Distintas etnias indígenas comparten su información en este portal: Voces Étnicas

Leyendas, cuentos, narraciones, fábulas, mitos, epopeyas, poemas: la ancestralidad indígena en un proyecto multimedia: Voces étnicas.

Generalmente los proyectos de difusión cultural de costumbres indígenas recaban información de investigadores o desde las propias comunidades, aunque en rara ocasión son estas últimas las que comparten contenido. Por lo anterior la asociación cultural Voces Étnicas está recuperando y difundiendo usos y costumbres indígenas a partir de la información que las mismas etnias desean compartir. Lo anterior, con vehículos como las redes sociales, canales de video y un sitio.

Voces Étnicas es definido como un medio cultural y  busca:

Rescatar y difundir, mediante la aplicación de diversas técnicas de investigación las tradiciones y costumbres de las comunidades indígenas de México, a través de una visión humanística y perceptiva, con el fin de informar y sensibilizar a la sociedad sobre estos temas de arraigo nacional.

A través de su página se tiene acceso a una multiplicidad de leyendas, cuentos, narraciones, fábulas, mitos, epopeyas, poemas y códices indígenas que muestran parte de la cosmovisión de los diferentes grupos étnicos que habitan la República Mexicana.

Su difusión es impulsada principalmente por las redes sociales, donde proporcionan datos curiosos, fotografías, libros y documentos digitales descargables con información significativa relacionada con y para los pueblos y comunidades indígenas de la región.

Voces Étnicas lo que busca, sin fines de lucro, es dar voz a las y los miembros de las diferentes comunidades indígenas, permitiéndoles producir y reproducir información de su interés, la cual, al hacerla accesible al público en general, propicia intercambios culturales constructivos y benéficos de las culturas indígenas.

 

Sigue su trabajo en:

Facebook

Vimeo

YouTube

Twitter

 

México es uno de los 25 países más felices del mundo (según la ONU) ¿quieres saber en qué lugar está?

Sin duda somos privilegiados, pero no deberíamos descansar hasta que cada mexicano sea el más feliz del mundo.

Según la ONU, México está en el lugar 23 de los países más felices del mundo. Parece una posición poco privilegiada, pero si consideramos que es el 23 de 156, el panorama cambia bastante.

Sobre todo porque los resultados están basados en encuestas que cuestionaron a sus participantes sobre el apoyo de amigos y familiares; la libertad de tomar decisiones de vida; la generosidad a la que están expuestos; sus emociones recientes y la percepción de la corrupción. Además se tomaron en cuenta factores como el PIB nacional y la esperanza de vida saludable.

Si México está en el lugar 23 con respecto a todas esas cosas, pues no está demás decir que tenemos muchas razones para estar agradecidos. Sí: la violencia ha subido; los cambios de administración del país han generado polarización; tenemos una lucha activa por la equidad de género; el medio ambiente en general está en riesgo y hay otros montones de problemas que enfrentar; pero tenemos muchas cosas buenas de dónde agarrarnos y mucho potencial para transformar todo eso que nos entristece en razones para cada vez estar más alto en esta lista.

mexico-paises-mas-felices-del-mundo-felicidad-indice

Te interesa: Lecciones de felicidad que los mexicanos podemos enseñarle al resto del mundo

Además, aunque no parezca, muchos de los grandes problemas a los que nos enfrentamos pueden encontrar el principio de su resolución en nuestras propias actitudes. No se trata de decir que “el cambio está en uno mismo”, sino de asumir que sí es nuestra responsabilidad ayudar a que las cosas cambien.

Por otro lado, si no sabemos cómo ayudar o si pensamos que “no sirve para nada”, basta con buscar un poco sobre proyectos, personas y colectivos que están haciendo todo por las grandes causas del país y a quienes les debemos, en gran medida, ser tan felices hoy.

Y claro que no deberíamos (ni nosotros, ni las instituciones, ni los gobiernos de todos los niveles) descansar hasta que México esté más feliz que nunca; por eso tomemos en cuenta este dato para abrir la reflexión sobre lo que hay que hacer para que la experiencia de vida de cada mexicano sea mejor cada día.

Al fin y al cabo, de eso se trata todo esto. Cuando se mide la “felicidad”, lo que se está comprendiendo es qué tan bien o mal se sienten las personas viviendo. Solo tenemos una oportunidad y es nuestra responsabilidad de apoyarnos unos a otros.

*Imágenes: Dorian Ulises López

Indígenas de Oaxaca consiguen operar su propia telefonía

Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias A.C es el primer grupo sin fines de lucro en el mundo que consigue una concesión operada por ellos mismos.

Si las personas, en una sociedad individualista, aprendiésemos a hacer comunidad, quizás muchas situaciones adversas podrían mejorarse. Uno de estos casos es hoy visible como una gran lección y es protagonizado por Talea de Castro, un pueblo oaxaqueño situado a unas cinco horas de la ciudad capital del estado. 

En el 2013, con la ayuda técnica de dos extranjeros, del estadounidense Peter Bloom y de un italiano, los habitantes de Talea de Castro instalaron una antena telefónica financiada por la propia comunidad a través de una cooperativa local.

Se trató de la primera comunidad en México en hacerse de su propio servicio telefónico. En un mundo como el actual, para miles resultaba increíble que una comunidad en Oaxaca estuviese aprovechando sus propios recursos sin una corporación de intermediaria. Lo más curioso es que la comunidad debió hacerse de su propia infraestructura pues las compañías comerciales consideraron demasiado costoso llevar el servicio a solo 2,500 habitantes.

Como afortunadamente ha sucedido en los últimos años con grupos minoritarios, estos hicieron uso de un recurso legal, que ahora, en julio de 2016, les ha resultado en una concesión para administrar su propia telefonía, por primera vez en todo el mundo manejada como un servicio, más que como un negocio. Esta red será administrada por Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias A.C por y para indígenas en 16 comunidades; el potencial a cubrir es de 356 localidades. 

Este caso ha sido retomado internacionalmente pues no es uno aislado, representa una semilla de un cambio de paradigma urgente, la necesidad de volver a ver las cosas sin una mirada meramente mercantil, y la poderosa arma en que resulta el hacer comunidad para conseguir fines sociales.

Como apunta The Guardian, “El mes pasado Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias ganó una larga batalla con el gobierno para convertirse en el primer grupo sin fines de lucro en conseguir una concesión para telefonía móvil.”

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

La radio y TV podrán hacer uso de lenguas indígenas en México

Una reforma a ley permite que cualquier lengua originaria pueda ser usada por cualquier medio de comunicación que haga uso del espacio radioeléctrico.

Como parte de la Reforma de Telecomunicaciones en México aprobada en el 2014 con el fin de abrir el sector a más competidores este último tema acaparó la atención. Sin embargo debajo yace un logro hacia la interculturalidad respecto a los idiomas en el país (aunque las concesiones comunitarias fueron un tema pendiente).

Una de las modificaciones de está Reforma está en la posibilidad de que cualquier canal de radio o televisión podrá hacer uso de cualquier lengua originaria del país. Anteriormente las concesiones que fueran abiertamente indígenas estaban obligadas en algunos casos a que su programación se diese en el idioma oficial del país.

Esta es una gran noticia para la promoción de la multiculturalidad mexicana. Reconocer esta posibilidad equivale a reconocer la gran diversidad; recordemos que aún hoy en México son habladas 68 lenguas que son idiomas cabalmente, no dialectos, como muchas personas las conciben aún. Según el artículo 230 modificado,  con esta enmienda:

En sus transmisiones,las estaciones radiodifusoras de los consesionarios podrán hacer uso de cualquiera de las lenguas nacionales de conformidad con las disposiciones legales aplicables. Las concesiones de uso social indígena podrán hacer uso de la lengua del pueblo originario que les correponda.

Lo anterior ha entrado en vigor recientemente. Según Jorge Fernando Negrete, presidente de la Asociación Mexicana del Derecho a la Información (Amedi) “el tema de la inclusión lingüistíca en las radiodifusoras comunitarias abre el debate para recuperar la radio y la televisión como promotores de la diversidad cultural lingüística.”

*Imagen: AMARC-México