Las curiosísimas muñecas “Lupitas” y porqué no han desaparecido (FOTOS)

El encanto de estas simpáticas muñecas expresado en sus enormes ojos, su cuerpo "rellenito" y su ropa colorida, viene también de la historia sobre su surgimiento.

Antes de que el plástico inundara el mercado, ingeniosas técnicas y materiales eran usados para hacer miles de artículos. Por ejemplo en México, previo a la independencia, las personas comunes difícilmente podían acceder a las costosas muñecas de porcelana que eran traídas de Europa, y así inició la linda tradición de las “Lupitas”, conocidas también como muñecas de cartón: hoy sobreviven y su historia tiene ya más de 200 años.

Su origen específico no está ubicado, pero comenzaron a producirse en grandes cantidades sobre todo en la Ciudad de México y en Celaya, Guanajuato, a base de papel maché, una técnica originaria de India, China y Persia.

lupitas muñecas historia

 Hombre vendiendo muñecos de cartón. Archivo Casasola, Ciudad de México 1920-1925.

El Método

Es curioso porque esta tradición se inició espontáneamente dentro de diversos hogares, y lo más natural habría sido que cada cual hiciera su propio diseño. Sin embargo, este fue unificándose con el tiempo hasta adoptar la figura que hoy todos conocemos. Y gracias a este fenómeno terminarían consagrándose y trascenderían en el tiempo.

En su producción son empleados unos moldes donde se coloca la masa de papel maché. Esta última se obtiene primero remojando trozos de papel y luego revolviéndolos con engrudo. Cuando están secas las partes de la Lupita en el molde, entonces se les hace un agujero a cada una y se unen con hilos.

Luego son pintadas a mano con pintura vinílica; sus colores son quizá su cualidad más importante. Su ropa, un conjunto de pantalones cortos, generalmente lleva flores de diseños otomíes. El color de su piel suele ser el de un carne muy parecido a un rosado y sus ojos son enromes al igual así como sus pestañas. Su cuerpo es algo llenito, quizá como las mujeres de antes cuyo cuerpo ideal era más curveado. Y en cuanto a su estética podríamos decir que es, sobre todo, simpática –algo así como tiernas y alegres mujeres de otra época.

 

lupitas munecas mexicanas

Las Lupitas/Bordado de Ana Paula de la Torre Díaz

 

Las Lupitas hoy

Como intuirás, su nombre viene de uno de los apodos cariñosos a la Virgen de Guadalupe, aunque en ocasiones se les conoce simplemente como muñecas de cartón, y llevan su propio nombre inscrito en su ropa. Las siguientes fotografías fueron tomadas recientemente en una calle del centro de Coyoacán en la ciudad de México. Esta costumbre persiste porque su originalidad las ha consagrado como una de las artesanías predilectas; una Lupita en tu casa siempre le dará más alegría y gracia. 

*Imágenes: Archivo Más de Mx

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto huenasnoticias.com Y pintora con bordadora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

Guardianes culturales: el hombre que preserva uno de los últimos talleres de juguetes hechos a mano en CDMX

En un local que sorprende por su originalidad pervive uno de los oficios más bellos de México.

De la pared sobresale un diablo rojo de cartón que carga con un letrero que dice: –Te estaba esperando-. Estamos en el 129 de la calle Chihuahua de CDMX. El muro es colorido y una frase sobre un espejo pregunta, irreverentemente: –¿Te peinaste?-

En mitad de una de las colonias más gentrificadas de CDMX: la Roma, vive este pequeño taller de juguetería hecha a mano, el último de la ciudad, según su dueño Álvaro Santillán. ¿Su nombre? gina: Taller Tlamaxcalli; abrió sus puertas hace 15 años.

Álvaro es una especie de rebelde, de algún modo, él reta al tiempo desde dos sentidos: preservando el oficio de la juguetería artesanal y enseñando que el tiempo también tiene distintos ritmos:

La prisa es un problema muy serio con la generación millennial, siempre tienen prisa. Aquí llegan a mi taller y preguntan –¿y en cuánto tiempo aprendo?- Pues en el tiempo necesario, les digo. O quieren hacer un alebrije sin aprender a preparar el engrudo: hay cosas que tienen un tiempo, quieren saltarse los procesos. Se desesperan porque ven que yo no tengo prisa”.

Aquí hay alebrijes, juguetes de madera; diseño de hace más de 100 años. Las curiosísimas Lupitas o mini piñatas de colores eléctricos. 

taller-juguetes-hechos-a-mano-mexico

 

Santillán hace cartonería aunque también trabaja madera y es un conocedor del arquetípico juguete. En CDMX, según su experiencia, solo quedan unos 16 cartoneros. Dice que a él no le gusta “intelectualizar”, cuando le pregunto sobre el valor de su oficio: “yo lo hago porque me gusta, así, simplemente. Porque cuando uno hace lo que le gusta nunca tienes trabajo, se vuelve una manera de jugar. Nunca debemos dejar de jugar, ni de adultos”.

Sus juguetes son una metáfora de su manera de pensar y de su oficio que reta a la época, ahí, en un local inesperado de la calle Chihuahua en la Delegación Cuahutémoc.

 

taller-juguetes-hechos-a-mano-mexico

 

 

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto huenasnoticias.com Y pintora con bordadora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

Este precioso juego de mesa está inspirado en los tianguis artesanales de Oaxaca

Cada detalle de este juego es un pequeño homenaje a la tradición oaxaqueña...

Sin duda Oaxaca es puro deleite para los sentidos y, tal vez, se lo debemos a su tradición artesanal. En ella convergen las materias más ricas de la tierra; una cosmogonía deliciosamente cultivada por siglos; la técnica transmitida de generación en generación, y la paciencia y cariño que conlleva trabajar todos los días en construir piezas únicas.

mexico-juego-mesa-mexicano-inspirado-tianguis-oaxaca

Esta labor tan compleja y hermosa a penas se puede poner en palabras. Pareciera inimaginable que un juego de mesa pudiera capturarla; sin embargo Ben Haskett, Sarah y Will Reed lograron traducirla preciosamente. Su juego Oaxaca: Crafts of a Culture (Artesanías de una Cultura) se piensa como un homenaje a una de las tradiciones artesanales más apreciadas del mundo y que, además, alimenta en muchos sentidos a los oaxaqueños.

mexico-juego-mesa-mexicano-inspirado-tianguis-oaxaca

También en Más de MX: Lecciones de economía alternativa (cortesía de un artesano mexicano)

Además es divertido, porque la “competencia” consiste en vender más artesanías y ser el artesano más querido de Oaxaca. Sin embargo, la victoria no viene sin méritos que se consiguen a través de una versión ilustrativa del auténtico proceso de los artesanos. Pueden jugar hasta cuatro personas y entre azares y estrategia tienen que conseguir materias primas para convertirlas en artesanías, asunto que puede ser tardado, si la pieza es compleja; pero como buen artesano hay que tener paciencia. Cada pieza se exhibe y vende en el mercado. En el juego se hacen referencia a los muñecos de cartonería, los textiles, la joyería y el famoso barro negro.

mexico-juego-mesa-mexicano-inspirado-tianguis-oaxaca

Los creadores estaban muy emocionados de poder llevar la imagen de Oaxaca a distintas partes del mundo, especialmente a Estados Unidos, donde la cultura mexicana continúa ganando terreno. Además lo hacen con cuidado y respeto, pues son conscientes de lo especiales que son estas creaciones para los oaxaqueños y para todos los mexicanos.

mexico-juego-mesa-mexicano-inspirado-tianguis-oaxaca

Cariñosamente lo que hacen son referencias; de hecho, se esforzaron en no copiar patrones, ni diseños previos. Las ilustraciones del juego se inspiran en originales, pero están lejos de ser plagio. Y aunque saben que el juego es una especie de caricatura piensan que pueden hacer felices a las personas que lo usen, solo por tener la oportunidad de apreciar este pequeño fragmento de nuestro país.

mexico-juego-mesa-mexicano-inspirado-tianguis-oaxaca

En el contexto político que plantean las relaciones entre México y Estados Unidos y la situación migrante, para los creadores de Oaxaca: Crafts of a Culture se volvió vital la invitación a jugar, a reconocerse en otra cultura, tomando un papel en su día a día.

Puedes comprar el juego aquí.

El piñatero mexicano más famoso del mundo: Dalton Ávalos Ramírez (VIDEO)

Cuando Dalton Ávalos Ramírez creó la primera piñata de Donald Trump, su fama se disparó, su trabajo, sin embargo, es mucho más diverso.

El nacimiento de las piñatas en México está vinculado con la historia cristiana y su expansión evangelizadora. Los religiosos adoptaron esta usanza para que los pueblos originarios de México se familiarizaran con el concepto del pecado, y así nació la estrella que cada navidad se rompe, simbolizando los 7 pecados capitales a los que debemos renunciar.

Y aunque la piñata, propiamente, no es mexicana, este es el país que la adoptó, y transformó en una tradición cultural como ningún otro país en el mundo. La piñata mutó en un signo de fiesta, asociado a romper con lo malo, y desde el siglo pasado, con mayor fuerza en parte imprescindible de los recuerdos de la infancia mexicana como símbolo de fiestas cumpleañeras.

Con la llegada de la globalización, lejos de desaparecer, esta tradición se reforzó, solo que esta vez con influencias que diversificaron los diseños de las piñatas. Y en esta tendencia, en los últimos años, el piñatero Dalton Ávalos Ramírez ha sobresalido enormemente.

Sobre todo por ser el inventor de la famosísima piñata de Donald Trump, hoy replicada en múltiples países, pero antes ya se había vuelto muy popular gracias a las piñatas que desde hace años ha creado, personificando a figuras famosas, pero no cualquiera. Por ejemplo, tenemos piñatas del Chapo, y del Chapo personificado justo cuando fue atrapado, y así, su ajuar lleva la camisa sucia con que fue encontrado (y parte de estos graciosos y acertados detalles son los que han determinado su éxito).

La tradición piñatera le viene desde la generación de su padre, un hombre dedicado tanto a la magia como a la creación de piñatas de una manera extraordinaria; por ejemplo, hacía diseños gigantes de piñata como modelos de King Kong para el circo.

Ávalos vive en Reynosa, Tamaulipas, y su piñatería se ha vuelto la más conocida del mundo: Piñatería Ramírez. Te compartimos algunos de sus diseños, seguido de un mini documental de Nancy Cantu Harris sobre el meticuloso oficio piñatero en su cotidianidad.

Si quieres saber más de su trabajo, y piñatería, visita aquí su Facebook.

pinatas dalton alvarez ramirez pinatero

pinatas dalton alvarez ramirez pinatero

pinatas dalton alvarez ramirez pinatero

pinatas dalton alvarez ramirez pinatero

pinatas dalton alvarez ramirez pinatero

pinatas dalton alvarez ramirez pinatero

pinatas dalton alvarez ramirez pinatero

 
*Imágenes: 1)elpionero.com.mx; 2)Piñatería Ramírez/ Facebook