La vida bohemia de México retratada por el legendario Bernard Plossu (FOTOS)

Una revisión fotográfica por el trabajo de Bernard Plossu, fotógrafo francés que inmortalizó a México desde su perspectiva bohemia y sórdida.

Cuando se habla de la “vida bohemia en México” es imposible no remitirnos a la generación beat; a Jack Kerouac, transfigurando a letras las vidas ensimismadas del México de los años 50, o poco más, descifrando a través de su cotidianidad de excesos, el fervor de lo mexicano y las múltiples capas para llegar a develar su yo interior en esta tierra con “personalidad maternal sagrada”. Pero, si existiese un comparativo entre Jack y sus revelaciones sobre México en otro ámbito del arte probablemente sería la fotografía de Bernard Plossu. 

Fotógrafo y escritor de origen francés –con cierto fervor por los reportajes visuales y los viajes– Bernard Plossu es un destacado bohemio que inmortalizó a México desde una perspectiva poco usual, encarnando la cotidianidad del mexicano en blanco y negro.

Llegó a México en 1965, cuando tenía 20 años, con nada más que una cámara de 35 milímetros en las manos. Entre ese año y los años 80s, realizó cuatro viajes a México, visitando y retratando lugares como San Miguel de Allende, Acapulco y la Ciudad de México. Sus fotografías nos retratan parecidamente el México de los beatniks; crudo, bohemio y un tanto ruin, pero siempre exuberante, efervescente, y acicalado. La siguiente serie de fotografías proviene de una reciente compilación fotográfica de su trabajo a lo largo del país titulado: ¡Vámonos! Bernard Plossu in México:

Códice Grolier, el manuscrito mesoamericano más antiguo de América

El códice Grolier es uno de los pocos manuscritos prehispánicos que existen en el mundo y es parte vital del patrimonio arqueológico nacional de México.

Nadie se imaginaba que el códice encontrado en una cueva en Chiapas sería uno de los manuscritos más importantes que dejaría la cultura maya. El códice Grolier, ahora llamado Códice Maya de México, es reconocido como el manuscrito mesoamericano legible más antiguo del continente. De acuerdo a diversos estudios realizados por el INAH, la UNAM y expertos de otras universidades nacionales e internacionales, se definió que el códice tiene una antigüedad de aproximadamente mil años, lo que lo convierte en el códice más antiguo conocido hasta la fecha.

Imagen de: Código Espagueti

Hoy día se encuentra incorporado al Programa Memoria del Mundo, otorgamiento conferido por la UNESCO. Posee un valor cultural incalculable para la humanidad.  Sin embargo, no siempre fue así: durante los años 60, el códice se encontraba en manos del economista y coleccionista de antigüedades Josué Sáenz, quien se rumora que lo compró a un grupo de saqueadores en Chiapas.

De acuerdo al INAH, en 1974 el códice es entregado al Museo Nacional de Antropología por el mismo Sáenz, con la finalidad de que se le practicasen pruebas de autenticidad para así poder donarlo a la nación. Es de esta forma como se cuestiona, durante años, la autenticidad del manuscrito. No es sino hasta el 2015 cuando el arqueólogo Michael Coe de la Universidad de Yale confirma su autenticidad.

Imagen de: Uno Tv

Entre 2017 y 2018, el INAH efectúa un proyecto de investigación bajo la coordinación de Sofía Martínez y Baltazar Brito, quienes concluyen que el manuscrito es uno de los más antiguos hasta el día de hoy. “Es un documento prehispánico, es auténtico […] y podría ser datado en lo que se llama el periodo postclásico temprano, alrededor del año 1100 de nuestra era. Los estudios que hemos realizado se han aunado a los realizados anteriormente que ya habían propuesto la autenticidad, y así es como hemos llegado a la conclusión de que se trata de unos de los pocos códigos prehispánicos que existen en el mundo”.

Fotografía: Yaretzi Santana

Hoy día, solo se conocen cuatro códices prehispánicos: Madrid, Dresde y París, por las ciudades que los resguardan. El Códice Maya de México es el cuarto y se considera que es el más antiguo. ¿Te imaginabas que la primera obra escrita en el continente americano tuviera como autores a los mayas? Sin lugar a dudas, la cultura maya fue una de las más importantes y, por mucho, la que más legado nos ha dejado; ejemplo de ello es este valioso códice.  

Si te interesa conocer más del legado de los mayas, ven a conocer El magnífico Palacio de Kulubá.

Imagen destacada de: www.ancient-origins.net 

El magnífico Palacio de Kulubá, joya recién descubierta de la civilización maya

De acuerdo al Instituto Nacional de Antropología e Historia, el Palacio maya de Kulubá tiene más de 1,000 años; ¿no es increíble?

La antigua cultura maya es una de las civilizaciones mesoamericanas más destacadas de la historia. Sus aportes fueron numerosos, y su legado, trascendente. El calendario maya, por ejemplo, es uno de los calendarios más precisos en el mundo. Además, fueron los primeros en cultivar el cacao. Pero no solamente eso: también hicieron importantes aportes a las matemáticas, al manejo del diseño y color en los tejidos, a la cocina y, por si fuera poco, a la arquitectura.

Kuluba-Palacio-Maya

Más que ruinas, los templos, pirámides y palacios mayas son de los mejores legados culturales que tenemos. La exquisitez de su arquitectura retrata las creencias y el modo de vida de los habitantes: la cosmología maya se refleja en estas grandes obras. Es por ello que el Palacio de Kulubá es un gran descubrimiento.  

palacio-kuluba-maya-descubrimiento-arqueologico

Este sorprendente palacio fue descubierto en la antigua ciudad de Kulubá, en el estado de Yucatán. La construcción tiene aproximadamente 55 metros de largo y 6 de altura. El Palacio Maya se encuentra en medio de la selva Tizimín, y es uno de los hallazgos más importantes de la zona.

Imagen de: INAH

De acuerdo al INAH, los vestigios pertenecen a dos periodos: el periodo clásico tardío (600-900 d.C) y el clásico terminal (850-1050 d.C).  Los expertos afirman que, durante esos tiempos, Kulubá tuvo gran influencia de la cultura precolombina: maya y toltecas.

“Fue en el Clásico Terminal cuando Chichén Itzá, al volverse una metrópoli destacada en el nororiente del actual Yucatán, extendió su influencia sobre sitios como Kulubá. Por los datos que tenemos y materiales de cerámica tipo Chichén y obsidiana encontrados […], podemos inferir que se convirtió en un enclave Itzá”.

Imagen de: INAH

La belleza del palacio no solo radica en los detalles arquitectónicos que posee, sino también en lo que alberga y representa. La zona arqueológica tiene un gran valor ambiental, puesto que se encuentra dentro de un ecosistema complejo: la selva Tizimín. Además, en su interior se han desarrollado microorganismos y plantas que se mantienen en equilibrio natural con la arquitectura.

En conclusión, el Palacio de Kulubá es muestra del ingente patrimonio cultural y natural con que cuenta la nación. Además, recalca la importancia de preservar el legado de nuestros ancestros.

Ven a conocer Mérida: la mejor ciudad del mundo para viajar.

*Imagen destacada de: Desde el Balcón

El INAH celebra sus primeros 80 años con estas imperdibles líneas del tiempo virtuales

Apasionados de la arqueología y la historia de México, no dejen de visitar este sitio web que recopila 80 años de increíbles descubrimientos.

La historia de México y las piezas, edificios, monumentos y documentos que la hacen de evidencia, son inmensamente ricos y variados. En nuestro territorio habitaron grandes y complejas culturas, que dejaron una increíble herencia simbólica y material. 

No olvidamos que, además, son sumamente significativos, no solo para quienes los admiramos como fragmentos del pasado; también para las culturas vivas que son herederas de los antiguos mexicanos y sus cosmogonías.

inah-mexico-80-anos-historia-imagenes
1951

Fue por eso que en 1939, mientras gobernaba Lázaro Cárdenas, se fundó el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Su misión fue desde el principio investigar, preservar, proteger y difundir el patrimonio arqueológico, antropológico e histórico de México. Además, el del Instituto dependen las exploraciones y la restauración de los monumentos arqueológicos y todas las prácticas científicas en torno a ellos. Así, gracias al INAH los mexicanos aprendemos cada día más sobre nuestro pasado.

inah-mexico-80-anos-historia-imagenes

El INAH es responsable de más de 100 mil monumentos, construidos entre los siglos XVI y XIX, además de 29 mil sitios arqueológicos. El número probablemente seguirá creciendo, pues las investigaciones continúan y la historia de México parece nunca agotarse. 

Por otro lado, esta entidad tiene a cargo 162 de museos, destacando el Museo Nacional de Antropología, uno de los más importantes del mundo entero. Y, por supuesto, no podemos olvidarnos de las Escuelas que están bajo el INAH, formando a los investigadores, antropólogos, etnólogos y restauradores del futuro.

inah-mexico-80-anos-historia-imagenes
1952

Es gracias a esta constante investigación e interés vivo por el patrimonio histórico de México, que se resguarda esta memoria colectiva que refuerza nuestro tejido social e identidad. Los mexicanos disfrutamos y reconocemos zonas arqueológicas, edificios y monumentos, gracias al trabajo que miles de investigadores han realizado a lo largo de 80 años.

INAH celebra sus 80 años con una increíble plataforma web

inah-mexico-80-anos-historia-imagenes
2016

Todo esto es motivo de celebración y si, como nosotros, tú eres un apasionado de la arqueología y la historia de México, no puedes dejar de visitar este sitio web que recopila 80 años de increíbles descubrimientos. Se trata de una extensa memoria visual del trabajo que ha realizado el INAH en las últimas 8 décadas, presentado de una forma muy creativa.

inah-mexico-80-anos-historia-imagenes
2015

Para entender cómo ha evolucionado la historia de la arqueología en México, visita el sitio y observa la extensa “Línea del tiempo” y los “80 años en imágenes”. Para ubicar las miles de zonas arqueológicas y monumentos y los cientos de museos administrados por el INAH, visita la sección “Galería de mapas”.

Solo visitando, activando, reinterpretando, reconociendo y redescubriendo nuestro patrimonio, podremos mantenerlo realmente vivo.