Disfruta del elote cacahuacintle en la Romería de la Central de Abastos (Agenda)

Es la mayor venta anual de este único elote en el mundo, muy nutritivo, ancestral, y de temporada.

El elote Cacahuacintle es de sabor dulce, textura suave, consistencia lechosa, y grano grande, que lo hacen ideal para los exquisitos elotes preparados, ya sean asados o hervidos, con mayonesa, limón y chile o elaborados como unos sabrosos esquites.

La Central de Abasto de la Ciudad de México, uno de los puntos de encuentro más importantes para comerciantes de todo el país, invita al público en general a su tradicional Romería de Elote Cacahuacintle, la cual se lleva a cabo en el área de elote a granel, en el andén 3 lado sur y en el contorno de éste, en el Sector Flores y Hortalizas.

La Romería del Elote Cacahuazintle inició el 20 de julio, pero estará presente hasta principios del mes de octubre, donde podrás adquirirlo al mayoreo y menudeo, con la ventaja que será completamente fresco y de la mejor calidad.

Esta variedad de Elote llega al mercado proveniente de los estados de México, Puebla, Hidalgo y Morelos principalmente.

El nombre del maíz cacahuacintle proviene del náhuatl (cacahuacentli) que significa mazorca o piña de cacao.

Es muy sano su consumo ya que contiene hidratos de carbono (principalmente almidón), proteínas y grasas naturales, la fibra dietética es el componente químico del maíz que se halla en grandes cantidades.

Cabe recalcar que la proteína que aporta ayudan a regenerar células nuevas y hormonas, además de minerales como calcio, fósforo, magnesio, hierro y potasio, así como cantidades mínimas de vitaminas A, E y B3. Además, suele ser de procedencia regional, alejado de las importaciones transgénicas.

Para más información sobre precios, productos y demás servicios consulta aquí.

centraldeabastos1

 

Dirección: Av. Canal de Río Churubusco s/n Esq. Canal de Apatlaco, Col. Central de Abastos, Del. Iztapalapa.

Teléfono: 5694 6099

 

*Imagen: arribaelcampo.com.mx

¿Quieres ayudar a México en serio? Necesitas empezar a comer estas 4 cosas ya

Comer es delicioso, pero también se puede transformar en un acto para ayudar al país.

En muchos sentidos, los humanos hemos subestimado la importancia vital de la naturaleza. Igual que en el resto del mundo, en México eso se manifiesta en una enorme falta de conciencia ambiental, pero también en la depreciación (simbólica y económica) del campo y de la agricultura. El campo mexicano debería ser un asunto respetado y protegido por todos nosotros.

¿Y por qué? cuidar de nuestra tradición campesina es apostar por la seguridad alimentaria, definida como la capacidad de que todos los mexicanos tengamos acceso fácil a una alimentación nutritiva. Además, luchar por el campo (siempre y cuando se trate de agricultura sostenible) es luchar en contra del cambio climático y a favor de la flora nativa.

Esquemas tradicionales de siembra, como la milpa, están ligados a una gestión sostenible del territorio, pues los campesinos que los practican entienden que, así como es necesaria la tierra para sembrar, es necesario el equilibrio, la vida en los bosques, la fauna, la gestión adecuada del agua, los procesos que no dañan a otros y que no terminan por cobrársela a la misma tierra.

mexico-politicas-campesinos-campo-agrarias-alimentos-transgenicos-organicos

Si esos argumentos no son suficientes, hay que recordar que las plantas endémicas son pieza clave del enorme rompecabezas de nuestra diversidad, que, además, se manifiesta no solo en la naturaleza, también en nuestra cultura. ¿Te imaginas un México sin maíz? ¿Sin aguacate?

En muchos sentidos, entonces, no se trata solo de revalorar al campo y a los campesinos, sino de encontrar estrategias para tener alimentos muy nutritivos y que no dañen el medio ambiente (aquí una lectura interesante sobre ese asunto). Piensa que si no comemos bien todos, es prácticamente imposible estar sanos y satisfechos. ¿Cómo resolver entonces nuestros problemas sociales? Primero, lo primero. Bien se dice que panza llena, corazón contento.

mexico-politicas-campesinos-campo-agrarias-alimentos-transgenicos-organicos

No podemos saber aún en qué medida y dirección avanzarán las políticas públicas para incentivar una producción agrícola consciente. Las propuestas de las nuevas administraciones a penas se están presentando. Aún no podríamos calificarlas de auténticamente realistas y sustentables.

Así, empecemos nosotros haciendo algunos cambios. Comer es delicioso, claro, pero también se puede transformar en un acto para ayudar al país, pues, lo que decidimos o no consumir afecta la oferta y, eventualmente, las formas de producir. Exijamos con nuestro consumo una producción más sustentable.  

Incluyendo estos cuatro alimentos en tu dieta podrías hacer una auténtica diferencia:

Café sustentable

mexico-politicas-campesinos-campo-agrarias-alimentos-transgenicos-organicos

El café es profundamente querido. Así, pedirte que lo incluyas en tu dieta tal vez sea repetitivo. Pero no estamos hablando de cualquier café. Si quieres echar una mano a los campesinos mexicanos, urge que cambies tu clásico soluble por un buen café orgánico, tal vez de Veracruz o Oaxaca y comercializado directamente por los productores o sus cooperativas. Es muy grave hacer lo contrario.

En las fincas cafetaleras utilizadas para la siembra extensiva de café, con vistas a su venta masiva, es común cultivar el grano “robusta” que según este artículo de El País, es más barato, de menor calidad y mucho menos amigable con el medio ambiente, porque necesita sembrarse a cielo abierto y no junto a otros árboles frutales o maderables, lo que lo vuelve un problema cuando se trata de gestionar de manera equilibrada la siembra.  

Miel maya

mexico-politicas-campesinos-campo-agrarias-alimentos-transgenicos-organicos

Si te encanta la miel, asegúrate de comprar la que producen las abejas mayas. En general, las abejas están en peligro de extinción debido a la deforestación, los pesticidas, el crecimiento de las ciudades, entre otras cosas. Esto puede convertirse en un problema enorme.

En este interesante artículo de Reporte Índigo sobre el asunto se cita un dato crucial de la FAO: hay 100 tipos de cultivos agrícolas que proporcionan el 90% de los alimentos de todo el mundo y 71 de ellos son polinizados por las abejas. Es muy sencillo: sin abejas habría una enorme crisis agrícola.

Si queremos mantener la diversidad de cultivos, debemos mantener a las abejas. Quienes hacen miel de manera correcta, informada y sustentable (como las mujeres del proyecto Soy Abeja Maya), son responsables de mantener vivas a múltiples colonias de abejas y, con ellas, la tradición de comer miel y usarla como sustancia medicinal.

Maíz nativo

mexico-politicas-campesinos-campo-agrarias-alimentos-transgenicos-organicos

En la forma de elote, gordita, esquite, tamal, tortilla o itacate. Como sea. Como quieras. Salado o dulce. Tienes que empezar a comer maíz y no cualquier maíz. Tienes que empezar a comer maíz nativo. Por un lado, porque el maíz nativo y los mexicanos estamos completamente conectados: sin un cuidadoso proceso de cultivo y selección que empezó hace miles de años esta planta no existiría. Y hay que decirlo: sin maíz ¿habría país?

Pero nuestra planta está desapareciendo, en gran medida porque los consumidores no la estamos exigiendo. Y deberíamos, porque es nutritiva deliciosa y sus diversas cualidades le permiten sobrevivir a los cambios en el clima y a las plagas sin necesidad de pesticidas o fertilizantes. Por último, consumir maíz nativo es apoyar la milpa y hacerlo es apostarle a las economías locales y comunitarias. ¿Necesitas más buenas razones?

Aguacate criollo

mexico-politicas-campesinos-campo-agrarias-alimentos-transgenicos-organicos

Se afirma en este artículo de Animal Político:  “durante las tres semanas previas al Super Bowl 2019, la Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de México (APEAM) estimó que se enviaron unas 120 mil toneladas de aguacate a Estados Unidos. O sea, el equivalente a la mitad del peso de la Estatua de la Libertad de Nueva York.”

¿Deberíamos celebrar la noticia? Sí y no. Desde el sentido estrictamente económico esta fiebre por el “oro verde” mexicano es algo muy bueno. Pero en el sentido ecológico y social, no tanto. La siembra extensiva del aguacate nos ha costado, como se explica en este brillante artículo de Raúl Benet, la pérdida de medio millón de hectáreas de bosque (y eso solo en Michoacán).

Además, cita Benet, según el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria y Forestal (INIFAP), cultivar aguacates implica “altas concentraciones de pesticidas y fertilizantes, que contaminan los mantos freáticos, los arroyos y todos los cuerpos de agua”, sin mencionar los efectos en personas y animales.  

Por otro lado, este no es un llamado a no comer aguacate. Al contrario: es una invitación a comer variedades de esta fruta, que podrían no ser tan populares. El “aguacate Hass” es el más común, pero el aguacate criollo, aunque sabe un poco distinto es igualmente delicioso y es mucho más fácil comprarlo directo de quien lo cosecha, en los mercados, sobre todo.

Así puedes asegurarte de que su siembra es sustentable, libre de pesticidas y que al comprarlo apoyas la economía local y no un sistema extensivo y explosivo, de orígenes dudosos.

El origen del Pozole

Los antiguos mexicas preparaban el pozole con carne de los cautivos sacrificados en algunas fiestas, principalmente la dedicada a Nuestro Señor el Desollado, Xipe Totec.

Después casi un año se nos vuelve a presentar la fecha del 15-16 de septiembre, para la alegría del pueblo mexicano que tiene la oportunidad de planear algún viaje recreativo o simplemente descansar de la monotonía laboral. Durante las fiestas patrias, muchos de nosotros tenemos la oportunidad de disfrutar de la deliciosa gastronomía típica mexicana. Entre algunos de los platillos que degustamos en estos días se encuentra la birria, los pambazos, las enchiladas, las carnitas. Pero seguramente me podrán secundar cuando digo que sobre todo estos, destaca el pozole.

 

antropofagia-ritual-mexica-pozole

La antropofagia ritual entre los mexicas. Códice Magliabecchiano

 

Este platillo fue documentado por varios de los frailes (algunos peninsulares, otros criollos o incluso mestizos) que llegaron a la Nueva España años después de la caída de Tenochtitlán. Entre ellos destaca Fray Bernardino de Sahagún, quien escribió sobre el singular platillo en su monumental obra: Historia general de las cosas de la Nueva España. Podemos afirmar que lo escribió con repugnancia, ya que los antiguos mexicas preparaban el pozole con carne de los cautivos sacrificados en algunas fiestas, principalmente la dedicada a Nuestro Señor el Desollado, Xipe Totec. En dicho festejo, que llevaba el nombre de Tlacaxipehualiztli, se realizaban los famosos sacrificios de rayamiento o gladiatorios, donde un guerrero cautivo era amarrado a un temalacatl (una gran piedra cilíndrica, ej. Piedra de Tizoc, del antiguo Palacio del Arzobispado o la Piedra del Sol) de la cintura para enfrentar a los grandes combatientes mexicas (cuauhpilli y ocelopilli) armados hasta los dientes. Después de ser muerto, el cautivo era desollado y desmembrado para su consumo. El muslo derecho siempre iba al palacio del Huey Tlahtoani, para expresar agradecimiento y respeto. Según comentaban los cronistas de Sahagún, los muslos era la parte donde se encontraba la carne con mejor sabor y textura. El muslo izquierdo y ambos brazos eran propiedad del guerrero que había capturado a su enemigo en batalla. Aunque él no los podía consumir, ya que desde la cosmovisión mexica el capturador se volvía su padre y el capturado su hijo. Sus familiares, compañeros de armas, los líderes del calpulli se disponían a comerlo en un gran banquete. Es importante aclarar que entre los mexicas existía la antropofagia ritual, en otras palabras, el consumo de carne humana con fines religiosos. Dicho privilegio estaba segmentado a grupo selecto de la gran población de Tenochtitlán, los nobles, los gobernantes, los guerreros y los teteuctin (señores). Cuando se llevaban a cabo estos rituales Sahagún comenta que la carne humada para consumo nunca era asada, sino hervida.

 

pozole hecho con carne humana

La antropofagia ritual humana. Códice Florentino

Una de las formas más comunes de consumir la carne humana era en el pozolli, palabra que en náhuatl significa espumoso o hervido (espuma se dice apotzontli, potzonalli). Desde tiempos de la Excan Tlatolloyan (Triple Alianza) se usaba una variedad de maíz que en la actualidad le llamamos cacahuacintle, cuya principal característica es el gran tamaño de sus granos.

Para la preparación del pozole, primero se precocen los granos de maíz en agua con cal (50 mgs de cal, 5 litros de agua y un kilo de maíz). Cuando suelta el primer hervor es retirado del fuego para dejar reposar toda la noche. Este proceso tiene la finalidad de retirar más fácilmente la dura cobertura de los granos del maíz. Al día siguiente se frotan los granos de maíz para literal “despellejarlos”. Luego se quita la cabecita de cada grano. Posteriormente se coloca en una gran vasija/olla la carne, ya fuera humana, de cerdo de guajolote o pollo junto con los granos precocidos para que hierva por varias horas hasta que el maíz estalle. Los antiguos mexicas decían que se transformaban en flores blancas.

Este platillo típico mexicano se acompaña con rodajas de rábano, lechuga rayada, aguacate, tostadas de pata o de crema con queso. En la zona de Guerrero es típico que se le agregue chicharrón. Para resaltar su sabor se le agrega chile piquín molido y el famoso orégano. Me tomo el atrevimiento de mencionar que se han encontrado restos de este condimento en los complejos habitacionales teotihuacanos (Escalante Gonzalbo, Pablo et al., Historia de la Vida Cotidiana de México tomo I, Mesoamérica y los ámbitos indígenas de la Nueva España), de la misma forma que el epazote.

 

maíz siendo vertido para cocerse

El maíz siendo vertido en un recipiente para ser cocido. Se ven las 3 piedras ceremoniales. Códice Florentino

En la actualidad el pozole ha sufrido cambios y diferencias asociadas con la región donde se prepara y consume. En el estado de Guerrero se prepara el blanco y el verde, mientras que en la Ciudad de México, Sinaloa, Nayarit y Jalisco se consume la variante roja.

pozole

El pozole actual

Debido a la aberración que le causó a lo europeos la antropofagia ritual que se practicaba entre los nahuas, decidieron importar gran cantidad de cerdos ya que los indígenas decían que su carne era muy parecida en sabor, textura y cantidad de grasa que la del humano. Este es una de las principales razones por las que México es uno de los países a nivel global donde se consumen más cerdos.

Dato Arqueológico: En la zona arqueológica de Tecoaque Sultepec ubicada cerca de Calpulalpan en el actual estado de Tlaxcala hay muchas evidencias de antropofagia ritual, incluso de los europeos liderados por Juan Yuste no se salvaron de dicho destino. Sus osamentas nos narran el horrible final que tuvieron, ya que fueron sacrificados y posteriormente hervidos para ser consumidos. ¿Cómo sabemos esto? Porque en ellos hay marcas de navajillas de obsidiana que fueron usadas para retirar su carne. También fueron alterados por las altas temperaturas a los que fueron expuestos al ser hervidos. Finalmente sucede algo similar con una niña otomí, la cual fue desmembrada viva para después ser devorada (imagen). Sus huesos los reunieron posteriormente para ser enterrados junto con ofrendas votivas relacionadas con las deidades del pulque como Ome Tochtli y Tepoztecatl. Curiosas son las vasijas en forma de maguey que la acompañaron en su entierro. Esto no se realizaba por motivos de crueldad, sino para emular el mito relacionado con las bondades del pulque relacionado con la deidad Mayahuel y Quetzalcoatl.

nina otomi restos atropofagia

Restos de una niña otomí sacrificada, desmembrada y devorada. Museo de sitio de Tecoaque-Sultepec. Foto: Enrique Ortiz

 

No me queda más que decirles que disfruten este puente patrio.

 

Visita el blog del autor en:

www.el-espejo-humeante.blogspot.mx  

 

*Fuentes:

Graulich, Michel. El sacrificio humano entre los aztecas. FCE. México 2016

González, Yollotl. El sacrificio humano entre los mexicas. FCE, CONACULTA, INAH. México 2012

González, Carlos Javier. Xipe Totéc. FCE, INAH. México, 2011.

Escalante, Pablo y Gonzalbo Pilar et al.  Mesoamérica y los ámbitos indígenas de la Nueva España en Historia de la vida cotidiana en México. FCE. México. 2009

 

 

Enrique Ortiz
Autor: Enrique Ortiz
Escritor, conferencista y divulgador de la historia mesoamericana. En busca de las raíces de una nación llamada México. Mejor conocido en el mundo digital como Tlahtoani Cuauhtemoc

Ya es temporada de elote cacahuacintle ¿Qué es y por qué consumirlo?

Desde julio hasta septiembre en todo el país podrás encontrar este nutritivo maíz, característico por sus enormes granos, y que suele estar lejos de los transgénicos y las grandes marcas.

Como sabemos, en México existen hasta 64 razas de maíz, el cacahuacintle es una de ellas, y una de las más especiales. Lo anterior porque presenta los granos de mayor tamaño de todas las variedades existentes, sus propiedades nutricionales, por ello, son también mayores, además su consistencia es suave y su sabor dulce, el cacahuacintle es una delicia.

El hombre mesoamericano obtuvo el maíz de la paulatina domesticación del teocintle, el cacahuacintle fue uno de los resultados de milenios de experimentación. Este ha sido cultivado principalmente en el Valle de Toluca, en suelo volcánico, aunque hoy es también sembrado en lugares como Estado de México, Puebla, Hidalgo y Morelos e incluso de Guanajuato, Jalisco, Colima y Sinaloa.

Modo de preparación

Puedes simplemente comer sus deliciosos granos solos, o bien, en un delicioso esquite. Para otros platillos el grano se remoja en agua con cal y se muelen para hacer tortillas u otros derivados. Sin lugar a duda, su uso primordial es para el pozole, el cacahuacintle es el grano pozolero por excelencia.

cacahuacintle

Acercamiento a los granos de cacahuacintle 

Propiedades

Contiene hidratos de carbono, proteínas, grasas, fibra dietética; calcio, fósforo, magnesio, hierro, potasio y vitaminas como A, E y B3 (niacina).

 

¿Dónde conseguirlo?

Más que en los supermercados de las grandes cadenas, por ser un producto de procedencia local, y de temporada, lo conseguirás más fácilmente en tianguis, mercados populares, y mercados de abastos. En la Ciudad de México, por ejemplo, del 6 de julio hasta finales de septiembre se hace la Romería del Elote Cacahuacintle en la que este se vende a mayoreo y menudeo, proveniente de muchos estados del país. Ello sucede en el andén 3 lado sur (próximo al sector de flores y hortalizas).

El elote cacahuacintle es uno de los productos más ancestrales de México, afortunadamente, suele ser de procedencia local y por lo tanto su cultivo es a pequeña escala, más sano, y lejano a la importación transgénica de maíz de procedencia estadounidense.

*Imágenes: 1) arribaelcampo.com.mx; 2) Juan Manuel Hernández Casillas