Distintas etnias indígenas comparten su información en este portal: Voces Étnicas

Leyendas, cuentos, narraciones, fábulas, mitos, epopeyas, poemas: la ancestralidad indígena en un proyecto multimedia: Voces étnicas.

Generalmente los proyectos de difusión cultural de costumbres indígenas recaban información de investigadores o desde las propias comunidades, aunque en rara ocasión son estas últimas las que comparten contenido. Por lo anterior la asociación cultural Voces Étnicas está recuperando y difundiendo usos y costumbres indígenas a partir de la información que las mismas etnias desean compartir. Lo anterior, con vehículos como las redes sociales, canales de video y un sitio.

Voces Étnicas es definido como un medio cultural y  busca:

Rescatar y difundir, mediante la aplicación de diversas técnicas de investigación las tradiciones y costumbres de las comunidades indígenas de México, a través de una visión humanística y perceptiva, con el fin de informar y sensibilizar a la sociedad sobre estos temas de arraigo nacional.

A través de su página se tiene acceso a una multiplicidad de leyendas, cuentos, narraciones, fábulas, mitos, epopeyas, poemas y códices indígenas que muestran parte de la cosmovisión de los diferentes grupos étnicos que habitan la República Mexicana.

Su difusión es impulsada principalmente por las redes sociales, donde proporcionan datos curiosos, fotografías, libros y documentos digitales descargables con información significativa relacionada con y para los pueblos y comunidades indígenas de la región.

Voces Étnicas lo que busca, sin fines de lucro, es dar voz a las y los miembros de las diferentes comunidades indígenas, permitiéndoles producir y reproducir información de su interés, la cual, al hacerla accesible al público en general, propicia intercambios culturales constructivos y benéficos de las culturas indígenas.

 

Sigue su trabajo en:

Facebook

Vimeo

YouTube

Twitter

 

La fiebre de la copa menstrual está llegando a las comunidades indígenas (y es muy buena noticia)

La genial alternativa no solo es ecológica y más barata, también es una invitación sutil a que las mujeres interactúen de cerca con su cuerpo.

¿Qué tienen en común la menstruación, la basura y la pobreza? Que son temas de los que preferimos hablar solo superficialmente. De la menstruación por pena; de la basura para no tomar responsabilidad sobre el asunto y de la pobreza por una curiosa combinación entre las dos razones anteriores. Pero aunque no lo creas, estos tres temas están muy conectados y sí: urge hablar de ellos a profundidad.

Empecemos por acá…

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas

La menstruación produce basura, mucha más de la que imaginamos. Y es una basura muy particular, difícil de manejar, casi imposible de reciclar y que afecta muchísimo el equilibrio ambiental. ¿Y por qué produce tanta basura? Porque la menstruación, como muchos otros fenómenos del cuerpo es un asunto con el que preferimos lidiar de lejos, que ocultamos y que nos incomoda inmensamente.

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas

Pero esa lejanía con un proceso por el que aproximadamente la mitad de la población tiene que pasar mensualmente nos está costando muy cara y en distintos sentidos. En primer lugar porque económicamente es una inversión grande comprar toallas femeninas y tampones a lo largo de la vida. Por otro lado, porque el medio ambiente ya no puede más con nuestros desechos (al grado en que los humanos ya nos estamos comiendo, sin saberlo, el plástico que tiramos a la basura) y finalmente porque nos estamos de la experiencia del propio cuerpo al no lidiar directamente con él y lo que produce.

La copa menstrual es una solución increíble

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas

Por suerte, llegó a nuestras vidas la copa menstrual, un dispositivo reutilizable hecho de plástico quirúrgico (por lo que es muy seguro usarla), que se inserta al interior de la vagina y recoge el flujo menstrual. Cuando se llena, la vacías cuidadosamente. Si la cuidas bien, la esterilizas después de cada periodo, la lavas con frecuencia y la guardas en su bolsita de tela en un lugar fresco y seco puede durar hasta 10 años.

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas

El mismo invento toma en cuenta los tres asuntos que nos preocupan: si la usas, de alguna manera hace que te involucres y que conozcas a profundidad tu cuerpo. Además, evita una gran cantidad de basura. Y, como no estás comprando constantemente las alternativas desechables, te ahorras una considerable cantidad de dinero.

Estas mujeres indígenas prefieren la copa…

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas

En ese sentido, la copa menstrual se ha transformado en una alternativa muy viable y deseable para las mujeres de comunidades con bajos recursos económicos y que, además, están preocupadas por su entorno, como las chicas que habitan en algunos pueblos indígenas de México. Sin embargo, la única copa aprobada por la COFEPRIS tiene un precio relativamente elevado (de poco más de $600 pesos), que parece mucho, sobre todo cuando hay alternativas desechables bastante baratas.

Para responder a este asunto, nació el programa Ixchel Aradia, una iniciativa muy inteligente, cortesía de una joven mexicana y su amiga española. Juntas han logrado llevar la copa menstrual a comunidades en seis estados de México y, contrario a lo que uno se podría imaginar, el dispositivo de higiene femenina que aún entre muchas y muchos levanta sospechas ha sido un éxito entre las mujeres indígenas.

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas

El proyecto de Steph Ferrera y Laia Cerqueda comenzó hace cuatro años y la idea era producir una copa menstrual perfectamente funcional (la Wey-Cup), pero de bajo costo (aproximadamente $280 pesos). Además, ellas se dedican a dar cursos y talleres en las comunidades relacionados con salud sexual y femenina. La información, evidentemente, a nadie le cae mal y la posibilidad de adquirir la copa menstrual, tampoco. Por otro lado, las comunidades también ganan dinero de todo esto, pues las bolsas de tela donde se guarda la copa menstrual las producen las mujeres indígenas ligadas al proyecto.

¿Cómo ayudar?

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas
Basta de eufemismos… ¡la menstruación, las experiencias que produce y la basura que desecha deberían ser habladas!

El asunto ha sido complicado, porque para poder comercializar su copa necesitan el permiso de COFEPRIS, hacerle una serie de exámenes de biocompatibilidad y toxicidad a su producto, lo que es también muy costoso. Pero esperan poder seguir produciendo cuanto antes. Afortunadamente, ya han beneficiado a más de 200 mujeres en el EDOMEX, Hidalgo, Puebla, Chiapas, Quintana Roo y la CDMX.

El proyecto Ixchel Aradia ha realizado fondeos en línea y también ha puesto a la venta sus copas. Hay que mantenerse atento para apoyarlas y cooperarles con donaciones. Además, una forma muy importante de ayudar es cambiándote a la copa o si no eres parte de la población que la necesita usar, invita a otras personas a que lo hagan.

Urge no solo hablar de medio ambiente, sino buscar alternativas para producir menos basura. Urge admitir que hay comunidades de bajos recursos, y también que si te alcanza para compartir, te toca hacerlo. Y, finalmente, urge que le dejes de tener miedo al cuerpo (al tuyo y al de otras personas); de miedo es alejarnos tanto de la propia materialidad.  

También en Más de México: Tradiciones ancestrales que son 100% ecológicas (y hay que recuperar)

*Imágenes: 1) Henn Kim, modificada por Más de MX; 2, 3 y 8) Crédito no especificado; 4) lacopamenstrual.es; 5) Laura Pastor; 6 y 7) Ixchel Aradia. 

Indígenas de Oaxaca consiguen operar su propia telefonía

Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias A.C es el primer grupo sin fines de lucro en el mundo que consigue una concesión operada por ellos mismos.

Si las personas, en una sociedad individualista, aprendiésemos a hacer comunidad, quizás muchas situaciones adversas podrían mejorarse. Uno de estos casos es hoy visible como una gran lección y es protagonizado por Talea de Castro, un pueblo oaxaqueño situado a unas cinco horas de la ciudad capital del estado. 

En el 2013, con la ayuda técnica de dos extranjeros, del estadounidense Peter Bloom y de un italiano, los habitantes de Talea de Castro instalaron una antena telefónica financiada por la propia comunidad a través de una cooperativa local.

Se trató de la primera comunidad en México en hacerse de su propio servicio telefónico. En un mundo como el actual, para miles resultaba increíble que una comunidad en Oaxaca estuviese aprovechando sus propios recursos sin una corporación de intermediaria. Lo más curioso es que la comunidad debió hacerse de su propia infraestructura pues las compañías comerciales consideraron demasiado costoso llevar el servicio a solo 2,500 habitantes.

Como afortunadamente ha sucedido en los últimos años con grupos minoritarios, estos hicieron uso de un recurso legal, que ahora, en julio de 2016, les ha resultado en una concesión para administrar su propia telefonía, por primera vez en todo el mundo manejada como un servicio, más que como un negocio. Esta red será administrada por Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias A.C por y para indígenas en 16 comunidades; el potencial a cubrir es de 356 localidades. 

Este caso ha sido retomado internacionalmente pues no es uno aislado, representa una semilla de un cambio de paradigma urgente, la necesidad de volver a ver las cosas sin una mirada meramente mercantil, y la poderosa arma en que resulta el hacer comunidad para conseguir fines sociales.

Como apunta The Guardian, “El mes pasado Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias ganó una larga batalla con el gobierno para convertirse en el primer grupo sin fines de lucro en conseguir una concesión para telefonía móvil.”

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

La radio y TV podrán hacer uso de lenguas indígenas en México

Una reforma a ley permite que cualquier lengua originaria pueda ser usada por cualquier medio de comunicación que haga uso del espacio radioeléctrico.

Como parte de la Reforma de Telecomunicaciones en México aprobada en el 2014 con el fin de abrir el sector a más competidores este último tema acaparó la atención. Sin embargo debajo yace un logro hacia la interculturalidad respecto a los idiomas en el país (aunque las concesiones comunitarias fueron un tema pendiente).

Una de las modificaciones de está Reforma está en la posibilidad de que cualquier canal de radio o televisión podrá hacer uso de cualquier lengua originaria del país. Anteriormente las concesiones que fueran abiertamente indígenas estaban obligadas en algunos casos a que su programación se diese en el idioma oficial del país.

Esta es una gran noticia para la promoción de la multiculturalidad mexicana. Reconocer esta posibilidad equivale a reconocer la gran diversidad; recordemos que aún hoy en México son habladas 68 lenguas que son idiomas cabalmente, no dialectos, como muchas personas las conciben aún. Según el artículo 230 modificado,  con esta enmienda:

En sus transmisiones,las estaciones radiodifusoras de los consesionarios podrán hacer uso de cualquiera de las lenguas nacionales de conformidad con las disposiciones legales aplicables. Las concesiones de uso social indígena podrán hacer uso de la lengua del pueblo originario que les correponda.

Lo anterior ha entrado en vigor recientemente. Según Jorge Fernando Negrete, presidente de la Asociación Mexicana del Derecho a la Información (Amedi) “el tema de la inclusión lingüistíca en las radiodifusoras comunitarias abre el debate para recuperar la radio y la televisión como promotores de la diversidad cultural lingüística.”

*Imagen: AMARC-México