamente su producción de palmas, sino germinar semillas exóticas que, también a escondidas, fue trayendo de sus viajes por Asia, Estados Unidos, África y Europa. El frenesí del coleccionista cobró una gigantesca vida tropical. Algunas de las especies que se encuentran aquí, además de las ochenta variedades de palma, son: Heliconias, Bromelias, lianas, plantas acuáticas (como la impresionante Victoria Amazónica y los Lotos), y el mítico Baobab que siempre nos remitirá a El Principito. La compulsiva colección de especies raras de Tropicamer es un espectáculo que difícilmente podríamos ver en otro lugar.

La familia Montes, a diferencia de los coleccionistas comunes, que, como decía Walter Benjamin, “están enamorados del sex-appeal de lo inorgánico”, logra develar un fetiche por la textura, el olor, las pequeñas variaciones de color y las sombras de especies orgánicas que dentro de su reproducción masiva son únicas en el mundo.

Desde el 2004, su hija Ingrid, quien estudió paisajismo en Tailandia diseñando el jardín de la princesa, ha estado a cargo del rancho, que ahora se dedica a la venta de palmeras y plantas de mantenimiento orgánico para toda la república. Cabe destacar que las enredaderas también son amantes de las palmas, y se enredan en ellas como empiernadas hasta alcanzar las cimas más altas.

Imágenes: 1)genforlandscaping.com.mx

Este es el atlas más detallado que existe sobre los pueblos indígenas de México

Los pueblos indígenas no son historia. Este precioso atlas lo demuestra.

Si tienes la impresión de que los pueblos indígenas de México son “cosa del pasado” no podrías estar más equivocado. Aunque por distintos procesos históricos, sociales y culturales—  el mestizaje ha re-modelado la forma de estas comunidades (que hoy no se pueden llamar simplemente “originarias”), miles de sujetos se identifican con esas etnias particulares que no terminan de mezclarse y hacen increíblemente diversa a esta tierra.

mexico-pueblos-indigenas-mexicanos-atlas-enciclopedia-wikipedia-informacion-estadisticas

También en Más de México: Descubre cuánto sabes en realidad sobre los pueblos indígenas de México (TRIVIA)

mexico-pueblos-indigenas-mexicanos-atlas-enciclopedia-wikipedia-informacion-estadisticas

Por si te queda la duda, en nuestro país residen 68 comunidades indígenas que mantienen vivas a más de 350 variaciones lingüísticas, entre otras increíbles y valiosas manifestaciones culturales. Evidentemente, saber todo sobre estos grupos es imposible, sobre todo porque están vivos, están cambiando, se están recombinando y continúan produciendo cultura sin parar. Sin embargo, el Atlas de los Pueblos Indígenas de México, está determinado a ser una representación confiable de este inmenso abanico cultural.

mexico-pueblos-indigenas-mexicanos-atlas-enciclopedia-wikipedia-informacion-estadisticas

Con más de 10 mil elementos (entre fotos, mapas, textos, gráficas, audio y mucho más), este inmenso atlas pretende dejarnos una buena probada de lo que significa la diversidad de estos grupos en nuestro país. El proyecto de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas es el más importante en su tipo, de entre todos los que se han generado en México y es ya un auténtico referente del tema.

mexico-pueblos-indigenas-mexicanos-atlas-enciclopedia-wikipedia-informacion-estadisticas

Por otro lado, sus creadores admiten que el asunto aún no está cerrado. La idea no es solo tender puentes entre distintos Méxicos, también es que los grupos y sujetos que se consideran a sí mismos indígenas comiencen a colaborar y transformen el atlas en una especie de wiki, una página que puede ser editada de forma colectiva.

mexico-pueblos-indigenas-mexicanos-atlas-enciclopedia-wikipedia-informacion-estadisticas

Si el proyecto no se cierra, es precisamente porque estos pueblos no están en el pasado, ni son “motivo de orgullo” por la historia que han heredado; la cosa es que son personas, con formas de vida basadas en pretensiones distintas a las del Estado que se define mexicano y poder dialogar con ellas es rico, en todos los sentidos posibles.

mexico-pueblos-indigenas-mexicanos-atlas-enciclopedia-wikipedia-informacion-estadisticas

El Atlas definitivamente seguirá creciendo; pero lo que ya puedes encontrar es digno de exploración. Detallados mapas que describen la distribución de las lenguas y etnias; además de extensas etnografías con datos muy relevantes como la organización social y política contemporánea (de la que seguro podemos aprender muchas cosas) y algunas pistas sobre los modos de producción de cada comunidad.

mexico-pueblos-indigenas-mexicanos-atlas-enciclopedia-wikipedia-informacion-estadisticas

También en Más de México: Lecciones de los pueblos indígenas para los gobernantes de México

mexico-pueblos-indigenas-mexicanos-atlas-enciclopedia-wikipedia-informacion-estadisticas

Otra cosa interesante es un recuento de las creencias de cada grupo. ¿Sabías que más del 80% de los sujetos que se consideran indígenas en México son católicos? Pero lo realmente increíble es la lectura que cada uno le da a esta religión, combinándola con elementos de antiguas cosmogonías. Así lo demuestra el atlas.

mexico-pueblos-indigenas-mexicanos-atlas-enciclopedia-wikipedia-informacion-estadisticas

Otro asunto imperdible es la descripción de cómo la vida de cada pueblo ha cambiado por las modificaciones de los ecosistemas que habitan. Las comunidades indígenas en México siguen siendo guardianas de los bosques, al mismo tiempo, son las más afectadas por las dinámicas que los dañan, porque muchas de sus formas de vida dependen directo de la naturaleza como recurso primario.

mexico-pueblos-indigenas-mexicanos-atlas-enciclopedia-wikipedia-informacion-estadisticas

Por otro lado, puedes conocer con lujo de detalle muchas de las fiestas religiosas de cada pueblo; sus prácticas de medicina tradicional; la forma en que han migrado a través del tiempo; detalles sobre su suculenta gastronomía (que depende completamente de los ciclos de los ecosistemas que habitan) y, también imágenes y audiovisuales de su vida contemporánea, no solo en los bosques y comunidades rurales, también en las ciudades a donde han migrado por distintos motivos; a veces, por gusto; a veces, porque es necesario; a veces, huyendo de la violencia y del deterioro natural. Algo para pensar.

mexico-pueblos-indigenas-mexicanos-atlas-enciclopedia-wikipedia-informacion-estadisticas

No puedes dejar de ver este fantástico atlas; por otro lado, no hay que olvidar que la representación de estos grupos en etnografías, relatos y hasta documentales, siempre tiene algo de injusto; siempre tiene algo que fija. Los pueblos indígenas no son cosa del pasado; los sujetos indígenas son gente con la que con-vivimos, con la que intercambiamos; amigos; vecinos; compañeros; de alguna forma todos somos indígenas de algún lado.

mexico-pueblos-indigenas-mexicanos-atlas-enciclopedia-wikipedia-informacion-estadisticas

Visita el Atlas de los Pueblos Indígenas de México aquí.

 

*Imágenes: Fototeca Nacho López

Noticias de la mítica y legendaria Baja California, tierra de los Kumiai

En los tiempos más recientes, de las comunicaciones digitales, uno de los estados mexicanos que siguen causando una gran inquietud para el viajero, es la península de Baja California; sigue ...

En los tiempos más recientes, de las comunicaciones digitales, uno de los estados mexicanos que siguen causando una gran inquietud para el viajero, es la península de Baja California; sigue siendo una tierra por explorar. Es una tierra y una cultura distinta al México continental.

Después de la Conquista de México, el mismo Hernán Cortés ya retirado y nombrado Marquéz del Valle de Oaxaca, no se aguantó el deseo por encontrar la mítica Isla carolina, de explorar esa tierra gobernada por mujeres, el mito de una riqueza en oro y perlas gigantes, una tierra de la cual se hablaba en libros de caballería, en los libros que causaron locura en Don Quijote, Las sergas de Esplandián, y La canción de Roldán, entre otras. Así, exploró Fortún Álvarez, hace casi 500 años, y encontró lo que hoy es la península, más tarde el mismo Cortés exploró las costas de Sinaloa y Sonora, hasta el Río Colorado y bajó por las costas peninsulares, hasta fundar lo que ahora es la ciudad de La Paz.

 

baja california

En el presente, explorar la tierra mítica, significa recorrer 1,653 kilómetros de distancia, desde San José del Cabo a Tijuana. Significa desierto, oasis, playas solitarias, parques nacionales, cielos nocturnos que fascinaron al cosmógrafo real, a Eusebio Kino, unos cielos que merecieron el observatorio de San Pedro Mártir; venados, borregos cimarrones, sus ballenas y sus islas en el mar Pacífico, pero además la costumbre de la gente, la que ya existía en cada zona y cultura que se ha ido creando en ensamble, en mestizaje producto de distintas migraciones, de distintos tiempos y de distintos grupos étnicos y sociales. La riqueza culinaria va desde las recetas prehispánicas, como el atole de bellota, hasta los platillos que le han dado fama a la langosta de Puerto Nuevo, a los vinos del Valle de Guadalupe.

La frontera norte es la zona más poblada de Baja California, una franja que tiene a Mexicali como capital, a Tijuana con una urbe moderna y progresista, al Pueblo Mágico de Tecate, a Rosarito que es una comunidad multicultural y multiétnica, y a Ensenada, en su puerto y en sus 26 delegaciones.

Entre todas sus bellezas, en un territorio desde San Diego, California, Tijuana y la parte norte de Ensenada, con Rosarito y Tecate, y antes de bajar el macizo montañoso conocido como la Rumorosa, toda esta zona es conocida como la Nación Kumiai, corresponde a la comunidad indígena kumiai, un grupo humano que al decir de Barry M. Pritzker2, en A Native American Encyclopedia: History, Culture, and Peoples, desde hace más de 20,000años, aproximadamente, algunas personas ya vivían en los territorios ancestrales de los indígenas kumiai, y que hace aproximadamente unos 5,000 años, antes de nuestra era, se comenzó a desarrollar la cultura que es reconocida por sus vestigios antropológicos, por algunas pinturas rupestres y por algunos lugares en la costa del Pacífico, conocidos como concheros, por la gran cantidad de conchas de abulón que se pueden encontrar semienterradas y que presumiblemente fueron parte de su alimentación.

Así, en unos días de abril (2016), salimos de la costa del Pacífico, tierra adentro, a las montañas, íbamos a las pinturas rupestres de Vallecitos, pasamos Tecate y llegamos a La Rumorosa, nos dirigimos al centro arqueológico, e increíblemente cuando ya caminábamos por los sitios sagrados de los kumiai, entonces comenzó a caer nieve, es cierto que hacía frío y que es zona de nevadas, pero la tormenta comenzó de la nada, y no donde correr a resguardarse, nos refugiamos en la cueva conocida como del Tiburón, por su forma, e increíblemente vivimos la experiencia de los kumiai, podíamos sacar la mano y agarrar la nieve y al interior de la cueva se sentía tibio, agradable.

Fotos de Erick Guerrero, guía senderista de Baja California.

Por Bernardo Saldaña.

Autor: Bernardo Saldana

El Nohoch Nah Chich, la cueva subacuática más grande del mundo

La Nohoch Nah Chich es la cueva subacuática más larga del mundo. Dentro de sus grutas se encuentran secretos de más de diez mil años.

El paraíso podría estar bajo el agua y su nombre es Nohoch Nah Chich. Este cenote subacuático es la entrada al río subterráneo más largo del mundo. Su longitud, si se le mide como línea recta, es aproximadamente de diez kilómetros y es parte del Sistema Sac Actum y el Sistema Dos Ojos, los cuales forman un circuito de cuevas en las profundidades del Océano Atlántico.

cueva-subacuatica-mas-grande-del-mundo-nohoch-nah-chich

Éste pedazo de cielo bajo el agua, por el revestido de rocas que parecen montañas y el azul celeste que se pinta en sus cuevas, se encuentra en la Península de Yucatán, bajo la Rivera Maya. La atmósfera de divinidad del Nohoch Nah Chich se remonta a los mayas, quienes observaban en las cavidades de sus paredes, realizadas por el proceso de filtración de agua, una visión sagrada. Hoy en día, esta percepción  continúa en quienes se atreven a visitarlo gracias al buceo.

cueva-subacuatica-mas-grande-del-mundo-nohoch-nah-chich-2

El descubrimiento de Nohoch Nah Chich por Occidente se remonta a 1988 y desde que se comenzó a investigarlo, una nueva serie de maravillas y secretos  han salido a la luz. Por ejemplo, en su interior se encontraron 111 cenotes, los cuales por su longevidad, se cree que están desde hace miles de años; también se hallaron restos humanos de más de diez mil años y esqueletos de animales del período cuaternario.

La única manera de conocer el legendario  Nohoch Nah Chich es a través de la exploración acuática de sus canales, un encuentro con la naturaleza que acerca a quien lo visite a las culturales ancestrales y la visión de lo divino a través del líquido vital de la tierra, el agua.