Estudio muestra la fantástica similitud genética de los aztecas con antiguos pueblos rusos

Un nuevo estudio confirma que los pueblos de Atálai, en Siberia, Rusia, son parientes de los aztecas y otras etnias americanas.

Se dice que los americanos estamos hechos de sincretismos genéticos especiales, una variedad cósmica que nos ha dotado, sobre todo, de especial pluralidad de tradiciones. Desde hace milenios las culturas americanas han sido producto de continuas mezclas, aunque hasta hoy no se sabía con exactitud los ingredientes genéticos que las habían moldeado desde antes de que habitaran el continente. 

Numerosas hipótesis en torno al origen del americano se conocen, desde las más radicales que sugieren la existencia de un continente hundido situado entre África y América, de donde provienen los primeros nativos del continente, hasta la más clásica que apunta al paso del nómada nórdico por el estrecho de Bering

masdemx

En cuanto al proceso genético, es decir, la mezcolanza de razas, otra teoría presupone desde hace ya unos años la relación de los primeros americanos con regiones europeas principalmente de Rusía, Alaska, Mongolia y China. Hace poco más de una década, investigadores de la Universidad Federal de Minas Gerais de Brasil intentaron probar la relación de ciertas tribus rusas como la de Kati y Altai con los grupos étnicos de América, profundizando en las variaciones moleculares del cromosoma Y, el cual se transmite de los padres a los hijos varones sin sufrir transformaciones relevantes. Sin embargo, hace un par de años las revistas  Nature y Science –famosas en el rubro innovador y científico– dieron seguimiento a este estudio comparando el genoma americano con poblaciones de todas las regiones del mundo.

Pero no fue sino hasta el año pasado que el genetista ruso Oleg Balanovski confirmó el origen genético de estas tribus, advirtiendo que, culturas como la Azteca (Centroamérica) la Inca (Sudamérica) y la Iroqués (Norteamérica) comparten una fantástica mezcolanza genética con el pueblo de Altai de la región de Siberia, en Rusia. 

Balanovski y su equipo de expertos estudiaron a profundidad el ADN de sus nativos: “En nuestro biobanco tenemos más de 25,000 muestras de miembros de 90 grupos étnicos de Rusia y los países vecinos”. Además de observarse el mencionado cromosoma Y y el ADN mitocondrial (transmitido por la parte femenina), se examinaron otros cromosomas variables que son heredados por ambos sexos. Gracias a este estudio se sabe también que los primeros nómadas que conquistaron América llegaron al continente hace unos 20,000 o 30,000 años desde Siberia.

No es sorpresivo enterarnos que viajeros nórdicos estuvieron interesados en ir más allá de sus tierras. De hecho, existen registros de vikingos –como Leif Ericson, considerado históricamente como el verdadero descubridor de América en el año 1000– que pisaron América mucho antes que el propio conquistador oficial del continente.

De cualquier forma, hoy sabemos que civilizaciones como la Azteca caminaron por siglos desde tierras muy lejanas para acentuarse donde su mito del Sol dictaba. Y esa asombrosa persistencia es de elogiarse.

 

*Imagen 2) izquierda Azteca: macabrephotographer / derecha Altái: visit-altai.com

Y tú, ¿ya donas sangre? Te explicamos por qué hacerlo

La mayoría de los mexicanos no son donadores altruistas, pero esto debería cambiar ya.

Donar sangre es un hábito poco arraigado entre los mexicanos. Antes de negarlo, piensa si alguna vez has donado sangre para un desconocido, por iniciativa propia, sin que hayas acudido al banco de sangre como respuesta a la petición expresa de algún amigo o conocido.

Si la respuesta es no, no estás solo: eres parte de la mayoría de los mexicanos, quienes no hacen donaciones de sangre altruistas, sino solamente familiares (o destinadas a un individuo en particular). Este dato nos habla de la necesidad de adquirir un hábito que poco o nada se fomenta en el país.

Según el Banco Interamericano de Desarrollo, (BID), solamente en 74 países el 90% de las unidades de sangre se obtienen voluntariamente, y México no es uno de ellos. En nuestro país la donación de sangre remunerada está prohibida; la única posibilidad para cubrir la demanda son las donaciones altruistas. Sin embargo, solamente 3% de las donaciones totales son de este tipo. El 97% están dirigidas a un paciente específico.

El día 14 de junio se conmemora el Día Mundial del Donante de Sangre. Con este pretexto, te invitamos a que te acerques a cualquier institución de salud, pública o privada, y te atrevas a donar solo porque estás en posibilidad de hacerlo. También puedes descargar la app de Blooders para identificar pacientes a quienes podrías apoyar y consultar los requisitos.

Donar sangre es un acto desinteresado que no te afecta, y en cambio significa la diferencia entre la enfermedad y la salud de alguien. La cantidad que se extrae son 450 ml., equivalentes al 10% del volumen sanguíneo y pueden utilizarse en hasta tres pacientes. Además, es posible donar más de una vez al año.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) busca que para el año 2020 el 100% de las donaciones de sangre sean voluntarias. Esto ya es una realidad en algunos pocos países.  Entre todos, podemos cumplir este objetivo compartido, mientras contribuimos activamente al bienestar de otros.

Regina Garduño Niño
Autor: Regina Garduño Niño
Relaciones Internacionales, ITAM. Trabajo en sociedad civil. Siempre tengo más preguntas que respuestas.

Guardianes culturales: la pareja que preserva uno de los últimos talleres de juguetes hechos a mano en CDMX

En un local que sorprende por su originalidad pervive uno de los oficios más bellos de México.

De la pared sobresale un diablo rojo de cartón que carga con un letrero que dice: –Te estaba esperando-. Estamos en el 129 de la calle Chihuahua de CDMX. El muro es colorido y una frase sobre un espejo pregunta, irreverentemente: –¿Te peinaste?-

En mitad de una de las colonias más gentrificadas de CDMX: la Roma, vive este pequeño taller de juguetería hecha a mano, el último de la ciudad, según sus dueños Álvaro Santillán y Jazmín Juárez. ¿Su nombre? gina: Taller Tlamaxcalli; abrió sus puertas hace 15 años.

Sus dueños son unos rebeldes, de algún modo, ellos retan al tiempo desde dos sentidos: preservando el oficio de la juguetería artesanal y enseñando que el tiempo también tiene distintos ritmos:

La prisa es un problema muy serio con la generación millennial, siempre tienen prisa. Aquí llegan a mi taller y preguntan –¿y en cuánto tiempo aprendo?- Pues en el tiempo necesario, les digo. O quieren hacer un alebrije sin aprender a preparar el engrudo: hay cosas que tienen un tiempo, quieren saltarse los procesos. Se desesperan porque ven que yo no tengo prisa”.

Aquí hay alebrijes, juguetes de madera; diseño de hace más de 100 años. Las curiosísimas Lupitas o mini piñatas de colores eléctricos. 

taller-juguetes-hechos-a-mano-mexico

 

Santillán hace cartonería aunque también trabaja madera y es un conocedor del arquetípico juguete. En CDMX, según su experiencia, solo quedan unos 16 cartoneros. Dice que a él no le gusta “intelectualizar”, cuando le pregunto sobre el valor de su oficio: “yo lo hago porque me gusta, así, simplemente. Porque cuando uno hace lo que le gusta nunca tienes trabajo, se vuelve una manera de jugar. Nunca debemos dejar de jugar, ni de adultos”.

Sus juguetes son una metáfora de su manera de pensar y de su oficio que reta a la época, ahí, en un local inesperado de la calle Chihuahua en la Delegación Cuahutémoc.

 

taller-juguetes-hechos-a-mano-mexico

 

 

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto huenasnoticias.com Y pintora con bordadora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

En casa con mis monstruos: un viaje al interior de la mente de Guillermo del Toro (GALERÍA)

La espectacular colección de monstruos del genial cineasta mexicano pisa finalmente tierras mexicanas. Aquí todo lo que tienes que saber (y un pequeño adelanto).

Guillermo del Toro es uno de los creadores mexicanos más relevantes de nuestro tiempo. No solo porque su inmensa generosidad (de la que tanto nos gusta hablar) lo ha convertido en uno de los principales agentes para revitalizar la creatividad nacional. Tampoco porque sus complejas películas han ganado múltiples premios internacionales. O porque está perfectamente orgulloso de ser mexicano y lo demuestra cada vez que puede.

Lo verdaderamente genial de este sujeto es la manera en que entreteje dimensiones igual en su obra que en su vida cotidiana. De lo monstruoso hasta lo más encantador; de lo metafórico a lo punzantemente literal; de lo fantasmagórico a lo concretamente material; de la más oscura maldad, hasta la más pura bondad: para Guillermo del Toro las dicotomías se desdoblan en cientos de posibilidades de ser.

guillermo-del-toro-en-casa-con-mis-monstruos-exposicion-guadalajara
Imagen: El Occidental

También en Más de México: Guillermo del Toro relata su experiencia con un ovni en los 80 (Video)

En ese sentido, es un auténtico privilegio poder adentrarse en sus procesos creativos y esto es exactamente lo que ofrece “En casa con mis monstruos” un viaje al interior de la mente de Guillermo del Toro. La exhibición, que estará presente en el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara (MUSA) hasta el 27 de octubre de 2019, mostrará 900 piezas, entre algunas que ha creado el cineasta y otras que le han servido de inspiración.

Libretas, dibujos, vestuarios, objetos personales, personajes de sus películas y piezas de otros creadores, se encuentran bajo la fina curaduría de Eugenio Caballero (director de arte de “Roma” y “El Laberinto del Fauno”).

guillermo-del-toro-en-casa-con-mis-monstruos-exposicion-guadalajara
Imagen: Zona Docs

El recorrido te propone una experiencia multisensorial de casi 3 horas, dividida en tres ejes temáticos (Inspiración, Guillermo del Toro como artista, Creadores mexicanos que dialogan con su universo) que se entrecruzan a lo largo de ocho salas con distintas colecciones. El recorrido, además, es acompañado por una ambientación sonora, cortesía de Gustavo Santaolalla (“Babel”, “Biutiful”, “Narcos: México”).

La propuesta es única, en todos los sentidos, pues Del Toro ha declarado que sus piezas —que normalmente residen en Bleak House, en California— solo serán exhibidas esta vez en México, así que es absolutamente imperdible.

¿Quieres ir?

Si quieres más información, puedes consultar todos los detalles en el sitio de web de “En casa con mis monstruos”. El boleto de entrada general tiene un costo de $180 pesos y puede ser adquirido vía el sitio web, en Ticketmaster o en la taquilla del MUSA. Hay descuento de estudiantes, solo en la taquilla del museo. La exposición estará abierta hasta el 27 de octubre en el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara ubicado en Av Juárez 975, Col Americana, Guadalajara, Jalisco. Consulta la disponibilidad de horarios en la compra de tu boleto.