Julián Carrillo, el mexicano que literalmente descubrió el infinito de los sonidos

Nombrado como el "desintegrador del átomo musical", el compositor y científico Julián Carrillo explicó, mediante su teoría del Sonido 13, por qué es posible crear sonidos de manera infinita.

Se dice que Julián Carrillo fue quien descubrió el infinito de los sonidos. Otros más afirman que encendió una revolución musical en torno a los errores matemáticos que encontró en la música clásica.

Julián Carrillo fue compositor mexicano pero también científico. Gracias a sus estudios sobre microtonalismo, hoy en día el mundo sabe del sonido 13, el tono que va más allá de la escala cromática de los 12 sonidos que se conocen (Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si, con sus respectivos 5 sostenidos). Gracias al sonido 13 se sabe de la existencia de tonos que se pueden partir infinitamente y producir sonidos hasta nunca acabar. Y ha decir de Carrillo, solo hay que tener el instrumento musical adecuado. 

julian carrillo

Este compositor mexicano nacido en Ahualulco, San Luis Potosí, fabricó instrumentos mediante los que probó su teoría microtonal, y por qué armonías como las de Bach o Mozart contienen un error molecular que las hace matemáticamente incorrectas. Ha decir de él, un caos. Al respecto Carrillo sugería que toda obra clásica pasara por un proceso de “metamorfosis”, que no implicaría sino la afinación tonal para hacerlas realmente perfectas. Bajo esta premisa es como llegó a interpretar sonetos famosos a la perfección, ayudándose de instrumentos como pianos y arpas microtonales. 

 

Breve historia de las escalas tonales

Pythagoras-1La escala de los doce sonidos que conocemos fueron descubiertos poco a poco, comenzando por 5 tonos estudiados por el filósofo chino Ling Lung, quién acertadamente dedujo que los sonidos “debían reproducirse tal cuál los seres vivos”. Posteriormente, Pitágoras retoma esa llamada “Ley de Quintas” utilizando la octava como su límite de escala sobre la longitud de un instrumento de cuerdas. Pero no es sino hasta el poeta y músico griego, Terpandro, que encontramos siete tonos en una nueva escala (diatónica), descubiertos tras agregarle las cuerdas que producirían los sonidos de Mi y Si.

El descubrimiento de estos dos tonos dieron la pauta para la realización de semitonos con la aparición de Si bemol siglos más tarde, con lo cual se sumaba un total de 12 tonos, mismos que interpretó por primera vez Johann Sebastian Bach en su obra El Clavicordio Bien Temperado. Para Julian Carrillo, este fue el ejemplo perfecto que analizó en su obra Pre-Sonido 13: Rectificación Básica al Sistema Musical Clásico, argumentando que: Bach puso todo su genio maravilloso al servicio de semejante atentado y se hizo cómplice de la impureza que reina en los dominios del arte musical.

 

 

La Teoría del Sonido 13

julian carrillo instrumento musical

Las sinfonías sujetas en este sistema de medición eran totalmente inarmónicas, afirmó Carrillo, ya que se encontraban en 1/3 de tono y no en un semitono. En sus experimentos afinando las cuerdas de su violín con una navaja, encontró que la medición tonal correcta correspondía a una distinta a la que se había utilizado en toda música clásica. De ahí que decidió, simplemente, afinarlas.

Construyó entonces instrumentos de cuerdas y de viento que fueran capaces de interpretar 1/4, 1/8 y un 1/16 de tono, afinaciones difícilmente percibidas por el oído humano. Encontró el treceavo sonido, que también engendraría a los sonidos 14, 15 y 16, hasta llegar a un total de 96 sonidos, mismos que podían aumentar, ilimitadamente, en un infinito musical escondido en el universo de un tono.

Este hallazgo no fue un hecho simple que pasara inadvertido en la historia de la música. Se convirtió en una especie de “revolución musical”, que además de acusar de inciertas a las matemáticas musicales que se enseñan en los conservatorios, logró explorar todos los sonidos posibles que comunicaran cada emoción del ser humano.

 

Aquí puedes escuchar y descargar más de su obra.

 

*Imágenes: 1) elsonido13.com ; 2) stanford.edu; 3) cultura.gb.mx

Phillip Glass y los músicos wixárikas: música que hace crecer flores en el desierto

El álbum Concert of the Sixth Sun es una colaboración entre el compositor Philip Glass y los músicos huicholes Daniel Medina de la Rosa y Roberto Carrillo.

“Flores y cantos”, decían los antiguos mexicanos para referirse a la cara sensible y estética del Universo, a esa que abre el corazón. Y precisamente flores y cantos es lo que nos da Concert of the Sixth Sun (2013), el álbum epifánico, que resultó de la colaboración entre Phillip Glass y los músicos wixárikas Daniel Medina de la Rosa y Roberto Carrillo.

Un encuentro, quizá improbable, es esta vez la fuente de esa música. Uno de los más inquietos compositores de la última mitad de siglo, cuyo paso quedará impreso en la la memoria creativa de la humanidad, siguió el camino hasta el territorio sagrado de Wirikuta. Ahí Glass se encuentra con una explosiva mezcla de arte y espiritualidad, y de la música que germina justo en medio; con músicos para quienes hacer música es “soñar música”, y que a través de ella le hablan a los viejos espíritus y las fuerzas naturales.   

philip-glass-mexico-huicholes-wixarika

Este linaje musical wixárika se le aparece a Phillip Glass bajo el cuerpo de dos notables músicos: el violinista y cantor, Medina de la Rosa, y el guitarrista Carrillo. A partir de este acercamiento, que con el tiempo tomaría la forma de una intimidad creativa transcultural –y el forjamiento de una amistad–, se consuma una colaboración que ya lleva más de seis años.

Cabe mencionar que antes de coronar su colaboración, Phillip Glass vivió una suerte de iniciación wixárika: pasó una noche en vela “conversando con el fuego” (tatewari), y manteniéndolo vivo.  

Las cuatro piezas de Concert of the Sixth Sun (2013) son, sin duda, alimento para uno; sonidos que mueven, con amorosa gentileza, el punto de encaje. Y, por suerte para todos, Glass y Daniel ya preparan un siguiente álbum, ahora acompañados del también violinista y cantor, Erasmo medina.

Hay música que nos irriga con un algo radiante, que hace crecer flores en el desierto y nos recuerda que esas flores son las estrellas –y que nosotros estamos hechos de ellas–. Hay música que con algo nos nutre, que hace vibrar el pecho, y de ahí pasa al resto –y nos dice que también somos el resto–.

* Aquí puedes adquirir el disco, considerando que todas las ganancias van para Daniel, Roberto y su comunidad, decídelo después de escucharlo y atender lo que, asumo, provocará en ti.  

 

Concert of the Sixth Sun (2013) / Phillip Glass, Daniel Medina de la Rosa y Roberto Carrillo

1. Deer Flowers 10:53
2. Wise Man 10:44
3. Hikuri 9:46
4. Falling Rocks 7:55

Javier Barros Del Villar
Autor: Javier Barros Del Villar
Editor digital con aspiraciones carpinteras. Mexicano.

Huicholes: Los últimos Guardianes del Peyote (un documental tan hermoso como necesario)

Acompaña a los huicholes en su peregrinación a la tierra sagrada de Wirikuta, y en su lugar por proteger este territorio.

Huicholes: Los últimos Guardianes del Peyote es un documental tan fascinante como necesario. Fascinante por que nos permite adentrarnos en el corazón de uno de los grupos indígenas más queridos de México: los wixárika (mal llamados huicholes); nos sumerge en su cosmovisión, sus rituales y su colorida filosofía. Necesario, por que el lugar sagrado de este este grupo, Wirikuta, se ha visto amenazado desde hace unos años y a todos los mexicanos corresponde defender este territorio invaluable.

Fue en 2010 cuando se otorgaron concesiones a mineras canadienses para explorar y explotar la región. Desde entonces la comunidad wixárika y ciertos actores de la sociedad civil, comenzaron una lucha en defensa de Wirikuta, misma que se mantiene hasta la fecha y que, por ahora, ha logrado frenar la amenaza.

 
huicholes-mexico-wirikuta-documental

Precisamente la historia de esta lucha, con todos los ingredientes que oscilan alrededor de ella, es la que se registra en Huicholes: Los últimos Guardianes del Peyote (2014). Desde su estreno, este documental ha obtenido reconocimientos internacionales y circulado alrededor del mundo; se trata de una oportunidad para acompañar a los huicholes a su peregrinación anual al territorio sagrado de Wirikuta, pero esta vez no solo para honrar su tradición espiritual, también para invocar ante sus deidades la petición de proteger estas tierras.

Una historia urgente acerca del Pueblo Wixárika, una de las últimas culturas pre-hispánicas vivas en Latinoamérica, y su lucha ante el gobierno mexicano y corporaciones transnacionales mineras para preservar Wirikuta, su territorio más sagrado, donde crece el peyote, la medicina ancestral que mantiene vivo el conocimiento de este pueblo emblemático de México.

Si estás en América Latina puedes ver gratis enlínea el documental completo (en este enlace) y si te encuentras en otro lugar puedes rentarlo, por $4 dólares, aquí (en este enlace).

Título: Huicholes: Los últimos Guardianes del Peyote (2014)

Protagonistas: Familia Ramírez

Director: Guionista: Hernán Vilchez

Productora: Paola Stefani

País: México – Argentina

Sitio oficial: HuicholesFilm.com

3 genios musicales que México ha dado al mundo pero pocos mexicanos valoramos

Estos hombres, adelantados a su época, deslumbraron la historia de la música desde una perspectiva deleitosamente mexicana.

Pareciera que por diferentes razones, la cultura de la música es un tema poco valorado en México, o quizá un escenario “secuestrado” por una serie de factores como son la industria de la música, las marcas y los intereses sociales que se mantienen por encima del simple placer de hacer música (y hacerlo bien). Pero, paradójicamente, estos factores han sido clave para que muchos músicos mexicanos, en distintas épocas, hayan trascendido los obstáculos para convertirse en verdaderos genios musicales. 

A lo largo de la historia de México, existe una buena cantidad de músicos que han despertado verdadera euforia dentro del territorio, resonando masivamente y generando incluso una especie de culto en torno a ellos. Pero curiosamente, quienes han encantado más allá de las fronteras –es decir, quienes han detonado efusión en cientos de países a lo largo del orbe– son, hasta la fecha, poco reconocidos en territorio mexicano. 

Vale la pena subrayar que estos músicos han logrado literalmente lo imposible: versiones de géneros musicales elementales, con estilos cadenciosos, prehispánicos –mexicanos–, o incluso galácticos; verdaderos vanguardistas de instrumentos de aire de cuerda o de las percusiones; genios que llevaron las matemáticas a la música para descubrir que en un solo tono se encuentra inmerso una infinidad de sonidos y versiones de la misma sinfonía.

 

Tino Contreras y el jazz mexicano

tino contreras-genios musicales-mexico

Hay quienes se atreven a afirmar que Tino Contreras inventó un subgénero del jazz (el jazz mexicano), aunque ha decir del autor, no existe tal subgénero pero sí mexicanos tocando jazz. Pionero del género y poderosa figura entre los jazzistas más destacados de la historia, Contreras se arriesgó a algo que para nada se veía en su época: la incursión de sonidos prehispánicos, indios, árabes, e instrumentos fuera de lo usual como la Arpa armónica de Sonido Trece, creada también por un mexicano. Curiosamente, este variado menú de sonidos colocados en el mismo plato fuerte que era el jazz, resultó una invitación para que cada vez más jazzistas se arriesgaran a experimentar con el sonido. Su obra musical se cuenta en 300 obras grabadas y poco menos de 3 mil composiciones.  

 

Juan García Esquivel, el mexicano que inventó el lounge

juan garcia esquivel-genios musicales-mexico
Juan García Esquivel y Frank Sinatra

García Esquivel es literalmente el creador de la música lounge. Ese género del jazz exquisito, que invita a los escuchas a prepararse, porque lo que están a punto de oír proviene del futuro. El space age pop o pop de la era espacial fue la forma en que los fanáticos traducían su música, una manera de interpretar jazz que hasta la fecha –en los años 50y 60– no se conocía. Este compositor mexicano estudió ingeniería en electrónica en el IPN, de ahí que las formas de grabar su creación musical eran inéditas, insospechadas pero atinadas. Pero Esquivel no sólo agradó a un público musical internacionalmente amplio, buena parte de las películas y series de televisión producidas por Hollywood en esa época utilizaba su música para numerosas escenas. Su creación musical, a decir de Esquivel, no era nada fácil:  “Le dicen música del espacio, pero cuando la escribí no pensaba hacer nada futurista. También le llaman easy listening (fácil de escuchar), pero no creo que sea fácil de escribir”.

 

Julián Carrillo y el infinito de los sonidos

julian carrillo-geniosmusicales-mexico

El compositor Julián Carrillo llegó a crear un vasto numero de instrumentos de cuerda, todos ellos afinados en el Tritono, que él mismo descubrió. Carrillo era un fiel amante de la música clásica, y como tal, destinó buena parte de su vida a interpretar clásicos universales. Sin embargo, el hallazgo que cambió su vida, y la historia de la música, –el Tritono– lo llevó a realizar su teoría del Sonido Trece, donde explica que la escala de 12 sonidos conocida hasta ahora estaba incompleta. Bajo un análisis matemático, Carrillo expone que existen estos tonos infinitamente (13, 14, 15 y más) y cómo es que con un ajuste en la afinación de los instrumentos podrían componerse melodías infinitas. Carrillo también fue conocido como “el desintegrador del átomo musical”.