Universidad de la Tierra: una alternativa orgánica a la educación en México

La UniTierra fue creada en un mirífico intento por recuperar los "verbos" elementales, olvidados pero muy importantes para cualquier sociedad: aprender, comer, sanar y habitar.

La Universidad de la Tierra es una propuesta educativa autónoma pero sobre todo radical. En ella no se enseñan profesiones para adquirir un rango en la pirámide educacional, sino que se intenta enseñar mediante un espíritu igualitario las habilidades de un oficio o campo de estudio a cualquier persona que desee aprenderlo. 

Como bien se sabe, no es lo mismo escolarizar que educar, así como no es igual estudiar que aprender. La educación está ligada a ciertos métodos empíricos de enseñanza donde los valores y la práctica de éstos día con día forjan personas singulares, aún cuando se trata de estudiantes que comparten una misma profesión. Por otro lado el sistema escolarizado es quien se encarga de lograr una formación de carácter institucional, misma que a través de la historia de la educación se ha sabido fomentar como única opción de aprendizaje. Ambas partes han sido por años muy difusas ya que, si bien es cierto, una buena escuela no garantiza una “buena” educación

Frente a esta especie de imperialismo educacional que se ha sabido manejar con fuerza en la sociedad –y gracias a las ventajas de la tecnología, internet y/o acceso a la información de manera libre– numerosas teorías y movimientos de desescolarización, metodologías de enseñanza alternativas y organizaciones de pensamiento libre hoy se pronuncian al rededor del mundo con novedosas propuestas de aprendizaje donde primordialmente se ejerce el estudio autónomo y libre. Pensadores como Ivan Illich y Paulo Freire lo confirieron desde el siglo pasado, detonando el día de hoy portentosos proyectos como el de la Universidad de la Tierra, en Oaxaca.

Unitierra

En un mirífico intento de reconstruir a la sociedad mexicana, a su educación –misma que tristemente ha sido utilizada desde la conquista de los occidentales para destruir a la cultura indígena–, la Unitierra fue creada para recibir a jóvenes sin diplomas y de cualquier nivel de estudio que deseen aprender por el simple placer de hacerlo.

La universidad –que se hace llamar así hilarantemente para burlar el nombre del sistema institucional– surgió de una coalición de organismos civiles indígenas y no indígenas y hasta el día de hoy se enseñan materias como Derecho Agrario, Geografía, Agricultura Urbana, Construcción con adobe entre otros muchos seminarios. En sí no se trata de una escuela, sino de una organización en la que todos cooperan y se retroalimentan a base de premisas fundamentales como la libertad de aprendizaje, el diálogo intercultural y la regeneración de la comunidad.

Un último punto admirable de Unitierra, sencillo aunque no menos importante, es su idílico objetivo de recuperar ciertos “verbos” en la sociedad, tales como aprender, comer, sanar y habitar, es decir “las capacidades autónomas de vivir en dignidad construyendo un modo convivial de vida”. Y eso, a decir verdad, es realmente la fortaleza de toda comunidad.

Unitierra-

universidad de la tierra-01

universidad de la tierra-0

universidad de la tierra-

Para más información sobre la Universidad de la Tierra consulta su página web.

*Imágenes: 1, 2 y 3) enlivenedlearning.com; 4, 5 y 6) Unitierra

Jaen Madrid
Autor: Jaen Madrid
Editora de tiempo completo, música y ser humano. Ha escrito numerosos artículos en este medio, dando vida principalmente a los rubros de Arte, Cultura, Misticismo y Surrealismo. Escribe y edita Ecoosfera. Su tiempo libre lo dedica a leer literatura griega, tarot y ocultismo, además de crear música con sintetizadores.

México es uno de los 25 países más felices del mundo (según la ONU) ¿quieres saber en qué lugar está?

Sin duda somos privilegiados, pero no deberíamos descansar hasta que cada mexicano sea el más feliz del mundo.

Según la ONU, México está en el lugar 23 de los países más felices del mundo. Parece una posición poco privilegiada, pero si consideramos que es el 23 de 156, el panorama cambia bastante.

Sobre todo porque los resultados están basados en encuestas que cuestionaron a sus participantes sobre el apoyo de amigos y familiares; la libertad de tomar decisiones de vida; la generosidad a la que están expuestos; sus emociones recientes y la percepción de la corrupción. Además se tomaron en cuenta factores como el PIB nacional y la esperanza de vida saludable.

Si México está en el lugar 23 con respecto a todas esas cosas, pues no está demás decir que tenemos muchas razones para estar agradecidos. Sí: la violencia ha subido; los cambios de administración del país han generado polarización; tenemos una lucha activa por la equidad de género; el medio ambiente en general está en riesgo y hay otros montones de problemas que enfrentar; pero tenemos muchas cosas buenas de dónde agarrarnos y mucho potencial para transformar todo eso que nos entristece en razones para cada vez estar más alto en esta lista.

mexico-paises-mas-felices-del-mundo-felicidad-indice

Te interesa: Lecciones de felicidad que los mexicanos podemos enseñarle al resto del mundo

Además, aunque no parezca, muchos de los grandes problemas a los que nos enfrentamos pueden encontrar el principio de su resolución en nuestras propias actitudes. No se trata de decir que “el cambio está en uno mismo”, sino de asumir que sí es nuestra responsabilidad ayudar a que las cosas cambien.

Por otro lado, si no sabemos cómo ayudar o si pensamos que “no sirve para nada”, basta con buscar un poco sobre proyectos, personas y colectivos que están haciendo todo por las grandes causas del país y a quienes les debemos, en gran medida, ser tan felices hoy.

Y claro que no deberíamos (ni nosotros, ni las instituciones, ni los gobiernos de todos los niveles) descansar hasta que México esté más feliz que nunca; por eso tomemos en cuenta este dato para abrir la reflexión sobre lo que hay que hacer para que la experiencia de vida de cada mexicano sea mejor cada día.

Al fin y al cabo, de eso se trata todo esto. Cuando se mide la “felicidad”, lo que se está comprendiendo es qué tan bien o mal se sienten las personas viviendo. Solo tenemos una oportunidad y es nuestra responsabilidad de apoyarnos unos a otros.

*Imágenes: Dorian Ulises López

Netflix prepara una masiva cantidad de películas y series producidas en México

Netflix prepara más de 50 series y películas producidas en México para 2019 y 2020.

Con el claro reto de sacudir una larga historia de entretenimiento telenovelero y contenidos poco estimulantes para el  imaginario, o eso esperamos, Netflix prepara una verdadera cruzada de producciones mexicanas. Evidentemente el mercado mexicano no es una cancha nueva para el gigante mediático de la era digital; basta con recordar que Roma (2018), la aclamada cinta de Alfonso Cuarón, fue una producción netflixera, además de varias series, entre ellas Club de cuervos, Luis Miguel, La casa de las flores, IngobernableLa piloto y Made In Mexico (con su título desafortunado).

Si bien Netflix presume que esta nueva ola de producciones mexicanas (se tienen contempladas más de 50 durante los próximos dos años, entre series y películas) será un vehículo para, en palabras de Ted Sarandos, CCO de Netflix, “proveer una plataforma para que el talento mexicano se reconozca alrededor del mundo”, también esperamos dos cosas esenciales de esta oleada:

Calidad

1. Que realmente se eleve la calidad del contenido producido en México para un público amplio –y no dicho en un sentido snob o intelectualoide, sino deseando narrativas accesibles pero también propositivas, placenteras y entretenidas, pero también estimulantes y que incentiven la madurez mediática del imaginario.

Identidad

2. Que dichas narrativas se construyan realmente en torno a la identidad mexicana y no atendiendo a una faceta de la globalización cultural que termina uniformando las identidades a favor de estereotipos globales, en buena medida dictados por el entretenimiento hollywoodense y afines. 

En fin, a continuación te compartimos un promo llamado “Listos para lo que sigue. Netflix México, pronto” producido por esta compañía para celebrar su próximo lance en este país (y que, por cierto, esperemos que no refleje el tono ni acercamiento con el que se abordara esta generación de contenidos).

¿Qué sigue para Netflix México?

Estas son algunas de las producciones más interesantes anunciadas por Netflix para México, además de las secuelas de series que en los últimos cuatro años ya fueron probadamente exitosas:

Rio Grande, Rio Bravo (serie de cinco cortos documentales sobre temas fronterizos, cuyo productor ejecutivo es Gael García)

Los corruptores (un thriller basado en la novela homónima de Jorge Zepeda Patterson)

Checa en este mapa todos los puntos de WIFI gratis que hay en la CDMX

¿Necesitas conectarte en la CDMX? Aquí te decimos dónde.

Pocas cosas son tan vitales hoy como la conectividad. Y, sin duda, internet se ha transformado en el espacio perfecto para democratizar el acceso a la información y también en el medio por donde cualquiera (siempre y cuando tenga acceso) puede distribuir casi cualquier mensaje.

En México, por otro lado, para 2018 solo el 60% de la población (79.1 millones de usuarios) tiene conexión a internet (según este artículo de El Economista). En ese sentido, aún nos hace falta bastante para poder decir que estamos todos conectados.

Además, no se trata solo de conectividad, también de movilidad; pues 9 de cada 10 usuarios prefieren estar conectados a través de sus celulares y la actividad principal son las redes sociales. La conexión debería ser constante y abierta.

¿Y cómo lograr esto? Primero que nada, tenemos que entender cuáles son los puntos donde faltan conexiones. Esta es una de las intenciones del mapa de “Ubicación de puntos de acceso gratuito a internet WiFi” de la CDMX. Por otro lado, también te sirve para encontrar puntos con internet gratuito.

También en Más de México: Explora a detalle la CDMX en el nuevo portal de datos abiertos

Según los datos, hay 14,588 puntos habilitados o por habilitar. Entre más al norte, más frecuentes son entre sí. En el centro de la ciudad es donde hay más concentración, aunque es buena noticia que prácticamente toda la capital está cubierta.

Así, si hay alguna emergencia o simplemente necesitas compartir información con el mundo, estos son los sitios donde puedes hacerlo. Consulta más datos aquí.